Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2013

Por un proceso constituyente de todos y para todos

Carlos Jimnez Villarejo y Gema Sanz Botey
La Lamentable


A muchos nos ha despertado gran inters la noticia de la iniciativa de Arcadi Oliveres y de Teresa Forcades. A lo largo de sus respectivas trayectorias, con su discurso y su activismo ideolgico y social han mostrado, junto a miles de ciudadanos, la capacidad para impulsar una ciudadana participativa capaz de promover un profundo cambio social y poltico ante el gravsimo deterioro de las instituciones democrticas, su creciente descrdito, y sobre todo las indignas condiciones de vida a que estn sometiendo a millones de personas y familias. No cabe duda de que es urgente crear un nuevo marco poltico y social que impulse alternativas a un Estado tomado por las oligarquas financieras con la entusiasta colaboracin de polticos conservadores, catalanes y espaoles. Para este fin, es muy positiva la iniciativa de Oliveres y Forcades. Pero, la apelacin a un proceso constituyente es ya una realidad en Espaa, como lo expresan las Mesas de Convergencia Ciudadana impulsadas por personas y organizaciones de la izquierda, que no coinciden necesariamente con los partidos de la izquierda real. Por ello, entendemos que todos estos esfuerzos deben generar alianzas slidas con las fuerzas democrticas del conjunto del Estado sin divisin alguna.

Es la respuesta necesaria ante las dursimas condiciones de vida y trabajo, as como privaciones de derechos humanos, que el capitalismo est imponiendo. Respuesta que ya se vaticinaba hace aos. Desde que hemos vivido tan de cerca la miseria y la carencia de derechos (Tayikistn, Sierra Leona, Guatemala, son algunos de los muchos lugares que siempre han estado en crisis) la verdadera cuestin moral es qu responsabilidad tenemos en que determinadas estructuras perduren y qu estara en nuestra mano hacer para sustituirlas por otras como apuntaba Carlos Fernndez Liria en Los diez mandamientos y el siglo XXI (El Viejo Topo, 2008).

En este contexto, una parte importante de la ciudadana ha reaccionado, est movilizada exigiendo mayor informacin y haciendo frente a los abusos constantes de poder. Son quienes han creado o se han unido a movimientos sociales, quienes estn presentes en la calle, secundan huelgas, etc. Y, ante esta marea social incontenible, es posible que resulte ms til y hasta necesario, ms que una candidatura electoral como la que plantean Oliveres y Forcades -que sera una ms de las ya existentes- un proceso riguroso y constante de coordinacin que supere de una vez por todas aquello que deca Freud, el narcisismo de las pequeas diferencias.

Y es que somos muchos los que creemos posible armar un proyecto poltico que vaya hacia un modelo de sociedad infinitamente ms justa, somos muchos los que creemos que la humanidad puede crear un sistema que produzca las cosas que necesita y en la medida que las necesita para pasar de la lgica del beneficio de muy pocos a la lgica del beneficio de todos. Por eso, estamos de acuerdo con el proyecto de cambio social y de ruptura con el orden establecido que propugnan Oliveres y Forcades y que enumeran en su Manifiesto (nacionalizacin de la banca, fin de la especulacin financiera, fiscalidad justa, impago de la deuda ilegtima, salarios y pensiones dignas, vivienda digna para todo el mundo, medios de comunicacin pblicos etc.).

Pero hacemos pblica aqu nuestra preocupacin ante el eje nacional de su iniciativa. Porque muchos de nosotros no compartimos que el objetivo de esta plataforma deba ser crear una asamblea constituyente para hacer una Constitucin para la Repblica catalana. Por qu no contribuir ya desde Catalunya a la construccin de una Repblica espaola? Nos preguntamos por qu poner vallas al campo. Ante el lobby neoliberal fuertemente organizado y globalizado, por qu limitar nuestra sensibilidad hacia los grupos ms prximos cuando tantos movimientos afines (Juventud sin Futuro, Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Plataforma de Afectadas por los Recortes Sanitarios, 15 M) actan por toda la geografa espaola? Estamos seguros que sta sera una muy buena oportunidad para compartir este proyecto poltico con Girona, por ejemplo, pero tambin con Madrid y Sevilla y Pars y Argel. Los derechos no son de los territorios, sino de los ciudadanos.

Y es que, en nuestra experiencia, cuando se mezcla el eje nacionalista con un proyecto social que podra ser creble, el nacionalismo acaba abduciendo el proyecto, el nacionalismo despolitiza la poltica, le roba su propia naturaleza, la hace finalmente conservadora. Nos explican sus impulsores que el eje nacional de la plataforma ya est encarrilado por la Asamblea Nacional Catalana, pero nosotros nada tenemos que ver con el Espaa nos roba que predica esta asamblea, porque creemos rigurosamente en el reparto de la riqueza, que tan bien expone el artculo 31 de nuestra Constitucin (aunque no haya Gobierno con voluntad poltica para aplicarlo): todos contribuiremos al sostenimiento de los gastos pblicos de acuerdo con nuestra capacidad econmica. Y por eso mismo, como ciudadanos que vivimos y trabajamos en Catalunya expresamos aqu que nos parece muy bien que parte de nuestros impuestos sirvan para construir un colegio en Cceres y que ojal tambin sirvieran para levantar hospitales en Andhra Pradesh.

Muchos queremos independizarnos del capitalismo, y sabemos que ese objetivo no tiene relacin alguna con la independencia de Espaa, si hay que independizarse sera necesario tambin hacerlo de Catalunya. Es cierto, hemos salido a la calle en distintas ciudades de Espaa, de Catalunya y de Europa porque ni esta Espaa, pero tampoco esta Catalunya ni esta Europa, son las nuestras. No hace falta creer, lo hemos visto: la lucha contra el capital no depende de lugares ni de lenguas, depende de gentes que quieran vivir de otra manera, ms justa y ms digna, y eso significa creer en otras cosas que no sea el PIB y atender a otras cosas que no sean la prima de riesgo. Queremos crecer en conocimiento, poesa, deporte, ciencia, lectura, cine, danza y, sobre todo, lentitud No necesitamos tanto dinero y s queremos ms tiempo. Paremos esta rueda loca capitalista.

Para construir otro modelo de sociedad tenemos que contar con otros compaeros y compaeras de otras partes de nuestra geografa, y sera loable que nuestra sensibilidad fuese ms all de nuestro grupo ms prximo y se extendiese hacia Lisboa, Npoles, Atenas, Nicosia, Touluse, Tinduf, Kampala Queremos ser ciudadanos y no meros consumidores y para eso necesitamos todos un marco ms justo, ms democrtico y ms plurinacional. Ni catalanes, ni espaoles, ni europeos, ni africanos, nuestro comn enemigo son unos que roban a otros, estamos ante la revolucin de los ricos contra los pobres. Es urgente aadir y no restar. Todos saldramos, saldremos ganando.

Carlos Jimnez Villarejo, ex-Fiscal Anticorrupcin | Gema Sanz Botey, periodista

Fuente: http://lamentable.org/?p=10208



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter