Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2013

El desafo kirchnerista de reducir la polarizacin

Ariel Goldstein
Rebelin


Una de las virtudes polticas del kirchnerismo desde su surgimiento en 2003 ha implicado la produccin de polticas que confrontaban con ciertos factores de poder dominantes. Durante los primeros aos de la presidencia de Nstor Kirchner, partiendo de una baja legitimidad inicial que remita al mdico 22% de los votos, el gobierno precis de una construccin vanguardista de grupo reducido para capitalizar sus improvisados giros del tablero poltico que implicaban inesperadas confrontaciones con diversos factores de poder.

La sociedad argentina de entonces, preocupada por encontrar mecanismos que le resguardasen previsin y reproduccin de la vida colectiva, encontr en el liderazgo de Kirchner a quien le asegur esas demandas. Argentina, un pas en serio era el recordado slogan de esta primera presidencia, abocado a restituir la cuestionada legitimidad presidencial y los poderes pblicos del pas.

En continuidad con este primer mandato de Kirchner, asumi Cristina Fernndez a fines de 2007. A partir de marzo de 2008, la presidenta Cristina Fernndez se involucr en una dura confrontacin con las patronales agropecuarias. Aparecieron aqu los signos de la profundizacin de un estilo que se radicalizara posteriormente. Fue quizs la primera vez que la defensa de las propias convicciones del kirchnerismo frente a los intereses que se le oponan le produjo una separacin con las expectativas de los sectores medios. Fueron precisas varias nuevas iniciativas para recomponer la popularidad perdida en distintos sectores (Ley de Medios, Festejos del Bicentenario, Matrimonio Igualitario, entre otras).

Actualmente, el gobierno de Cristina contina ofreciendo a la sociedad argentina el discurso de la no cesin frente a los factores de poder que constituy la piedra de toque de su identidad. Sin embargo, varios sectores sociales esperan del gobierno en este contexto donde han emergido ciertas dificultades econmicas, un discurso y una prctica ms propio de gestores pblicos que de grandes gestas de la poltica. All pareceran residir las causas de un desentendimiento que debe ser observado con atencin.

La perseverancia por parte de las elites polticas kirchneristas en el discurso militante de grupo reducido -que tanto le permiti avanzar sin concesiones en histricas conquistas aos atrs- contribuye actualmente al recrudecimiento de la espiral polarizadora, ahuyentando a quienes podran estar de su lado, pero esperan para ello gestos de moderacin y de apertura que no encuentran. Es por ello que un desafo del gobierno en esta coyuntura es que, en el despliegue de sus batallas contra los factores de poder (con la polarizacin que estas traen aparejada), no queden en el medio sectores intermedios que pueden formar parte del apoyo gubernamental, pero que por sus condiciones de existencia rehuyen posiblemente a la ideologizacin y a la polarizacin poltica. Con esto nos referimos a los sectores medios y medios-bajos, aquellos que en estos aos mejoraron su condicin social en muchos casos (cambiaron el auto, mejoraron la casa, jubilacin, entre otras) pero que rehuyen a la polarizacin social e ideolgica.

Esto es importante tambin para poder desmontar la construccin meditica de que el kirchnerismo "va por todo", con un proyecto de permanencia en el poder y con la corrupcin acaparando el Estado. Esa maniobra meditica es efectiva porque atenta en la percepcin popular contra la seguridad y el "folklore" de estos sectores medios, prestando fuerza a la argumentacin de que se viene una nueva Cuba, una nueva Venezuela (esto ya estaba presente en los cacerolazos de 2008). En definitiva, parece pertinente sealar, recordando el antecedente del conflicto agrario de 2008, que cuando el kirchnerismo entra en escenarios de polarizacin el resultado puede ser negativo (en ese entonces, la imagen de CFK descendi al 30% cuando vena del 70% en 2007).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter