Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2013

La agona de las refugiadas sirias

Amal Al-Hazzani
Asharq Al-Awsat

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Slo nos llegan noticias terribles sobre la situacin de las mujeres y nios en Siria y en los campos de refugiados en Jordania, Lbano y Turqua. En el interior de Siria, las mujeres incluso las de edad avanzada- son vctimas de secuestro, asesinato, tortura y un sinfn de cosas inimaginables. Por qu estos temas no se discuten a fondo en la Liga rabe? Porque tambin forman parte de los crmenes del rgimen de Asad.

Entre las muchas horribles atrocidades perpetradas por el rgimen, el calvario sufrido por las madres sirias sigue siendo el ms atroz. Madres indefensas angustiadas por sus hijas, hijos, maridos y familias. Vi una madre, tan dbil que ni siquiera poda ya llorar, que slo dejaba escapar gemidos y su voz pareca la de una anciana. Abrumada por el dolor, esa madre contaba cmo los matones de Asad secuestraron a su hija de veinte aos ante sus propios ojos, insultndola y amenazando con violarla, indiferentes a sus splicas y a sus peticiones de misericordia. La acongojada madre deca: Hubiera preferido que la hubieran matado frente a m, al menos no me sentira continuamente acosada por las horribles visiones del dao que pueden hacerle. Hubiera preferido que muriera a que tenga que vivir entre esas bestias.

Esas tristes historias de mujeres que estn desaparecidas o han sido encarceladas, torturadas y violadas slo reflejan una parte de esta dura realidad; debido a la sensibilidad extrema del tema, las familias de las mujeres prefieren mantenerse en silencio. El rgimen est utilizando a las mujeres para chantajear moralmente a sus padres, hermanos y maridos; esos delitos aseguran el colapso de la moral familiar. El maltrato a las mujeres y la historia est llena de ejemplos parecidos- se pone de manifiesto en la conducta de los matones iranes y sirios de Asad, reflejando la conducta del rgimen, que ha cado tan bajo que sus acciones no tienen precedentes en la historia moderna. Ni siquiera en las guerras mundiales fueron testigos de delitos tan graves contra las mujeres.

Lo que resulta ms frustrante es el hecho de que las mujeres que huyen de Siria por miedo a la persecucin del rgimen no estn mejor fuera. Esas mujeres estn sujetas a un chantaje de tipo diferente, que es insidioso porque parece ser corts. Segn un informe del Consejo Nacional para la Mujer en El Cairo, 12.000 mujeres sirias se casaron el pasado ao con hombres egipcios recibiendo tan slo unas pocas libras sirias como dote de la novia. Slo alrededor de 150 de esos matrimonios estn documentados, es decir, la mayora de esos matrimonios no estn reconocidos legalmente o como mucho son matrimonios consuetudinarios. Es una cifra enorme!

Una podra comprender que se celebraran matrimonios dentro de los campos de refugiados, las relaciones emocionales entre los dos gneros pueden florecer incluso en las peores circunstancias. Sin embargo, es inconcebible que las numerosas propuestas de matrimonio que llegan de Turqua, Jordania, Egipto y los Estados del Golfo se justifiquen sobre la base de salvar las dignidades de esas mujeres y rescatarlas de la carga de la pobreza y la inseguridad.

Las propuestas parecen generosas, pero son sospechosas: muchas mujeres de otros pases rabes e islmicos, como Sudn y Somalia, han soportado los horrores de la guerra y el desplazamiento sin recibir tantas propuestas de matrimonio a semejante velocidad. Adems, la ayuda se puede prestar sin necesidad de proponer matrimonio. Esas propuestas no salvan el honor de una mujer ni la protegen de la carga de la pobreza, no son sino otra forma de chantajear a las familias sirias.

De hecho, intent en vano encontrar una excusa o pretexto que justificaran esos matrimonios. Pero se trata absolutamente de un cruel chantaje; no es un acto de caballerosidad. Llegu a pensar que las mujeres sirias que aceptaban esos matrimonios manifestaban su consentimiento en cierto modo; sin embargo, el informe que he mencionado anteriormente me ha llevado a pensar de forma diferente. El hecho de que miles de esos matrimonios no estn registrados debe reflejar una penosa realidad social que no es muy diferente a la causada por los matones del rgimen. Incluso los matrimonios que estn registrados no reflejan necesariamente que las mujeres hayan realmente dado su consentimiento, teniendo en cuenta las trgicas circunstancias de su pas.

Es una pena que tenga que decir estas cosas; sin embargo, creo que lo que las mujeres refugiadas sirias estn soportando ha puesto de manifiesto la fraudulenta caballerosidad de muchos hombres rabes y, sobre todo, de quienes justifican su malicia alegando que tratan de salvar a esas mujeres. En realidad, no intentan sino beneficiarse de su desgracia para disponer de esposas que se vieron obligadas a escapar de las terribles condiciones de la vida cotidiana en los campos de refugiados. Esos matrimonios son una ganga para muchos de esos pretendientes, dado los bajos gastos y las bajas dotes de la novia que conllevan; otros buscan la belleza fsica por la que son famosas las mujeres sirias. Y tambin hay otros que buscan en esas mujeres sometidas una oportunidad para exteriorizar su falsa hombra y perversiones psicolgicas. Por desgracia, la ayuda humanitaria no figura entre los objetivos de esos pretendientes. Esos matrimonios no ayudan a las mujeres sino que las esclavizan. No se trata de una exitosa empresa comercial. No es ms que trfico de seres humanos.

Lo que est sucediendo es una vergenza!

La Dra. Amal Al-Hazzani es profesora adjunta en la Universidad Rey Saud de Riad.

Fuente original: http://www.aawsat.net/2013/04/article55300207



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter