Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2013

Mi respuesta a Salvador Lpez Arnal y Santiago Alba Rico

Gilad Atzmon
Rebelin


Hace unos das publiqu el original ingls de mi artculo In Bed With Bibi, que luego diseminaron buena parte de los sitios web de la disidencia occidental. Muchos lo han aplaudido y, que yo sepa, nadie se ha tomado la molestia de criticarlo o deconstruirlo.

Curiosamente, hace dos das el colectivo Tlaxcala public en lnea la traduccin al espaol, En la cama con Bibi, que luego apareci reproducida en el sitio web de Rebelin. Pocas horas despus se desat el infierno: Salvador Lpez Arnal y Santiago Alba Rico hicieron gala de una notable rapidez para criticar su contenido. La conclusin que saco de estos hechos me parece simple y positiva: la izquierda de habla espaola sigue implicada en un debate intelectual e ideolgico.

He ledo los textos de Lpez Arnal y Alba Rico y mi respuesta ser breve y directa al grano. Me temo que ni Salvador ni Santiago se han enterado de mi artculo.

Para empezar, en l me abstengo de tomar partido. No estoy a favor de Al-Assad ni de los rebeldes. No tomo partido por dos razones.

En primer lugar, pongo en duda la nocin de intervencin moral y pregunto: Cul sera la base tica para cualquier tipo de intervencin? Cundo es bueno y cundo es malo intervenir? Qu es lo que hace que sea adecuado que una persona A, que vive en el lugar B, interfiera en la realidad de la persona C, que vive en el lugar D? Y si se justifica ticamente la intervencin, cmo distinguiramos entre el llamamiento de un neoconservador y el de un progresista honrado?

En segundo lugar, creo que la guerra a la que estamos asistiendo en Siria es extraordinariamente compleja. No olvidemos que en su primera fase estaba liderada por manifestantes sirios no violentos que se enfrentaron a la brutalidad del rgimen. Sin embargo, la situacin sobre el terreno ha cambiado radicalmente y ya no es el pueblo sirio ni sus intereses los que dan forma a este conflicto. Creo que estamos siendo testigos de una extraa alianza entre Qatar, mercenarios extranjeros, USA e Israel.

La pregunta que plante en mi artculo es muy simple:

Cmo es posible que algunos de nuestros mejores politlogos hagan ojos ciegos a la devastadora probabilidad de que sus peticiones de intervencin den luz verde a Israel para que ataque a un pas rabe?

Tambin creo que tanto Lpez Arnal como Alba Rico no han logrado responder a esta pregunta. En vez de ello, critican mi lenguaje y la manera que he elegido de enfrentarme al trmino aliados. En eso tienen razn, no elijo mis palabras para apaciguar a los lectores. Al contrario, me gusta mucho ms estimularlos para que piensen con sentido crtico, tico e innovador.

Adems, lo que pretendo es provocar un vigoroso debate que conduzca de una vez por todas a un cambio real.

Pero hay algo ms y es que en realidad estoy en un perodo de transicin, he dejado de pensar en trminos de aliados o colectivos. No soy activista ni poltico, soy filsofo y artista y mis aliados son la verdad y la integridad. No pretendo estar en posesin de la verdad, pero no soporto que la manipulen, en particular si lo hacen por una causa justa.

Supongo que Lpez Arnal y Alba Rico se sienten ofendidos por mis escritos ms recientes y tal vez no les falte razn. De hecho me estoy distanciando, porque creo que la izquierda occidental contempornea con su discurso progre es un desastre absoluto. Ha fracasado en todos los frentes posibles, no ha liberado al pueblo palestino y se dedica exclusivamente a desviar la atencin de los autnticos problemas. Ha introducido en nuestro lenguaje terminologas incorrectas y engaosas y ha subvertido lo que era una bsqueda metafsica en cuestiones de elegidos, tribalismo y poder judo en particular.

Si no estoy equivocado, mi planteamiento conducir sin duda a un cambio.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter