Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2013

Entrevista a Teun Voeten, fotoperiodista holands autor del libro 'Narcoestado'
"Hay toda una tradicin de colaboracin entre la polica y el crimen organizado"

Borja Gonzlez Andrs
GEA Photowords


Es un atrevimiento catalogar a Mxico de Narcoestado? Cmo se retrata una violencia que, en algunas zonas del pas, ha pasado a ser estructural? Hay algo nuevo que los fotoperiodistas puedan mostrar de esta 'guerra' de baja intensidad que ya dura ms de un lustro? Hoy en GEA PHOTOWORDS hablamos con Teun Voeten, el fotoperiodista holands que acaba de presentar en Mxico su libro 'Narcoestado': una recopilacin de tres aos de trabajo e imgenes que ilustran la vida en zonas tan golpeadas por el crimen organizado como Culiacn o Ciudad Jurez.

Desde que el ex presidente mexicano Felipe Caldern declarase la guerra al narcotrfico en 2006, muchos han sido los calificativos que, por lo general desde ms all de sus fronteras, se han empleado para definir el nuevo status poltico de Mxico: pas sin ley, Estado fallido o, directamente, Narcoestado.

Es precisamente esta polmica e incendiaria definicin la que da ttulo al nuevo libro del fotoperiodista y antroplogo holands Teun Voeten, que durante tres aos ha recorrido localidades del norte como Culiacn (Sinaloa) o Ciudad Jurez (Chihuahua) para documentar la trgica convivencia diaria entre muerte y vida, entre violencia y esperanza, en un pas donde sin cifras totalmente confiables se calcula que han muerto ms de 80.000 personas relacionadas con el narco en los ltimos seis aos.

Asegura Voeten que, en sus ms de dos dcadas como profesional de la fotografa en conflictos como Irak, Afganistn, Congo, Gaza o Libia, jams haba visto tanta crueldad como a la que se ha llegado en algunas zonas del norte de Mxico. GEA PHOTOWORDS ha hablado con l, aprovechando su paso por el Distrito Federal.

Supongo que el ttulo del libro no es ni inocente ni casual. En su opinin, es Mxico realmente un Narcoestado?

No se puede decir que todo el pas sea un Narcoestado. Hay todo un universo cultural, industrial y econmico que s funciona, pero tambin existe un mundo paralelo que efectivamente se puede catalogar de Narcoestado. Algunas zonas geogrficas como Tamaulipas, Sinaloa, o Jurez s encajan con esa definicin, aunque a decir verdad, lo de Narcoestado es ms una metfora de la situacin del pas. Es decir, es algo ms periodstico que acadmico, si se quiere.

Es una metfora que, sin embargo, no escapa de la realidad

Sin duda. No podemos negar que, por ejemplo, los ingresos del narcotrfico son una parte muy importante de la economa o que la infiltracin del crimen organizado entre las autoridades es muy alta. Mxico es un pas ambivalente: hay sectores muy democrticos pero tambin hay mucha represin. Existe la libertad de prensa pero se asesina a periodistas. Hay mucha riqueza pero tambin millones de pobres. Es un puro contraste.

Tras ms de veinte aos cubriendo conflictos blicos, por qu se interes en lo que estaba ocurriendo en Mxico?

En 2008 escuch que Ciudad Jurez era la ciudad ms peligrosa del mundo. Ms peligrosa que Kabul, Grozni, Sarajevo, Mogadiscio o Bagdad. En mi primera visita a Ciudad Jurez me qued totalmente impresionado con la impunidad de los crmenes, pero tambin con la fortaleza de la poblacin. Pero, sin duda, lo ms sobrecogedor fue la atmsfera del terror, con diez muertes cada da. De hecho, en una de las pginas del libro muestro algunas de las portadas de los das que estuve all y en todas ellas siempre se habla de tres, cuarto, quince muertos!

Cmo valora que el ex presidente mexicano, Felipe Caldern, iniciase esta lucha a muerte contra el narcotrfico?

Yo creo que Caldern fue honesto en su lucha contra el narco pero subestim el poder de los crteles y subestim tambin la infiltracin en las fuerzas de seguridad, porque hay toda una tradicin de colaboracin entre la polica y el crimen organizado. Hace unos das, de hecho, en Mazatln (Sinaloa) unos policas locales asesinaron a dos militares. Es una situacin completamente loca. Todo el mundo sabe que existe esa infiltracin, y los policas sobre todo en pequeas ciudades o zonas rurales no tienen eleccin. Como se suele decir, plata o plomo. No es un problema moral o tico, sino prctico.

Qu diferencia hay entre esas otras ciudades, esos otros conflictos donde ha estado trabajando, y esta guerra en Mxico?

Hay guerras clsicas, con fuerzas armadas organizadas, financiadas con el dinero de los gobiernos, declaracin de guerra, altos el fuego todo muy oficial. Luego estn esas otras guerras, que duran muchos aos, con baja intensidad, como Sierra Leona, Liberia, Afganistn, Colombia o Somalia. En esos casos existen los llamados seores de la guerra que quieren prolongar el conflicto para seguir financindose y buscando nuevas alianzas. Y esa situacin de nueva guerra es la que se da ahora en Mxico.

Es una guerra econmica ms que poltica?

Podra decirse as los actores armados no quieren el poder poltico pero, como digo, s buscan que la situacin se perpete para optimizar sus ganancias financieras. Y para conseguirlo han llegado a los extremos. Su crueldad es increble, yo no he visto algo igual en ninguna otra guerra. Se trata de hacer llegar el mensaje de nosotros somos ms cabrones, ms peligrosos y este es nuestro territorio.

Quizs otra diferencia de esta guerra sea que los actores que intervienen en ella no responden tampoco a patrones clsicos

Exacto. En otras guerras de este tiempo, como por ejemplo las ltimas revueltas rabes en Libia o Siria, los periodistas y fotgrafos podan acceder ms o menos a ambos bandos, aunque existiera la censura. Sin embargo en Mxico es imposible, muy difcil o demasiado arriesgado contactar con los narcotraficantes, que son uno de los actores claves del conflicto. Pueden pensar que soy un agente infiltrado de la DEA (agencia estadounidense de lucha contra el consumo de drogas) o un espa de la CIA. Los narcos no tienen una ideologa; no son como los rebeldes rabes que, a pesar de su crueldad tratan de transmitir su mensaje a los periodistas que los acompaan. Mienten, manipulan, pero ellos se proyectan como luchadores de la libertad.

A la hora de ejercer su trabajo como fotoperiodista en las zonas ms delicadas de Mxico, su condicin de extranjero le facilitaba o le complicaba las cosas?

Creo que tena ms libertad. En cada viaje a Ciudad Jurez, a Culiacn o a Morelia, solo me quedaba unos diez das o dos semanas y ante el menor indicio de problema, me alejaba un tiempo. Adems, para m era ms fcil viajar en patrullas de la polica, cosa que es prcticamente imposible para un periodista local porque, si lo hacen, se les seala como cmplices de las fuerzas de seguridad y su vida corre serio peligro. Pero estar con la polica tampoco garantiza nada. Un grupo de agentes municipales secuestr a la nieta de un amigo mo en Ciudad Jurez y pidieron un rescate de 300 dlares. Creo que no hay nada ms ilustrativo que describa esa atmsfera de impunidad total.

Adems de fotgrafo, usted es tambin antroplogo. Desde esa visin, cmo cree que el pueblo mexicano ha podido adaptarse o, me atrevera a decir que asumir, esa atmsfera de violencia de los ltimos aos?

Los humanos somos muy flexibles, increblemente flexibles. Podemos vivir en el Polo Norte y en los desiertos. Y tambin en zonas de guerra. Cuando hay tanta violencia, la gente acaba cerrando los ojos. Es un mecanismo muy natural. Y por desgracia, despus de 22 aos de haber estado en zonas de conflicto, lo que veo es prcticamente lo mismo, con otras formas, otros acentos pero lo mismo.

Borja Gonzlez Andrs es estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en la Cadena SER y en la agencia Reuters. Actualmente reside en Mxico.

Fuente: http://geaphotowords.com/blog/?p=19796



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter