Portada :: Otro mundo es posible :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2013

Las mujeres tunecinas exigen preservar su independencia

Juan Palomar
El Triangle/La Marea


La cntrica avenida Habib Burguiba siempre est repleta de gente. Si la muy jacobina Tnez se condensa en Tnez, esta arteria principal resume las esencias de la capital. El 14 de enero de hace dos aos, la avenida Burguiba -apenas hay 300 metros entre la Medina y la plaza de la Revolucin- reuna a la multitud espontnea y rebelde que derribara la dictadura.

Hoy, el paseo central peatonal est rodeado de alambre de espino que conjura cualquier concentracin amenazante, pero las terrazas de los cafs, que se alternan con los hoteles principales, estn llenas a rebosar. Un par de mesas del Caf Universo son ocupadas por un grupo de jvenes con camisetas del Che y empaque alternativo. Amina Tyler est entre ellos. Se ha cortado y teido el pelo desde que apareci no hace ni dos meses en la red mostrando los pechos desnudos con la inscripcin: Mi cuerpo es mo y no representa el honor de nadie.

Un par de semanas antes, aun en el Lyce, haba descubierto la asociacin feminista Femen Nuestro Dios es la mujer, es su lema- y decidi convertirse en una ms. Lo que pas despus ya es bastante conocido. Su abogada Bochra Belhadj, feminista, miembro del partido Nidaa Tunis y expresidenta de la Asociacin Tunecina de Mujeres Demcratas, lo resume: Los exabruptos de algunos predicadores radicales, el escndalo hipcrita de la sociedad conservadora bienpensante Es una buena chica Me parece que muchas informaciones publicadas en Europa no tenan demasiado fundamento.

La pgina web de Femen convirti a Amina en un smbolo de la libertad contra el Islam. Los pechos caligrficos Amina free- de militantes de Femen de todo el mundo mostraban su solidaridad con una Amina secuestrada, internada en un psiquitrico, golpeada y repudiada por su familia. Pero no todo era exactamente as. Hoy he visto a mi ta. Y con mi padre hablo cada da. Tambin lo he visto esta semana, comenta Amina. No estoy arrepentida. Nadie me ha obligado a hacer lo que hice y estoy orgullosa de convertirme en un smbolo de la mujer tunecina. Es mi lucha. En su mueca, un tatuaje en francs: Mujer Nudismo Libertad.

Claro que me ha afectado todo esto

Pero la mirada de Amina es lejana, amortiguada. Claro que me ha afectado todo esto, pero ms por los comentarios y amenazas aparecidas en Internet que por nada ms. Cuando se le pregunta sobre las acciones de Femen en Francia en su nombre baja los ojos. Tres miembros de Femen quemaron una bandera del Islam frente a la Gran Mezquita de Pars. No estoy de acuerdo con eso. Cmo puedo estar de acuerdo con esto?. Despus de todo, sus sueos son como los de cualquier chica de 18 aos. Cuando termine mis estudios aqu me gustara marcharme a Francia y estudiar periodismo.

Cuando Amina define su accin, sin embargo, pone sobre la mesa un interrogante que se cierne sobre el movimiento feminista tradicional. Lo que ha pasado tambin es un conflicto generacional. Entiendo que haya gente de otra generacin, laica o religiosa, que no entienda estas maneras de protestar. Pero los jvenes no lo vemos as. Por eso milito en Femen. Una concepcin que coincide con la filosofa de Femen. Nuestras chicas deben ser deportistas para poder afrontar pruebas difciles, y bonitas para poder utilizar su cuerpo con sabidura. En resumen, Femen encarna la imagen de la nueva mujer: bonita, activa y totalmente libre, se lee en el libro Femen, escrito por una de las fundadoras ucranianas. Una afirmacin que ofende a las feministas clsicas, definidas por la meditica Inna Txevchenko como mujeres viejas y enfermas que ya no funcionan, arrinconadas en el mundo de las conferencias y los libros.

Mujer, Islam y modernidad

El seno provocador de Amina tambin ha servido para calentar un debate abierto en Tnez desde la victoria de los islamistas de Ennahda en octubre de 2011: la condicin de la mujer. Mujer, Islam y modernidad. Pero para hablar de la mujer tunecina es necesario referirse a un acontecimiento que ha modelado la construccin del Tnez moderno y que ha instalado sus mujeres en un protegido e inmejorable mbito legal, a mucha distancia de la situacin que viven el resto de mujeres magrebes y a aos luz de las mujeres del Golfo. Y, por qu no, de ciertos pases europeos.

El Cdigo del estatuto personal de la mujer fue instituido en 1956, cuatro meses despus de la independencia del pas, por Habib Burguiba, el megalmano padre de la patria tunecina. La abolicin de la poligamia, la creacin de un procedimiento judicial para regular el divorcio, el matrimonio consentido, la eliminacin del repudio, el derecho a voto, la planificacin familiar, el acceso a la educacin de la mujer ofrecan a la mujer tunecina una relativa igualdad con respecto al hombre, impensable en el resto de pases musulmanes. Tambin hay que recordar que el sufragio femenino en Suiza se instaur en 1971, la Ley de divorcio en Espaa data de 1981, o que el Cdigo de la familia marroqu ha sido aprobado en 2006, 50 aos despus del tunecino.

[Artculo publicado en El Triangle]


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter