Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2013

Un mito meditico que se deshace. (II Parte)
Simplista , simplista

Nyls Gustavo Ponce Seoane
Rebelin


Deca Mara Warlau en su artculo, escrito en Caf Fuerte, en el cual caracteriz a Yoani Snchez a su manera, que su postura sobre el embargo suena simplista .

Al leer la breve resea de Yoani sobre su estancia en Mxico pude confirmar y comprender que el simplismo de Yoani se puede generalizar a todo lo que ve, oye, toca y siente. Su postura concerniente a Mxico fue ms que simplista. Veamos.

Mi primera impresin al leerlo fue que le dio prioridad y se interes ms en la gastronoma mexicana que a otra cosa del pas amigo. Desde el mismsimo primer prrafo define a Mxico cmo el picante en la lengua y el tequila en la garganta. A continuacin le dieron a probar una golosina y era intensamente dulce, con azcar espolvoreada; pero despus mord un tamal y la patada del chili en mi paladar le hizo soltar unas lgrimas; y cierra su artculo con el crculo vicioso culinario como leiv motiv , como posteriormente veremos. pues no es homognea en su escritura y el mismo tema lo dispersa y fragmenta en diferentes partes. Solo que, quizs, por esa aficin o adiccin a todo lo que prueba con su lengua y paladar fue lo que hizo que le costara trabajo subirse al avin a la hora de irse porque unos deseos intensos me halaban para quedarme explorando una realidad subyugante y compleja como lo es la realidad de la subyugante, y variada alimentacin mexicana, pues le falt hablar de otros muy peculiares y complicados platos aztecas.

Pero en honor a la verdad, ella percibe y refleja otros aspectos de la vida del hermano pas. Vio los modernos edificios y los embotellamientos en el DF, desde luego, el cual observ desde el aire antes de aterrizar definindolo biolgicamente, en ese momento, como un gran hormiguero. Si bien no lo dice, Yoani no se pudo aguantar, y, aunque lo niegue y reniegue, sali a pacotillar habindose perdido en el entramado de timbiriches y kioscos del centro de la ciudad . No se debe criticar porque eso forma parte del turismo y ella, se respira y se siente por la forma en que narra, est realizando una gira turstica farandulera que le han dado un carcter poltico y, por lo tanto, hace lo que hace un turista normal es comprar regalitos y probar la comida criolla lugarea. As debe haber sido en todos los pases que ha visitado. Solo que no le ha costado nada porque son otros los que ha pagado, especialmente el contribuyente norteamericano.

Ella, como decimos nosotros los cubanos, se cree cosas. As se cree periodista profesional. Estuvo visitando varias redacciones de peridicos, emisoras de radio y sobre todo - hablando con muchos, muchos colegas periodistas . He querido saber de primera mano las satisfacciones y los riesgos de ejercer la profesin de informador en esta sociedad. Interesante el caso. Y contina con los periodistas mexicanos que son Gente que se juega la vida especialmente al norte del pas- por reportar, gente que cree al igual que yo en la necesidad de una prensa libre, responsable y apegada a la realidad. Qu pensar?. Los compara con ella misma, con mimisma Y que habrn pensado los periodistas mexicanos?. Espero que al menos no piense que se est jugando la vida como ellos, incluso por desear que en Cuba se desplieguen Internet y las redes sociales con el solo objetivo de que haya una primavera rabe. Estoy seguro que a esta mujer nunca le ha silbado, ni jugando, una bala por sobre su cabecita. Todos ahora constatan que est vivita y coleando, gozando de buena salud y disfrutando de una gira turstica. Adems, lo que denota Yoani con esto es un desconocimiento supino de la sicologa e idiosincrasia de la gente cubana, pues ni con Internet, Twitter, facebook, TV por cable o antena, ni haya lo que haya de las TIC, no habr aqu lo que ella desea, porque el cubano tiene otras formas y maneras de manifestar y canalizar sus descontentos e inquietudes polticas. As ha sido desde la misma poca de la colonia. Que lea, por favor, a Jorge Maach y a Guillermo Rodrguez Rivera y ver que en ese aspecto no tenemos nada comn con los rabes. Le va a ser ms til leerlos a ellos que a Los detectives salvajes quedice ley.

Desde luego, estuvo muy poco tiempo en Mxico lindo y querido para conocer la rica diversidad y complejidad de aquel pas, que es ostensible no solo en sus comidas, sino en su medio fsico, econmico, poltico y sociocultural, con sus ms de cien distintas comunidades indgenas que an conservan hasta sus propias lenguas, en su emigracin hacia los vecinos gringos y las consecuencias sociales que este fenmeno ha trado dentro del propio Mxico, ms lo que le ha acarreado el TLC con el vecino del Norte, que los est conduciendo a una transculturacin afectando, incluso, el tradicional y festivo, con sus cohetes, voladores, panes y golosinas alegricas, tpico de Mxico, Da del Muerto que se comienza a identificar con el Halloween yanki , sus brujas y calabazas, en vez de las calaveras mexicanas; y que adems, debido a la introduccin del maz transgnico, est afectando lo que ms le ha llamado la atencin a Yoani, a la mismsima gastronoma mexicana que tiene como base la cultura del maz desde tiempos inmemoriales. Mxico, seores, no es esa simpleza que se nos presenta en el artculo de Yoani. Mxico es grande, grande en sus contradicciones que se reflejan en sus contrastes extremos que van, desde la opulencia de unos pocos, hasta la miseria, la exclusin y el desamparo de amplios sectores de la poblacin, condicionado todo esto por una distribucin muy desigual de su PIB; son sus grandes luminarias del DF, pero tambin sus veladoras de sus poblados y pueblos que recuerdan la tristeza y la pobreza; son las grandes haciendas, pero tambin es la pobreza rural Y ya que se atrevi a hablar de comestibles mexicanos no menciona y no dice nada en su artculo, de lo ms popular y grande en extenso de su alimentacin: las tortillas, tacos y frijolitos; as como calla y no habla de las imprecaciones que le hicieron los simpatizantes de Cuba que all tambin le salieron al paso para desenmascararla, al igual que en Brasil y Argentina, cuando hablaba en un saln del Senado mexicano.

Por ltimo, concluye el artculo Yoani como cerrando un ciclo: de la misma forma que lo comenz, haciendo prevalecer sus papilas gustativas por lo que lo transcribo ntegramente:

Un amigo me pregunt antes de irme Cmo sientes a Mxico? No lo pens mucho: picante le respond- como el picante que provoca una sacudida en todo el cuerpo y saca las lgrimas de placer tormento. Y Cuba? insisti- Cmo la sientes? Cuba, Cuba es agridulce

Y yo, al leer esta simplista sandez, inmediatamente record la frase que nos leg El Apstol para todos los tiempos: Nuestro vino, de pltano, es agrio pero es nuestro vino . Y QUE VIVA MXICO!

La Habana, 15 de abril de 2013

GENERACIN Y / CUBA

Picante, picante

Yoani Snchez

Mxico no permite medias tintas, no admite que nos quedemos indemnes. Es cmo el picante en la lengua, el tequila en la garganta y el sol en los ojos. Cinco das en la tierra de la serpiente emplumada y me ha costado subirme al avin, porque unos deseos intensos me halaban para quedarme explorando una realidad subyugante y compleja. He visto edificios modernos a pocos metros de las ruinas del Templo Mayor; embotellamientos tremendos en las calles, mientras por las aceras algunos caminan con la calma de quien no tiene ninguna prisa por llegar. Tambin he comprobado que la Catrina de calavera sonriente, alterna sin problemas con los tapices de colores vivos en medio del gento de La Ciudadela. Con su risotada sarcstica, la pamela emplumada y el costillar afuera, me retaba. Alguien me dio a probar una golosina y era intensamente dulce, con azcar espolvoreada; pero despus mord un tamal y la patada del chili en mi paladar me hizo soltar unas lgrimas. Mxico no permite sentimientos tibios, lo amas o lo amas.

As que rodeada de contrastes empec mi periplo azteca. De Puebla al DF, encontrando amigos y visitando varias redacciones de peridicos, emisoras de radio y sobre todo- hablando con muchos, muchos colegas periodistas. He querido saber de primera mano las satisfacciones y los riesgos de ejercer la profesin de informador en esta sociedad y he encontrado una gran cantidad de profesionales preocupados, pero trabajando.

Gente que se juega la vida especialmente al norte del pas- por reportar, gente que cree al igual que yo en la necesidad de una prensa libre, responsable y apegada a la realidad. He aprendido de ellos. Tambin me he perdido en el entramado de timbiriches y kioscos del centro de la ciudad y he sentido all el pulso de la vida. Una vida que ya perciba desde el aire antes de aterrizar, cuando en la madrugada del sbado observ el gran hormiguero que es la Ciudad de Mxico las muchas ciudades que contiene- en plena ebullicin, a pesar de ser tan temprano.

Por momento tuve la impresin de estar viviendo un fragmento de la novela Los detectives Salvajes de Roberto Bolao. Pero yo no buscaba -como los protagonistas de ese libro- a una poetisa de culto, extraviada en el olvido. Yo en realidad trataba de mirar y de hallar a mi propio pas a travs de los ojos de los mexicanos. Y lo encontr. Un Isla reinterpretada y mltiple, pero cercana; que levanta pasiones por doquier y que tampoco deja indemne a nadie. Un amigo me pregunt antes de irme y torme Cmo sientes a Mxico? No lo pens mucho: picante le respond- como el picante que provoca una sacudida en todo el cuerpo y saca las lgrimas de placer tormento. Y Cuba? insisti- Cmo la sientes? Cuba, Cuba es agridulce

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter