Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2013

Costa Rica
Colonia bajo estado de sitio

Bryan Gonzlez Hernndez
Rebelin


Costa Rica no es una nacin soberana, es una colonia, sin dignidad alguna. Mientras Amrica Latina responde, protesta y condena las declaraciones de John Kerry, quien afirma que Amrica Latina es el patio trasero de EEUU, llegando incluso a expulsar de los pases, a la nociva USAID, como es el caso de Bolivia. Pero en Costa Rica eso no es noticia, ni siquiera importa, nuestro colonialismo opaca cualquier sentido crtico, ac celebramos la visita del presidente de EEUU, un genocida. Mientras en el resto del continente condena el intervencionismo, la dominacin y el exterminio sistemtico que comete el gobierno estadounidense, ac sencillamente pensamos que Obama, tiene toda la autoridad moral para hablar de Derechos Humanos.

Durante la visita del gran tirano no slo haremos gala de nuestro colonialismo mental, sino que se evidenciar una peculiaridad de nuestra colonia, que se encuentra bajo estado de sitio. El estado de excepcin pasa a ser explcito cuando la Comisin Nacional de Emergencias (CNE) emite la alerta verde preventiva por la visita de tan atroz personaje. Resulta interesante lo que la CNE entiende por alerta:

El estado anterior a la ocurrencia de un desastre que se declara con el fin de que los organismos activen procedimientos de accin preestablecidos y para que la poblacin tome precauciones especficas debido a la inminencia de un evento previsible.

Dudo que el desastre inminente sea algn aguacero, que sera ms que deseado en estos momentos de terrible sequa, de la que nadie habla o se queja. Sequa que curiosamente no ha activado ningn tipo de alerta en el CNE, y por tanto quizs no se ha formulado ningn plan de gestin del riesgo. Sin embargo, resultan interesantes las noticias que comienzan a reproducir los medios de informacin (y vale destacar que no slo informan sino atacan y violentan la integridad fsica de manifestantes), curiosamente desde los atentados en Boston, y por la visita del tirano. En primer lugar, 20 bombas incendiarias, en los alrededores del edificio de la Gestapo nacional, la Direccin de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS), en San Jos.

Aparte de ser temporada de mangos, tambin lo es de extraos artefactos explosivos, como el encontrado y destruido el da anterior a la visita. El artefacto tambin fue hallado en San Jos. Pero quines pueden estar de todo esto? La respuesta es obvia, el gobierno, pero este, no lo va a aceptar y por eso le echar la responsabilidad a algn incmodo grupo. Curiosamente para este 1 de mayo, la polica decomis artefactos explosivos a su principal chivo expiatorio, los anarquistas. Preocupa que el seguimiento a estos grupos haya conducido a catalogarlos como grupos de inters e, inmediatamente vigilados por los servicios secretos estadounidense y ms an que la Fuerza Pblica declare como actos terroristas lo vivido en este da. Mientras vemos cmo los medios de informacin y el gobierno han logrado aislar y criminalizar a los movimientos anarquistas criminalizacin ingenuamente reproducida por otros movimientos sociales-, se inserta al pas de forma contundente a la guerra contra el terrorismo, otro de los propsitos de la visita del gran tirano, pues, no hay cabida para la neutralidad en esta guerra de todos contra todos.

No me preocupara del terrorismo, los anarquistas no son terroristas, como ingenuamente nos hace pensar cierta oposicin acrtica, o los mismos medios de informacin y el gobierno. Lo que s debera de preocuparnos es la ambigedad en la nocin de terrorismo, y por su elasticidad, que le permite a todo gobierno catalogar como terrorista a cualquier grupo que considere amenazante a su dominio.

Aparte del peligro de que Costa Rica se inserte de lleno en la guerra contra el terrorismo a escala internacional, pues har al pas blanco de ataques reales, es preocupante a lo interno, pues se est tendiendo a un acelerado proceso de consolidacin del Estado Policial, y la visita del presidente Obama, ha sido la excusa perfecta para hacer gala de este tipo de estado que opera bajo la excepcionalidad y la represin.

El gobierno y los medios lo celebran con bombos y platillos: el operativo de seguridad ms grande en la historia del pas. Por esta visita, San Jos se encuentra ocupado militarmente, y slo nos dicen que durante la visita, la capital estar tomada. El poder soberano en estas tierras, la embajada de EEUU, tcitamente declara toque de queda, y nos invita a no salir de nuestras casa-prisin, para evitar as la implementacin de medidas extraordinarias. El encargado colonial de la seguridad, tambin recomend a la empresa privada suspender actividades, por el despliegue militar. Servicios pblicos, como hospitales, bancos y dems, quedan suspendidos, al igual que nuestras garantas constitucionales. Los habitantes de las inmediaciones por donde desfilar el gran tirano en su limosina-tanque, han sido investigados por la polica, como si fuesen delincuentes. En nuestros cielos, en los que antes descansaba la paz, ahora sobrevuelan helicpteros de guerra, Black Hawk, medida que tom el gobierno de EEUU, en su atribucin imperial de gobernar en sus colonias, hasta se dio a la tarea de preparar toda una bienvenida, con policas municipales mostrando carteles de recibimiento. Exadministradores coloniales solicitan a la poblacin no protestar durante la visita, y que asuman pacficamente su colonialidad.

Costa Rica est bajo estado de sitio, San Jos, su capital, se encuentra bajo ocupacin militar. El gobierno de EEUU sostiene que no viene a negociar. El objetivo de la visita es el control militar del Caribe, regin de gran importancia geoestratgica para EEUU, principalmente por la gran cantidad de recursos estratgicos que hay en la zona, especialmente en Venezuela. Todo esto oculto bajo la retrica de la guerra contra el narcotrfico, guerra declarada para nunca ser ganada. Otra de las razones de la visita de Obama es el de la consolidacin del Proyecto Mesoamrica, mecanismo que le asegura a EEUU el abastecimiento y control de los recursos locales. Por ltimo, otra de las razones podra ser la consolidacin de la industria aeroespacial en Centroamrica, aspiracin de Costa Rica, por lo que no extraa la visita del exaustronauta Franklin Chang a la Casa Blanca, as como su repentina visita al pas para participar en la reunin con Obama. Chang, no figura como hroe, tal como se le representa en el imaginario nacional, sino como presidente de Ad Astra Rocket Company, empresa que desarrolla el motor de plasma, y que cuenta con estrechos vnculos con empresas como ATK, que es parte del complejo militar industrial estadounidense.

Todo parece indicar que el grado de represin inimaginable que Obama ejerce contra su propia poblacin, se cie ahora contra todos nosotros. Es el estado de sitio en Boston, una referencia para la administracin colonial en Costa Rica? A esto se debe el inters del viceministro de Seguridad as como estudiante e instructor de la Escuela de las Amricas, Walter Navarro, de que la ciudadana delate a toda persona sospechosa por su apariencia, pero sobre todo, por su pensamiento?

 

Estamos bajo de estado de excepcin, todas nuestras libertades y garantas constitucionales (las de la poblacin total del pas), han sido suspendidas en nombre de quien representa la mayor amenaza para todas las formas-de-vida de este planeta: los EEUU.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter