Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2013

Haifa y el inicio del urbicidio de la Palestina rabe

Jorge Ramos Tolosa
Rebelin


Amo todos los mares que amar.

Amo los campos que amar.

Pero una gota de agua sobre las plumas de una alondra

que anida en las piedras de Haifa

vale ms que todos los mares del mundo.

Mahmud Darwish, El descenso del Karmil

 

 

En 1948, Haifa era una ciudad rica y dinmica. Constitua el principal centro industrial, ferroviario y portuario de Palestina, adems de contar con el muelle ms importante del Mediterrneo oriental. Como resultado del crecimiento e inmigracin interna palestina y la llegada de decenas de miles de judos europeos, su poblacin se haba triplicado desde los inicios de la dcada de 1930, pasando de tener unos cincuenta mil habitantes a ciento cincuenta mil despus del final de la Segunda Guerra Mundial.

Los palestinos de Haifa solan vivir en la parte baja de la ciudad, en torno al puerto, mientras que los judos residan en las zonas ms altas, en las laderas del Monte Carmelo. En tiempos anteriores, los palestinos y las minoras judas haban convivido de manera pacfica, como en otros lugares de Palestina. En Haifa, de manera similar a lo ocurrido en algunos mbitos de Jaffa o Jerusaln, la convivencia pacfica se convirti incluso en cohabitacin cordial y cooperacin en distintas situaciones [1]. Sin embargo, las prcticas sionistas de colonizacin, exclusividad tnica y desplazamiento fueron las predominantes y las que acabaron triunfando en Haifa y en otros lugares de Palestina.

Durante el mandato britnico, el conflicto entre los palestinos y la comunidad juda (Yishuv) haba adquirido una virulencia cada vez mayor con el avance de la praxis colonialista y segregacionista que impulsaban los dirigentes sionistas. La corriente socialista hegemnica, liderada por David Ben Gurion, Moshe Shertok (Sharett) o Golda Meyerson (Meir), haba adoptado la solucin de la particin de Palestina como una estrategia del primer paso para conseguir establecer un Estado mayoritaria o exclusivamente judo en el mayor territorio posible. Cuando la particin fue aprobada por la Asamblea General de la ONU, el sionismo obtuvo una victoria histrica que le permitira implementar sus aspiraciones etnocrticas y de expansin territorial. De este modo, el plan de particin del 29 de noviembre de 1947 provoc el jbilo en el Yishuv. Aquella misma noche, desde el balcn de la Casa de Instituciones Nacionales de Jerusaln, Golda Meyerson se dirigi a una multitud entusiasmada aclamando: durante dos mil aos hemos esperado nuestra liberacin. Ahora que la tenemos ante nosotros es algo tan maravilloso que ninguna palabra humana puede describirla. Judos, mazel tov! [buena suerte!] [2].

Al da siguiente, estall la guerra civil entre judos y palestinos. Este contexto facilit la resolucin del problema que Ben Gurion expuso a principios de diciembre de 1947:

Hay un cuarenta por ciento de no judos en las reas asignada al Estado judo. Esta composicin no es una base slida para un Estado judo. [] Un equilibrio demogrfico semejante cuestiona nuestra capacidad para mantener una soberana juda. [] nicamente un Estado con al menos un ochenta por ciento de poblacin juda puede ser viable y estable [3].

Ante ello, el lder del movimiento sionista ya haba defendido que: podemos arrestarlos o expulsarlos; pero lo mejor es expulsarlos [4]. A partir de diciembre, a los palestinos de Haifa se les redujo drsticamente el suministro de alimentos (especialmente de productos de primera necesidad como pan o harina), al tiempo que fueron el objetivo de bombardeos, de disparos de francotiradores, de barriles explosivos o de regueros de combustible ardiendo que bajaban desde las zonas altas de la ciudad [5]. La limpieza tnica de Palestina haba comenzado.  

A pesar de la presencia de tropas britnicas, tericamente responsables del orden y la seguridad hasta el fin del mandato el 15 de mayo de 1948, la poblacin civil palestina estaba indefensa. El plan de particin tampoco estableci mecanismos para protegerla. En abril, la puesta en marcha del Plan Dalet intensific los ataques sionistas sobre los habitantes palestinos de Haifa. Este plan era una campaa militar de unas seis semanas de duracin que conjugaba las principales pretensiones sionistas de expansin territorial y homogeneizacin demogrfica. Los dirigentes sionistas esperaban una declaracin de guerra de los pases rabes vecinos cuando finalizase el mandato britnico y proclamasen el Estado de Israel. As, se intent establecer unos hechos consumados que no eran otros que la conquista de vastas zonas de Palestina al mismo tiempo que se expulsaba sistemticamente a su poblacin no juda. De esta forma, el Plan Dalet tambin supuso el comienzo del urbicidio de la Palestina rabe.

Las noticias de lo acaecido en Deir Yassin estaban recorriendo todo el pas generando el pnico entre la poblacin. Slo dos semanas despus de esta masacre, le lleg el turno a Haifa. Hacia la tercera semana de abril de 1948, los britnicos estaban al tanto de que las zonas rabes de la ciudad iban a ser objeto de un ataque a gran escala, tal y como inform el comandante del Sector Norte con sede en Haifa, Hugh C. Stockwell. El 20 de abril, Stockwell convoc a las autoridades judas para informarles de que iba a retirar a sus fuerzas, que en teora actuaban de contencin entre las dos comunidades enfrentadas. La connivencia entre Stockwell y los mandos de la brigada Carmeli (una de las unidades de la organizacin paramilitar del sionismo socialista, la Haganah, que estaba encargada de la zona) cont con numerosos detalles [6]. Fue entonces cuando la brigada Carmeli, compuesta por dos mil soldados, puso en marcha su ofensiva para desarabizar Haifa, cuyas partes palestinas contaban nicamente con unos quinientos voluntarios escasamente armados.

El 21 de abril, Stockwell sugiri a los palestinos que se marcharan de Haifa. Consternados, comprendieron que no podan defender su comunidad y solicitaron a Stockwell que, al menos, se les permitiera marcharse sin sobresaltos. No obstante, Maklef (oficial de operaciones de la brigada Carmeli y posteriormente jefe del Estado Mayor del Ejrcito israel) ya haba ordenado lo siguiente: Matad a cualquier rabe que os encontris [...] prended fuego a todos los objetos inflamables [...] y forzad la apertura de las puertas con explosivos [7]. Cuando estas disposiciones se pusieron en prctica, los palestinos de Haifa abandonaron en masa sus hogares. Muchos de ellos fueron al puerto, donde se encontraban soldados y autoridades britnicas. Entonces, los mandos de la brigada Carmeli dispusieron colocar obuses para bombardear a la multitud aterrorizada. Los palestinos intentaron escapar hacia el mar, donde haba algunos botes anclados. En aquel momento se empez a vivir otra situacin terrible: los hombres pisaron a sus amigos y las mujeres a sus propios hijos. Los botes se atestaron de palestinos presos del pnico. Hacinados, muchos volcaron y se hundieron con todas las personas que llevaban. Un gran nmero de palestinos muri y, al final del urbicidio de Haifa, aproximadamente cincuenta mil personas fueron expulsadas de sus casas, convirtindose en refugiadas [8]. Haifa se convertira en una ciudad israel con una inmensa mayora de poblacin juda.

La desarabizacin de Haifa fue precedida por la de Tiberades y sera inmediatamente anterior a la de la zona oeste de Jerusaln o el municipio de Safed, junto a otras ciudades. En Safed, al norte del pas, fueron forzados al exilio ms de diez mil palestinos. Solo se salvaron unos cien ancianos, que fueron expulsados unos meses ms tarde [9]. Durante la limpieza tnica de Safed tambin se produjo la masacre de una aldea vecina, Ein al-Zeitun. La matanza de este pueblo inspir una de las pocas novelas picas sobre la Nakba : Bab al-Shams , de Elias Khoury [10]. Bab al-Shams no solo fue llevada ms tarde al cine, sino que en enero de 2013 dio nombre a una iniciativa palestina de levantar un campamento en una zona al Este de Jerusaln (E1) para impedir la construccin de asentamientos ilegales judos. Los activistas intentaron paralizar el proyecto de edificacin de unas colonias cuya unin con otros asentamientos dividira Cisjordania (ya enormemente fragmentada) en dos grandes partes discontinuas. Unas cien personas fueron detenidas por las fuerzas israeles y Bab al-Shams fue desmantelada y devuelta a las pginas de la novela de Khoury.

Por su parte, como con la inmensa mayora de los episodios de la limpieza tnica de Palestina (la Nakba ), los sionistas/israeles sostuvieron y an mantienen que el origen de los refugiados palestinos de Haifa, Safed y otros lugares vino motivado porque obedecieron las rdenes de los lderes rabes o huyeron por voluntad propia. Se trataba de un relato en el que los rabes intentaron tirar al mar a unos judos que solo trataban de defenderse. Segn esta narrativa, el Goliat rabe pretendi perpetrar un segundo holocausto contra el David judo, que constitua una comunidad perseguida en Europa que haba llegado a Palestina para redimir una tierra abandonada en la que los rabes [palestinos] no tenan ningn derecho ni apego respecto a ella. Esta negacin de la Nakba y de cualquier tipo de responsabilidad israel en lo ocurrido en 1948 contina 65 aos despus. Un sofisticado proceso de memoricidio lo envuelve. En la actualidad, la memoria de la Nakba se retuerce y despierta cada da, imbricndose con la vivencia cotidiana y con un urbicidio que contina con la destruccin urbana y la demodernizacin deliberada en lugares como Gaza; con las demoliciones de casas en Jerusaln Este; con la asfixia socio-econmica, el estrangulamiento y el aislamiento de localidades palestinas y de sus habitantes o con la negacin del derecho al retorno de los ms de cinco millones de refugiados palestinos. Un urbicidio, que en el caso de lo sucedido en Haifa en abril de 1948, es definido como una liberacin segn la pgina sobre la ciudad de la edicin en castellano de la Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Haifa#Guerra_de_la_Independencia_de_Israel).

Jorge Ramos Tolosa es investigador del Departamento de Historia Contempornea de la Universitat de Valncia y especialista en Palestina e Israel.

 

Notas:

[1] Deborah BERNSTEIN: Constructing Boundaries: Jewish and Arab Workers in Mandatory Palestine, Albany, State University of New York Press, 2000; Zachary LOCKMAN: Comrades and Enemies: Arab and Jewish Workers in Palestine, 1906-1948, Berkeley, University of California Press, 1996.

[2] Benny MORRIS: 1948. A History of the First Arab-Israeli War, New Haven & London, Yale University Press, 2008, p. 75.

[3] Citado por Ilan PAPP: La limpieza tnica de Palestina, Barcelona, Crtica, 2008, p. 79.

[4] Citado por Ibid.

[5] Ilan PAPP: La limpieza tnica de Palestina, op. cit., p. 137; Benny MORRIS: The Birth of the Palestinian Refugee Problem Revisited, Cambridge , Cambridge University Press, 2004 , p. 360.

[6] Walid KHALIDI: The Fall of Haifa Revisited, Journal of Palestine Studies, vol. 37, n 3 (2008), pp. 31-36.

[7] Walid KHALIDI: Selected Documents on the 1948 Palestine War, Journal of Palestine Studies, vol. 27, n 3 (1998), p. 89.

[8] Walid KHALIDI: The Fall of Haifa Revisited, op. cit., p. 36.

[9] Mustafa ABBASI: The Battle for Safad in the War of 1948: A Revised Study, International Journal of Middle East Studies, vol. 36, n 1 (2004), pp. 21-47.

[10] Una de las ediciones ms recientes es: Gate of the Sun, London, Vintage, 2006.

[11] Stephen GRAHAM: Clean territory: urbicide in the West Bank, http://www.opendemocracy.net/ecology-politicsverticality/article_241.jsp


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter