Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2013

Sobre la recogida selectiva de residuos
No hay mal que por bien no venga

Joxe Iriarte, Bikila
Rebelin


Mientras no se encuentre un sistema mejor para una recogida selectiva de residuos, soy decididamente partidario del puerta a puerta. La experiencia de Oiartzun, personal y colectiva, en el tema reciclaje y reduccin de residuos domsticos (por ejemplo, en la actualidad ni se me ocurre comprar productos con determinados tipos de envase o ir a la pescadera sin el tuper, evitando as residuos molestos y difciles de ubicar) refuerza mi conviccin. Muchas discusiones, incluso dentro de las cuadrillas, fueron acalladas tras la puesta en prctica del PaP y sus evidentes ventajas. Y desde este punto de partida mi asombro ante la cantidad de mentiras, medias verdades y la demagogia vertidas contra este sistema por parte de sus detractores. Los debates y comportamientos observados me recuerdan (salvando distancias) al tema del racismo y la xenofobia. Todos somos partidarios del los derechos humanos y del respeto al medio ambiente, nadie se considera racista ni derrochador Basta ya a que algunos agentes activen la demagogia contra lo desconocido, la necesidad de cambiar hbitos y costumbres, para que se desencadene una feroz oposicin, la mayora de las veces sacando de madre los problemas existentes: Malos olores, suciedad? Daros una vuelta por Oiartzun y comprobad si eso es cierto o falso.

Lamento el revs que hemos sufrido en Legazpia, donde diversos factores (entre ellos la inestimable ayuda que han recibido los partidarios del 5 contenedor por parte de determinados medios de comunicacin) han contribuido a que la implantacin del PaP en dicho pueblo sufra un batacazo.

Sin embargo, tal derrota (pues as hay que considerarlo) tiene un carcter pirrico, y es susceptible de revertirlo en beneficio de una mejora del sistema de recogida de residuos y su posterior tratamiento, as como de una verdadera participacin ciudadana en los asuntos que le conciernen. Por qu hago tal aseveracin?

En primer lugar porque todas las partes han tenido que afirmar estar por el mximo de reciclaje posible, y por lo tanto, discutir cmo lograrlo. Esto presupone que los partidos y sectores que se han opuesto al PaP y optado por el 5 contenedor estn obligados a dar pasos inmediatos all donde impera la desidia siempre. Esto obliga a que no quede un solo municipio, sea grande o pequeo, sin dar pasos prcticos, aunque sea a favor del 5 (que insisto es un sistema menos eficaz que el PaP). Si no se dan tales pasos, veremos bolsas de basura a favor del quinto contenedor en Bilbao, Gasteiz, Orereta (en este ltimo municipio la alcalda es de Bildu pero no la mayora municipal)? O es que el 5 solo sirve como arma arrojadiza contra el PaP?

Pronto no habr excusas. Se podr medir y comparar el resultado de ambos sistemas: capacidad de reciclaje, coste econmico global, limpieza, esttica, etc. La experiencia en Catalunya en ms de 100 municipios en los ltimos 12 aos, demuestra unas diferencias de porcentajes de recogida selectiva a favor del PaP. Mientras el 5 contenedor recoge selectivamente un 40%, el PaP recoge un 75%, y es casi seguro que aqu se repetirn las cifras.

En segundo lugar, porque si bien hay que diferenciar entre la recogida y posterior tratamiento de los residuos, es evidente que sin un buen mtodo en el primer nivel, el segundo falla de base. Por eso, el pnico de los partidarios de la incineradora con el puerta a puerta. Ya se estn preparando para el resultado previsto y empiezan a admitir (salvo su sector Gipuzkoano) que a lo mejor con una incineradora ubicada en Bizkaia bastara para toda la CAV.

En tercer lugar, est el tema de la participacin y movilizacin ciudadana. Creo que en este tema, los partidarios del PaP de los pueblos en conflicto, y a pesar de haber desplegado iniciativas de inters y de haber promovido debates y frmulas informativas, no hemos estado a la altura de los opositores y se les ha dejado apoderarse de la calle. Es que no somos capaces de expresar las ventajas del PaP de forma tanto o ms imaginativa que las bolsas de protesta?

Respecto al tema del pronunciamiento y las consultas: pensaba y sigo pensando que los ayuntamiento (elegidos democrticamente) partidarios del PaP, tenan y tienen toda la legitimidad y el derecho a experimentar y poder demostrar sus virtudes con toda normalidad. Y eso no es imposicin, sino derecho a llevar adelante su programa de cambio. Mxime, cuando las prximas elecciones pueden posibilitar la apuesta contraria y desmantelar tal servicio. Pues una cosa est clara, que a diferencia de la incineradora que es irreversible, el puerta a puerta puede cambiarse parcial o totalmente sin gran prejuicio. La acusacin de imposicin no tiene ms objetivo que infringir una derrota a Bildu. Legtima sin duda, pero cnica teniendo en cuenta quines estn detrs, maestros en verdaderas imposiciones (entre otras las del gasto en las obras del TAV, a costa de servicios vitales para la poblacin).

Pero es evidente, que si una vez agotada las vas del dilogo y del consenso, y cuando un sector de la poblacin relativamente importante insiste en la consulta, el ayuntamiento debe aceptar tal propuesta y prepararse para afrontarla. Creo sinceramente, que un referndum o consulta organizada en un tiempo razonable y con instrumentos informativos solventes, permite a los PaP medirse con solvencia y caso de perder (en democracia, tal posibilidad est presente en toda confrontacin de posiciones) por lo menos haber dado la talla y aprender para otras ocasiones. Y sobre todo, porque la participacin ciudadana es un valor positivo en s mismo, en ste y otros casos. No podemos obrar como lo hacen el PP, PSOE, PNV, que siempre han negado las consultas alegando la legitimidad de las instituciones para llevar sus planes adelante y ahora alaban tal mtodo (aunque el PSE, consciente de lo que ello puede suponer para el futuro ya se ha pronunciado por no seguir adelante). El futuro, a todos los niveles y escalas territoriales, estar salpicado de exigencias de consulta e incitativas legislativas. Qu dirn entonces? De todas formas, no viene mal recordar que el alcalde de Aramaio fue inhabilitado por un delegado del gobierno central presidido por Zapatero, por facilitar una consulta ciudadana sobre el TAV. Uno recuerda que el PNV hizo mutis por el foro en Zornotza a una mayora ciudadana con el tema de la Boroa; lo mismo ocurri en Oiartzun con el super-cuartel de la Ertzantza, y del PP mejor no hablar, partido ms desptico y contrario a toda consulta, imposible.

En el presente y el futuro, la ciudadana debe de tener instrumentos para expresarse (sea en temas locales o nacionales: por ejemplo sobre el futuro de EH) y lo ms importante, tener herramientas para decidir. Tanto cuando nos viene bien como cuando nos venga mal. Para la izquierda transformadora, la democracia directa y/o participativa es una cuestin de principios, si bien cmo ponerla en prctica o desarrollarla puede y debe de ser discutida segn circunstancias.

Post articulo. Al da de hoy el alcalde de Legazpia ha hecho publico la decisin de poner el funcionamiento los dos sitemas (PAP y 5 contenedor) hasta finales de aos y decidir posteriormente segn resultados (objetivo:75 % de reciclaje).

Joxe Iriarte, Bikila. Miembro de Gorripidea

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter