Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2013

Panam
Un gobierno que colaps

Mauro Ziga Araz
Rebelin


Desde el 1 de julio de 2009 cuando el seor Ricardo Martinelli Berrocal entr a las oficinas del Palacio de las Garzas, como se le conoce a la casa presidencial panamea, ech al cesto de la basura sus promesas proselitista e inici un gobierno fascista, inadvertido al principio por la poblacin sumida en el letargo de una campaa electoral que le ofreca el inici de un nuevo Panam que dejaba atrs la pobreza y la marginalizacin social, el enjuiciamiento y encarcelacin de los polticos corruptos que entraban pobres al gobierno y salan millonarios, que se poda meter las patas en la gestin pblica, pero jams las manos en el tesoro nacional, que su gobierno iba a ser de puertas abiertas con una gestin cercana a las comunidades ms necesitadas. Pocos advertimos el peligro que se apoderaba del pas. Pero empez a hacer justo lo contrario. Jams, en nuestra historia republicana hemos tenido un gobierno tal rapaz e incapaz como el actual. Se jacta diciendo que tenemos un crecimiento econmico privilegiado, pero esconde en los proyectos lleve en mano la estratosfrica deuda externa que ha sobrepasado cualquier limite racional de pago, lo que deja a la poblacin completamente desnuda ante las exigencias de las instituciones financieras internacionales, capaces de aplicarnos las mismas medidas que intentaron en Islandia de que cada ciudadano pagara 100 euros por mes o en Chipre, que se descuente de las cuentas de ahorro individuales una suma de dinero porcentual. Eso no le interesa al presidente-empresario. Su meta es la fortuna y el poder.

Pero ya su gobierno colaps a poco ms de un ao de finalizar. Todos los grupos sociales del pas estn inconformes. La represin se ha generalizado. Escasea el agua potable en varias comunidades, la basura se acumula en las calles por das, los gases txicos sobre la ciudad de Panam y los mosquitos, vectores de infecciones, estn deteriorando la salud pblica; el tan prometido nuevo trasporte ha resultado un caos, con aumento de los ndices de estrs de la poblacin; los brotes de bacterias nosocomiales en los hospitales continan en acenso; el agro, que fue una de las firmezas de su campaa, est completamente descuidado, predominando su inters como mercader intermediario en su cadena de supermercados que apuesta a la importacin de alimentos que en estimular la produccin nacional; las denuncias de corrupcin internas e internacionales, no cesan; el costo de la canasta bsica se ha disparado a cifras inaccesibles; acaba de elevar de categora administrativa a la Direccin General de Ingreso, la Gestapo de su gobierno para asegurar una mayor intervencin en las empresas nacionales; los homicidios, robos y violaciones son el pan de todos los das; los grupos originarios y campesinos estn en pie de guerra por la insistencia en la instalacin de hidroelctricas, y una gran etctera. Pero el presidente no ve est realidad, l vive dentro de la suya.

No quisiera ser pesimista, pero nuestro futuro no es halagador. En cuanto a las prximas elecciones de mayo de 2014, Ricardo Martinelli Berrocal las tiene controladas. Los candidatos o precandidatos con opcin estn bajo su frula de influencia. Por otra parte, el ejrcito se est preparando. Las protestas sociales van a continuar con la estimulacin gubernamental, y van a llegar al nivel de la represin premeditada, como ya lo he anunciado, lo que le va a permitir al Presidente convocar a la Corte Suprema de Justicia que controla y a la Asamblea Nacional, que tambin controla, para suspender las elecciones y perpetuarlo en el poder. Volveremos a vivir un estado de sitio similar al que se inicio en octubre del 1968 cuando los militares dieron el golpe de Estado. Todo esto, por supuesto, con el visto bueno de los Estado Unidos, quienes esperan que el actual mandatario les devuelva el Canal una vez finalice la ampliacin. Ese es el acuerdo. Por eso, urge la creacin de un grupo no electoral que centre sus acciones en el llamamiento de una asamblea constituyente originaria, incluyente y participativa. Todas aquellas personas que participan en las prximas elecciones ya se descalificaron para integrar este grupo por incorporarse a las reglas de juego de este proceso antidemocrtico. La gente decente debe salir de sus hogares para impedir el colapso del pas.

Blog del autor: www.maurozunigaarauz.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter