Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2013

Nasrallah: De cmo decir demasiado en 50 minutos

Naom Ramrez Daz
Entretierras


Hassan Nasrallah ya haba dicho varias cosas sobre la implicacin de Hezbollah en el conflicto en Siria, como que en algunas aldeas sirias fronterizas haba ciudadanos libaneses pertenecientes al partido-milicia (o milicia-partido, segn se mire) del que es Secretario General y que, a modo de defensa propia estaban participando en la lucha. Sin embargo, neg toda responsabilidad del partido en la decisin que tales individuos haban tomado (en rabe).

Desde entonces, las noticias de vctimas que llegan desde Lbano no han dejado de sucederse y fotos de los mismos pueden verse en las zonas dominadas por Hezbollah en Lbano, tal y como pude comprobar durante mi estancia en el pas del Cedro. En su discurso de ayer (30/04/2013), Nasrallah, con irona, negaba que los nmeros que se daban fueran ciertos, asegurando que varios medios haban inaugurado una subasta pblica a ver, como popularmente se dice, quin da ms. Puede un pas como Lbano, un pas pequeo donde todo se sabe, esconder a todos esos mrtires?, se preguntaba. Y en un arrebato de partidismo, patriotismo o no se sabe exactamente de qu, Nasrallah reconoci que efectivamente han muerto miembros del partido en Siria, antes incluso de hablar de su apoyo incondicional, como se ha sealado en muchos anlisis: Quien de entre los nuestros muere recibe su funeral Nosotros no nos avergonzamos de nuestros muertos.

An ms, no deja de ser curioso que asegure que el objetivo de aquellos que estn detrs de la guerra en Siria y no se para a negar la parte de culpa del rgimen en ningn momento- es destruir Siria como Estado, como pueblo, como sociedad y como Ejrcito. Es decir, nos retrata la que ha sido la poltica del rgimen de principio a fin: Al-Asad o nadie, Al-Asad o quemamos el pas, una poltica de tierra quemada que yo acostumbro a calificar de la mat porque era ma. Cierto es que despus aade que ello es para debilitar al pas y que no sea capaz de tener una decisin propia y soberana, como aduce el sector autodenominado anti-imperialista que ve la mano de EEUU en cada paso dado por la revolucin. Sin duda el debilitamiento de Siria les viene de perlas a muchos actores internacionales: una lucha intestina que la desangre poco a poco porque siempre ha sido un pas algo complicado de manejar a pesar de los muchos flirteos que ha tenido con la administracin estadounidense o los gobiernos europeos. Sin embargo, hasta qu punto y a qu precio? Parece que EEUU, que lidera en los foros internacionales el discurso que no accin efectiva- de apoyo a la revolucin, tiene serias dudas sobre lo que quiere y lo que no quiere, sobre lo que declara y sobre cmo actuar en consecuencia. Obama se est teniendo que tragar sus lneas rojas (que desde luego son inaceptables porque presuponen que todo lo que no sean armas qumicas est permitido) porque el deseo de intervenir nunca fue una realidad, pero parece que el impasse se le puede acabar yendo de las manos y la crisis puede acabar salpicando y ahogando a pases del entorno. En cualquier caso, la destruccin de Siria fue la eleccin del rgimen en el momento en que la revolucin dijo: no retrocederemos, y Nasrallah lo ha retratado con brevedad y exactitud.

Pero la metedura de pata de Nasrallah va ms all. Al hablar de las insidiosas fatuas de los ulemas que permiten que se mate a todo aquel que colabora con el rgimen, especialmente los soldados (aunque tambin hace alusin en su discurso a los barrenderos o electricistas) y con las que se puede estar de acuerdo o no, reconoce las deserciones que se han producido en el ejrcito como resultado de la negativa a colaborar con el rgimen. En su deseo por acabar con todo colaborador del rgimen, asegura, matan a aquellos pobres que tal vez estaban pensando en desertar. Pero, quin querra desertar del rgimen de resistencia, del eje del rechazo al imperialismo?

A quienes os enfrentis es al Ejrcito Sirio y a las fuerzas populares que apoyan al rgimen (los llamados Comits Populares de Defensa?), y todo lo que se dice de fuerzas e injerencias es falso o muy exagerado. Muy exagerado, sin duda a Hasan Nasrallah no le gustan los nmeros en este caso tampoco, sobre todo porque son elevados. No obstante, se prepara de cara a futuros escndalos de participacin en la lucha en Siria diciendo que todo se puede poner ms peligroso y ello puede obligar a pases (recordemos que un clrigo iran consider que Siria era una provincia iran tan importante que su prdida significara la prdida de Tehern misma), fuerzas y movimientos de resistencia (tantos hay como para no saber a quin se refiere y ms an despus de que Hams abandonara al rgimen de Damasco?) a intervenir efectivamente en el enfrentamiento en territorio sirio. Por qu? Porque Siria (ah debera haber afinado ms y decir el rgimen sirio o el Estado y no el pueblo) tiene en la zona y en el mundo verdaderos amigos que no permitirn que caiga en manos de EEUU o Israel, o en manos de los grupos takfires. Cmo? Eso lo explicar despus.

Pero no lo explica directamente, sino que cae de nuevo en la trampa de las palabras y justifica su presencia en Siria defendiendo a chies y cristianos libaneses, y la integridad del mausoleo-mezquita de Sayyida Zaynab (hija de Ali, cuarto califa), que es de todos los musulmanes (aunque en Quseir solo se protege al parecer a los chies, lo que pone en duda la sinceridad de las llamadas a la unidad del partido de Dios). Y lo hace respondiendo a todos aquellos que les preguntan quin os ha mandado entrar?: Es que el anterior o futuro gobierno libans puede enviar al ejrcito libans a los pueblos sirios en el interior del territorio sirio en los que viven libaneses? [] No dejaremos a los libaneses de Quseir y sus alrededores solos frente a los ataques y agresiones por parte de los grupos armados y les daremos toda la ayuda y apoyo que necesiten para que permanezcan all. No dudaremos en hacerlo. Y en Sayyida Zaynab? Ese es su error: hacer referencia a cosas que luego no va a explicar, porque deja cabos sueltos que le delatan, le delatan tanto como su frase inicial en la que asegura que todo el que intenta evitar el expediente sirio pretende esconderse tras su propio dedo. Sin embargo, qu haca quien hasta no hace mucho negaba su presencia en Siria luchando del lado del rgimen?

Ni para esconderse ni ya para contar a sus muertos le sirven los dedos

Fuente original: http://entretierras.net/2013/05/01/nasrallah-de-como-decir-demasiado-en-50-minutos/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter