Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2013

A 65 aos de la implantacin de un Estado en tierra ajena

Miguel Ibarluca
Rebelin


Prximamente se cumplirn 65 aos desde que el lder de una comunidad tnica minoritaria gran parte de ella, recin llegada- proclamara con el apoyo de las principales potencias mundiales, la creacin de un Estado tnico-religioso en las tierras habitadas mayormente por otro pueblo, un pueblo pobre, desprotegido y abandonado a su suerte por la comunidad internacional.

La implantacin de Israel en tierra palestina en 1948, previa conquista por las armas y expulsin de sus habitantes, es uno de los actos ms atroces del siglo XX y sin embargo quienes lo hicieron han logrado convencer a gran parte de la comunidad internacional de que ese hecho fue producto de una resolucin de las Naciones Unidas, la famosa Resolucin 181 del 29 de noviembre de 1947 que aprobara el Plan de Particin. Incluso muchos de los activos defensores de la causa palestina repiten a coro esa afirmacin, otorgando al Estado terrorista de Israel un aura de legitimidad de la que carece totalmente.

La Resolucin 181 efectivamente consider un Plan de Particin con Unin Econmica para el territorio de Palestina bajo mandato de Gran Bretaa, desde la poca de la Sociedad de las Naciones, ente creado por las potencias coloniales despus de la Primera Guerra Mundial. Pero de la simple lectura del texto surge que la Asamblea de las Naciones Unidas recomienda al Reino Unido y a los dems miembros la aprobacin y aplicacin de dicho plan e invita a los habitantes de Palestina a hacer lo propio.

Es lgico que as haya sido ya que las Naciones Unidas no tienen, de acuerdo a su carta orgnica, ninguna facultad para disponer del territorio de ningn Estado miembro o no miembro, ni siquiera de los llamados territorios fideicomitidos, los que formaban parte del sistema de mandatos ya mencionado. Los artculos 73 y siguientes de la Carta de las Naciones Unidas regulaban estas situaciones previendo que deba ayudarse a los pueblos que habitaban esos territorios a alcanzar el gobierno propio, para lo cual se deba tener en cuenta los deseos libremente expresados de los pueblos interesados. Es sabido que los palestinos nunca fueron consultados pero, enterados de la resolucin, sus principales referentes comunitarios dijeron terminantemente que no, ya que el Plan de Particin prevea entregar el 56% del territorio al 33% de la poblacin en gran nmero llegados muy poco tiempo antes-, lo que constitua una injusticia notoria.

La comunidad juda, liderada por David Ben Gurin, acept la particin pero no sus lmites ni las condiciones jurdicas y econmicas que se proponan- desatando en consecuencia una guerra de conquista para apoderarse de la mayor cantidad de territorio posible y a la vez llev adelante un proceso de limpieza tnica contra la mayora palestina para que el futuro Estado de Israel contara con un predominio de poblacin juda indiscutible. Es decir, para construir un Estado tnico en el que la mayora profesara la religin juda o se identificara con esa tradicin.

Como resultado de esa guerra, el Estado proclamado el 14 de mayo de 1948 pas a ocupar el 78% del territorio palestino y la poblacin originaria fue recluida en el 22% restante o expulsada a los pases vecinos, salvo una pequea cantidad que permaneci en el territorio del nuevo Estado ya que no amenazaba el carcter judo de ste. El siguiente mapa es ilustrativo al respecto:

Fuente: http://www.oicpalestina.org/imagenes/mapas/planparticion1947.jpg

Resulta evidente que si el territorio finalmente controlado por Israel e incorporado a su Estado no se condice con el propuesto por el Plan de Particin, ste no fue aceptado ni aplicado. No es posible aceptar una propuesta de solucin por la mitad, rechazando lo que no conviene. Ergo, lo que Israel obtuvo fue producto de una guerra. Israel es un Estado de Conquista, creado, proclamado y constituido en franca violacin al artculo 2.4 de la Carta de las Naciones Unidas, aprobada poco tiempo antes, que veda el recurso a la amenaza o el uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia poltica de cualquier Estado. Israel es un Estado implantado en tierra ajena.

Tampoco acept la comunidad juda liderada por el sionismo- la internacionalizacin de Jerusaln que propona el Plan de Particin, como ciudad dependiente de las Naciones Unidas, con gobierno municipal propio, para proteger lo que se consideraba la ciudad santa de las tres religiones monotestas, judasmo, cristianismo e islamismo, ciudad que se abrira as a los peregrinos de todas las religiones sin pertenecer a ninguna en particular. Los sionistas desataron un plan de atentados terroristas y una guerra feroz para apoderarse de Jerusaln y lograron hacerlo slo en la mitad occidental dada la feroz resistencia rabe y en particular del Rey de Jordania que impidi se apropiaran de los lugares sagrados. Finalmente lo consiguieron en 1967 al tomar Jerusaln Oriental. En 1980 la proclamaron capital indivisible del Estado de Israel en otra abierta contradiccin con la Resolucin 181, hecho que fue condenando por Naciones Unidas mediante la Resolucin 478 de ese ao.

El Plan de Particin estableca la igualdad de derechos civiles y polticos de todos los residentes, rabes o judos, cualquiera fuera el Estado en el que finalmente quedaren habitando y prevea tambin la Unin Econmica entre ambos Estados a crearse, el rabe y el judo, que se expresara en una unin aduanera, una moneda comn, la administracin conjunta de los transportes, el riego y en general toda la infraestructura de servicios pblicos. Es obvio que nada de esto se cumpli pero adems el Plan prohiba la expropiacin de inmuebles salvo por razones de orden pblico. Es sabido que no se expropi a los palestinos, lisa y llanamente se les confiscaron sus propiedades y pertenencias que fueron repartidas entre los judos a caballo de la Ley de Ausentes que declaraba tales a los expulsados por la fuerza. Perdieron sus derechos civiles y durante mucho tiempo se les priv de sus derechos polticos, situacin que hoy persiste en gran medida ya que les est prohibido proponer que Israel no sea un estado judo sino uno laico, de todo la poblacin.

Resumiendo, las Naciones Unidas no crearon el Estado de Israel porque: 1) carecen de facultades para ello; 2) slo aprobaron una recomendacin, es decir, una propuesta de mediacin para resolver un conflicto entre partes; 3) las partes no aceptaron la propuesta; 4) la comunidad juda en Palestina desat una guerra, expuls a la mayora de la poblacin originaria y proclam un Estado tnico-religioso excluyente en un territorio muy superior al previsto en la propuesta de particin; 5) no se internacionaliz Jerusaln; 6) no se conform la Unin Econmica ni la administracin en comn del agua o el sistema de transportes; 7) se confiscaron las propiedades de los residentes palestinos expulsados para ser entregadas a los conquistadores, privndoselos de sus derechos civiles; 8) se limitaron sus derechos polticos.

De all que seguir sosteniendo, como lo ha hecho el sionismo muy hbilmente, que Israel es producto del Plan de Particin de Naciones Unidas, no slo es una falacia sino que adems otorga a un Estado surgido de un hecho de conquista por la fuerza de las armas, un status de legitimidad que indudablemente no posee. Esta creencia trae como corolario un error de diagnstico sobre el origen del drama del pueblo palestino, que no fue en 1967 con la ocupacin de nuevos territorios en la Guerra de los Seis Das, como afirman los sostenedores del Estado sionista- sino en 1948 con la conquista y limpieza tnica de la Palestina histrica.

Miguel Ibarluca es abogado, autor de Israel, Estado de Conquista, Editorial Canan, Buenos Aires, 2012.- Normal 0 21

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter