Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2013

Arizona... el musical?

Olga Harmony
La Jornada


La voz del locutor Carlos Loret de Mola anuncia que se lleva a cabo el proyecto Minuteman que invita a los ciudadanos estadunidenses a cuidar la frontera de una posible invasin de los vecinos del sur. Estamos en Arizona en el ao de 1985, aunque la intencin racista se encuentra hasta en la actualidad, pero tanto los espaoles Juan Carlos Rubio como autor e Ignacio Garca, como director, escogen al estado de Arizona y el momento de mayor arrogancia imperial para escenificar la muy interesante Arizona, el blues de la frontera, texto que ha obtenido mencin honorfica en el premio Lope de Vega y el premio total Farafex de Extremadura. En coproduccin entre el Centro Dramtico Nacional y el Instituto Nacional de Bellas Artes, la escenificacin tuvo una muy breve estada en Mxico para salir a Espaa a cumplir varios compromisos y regresar entre nosotros para hacer temporada en alguno de los teatros de la Unidad Artstica y Cultural del Bosque.

Parte de la excelencia del texto es la manera en que se desliza de la comedia, incluso con sus tintes de farsa, a la brutal seriedad del final; si estuvieran vigentes todava los gneros, hoy tan superados, se podra hablar de tragicomedia. Arizona es una obra que muestra el ms terrible extravo de algunos estadunidense al presentar a la zafia pareja de George y Margaret que cuidan la frontera con un rifle, una mesa y unas sillas plegadizas, unos binoculares, un radio, el indispensable ejemplar del Reader Digest al que Margaret le tiene casi tanta fe como a la Biblia, un radio y algn otro objeto como el cajn de las cervezas. La escenografa de Ral Mungua se completa con los videos de TONO que lo mismo muestran paisajes que a Gene Kelly bailando con una linda actriz en el momento ms cercano a un musical con los actores Aurora Cano y Alejandro Calva imitndolos en escena en un difcil tap para quien no es bailarn. Otro momento musical es cuando ambos cantan el himno estadunidense con excelente voz, tan excelente como sus actuaciones, con el sonido diseado por el propio director.

La pareja es bastante dispareja hasta en apariencia. El muy cuidado vestuario de Margaret contrasta con el descuido de su marido, ambos diseados por Edyta Rzewska con mayor intencionalidad que ofrecer un contraste. En efecto, l va a una misin en la que debe estar cmodo, pero ella no se ha dado cuenta del sentido de esa misin y ve la excursin como un alegre picnic, por lo que su atavo es deliberadamente atractivo y encantador. Su tontera llega al exceso en el momento en que en el radio escucha que los nios gringos son responsabilidad de todos y se le remueve un instinto maternal soterrado, lo que aclara en mucho su actitud final. Podra ser un ejemplo del sofocamiento de una personalidad por otra muy dominante, pero quizs eso es ir muy lejos.

Es el detonante del nio mexicano que se acerca el que da un giro a su percepcin de la realidad y a la misma obra, que va perdiendo su grotesca gracia hasta un final imprevisto, porque en su vacuidad ella no deja de ser una buena mujer. Resulta muy interesante observar cmo el hombre decidido y mandn carece de la inteligencia natural para entender lo que la mujer comprende enseguida: somos humanos, pero pone de relieve ese temor que se tiene ante el otro, el desconocido. En Estados Unidos eso es muy claro. Siempre que libran una guerra, es decir: siempre, en sus series televisivas y en muchas pelculas hollywoodenses empiezan a aparecer mutantes, amenazantes seres de otras galaxias, perversos desconocidos hoy con indudable aspecto rabe y otros terrores de los que no est desprovisto el sueo americano.

El mexicano, aparte de ser despreciado como inferior, revive entre otros temores el del desempleo, ya que esos grasientos cobran muy poco y los apartan de muchos trabajos, lo que es una estupidez y demostradamente falso. Pero los mitos siempre son la envoltura de algn otro problema que acaba por olvidarse ante la supervivencia del mito.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/05/02/opinion/a06a1cul



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter