Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2013

Per
Trabajadores textiles

Francesca Emanuele
Diario 16 (Per)


Los trabajadores de la fbrica textil advirtieron sobre las fisuras en el edificio. Algunas eran de hasta 3 metros de largo por 30 centmetros de ancho. A pesar de que una autoridad del distrito ordenara el cierre del local, los patrones textiles obligaron a los trabajadores a acudir, amenazndolos con quitarles el sueldo.

A las 8 de la maana, ingresaban en un inmueble en Daca (capital de Bangladesh) alrededor de 3000 personas que trabajaban para las 5 fbricas ubicadas en el recinto y que confeccionaban ropa de Gap, Benetton, Primark, etctera. El 80% de las empleadas eran mujeres de entre 18 y 20 aos. La gran mayora trabajaba 15 horas al da y ganaba 22 cntimos de dlar la hora: a nivel mundial, galardn al salario ms miserable en este sector. A los 30 aos, estas trabajadoras son despedidas -se entiende que estn tan desgastadas que se vuelven inservibles para la carga de trabajo que tienen que asumir.

Eran las 9 de la maana y el edificio se derrumbaba con cientos de personas entre sus muros. Ms de la mitad de los 1500 que han sobrevivido estn mutilados. Se han hallado ms de 400 cadveres y an quedan mil desaparecidos.

La globalizacin nos muestra que las grandes empresas deslocalizan parte de su produccin para maximizar sus beneficios, a la vez que incrementan la explotacin de los trabajadores. Se ejerce una traslacin de los pases ricos hacia los pobres, pues estos ltimos no solo presentan salarios ms bajos, sino tambin leyes ms flexibles y restrictivas con los sindicatos. Todo ello conduce a que existan quienes pueden consumir ms bienes a un menor precio, pero sin saber que esa chaqueta Zara que cuesta 24 dlares fue elaborada por una persona que percibi 8 cntimos de dlar en Guatemala. Y esto, aunque parezca espeluznante, no es la excepcin, es la regla.

Per es uno de esos pases en vas de desarrollo, a donde acuden estas transnacionales de la industria textil. Las condiciones laborales son similares a las de los bangladeshes, solo que el salario es sustancialmente mejor: aproximadamente un dlar la hora.

En marzo, grandes marcas como Nike y Forty Seven enviaron una carta al Gobierno pidindole que derogara el Decreto Ley 22342, porque atentaba contra los derechos laborales de los trabajadores. Segn esta ley que tiene ms de 3 dcadas, los trabajadores textiles no tienen derecho a contrato fijo, por lo que se pasan empalmando contratos mensuales o trimestrales, con la precariedad que esto conlleva.

Las subcontratas o proveedores locales pusieron el grito en el cielo y rechazaron la intromisin de estas grandes empresas (empresas que son los verdugos, no me malentiendan. Lo que sucede es que en este caso se haban puesto el disfraz de Pap Noel) en los asuntos nacionales. El Gobierno, como siempre, cric, cric, cric, cric.

Y as es como seguimos siendo carne de can para la implantacin de maquiladoras donde se explotan a los trabajadores; y un nido cmodo para empresas que despiden a sus empleados por sindicalizarse tal como hizo en diciembre Topy Top. La situacin en Bangladesh es aterradora, pero nunca pensemos que en casa no se cuecen habas.

Fuente: http://diario16.pe/columnista/17/francesca-emanuele/2502/trabajadores-textiles



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter