Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2013

Segunda guerra civil en el Islam?

Geidar Dzhemal
Poistine.com


La principal constatacin de la situacin poltica en el mundo musulmn es la ausencia del dilogo entre los sunitas y los chiitas. Las fuerzas interesadas en este dilogo hoy son demasiado dbiles y marginales. Por otra parte predomina la consigna general de impedir cualquier intento para establecer semejante dilogo. Todo ello ocurre con el trasfondo del enfrentamiento armado directo entre las fuerzas de Hezbol libanesa y los salafistas internacionales en Siria.

Es evidente que, a pesar de las buenas declaraciones, la segunda guerra civil en la historia musulmana entre los sunitas y los chiitas es inevitable. Adems los impulsos del conflicto, que empujan a ambos bandos hacia la confrontacin armada, han madurado con extremada rapidez prcticamente ante nuestros ojos!

La principal caracterstica de esta guerra desde el punto de vista de su anlisis estructural es la ausencia de una base materialista. No es una guerra que surge como resultado del conflicto entre las fuerzas de produccin y las relaciones de produccin; no es una guerra de clases; no es una guerra por los recursos; no es un conflicto entre distintos clanes criminales que se estn disputando algo En otras palabras, se trata de una guerra totalmente poltica. La poltica en este caso adelanta a la ideologa, aunque, casi siempre ha sido as. En esta situacin concreta el conflicto poltico coincide con el ideolgico, lo que subraya lo inevitable del choque directo.

Cules son las premisas polticas de la guerra civil entre sunitas y chiitas? En primer lugar hay que destacar que por ambos bandos actan organizaciones islmicas armadas no gubernamentales. Esas estructuras comenzaron a ocupar el primer plano de la historia mundial a lo largo de los ltimos treinta aos. Con la invasin sovitica de Afganistn, como resultado de la guerra civil en Lbano, y todava mucho antes en el seno de la resistencia palestina, ha hecho su aparicin un nuevo sujeto histrico. Se trata de una unin no estatal de personas que poseen una voluntad poltica comn y persiguen objetivos de dimensiones histricas. Ya han existido sujetos similares en el pasado, tenan el carcter de sectas poltico-religiosas. Hoy su tiempo reaparece, pero en una nueva etapa.

En el escenario histrico, ofrecido por Siria, se enfrentan Hezbol y Jabhat an-Nusra. Esta ltima es una yamaat (comunidad de base de los musulmanes N. del T.) armada salafista. Por ambas partes se enfrentan exactamente yamaat. Por lo que se puede decir que aunque las causas y los motivos de esta guerra sean polticos, las propias yamaat an no lo son del todo. Todava estn luchando por definir el rostro de las futuras yamaat polticas. Y no se trata en absoluto de si esas yamaat sern chiitas o salafistas. El Islam poltico finalmente realizado no ser ni una cosa, ni la otra.

La esencia del conflicto poltico en este caso consiste en que uno de los bandos, sin ser estatal, se ve obligado a servir a los intereses del sujeto estatal que tiene detrs. Siendo yamaat, debido a las circunstancias de su existencia est integrado en la estrategia de un estado nacional. El bando que se le opone, aunque funcionalmente depende de diferentes sujetos estatales, entre los que puede haber algunos que no pertenezcan al mundo musulmn, es en realidad independiente de la estrategia de nadie. Este bando se podra llamar el compaero de viaje del gobierno mundial durante la fase histrica en la que este gobierno mundial necesita destruir a algunos estados concretos.

Hezbol es el rehn de la estrategia nacional de Irn, mientras que el bando sunita persigue la estrategia propia. Indudablemente, hoy esta estrategia est formulada en torno a un falso objetivo. Es por lo que de la actuacin del bando sunita se pueden aprovechar en inters propio distintos sujetos del proceso poltico. Sin embargo, en ltima instancia, la postura de los salafistas tiene ms perspectivas, porque hay que liberar el Islam poltico de sus ataduras a las estrategias e intereses de cualquier estado, por muy islmico que se presente.

Hezbol aparece como una fuerza protectora y su actuacin est motivada por el papel que jugaba el rgimen de Bashar Asad en la lucha antiisrael. Es un motivo serio, pero est limitado al perseguir los objetivos tcticos.

El bando salafista aparece como el portador de la destruccin positiva. Derriba a todas las construcciones, incluidas las que an podran servir. Su derribo est justificado por la necesidad de suprimir a todos los sujetos que fueron creados como consecuencia de la intervencin y control de Oriente Prximo por parte de Occidente.

Siria actual sin duda representa el producto de la organizacin de la regin por parte de Occidente despus de la Primera y la Segunda Guerras Mundiales. En esta guerra no van a ganar ni chiitas, ni salafistas. El nico resultado positivo podr ser el nacimiento del autntico Islam poltico, que sostendr la lucha mundial independiente de los intereses estatales y cosmopolitas, porque el objetivo prioritario del Islam poltico coincidir con el orden del da escatolgico de toda la humanidad en su dimensin del sujeto admico.

Geidar Dzhemal (n.1947, Mosc) es telogo del Islam revolucionario, filsofo, presidente del Comit Islmico de Rusia (Islamkom.org), activista poltico y social. Cofundador de Unin Internacional Intersoyuz (interunion.org), miembro de la coordinadora del Frente de Izquierda Levi Front (Leftfront.ru).

Traducido del ruso por Arturo Marin Llanos

Fuente original: http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1656



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter