Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-05-2013

Eslovenia
Las causas de la crisis

Catherine Samary
Viento Sur / CADTM


Eslovenia ha sido presentada repetidamente en los medios de comunicacin, desde la crisis chipriota, como el siguiente eslabn dbil de la eurozona, abocado a solicitar la ayuda europea. Afronta una crisis real, pero que se aprovecha para colar las medidas estructurales reclamadas machaconamente por las entidades financieras internacionales y europeas desde hace aos. La movilizacin social que tuvo lugar durante semanas en todo el pas a lo largo de invierno, y que hoy est en sordina, encierra potenciales excepcionales y grandes fragilidades. Su consolidacin y su extensin determinarn el resultado de un pulso en el que lo que est en juego no solo afecta a los dos millones de habitantes del pas.

Las bazas inmediatas: el rescate de qu?

A pesar de una frgil recuperacin tras la fuerte recesin (8%) de 2009, Eslovenia ha recado en la recesin (2,5%) en 2012 y los pronsticos son pesimistas para 2013. La tasa de paro, que era inferior al 8% en 2010, es hoy en da superior al 11%. Antes de caer (a raz de un escndalo de fraude fiscal) a comienzos de 2013, el gobierno de derechas de Janez Jansa cre una estructura de cesin de ttulos txicos (banco malo) dotado de un tope de 4.000 millones de euros de fondos garantizados por el Estado; el saneamiento de los bancos se asocia a la creacin de una agencia nica de participaciones del Estado (los diversos ttulos financieros que posee) y a una serie de compromisos de restructuracin y de consolidacin fiscal que se supone reducirn al dficit pblico actual al 0,5% del PIB de aqu a 2015. Las primeras reformas de las pensiones y de la legislacin laboral, adoptadas en diciembre de 2012, marcan el camino.

El FMI ha enviado a Eslovenia una misin que ha presentado sus conclusiones tras la visita en marzo de 2013/1. Segn su informe, la situacin alarmante del pas se debe a una espiral negativa que combina tres componentes: los bancos (en grave peligro), las empresas sobreendeudadas y el Estado, metido hasta el cuello en todos los marasmos y con el dficit desbocado. Est claro que esta descripcin tiene razn en algunos aspectos: los tres principales bancos del pas cuyo accionista mayoritario es el Estado han registrado un aumento de la morosidad de sus prstamos de alrededor del 6% en 2009 a ms del 20% en 2012; un tercio de los crditos a las empresas, segn dicho informe, son incobrables. El FMI cifra las necesidades de financiacin del pas en 3.000 millones de euros en 2013 (el equivalente al 9% del PIB de este pequeo pas de dos millones de habitantes), de los que un tercio se requieren para recapitalizar los bancos; el gobierno tiene adems un vencimiento muy importante de refinanciacin de su deuda pblica el prximo mes de junio por importe de 1.000 millones de euros.

El informe del FMI apoya y radicaliza las primeras medidas adoptadas, pero los miembros de su misin dicen estar inquietos por la falta de transparencia y los intereses opacos subyacentes a la crisis. Proponen frente a ello integrar en las nuevas estructuras creadas a expertos internacionales independientes: independientes de quien? El FMI se muestra preocupado asimismo por el mal uso de las finanzas pblicas y declara, en su informe de marzo, el sentido de su respuesta: la defensa mal entendida del inters nacional, incluida la hostilidad a la venta de activos a los extranjeros, lastra el presupuesto y prolonga excesivamente el bajn del sector bancario y de las empresas. Una privatizacin consecuente podra enviar una seal clara a los inversores internacionales. El discurso tiene al menos el mrito de no irse por las ramas.

La primera receta preconizada es por tanto la apertura hasta entonces ms limitada en Eslovenia que en otras partes (vase ms adelante) al capital extranjero. La segunda vincula las grandes necesidades de (re)financiacin mencionadas a las exigencias de austeridad presupuestaria de los pactos europeos. La misin del FMI declara que las primeras medidas adoptadas (sobre la reforma de las pensiones y la legislacin laboral) van en la buena direccin. Qu relacin guarda con la crisis bancaria y los dficit de las empresas? Ninguna. En cambio, se trata sin duda, como en todas partes, de hacer cuadrar la ecuacin universalmente conocida: austeridad presupuestaria (regla de oro) = disminucin del gasto pblico, por tanto privatizacin de los servicios pblicos y reduccin de los salarios y las protecciones sociales: este es el contenido de la pretendida mejora de la competitividad... La misin del FMI reconoce la importancia de negociar estas orientaciones, es decir, de que las acepten los sindicatos y asociaciones de pensionistas, prestndose a apretarse el cinturn bajo la presin de la crisis y de la lgica de la competencia. Esta es la baza primordial.

La nueva primera ministra, Alenka Bratuek, de centro-izquierda/2, prometi presentar un plan de restructuracin a comienzos de mayo y dio garantas al parlamento afirmando que el sistema bancario estaba bajo control, rechazando toda comparacin con la situacin de Chipre. Esto es cierto en varios aspectos. Mientras que la parte de los activos bancarios equivale en Chipre el 700% del PIB (2.500% en Luxemburgo...), en Eslovenia representa el 130%. El reflotamiento de los bancos dispar el dficit presupuestario anual a cerca del 6% del PIB desde 2009 (mientras que el gobierno prometi un retorno al 0,5% de dficit en el horizonte de 2015), lo que evidentemente aument la cuanta de la deuda pblica. Sin embargo, esta ltima sigue siendo inferior al 50% del PIB y por tanto est muy por debajo incluso de las normas europeas. Y Eslovenia tampoco es un paraso fiscal. Al contrario, podramos decir, poniendo el acento en lo que hizo que esta antigua repblica yugoslava, que se independiz en 1991 e ingres en la UE en 2004, se convirtiera en un lugar de importantes resistencias sociales a los preceptos neoliberales, y no, como se dice a menudo, en su mejor alumno, hasta el punto de que las entidades financieras que consideran que su transicin estaba inacabada y el FMI preconiza llevar a cabo de una vez las reformas estructurales para ir ms lejos.

Ms lejos, hacia dnde? Para quin? Cmo? Siguiendo el ejemplo de otros pases, la sociedad civil eslovena podra reclamar una auditora pblica de la deuda eslovena bajo control ciudadano, especialmente por parte de las organizaciones sindicales y de los representantes de las grandes movilizaciones populares, de los trabajadores de banca y de las empresas endeudadas: hay que abrir los libros de cuentas y examinar ce cerca la gestin del presupuesto, recurriendo a (contra)expertos frente a los del FMI y de las instituciones dominantes eslovenas, partiendo de la experiencia del CADTM. Cada caso nuevo es a la vez especfico (y hay que analizar sus particularidades) y producto del espritu dominante del capitalismo real en que todas las nuevas ofensivas neoliberales explotan por doquier las diversas crisis de la deuda para hacer progresar el desmantelamiento de los servicios pblicos y de los derechos sociales.

Se trata de arrojar luz sobre los montajes financieros que alimentaron en Eslovenia una gran burbuja inmobiliaria (similar y sin duda asociada a la que ha golpeado a Croacia y Montenegro e incluso a Hungra) y rechazarla por ilegtima: parece que una parte sustancial de los fondos pblicos concedidos a las empresas eslovenas se financiaron mediante crditos transfronterizos en divisas, especulando en torno a las diferencias de tipos de inters y de cambio, especialmente del franco suizo. En Eslovenia no estamos ante una verdadera crisis de deuda soberana, sino de una autntica crisis bancaria, acompaada de una crisis de toda la clase poltica dominante, en la que los grandes partidos e instituciones nacionales e internacionales pretenden canalizar y disciplinar la clera popular y las resistencias. Estas ltimas han sido importantes, aunque frgiles, desde la independencia del pas.

Las resistencias eslovenas tras el gradualismo

Desde la independencia de 1991, los partidos de derecha no han cesado de tratar de erradicar los restos de la Yugoslavia autogestionaria y de criminalizar la revolucin, presentando a las corrientes reaccionarias como autnticas patriotas. Pero Eslovenia se ha beneficiado mucho del pasado, tanto en el plano de los derechos nacionales como sociales, construyendo su Estado en un marco yugoslavo de carcter marcadamente confederal. Y los derechos autogestionarios fueron eficaces desde el punto de vista econmico, legando en particular unos servicios de salud y educacin de alto nivel. De ah que durante 15 aos (tras un breve periodo de gobierno de una coalicin de derechas en 1991, DEMOS), la presidencia y el parlamento esloveno hayan estado dominados por un centro-izquierda sensible a las presiones populares y reacio a las polticas de destruccin radical de las conquistas sociales.

Pero el gradualismo esloveno es ante todo el resultado de luchas en que las aspiraciones populares se han expresado de modo colectivo y organizado. No as en el plano poltico: los excomunistas socialdemocratizados se han convertido, como en otras partes, al socioliberalismo, defendiendo la incorporacin a la UE y la OTAN (presentadas en un mismo paquete) y las relaciones clientelares. La moderacin relativa de los gobiernos de centro-izquierda que han llevado las riendas durante 15 aos (hasta 2004) fue ms bien una manera de colar la restauracin capitalista, aunque cediendo a las luchas y presiones sociales en cuestiones particulares del programa neoliberal. Ningn partido poltico sostuvo realmente aquellas resistencias (salvo hasta hace poco el Partido de los Jubilados, que lamentablemente se ha integrado en la reciente coalicin de derechas): fueron los sindicatos eslovenas los que las organizaron. Esta es la verdadera causa de las especificidades eslovenas, evidentemente explicables por cierta fortaleza popular en la defensa de las conquistas sociales, aunque tambin por cualidades propias de los dirigentes sindicales surgidos en aquel contexto.

Tras la independencia en 1991, en efecto, los antiguos sindicatos oficiales se disolvieron y pasaron a formar inmediatamente una Confederacin de Sindicatos Libres (ZSSS), centrada en la organizacin de luchas de resistencia concretas. Fue capaz de impulsar varias huelgas generales y grandes manifestaciones, que reunieron a varias decenas de miles de personas de una poblacin total de dos millones y una capital de 350.000 habitantes. Cuando se formaron los nuevos sindicatos, tambin empezaron a constituirse frentes. Fruto de ello fueron, desde comienzos de la dcada de 1990, la constitucin de rganos de negociacin colectiva (sindicatos, patronal, Estado) e importantes derechos de iniciativa popular: el Parlamento est obligado a examinar toda proposicin de ley firmada al menos por 5.000 electores y toda proposicin de enmienda constitucional presentada por 30.000 electores como mnimo. Tambin est obligado a convocar un referendo si lo reclaman al menos 40.000 electores. Paralelamente a las negociaciones en el marco institucional, los sindicatos han mantenido regularmente y hasta hoy una relacin de fuerza externa: han organizado impresionantes movilizaciones en la calle o campaas para conseguir, y ganar, sendos referendos populares contra proyectos antisociales.

En otras palabras, mucho antes de las revueltas del invierno de 2012, de las que se hicieron eco los medios de comunicacin internacionales crisis bancaria obliga, las movilizaciones hostiles a las polticas neoliberales dominantes fueron excepcionales en aquellos aos en comparacin con el conjunto de los pases del este candidatos a la adhesin a la UE, e incluso ms all. Es ms, este fenmeno se dio en varios mbitos clave: desde la resistencia a las privatizaciones hasta el bloqueo de proyectos de reforma del sistema de pensiones, pasando por el rechazo del impuesto plano (impuesto unificado y de tipo nico y ya no progresivo sobre las rentas y el capital), la proteccin de los salarios y el rechazo de los contratos precarios.

Se puede decir, para resumir, que el crecimiento esloveno no aprovech las ventajas competitivas preconizadas en otros pases (reduccin de los salarios y bajada de los impuestos sobre el capital). El caso es que los sentimientos populares y el movimiento sindical se vieron refrendados por los anlisis del exministro y economista Joe Mensiger/3, que se desenganch de la aprobacin por la mayora de economistas de Europa oriental de las tesis neoliberales: destac en particular el carcter cuando menos incierto de una orientacin basada en las bondades de las IDE (inversiones directas extranjeras) y, en todo caso, la necesidad de una supervisin macroeconmica de las financiaciones. El crecimiento esloveno ha sido fuerte y regular, situando el pas en un nivel prximo a la media europea, por encima de todos los dems nuevos pases miembros de la UE de Europa oriental, y ello a pesar de tener unos niveles salariales ms elevados, de haber rechazado el impuesto de tipo nico y reducido sobre el capital y las rentas y, por consiguiente, una proporcin menor que en otros pases de la IDE con respecto al PIB. Los argumentos econmicos y sociales se combinaron con un nacionalismo hostil al capital extranjero, por oposicin a la opcin en sentido contrario de Estonia/4.

Esta es la razn por la que Eslovenia ha sido un contramodelo aunque como en todas partes se restaur el capitalismo segn las instituciones financieras internacionales y europeas: se trata ahora de destruir hasta las ltimas consecuencias toda especificidad y toda resistencia a la lgica absoluta de la competencia capitalista globalizada. Estas resistencias se han visto en gran medida socavadas por la manera en que se desmantel la antigua propiedad social. Conviene examinar esto ms de cerca.

Estatalizacin y accionariado de masas en vez de propiedad social

La antigua propiedad social no perteneca al Estado y estaba asociada a un estatuto y unos derechos autogestionarios y no al dinero. Fue desmantelada desde arriba (la estatalizacin nacional/nacionalista) y desde abajo: la trampa del accionariado popular de masas en el contexto traumtico de la crisis y de las guerras yugoslavas. Si en este marco no podemos retomar aquellos episodios ni examinar la cuestin de la autodeterminacin de cada pueblo, s que podemos decir que todos los pueblos de la regin sufrieron la ausencia de un proyecto yugoslavo o mejor, balcnico (implicando a los pueblos eslavos y no eslavos en pie de absoluta igualdad) de gestin solidaria de la crisis de la dcada de 1980 que preservara los derechos sociales (autogestionarios) y nacionales adquiridos. La consolidacin de los derechos de propiedad de las nuevas burguesas nacionales se llev a cabo en condiciones de opacidad y sin ningn medio autnomo de defensa de sus derechos e intereses por parte de los trabajadores de todas las nacionalidades.

La restauracin capitalista se produjo por tanto efectivamente en Eslovenia como en otros pases, inclusive con su lote de restituciones a los antiguos propietarios, entre ellos la iglesia catlica, que ha recuperado los bosques del pas. Y como en otros pases, la falta de capital monetario endgeno para comprar realmente empresas comport, como en la mayora de pases del socialismo real dejando de lado Hungra y los pases Blticos, que acudieron de inmediato al capital extranjero, una primera fase de privatizacin masiva (esencialmente jurdica, sin aportacin o con muy poca de capital monetario) y pretendiendo restituir a los trabajadores las participaciones en la antigua propiedad por la va del accionariado. Al mismo tiempo que hubo una estatalizacin de la responsabilidad de las privatizaciones con nuevas leyes que destruyeron el carcter social del antiguo sistema de propiedad indiferente a la nacionalidad asociadas a la creacin de los Estados-nacin, se cre por tanto un accionariado popular de masas.

Tras varios aos de negociaciones, el sistema adoptado en Eslovenia reparta el capital social de las empresas por tramos, de acuerdo con la siguiente frmula: el 10% para los fondos de pensiones; otro 10% para los antiguos propietarios (restituciones); un 20% para los fondos de desarrollo abiertos a nuevos compradores. Del 60% restante, un tercio deba distribuirse gratuitamente a los insiders (colectivos de trabajo internos trabajadores y directivos de cada empresa); el 40% que quedaba se atribua finalmente al Estado (en el caso de las empresas estratgicas o deficitarias) o al conjunto de la ciudadana, conformemente a la idea de que la propiedad era social y no empresarial. Por tanto, cualquier trabajador/ciudadano poda convertirse en accionista de cualquier empresa socializada, especialmente con ayuda de los bonos (vales) distribuidos a los ciudadanos para poder adquirir esas acciones. Si optaban por comprar participaciones en su propia empresa (adems del 20% inicial), les concedan un 50% de descuento y facilidades de pago. Lo que no adquiran los trabajadores/ciudadanos reverta en las arcas del Estado o del fondo de desarrollo.

En la prctica se produjo como en todas las variantes de esta lgica del accionariado popular mediante vales en Europa oriental une rpida concentracin del capital en pocas manos. En tres aos, segn Joe Mencinger/5, el accionariado masivo se redujo un tercio, pues los capitalistas de vale preferan revender sus participaciones a cambio de dinero contante y sonante, especialmente con la prdida de ingresos de comienzos de la dcada de 1990. Si los insiders eran mayoritarios en ms del 60% de las empresas al trmino del periodo inicial de privatizacin (1997), se trataba de las ms pequeas, que representaban menos del 25% del capital total; en cambio, en las 150 empresas que abarcaban el 45% del capital total, los insiders posean menos del 20% de las participaciones; estas cifras no reflejan las participaciones adquiridas por los propios directivos, que en muy pocos casos siguieron siendo rojos, como los llamaban. En la prctica, el Estado esloveno mantuvo el control de las grandes empresas y de los sectores estratgicos: seguros, distribucin, telecomunicaciones y bancos, y hasta la dcada de 2000 sigui siendo el accionista principal o incluso mayoritario, lo que facilit una transicin menos agresiva desde el punto de vista social.

La evolucin del sector bancario esloveno

El caso del sector bancario refleja las resistencias iniciales al ultraliberalismo, contrariamente al ejemplo ya mencionado de Estonia. Pero hay que recordar de entrada que en la ltima fase del sistema yugoslavo, las reformas constitucionales de comienzos de la dcada de 1970/6 resocializaron los bancos en el marco de las empresas autogestionadas, de las que pasaron a ser el departamento financiero. Fue este sistema, que favoreci un fuerte endeudamiento en la dcada de 1980, el que se vio confrontado con las privatizaciones masivas de las empresas autogestionadas, con su accionariado de masas y todo.

A partir de 1991 se introdujo un sistema de dos niveles (banco central y bancos comerciales sujetos a una lgica de beneficio). Se crearon nuevos bancos y los antiguos servicios bancarios fueron privatizados de hecho automticamente cuando sus antiguos propietarios (empresas autogestionadas) pasaron a ser accionistas principales. Sin embargo, el endeudamiento anterior y la desintegracin yugoslava plantearon graves problemas de crditos irrecuperables, asociados tambin al hundimiento de las empresas en la recesin sistmica de comienzos de la dcada de 1990. Adems era imposible reembolsar las cuentas en divisas. En 1993, los bancos medianos quedaron sometidos al control administrativo de una Agencia de Rehabilitacin Bancaria, de propiedad pblica, que se apoder de hecho de los bancos quebrados y los reestructur hasta 1997. Al trmino del proceso de rehabilitacin, el Estado se convirti en propietario oficial de una parte esencial del sistema bancario y en particular de los dos bancos ms grandes, Nova Ljubljanka banka (NLB) y Nava Krediyna banka Maribor (NKBM) a raz de una fusin con el tercer banco ms grande (vanse los cuadros).

En 2002, presionado por las exigencias de las entidades financieras y de la Comisin Europea, el gobierno anunci la privatizacin de estos dos bancos en el marco de una adjudicacin que fue un fracaso parcial: las protestas populares contra la privatizacin de las compaas de seguros y los bancos, y en particular contra la venta de los activos bancarios al capital extranjero, impusieron una limitacin de la adquisicin de acciones por el banco belga KBC al 34% del capital de NLB, mientras que el Banco Europeo de Reconstruccin y Desarrollo (BERD, de carcter pblico internacional) obtuvo el 5%. Tras algunas otras cesiones, el Estado conserv el 44% de los activos de NLB (pero ms del 90% del NKBM).

Variacin de la estructura de la propiedad del sector bancario esloveno en 2000-2004


2000

2001

2002

2003

2004

Capital extranjero

12,0

16,0

32,5

32,4

32,4

Estado

36,8

37,0

20,3

19,4

19,1

Privado nacional

51,2

47,0

47,2

48,2

48,6

(Fuente: Joe Mencinger, Privatization in Slovenia, EIPF y Universidad de Liubliana, 2006)

Sin embargo, con las negociaciones de adhesin a la UE en la dcada de 2000 se intensificaron las presiones a favor de la integracin financiera de los pases candidatos mediante su apertura a la libre circulacin de capitales. En todos los pases candidatos (inmediatos o potenciales), los aos 2004-2007 fueron testigos de importantes entradas de inversin directa extranjera (IDE), especialmente en el sector bancario: la liberalizacin de los servicios financieros en el marco de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC) a finales de la dcada anterior coincidi con las dificultades particulares de creacin de bancos privados en Europa oriental en el contexto de un sentimiento de seguridad generado por la perspectiva de la integracin en la UE: de ah el aumento espectacular de la parte de los activos bancarios controlados por los bancos de Europa occidental. No obstante, Eslovenia se apart del guion general a pesar de la creciente presin a favor de las privatizaciones, y la parte de los activos bancarios bajo control extranjero no dej de ser minoritario hasta nuestros das.

Parte de los activos en manos del capital extranjero (en % del total) en los bancos y ao en que el capital extranjero comenz a controlar (en su caso) el 50% de los activos


Pas

Ao del 50% bajo control extranjero

Activos controlados por el capital extranjero en 2007

Activos controlados por el capital extranjero en 2011

Rusia

-

17,2

16,92

Nuevos pases miembros de la UE

Rep. Checa 

2000

84,8

84,7 (2008)

Hungra

1997

64,2

85,8

Polonia

2000

75,5

69,2

Eslovaquia

2001

99

91,5

Letonia

1996

63,8

65

Estonia

1998

98,8

94

Lituania

1998

91,7

90,8 (2010)

Eslovenia 

-

28,8

29,3

Rumana

2001

87,3

81,8

Bulgaria

2000

82,3

76,5

Balcanes occidentales

Albania

2004

94,2

90,3

Bosnia y Herzegovina

2001

93,8

94,5 (2009)

Croacia

2000

90,4

90,6

Macedonia

2000

85,9

92,4

Montenegro

2005

78,7

89,7

Serbia

2005

75,5

74,5

Fuente: BERD informes por pas

Esta debilidad relativa de la participacin de los capitales extranjeros en los bancos se repite a escala global en la participacin de la IDE en el PIB, que es mucho menos en Eslovenia que en todos los dems pases de Europa central y oriental (PECO).


IDE en los PECO antes de la adhesin a la UE)


Pas


IDE/PIB en %

1995


IDE/PIB en %

2003

Activos bajo control de los bancos extranjeros en el total de activos (2001)

Rep. Checa

14,1

48,0

90,0

Estonia

19,3

77,6

98,9

Letonia

13,9

35,1

65,2

Lituania

5,7

27,2

78,2

Hungra

25,3

51,8

88,8

Polonia

5,8

24,9

68,7

Eslovaquia

4,2

31,5

85,5

Eslovenia

9,5

20,7

20,6


Sin embargo, y contrariamente a toda interpretacin nacionalista de la crisis bancaria, el ejemplo esloveno ilustra asimismo que el cebo del beneficio y por tanto de los montajes financieros no dej de atraer a los bancos nacionales con fuerte presencia de capital pblico en Eslovenia. Esto significa que hay que poner el acento en la lgica econmica y financiera global y en la propia de los bancos. La integracin europea de Eslovenia acerc su poltica y las prcticas de los partidos a los criterios dominantes. Las privatizaciones se intensificaron, y con ellas las diversas operaciones clientelares de corrupcin, que comenzaron a penetrar en los partidos en el poder. Esto lo aprovecharon los partidos de la derecha.

De la radicalizacin neoliberal a la crisis

El ao de ingreso de Eslovenia en la UE (2004) marc tambin la llegada al poder del Partido Democrtico Esloveno, de derechas, y del primero gobierno de Jana. Haba llegado la hora de la nueva estrategia de desarrollo: era la rplica de la estrategia neoliberal de Lisboa elaborada en 2005 a escala europea. Y se presentaba como una promocin del bienestar, de la iniciativa privada, de las libertades y de una mayor transparencia del Estado, contra la corrupcin que haba manchado a los partidos de centro-izquierda que gobernaban desde haca 15 aos. En nombre de estas promesas se puso fin al gradualismo de las reformas, y ello a pesar de los xitos de Eslovenia/7. A partir de entonces se incluyeron en el orden del da, como reclamaba la Comisin Europea, la flexibilidad del trabajo, la reforma de las pensiones y la de los impuestos, pilares de la apertura radical a la IDE: una tarifa plana de bajo nivel para atraer capital, acompaada de un aumento del IVA sobre los productos.

La transparencia del Estado se tradujo por un vasto proyecto de privatizacin, en particular de los grandes bancos y compaas de seguros, de telecomunicaciones y del sector energtico, sobre la base de una crtica al clientelismo estatal. En realidad, en el marco de ciertas operaciones opacas (especialmente a travs del control de dos fondos de inversin pblicos, KAD et DOD), el partido gubernamental se reserv partes sustanciales (del orden del 30 al 40%) en la privatizacin total o parcial de sectores importantes (puerto, aeropuerto, fbrica de cerveza, venta minorista Mercator, compaa petrolera, laboratorio farmacutico, etc.), no sin clientelismo poltico, claro.

A partir de 2007 se inici una importante burbuja inmobiliaria, como en Espaa, pero sobre todo como en Hungra, Croacia y Montenegro. La combinacin de la crisis bancaria y de la recesin en la vieja Europa en 2008 golpe sin remedio a un pas muy dependiente (por su tamao) de las exportaciones a la UE a menudo en forma de trabajos subcontratados y cuyo crecimiento reciente haba venido impulsado por una especulacin inmobiliaria regional de gran amplitud y crditos transfronterizos poco controlados. La crisis bancaria y la recesin mundial y europea en 2008 provocaron una fuerte contraccin de las exportaciones y de los crditos despus de la crisis bancaria/8. Con el alza de los tipos de inters de los prstamos txicos se multiplic la morosidad. As, la recesin golpe a Europa oriental en 2009 especialmente por su doble dependencia comercial y financiera con respecto a la UE. La cada de la tasa de crecimiento fue en esta regin ms fuerte que en la antigua UE/9. El retorno al crecimiento result ms difcil en los pases en que en la fase anterior hubo una burbuja inmobiliaria alimentada por el crdito y que ms dependan de las exportaciones a los pases frgiles de la UE: este era el caso, en ambos aspectos, de Eslovenia, que tiene a Italia como principal socio comercial.

Desde entonces, los discursos alarmistas se han multiplicado tanto por parte del gobierno como de las instituciones internacionales y europeas: Eslovenia est segn ellos al borde del abismo y tendr que aceptar (de una vez) medidas de saneamiento y de competitividad, especialmente si debe recurrir al mecanismo europeo de salvamento. Los escndalos de corrupcin y de fraude fiscal, combinados con los recortes sociales, alimentaron las grandes movilizaciones populares del invierno pasado.

De Maribor al pas entero y a los Balcanes

La gota que colm el vaso en la ciudad de Maribor fue, a finales de 2012, la privatizacin del cobro de las multas por exceso de velocidad tras la instalacin de radares. La clera popular estall al mismo tiempo que la comisin anticorrupcin revelaba algunos escndalos asociados a la gestin caciquil y familiar del alcalde, Franck Kangler. Hasta entonces, este ltimo haba gozado de una imagen ms bien popular de sheriff y hombre duro de gran corazn, imagen fomentada con la distribucin gratuita de gulash en la calle. Sin embargo, desde comienzos de la dcada de 1990, tras la independencia eslovena, cuando Maribor, que gozaba de un estatuto de autonoma, conoci pronto la quiebra de los antiguos gigantes industriales locales y su privatizacin. Se multiplicaron las asociaciones pblico/privadas con compaas extranjeras, prefigurando la privatizacin de los servicios: sobre estas bases, a partir de 1997 la tarifa del agua era bastante ms alta en la ciudad que en el resto del pas, como fue tambin el caso, ms recientemente, de las tarifas del transporte pblico, cuya gestin fue adjudicada a la multinacional francesa Veolia.

El ao pasado, el alcalde de la ciudad, Frank Kangler, despus de haber vendido el telefrico, privatiz asimismo la red de distribucin de gas para asegurar, segn l, los recursos que permitiran a Maribor asumir sus actividades de Capital europea de la cultura. Las viviendas sociales, los equipamientos municipales, los servicios funerarios tambin fueron privatizados en su totalidad o en parte, operacin que en todos los casos dio lugar a un aumento subsiguiente de los precios. Las peticiones y otras iniciativas populares no fueron atendidas. Las manifestaciones de clera, por tanto, se radicalizaron, exasperadas por ms de una quincena de condenas del alcalde por diversos delitos. Las respuestas represivas del gobierno Jana y los escndalos de fraude fiscal y otros delitos que salpicaron al propio primer ministro no hicieron sino generalizar el enfado, hasta que se rompi la coalicin gubernamental en enero de 2013.

Al amparo de las manifestaciones espontneas, adems de la acumulacin de las resistencias organizadas por los sindicatos, se form otro crisol de radicalizacin, dirigido a la juventud, al margen de los partidos institucionales: la Workers & Punks University (WPU) universidad paralela autogestionada, creada en 1998, que ha roto con el silencio estupefaciente de la vida intelectual eslovena de la dcada de 1990, como declara la presentacin de la WPU. Esta tuvo que desarrollarse al margen de la institucin universitaria oficial, convertida en bastin del conservadurismo nacionalista y de la ideologa liberal tecnocrtica a finales de la dcada de 1990. Pero tambin tuvo que resistirse a la ONGeizacin finalmente convencional que tambin la amenazaba, no en vano estuvo financiada por el multimillonario Soros (quien apoy en la regin a todos aquellos que se resistan a los nacionalismos belicosos). El equipo de animacin de la WPU resisti en todos estos frentes a la hora de organizar sus seminarios de lectura y reflexin, incorporando lo ms rico de las tradiciones marxistas y de la crtica de la economa poltica y centrando en estos ltimos aos la enseanza en el anlisis de la crisis capitalista y europea, al igual que de la experiencia del socialismo yugoslavo. Alimentada tanto por la riqueza del pasado/presente de la revolucin y de la experiencia autogestionaria yugoslava y por la percepcin de la crisis profunda del sistema capitalista globalizado, la WPU organiza cada ao 5 o 6 seminarios de lecturas y proyecciones de pelculas que culminan en una semana intensiva de talleres de reflexin en su Escuela del 1 de mayo. La bsqueda de participantes exteriores y de jvenes de los distintos pases balcnicos ha llevado a sus miembros a organizar los cursos en ingls, con centros de formacin en varios pases de la regin, gracias al valioso apoyo de la Fundacin Rosa Luxemburg asociada al partido alemn Die Linke.

As que se produce una interaccin entre diversas movilizaciones e iniciativas en los Balcanes, donde se articulan dos grandes ncleos que permiten cada vez ms dialogar e intercambiar puntos de vista sobre las alternativas: el de la WPU de Liubliana, que culmina en los seminarios de varios das de duracin en su Escuela del 1 de mayo, y el del Festival Subversivo de Zagreb/10, desde hace ya varios aos. Este gran foro en Croacia acoge a centenares de personas (sobre todo jvenes) gracias a la combinacin de diversas dimensiones: desde el festival de cine progresista hasta grandes espectculos mediticos, pasando por talleres de reflexin temticos a los que acuden cada ao participantes internacionales. El ao pasado introdujo un cambio importante al organizar un primer Foro Social Balcnico, que deber ampliar sus lazos y consolidarse. Todas estas iniciativas se producen en una situacin marcada por el impacto directo en los Balcanes de la crisis griega y, en cuanto a la radicalizacin poltica, el de Syriza (algunos de cuyos militantes y dirigentes participan en los encuentros de Liubliana y Zagreb).

La reflexin sobre la construccin de los necesarios frentes sociopolticos amplios y el sentimiento de que Europa puede y debe repensarse observando la experiencia de sus periferias del sur y del este nutren todos estos encuentros. Este ao, la cumbre alternativa de Atenas se preparar en Zagreb en mayo... El Manifiesto por la anulacin de las deudas ilegtimas adoptado durante el Foro Social Mundial de Tnez/11 tambin se refiere a Eslovenia. El caso es que la crisis eslovena se inscribe cada vez ms en la normalidad capitalista europea, lo que exige encontrar focos de resistencia a esta escala al tiempo que se forma un frente sociopoltico que asocie a los sindicatos y los jvenes en la resistencia popular nacional. El papel de bisagra de la pequea y rica Eslovenia en los Balcanes y en la zona del euro es esencial para la construccin de otra Europa.

Notas

1/ Cf. Slovenia 2013 Staff Visit: concluding statement of the Mission. Liubliana, 18 de marzo de 2013

2/ En las ltimas elecciones legislativas (diciembre de 2011), el nuevo partido Eslovenia positiva (de centro-izquierda), fundado por el alcalde de Liubliana, Zoran Jankovic, fue el ms votado, pero no logr formar gobierno. Puesto que Jankovic prefiri entonces volver a presentarse para alcalde de la capital, en marzo de 2012 renunci a su escao parlamentario. As se estableci una coalicin eclctica escorada a la derecha (en la que se integr el Partido de los Jubilados), que incluye al SDS de Janez Jana, elegido primer ministro a comienzos de 2012. A raz de las manifestaciones y revelaciones de fraudes fiscales y otros escndalos que afectaron a Jansa, este dimiti y la presidente del partido Eslovenia positiva se ha convertido en la primera mujer primera ministra.

3/ Exministro del primer gobierno de comienzos de la dcada de 1990, dimiti entonces para protestar contra las leyes de privatizacin impulsadas por Jeffrey Sachs, un personaje muy conocido en Amrica Latina y en Polonia por sus consejos ultraliberales. Ha participado en las redes de los economistas europeos contrarios a las polticas neoliberales.

4/ Sobre la comparacin entre Estonia y Eslovenia, vase Nicole Rene Lindstrom, Economic nationalism in the New Europe. Conferencia European Identities? Londres: Nanovic Institute for European Studies. 17-18 de octubre de 2008 http://nanovic.nd.edu/research-publ...

5/ Cf. Joe Mencinger, Privatization in Slovenia, EIPF y Universidad de Liubliana, 2006

6/ En la fase del socialismo de mercado de mediados de la dcada de 1960 a comienzos de la de 1970 se desmantelaron los fondos de inversin que estaban al servicio de la planificacin, se reforzaron los derechos autogestionarios de forma descentralizada en las empresas atomizadas y los bancos asumieron la lgica del beneficio, aunque seguan controlando una parte importante del excedente. Muy pronto se produjeron fenmenos de smosis entre el sector bancario y las direcciones de las empresas a espaldas de los trabajadores. Las protestas sociales e ideolgicas contra la burguesa roja y la propiedad de grupo, as como la rpida agravacin de las diferencias de desarrollo asociadas a la competencia comercial, provocaron un viraje de la direccin titista y la aprobacin de enmiendas constitucionales. Sobre las diferentes reformas del sistema yugoslavo, vase Catherine Samary (en francs o ingls), Nobebook n7/8, Plan, march et democratie, Amsterdam: IIRE, 1988. http://www.iire.org/en/publications

7/ Tras la recesin inicial relacionada tanto con el cambio de sistema como con el desmantelamiento de Yugoslavia, Eslovenia tuvo una tasa de crecimiento estable y relativamente alta de alrededor del 4% y conoci, a pesar del aumento de las desigualdades, un menor grado de destruccin de las conquistas sociales gracias a las resistencias sealadas, lo que le permiti mantenerse a la cabeza de todos los PECO en PIB por habitante (que en 2010, a pesar de la recesin de 2009, era de 28.000 dlares estadounidenses (USD) en paridad de poder de compra, cercano a la media de la UE, frente a un poco ms de 18.000 USD de Estonia, siendo el ms bajo el de Rumania, con 11.700 USD).

8/ En 2009-2010, el intento de una retirada masiva de los bancos occidentales de sus filiales del este para hacer frente a su propia crisis amenazaba con convertirse en un tsunami social y bancario. La crisis se produjo efectivamente, as como la contraccin del crdito, pero el hundimiento de las filiales de los bancos occidentales no se produjo gracias a una intervencin masiva y poco conocida de todas las grandes instituciones financieras mundiales y europeas en el marco coordinado de la llamada Iniciativa de Viena (vase vienna-initiative.com). La fragilidad de la situacin particularmente en los pases balcnicos golpeados por la crisis griega (Serbia, Rumania...) llev al BERD a lanzar una segunda Iniciativa de Viena en 2012. Despus de haber celebrado la estabilidad asociada a la integracin financiera, el BERD recomienda ahora a los bancos de Europa oriental que traten de depender menos de la financiacin externa y de financiar sus crditos sobre la base de los depsitos nacionales.

9/ La cada fue ms importante en los Estados blticos del 14 al 18 % del PIB en 2009, despus de que fueran presentados como los tigres de Europa oriental, caracterizados por un alza muy intensa de los crditos al consumo tras una considerable cada del nivel de vida en la dcada de 1990. El conjunto de los pases del este conocieron una recesin ms fuerte que los pases de Europa occidental; los nicos pases de esa regin que evitaron la recesin fueron Polonia, gracias a su volumen y a sus fuentes de crecimiento ms diversificadas, y Albania, con un fuerte apoyo del Estado antes de las elecciones, la repatriacin de las remesas de emigrantes afectados por la crisis y el aumento de las exportaciones.

10/ Vase su pgina web (en croata y en ingls): www.subversivefestival.com

11/ Vase http://cadtm.org/Espanol


Traduccin: VIENTO SUR

Fuente: http://www.vientosur.info/spip.php?article7958



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter