Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2013

Siria
Se acerca la solucin rusa?

Salama Kayleh
Aljazeera


El anuncio de un acuerdo ruso-estadounidense en torno a una solucin para Siria tal vez haya sorprendido a algunos que consideraban que la lucha internacional se sigue librando entre el imperialismo estadounidense y el socialismo ruso.

Pero era algo natural a la luz de los acontecimientos internacionales que han seguido a la crisis financiera y que han afectado a EEUU en primera instancia y le han hecho revisar su expansin en el mundo y sus alianzas. Ello tambin le ha obligado a trabajar para lograr un consenso con Rusia en cuestiones internacionales, de cara a evitar una alianza de Rusia con China que le cierre la posibilidad de seguir siendo una gran potencia tras convencerse de que su potencial para gobernar el mundo ya no es tal.

Como ya hemos dicho muchas veces, Rusia luchaba para obtener a Siria tras perder sus alianzas con la de cada la Unin Sovitica, y con la tendencia del nuevo capitalismo en Siria a mirar hacia Occidente, especialmente EEUU, donde los nuevos hombres de negocios padecan una pasin occidental. Tras reducirse sus capacidades martimas necesit an ms a Siria como lugar en que poner su pie en el Mediterrneo, un proyecto que comenz en 1981 y que se detuvo por las presiones estadounidenses sobre Hafez al-Asad. En consecuencia quera una resolucin internacional sobre sus intereses legtimos en Siria, especialmente de EEUU.

EEUU se alej de la zona despus de que sus prioridades en la regin se limitaran a Asia y el ocano Pacfico y por ello, se qued mirando lo que suceda en Siria desde lejos sin ninguna injerencia directa y tal vez tampoco indirecta, y decidi no llevar a cabo una intervencin militar ni armar a la oposicin, insistiendo en que la solucin es poltica.

Su necesidad de acercarse a Rusia le permita, por tanto, desentenderse de Siria despus de creer poco despus de la ocupacin de Iraq que poda lograr un cambio en ella en el marco de la reconfiguracin de la zona sobre una base sectaria. Pero fracas (al parecer como resultado de la competicin por el dominio de Siria entre Turqua, que logr un peligroso acuerdo estratgico, y Francia, que apoyaba el cambio de poder; pero hay quien vea que todo impulso estadounidense de dominar Siria deba detenerse, y quiz aqu destaca el papel de Sarkozy del que se deca que haba destapado el golpe militar que se estaba preparando).

As era natural que se lograra un acuerdo EEUU-Rusia de vender Siria a Rusia, a cambio de los intereses en otros lugares que podremos apreciar tal vez tras el encuentro entre Obama y Putin el prximo mes.

Obama, desde 2012, ha declarado que Rusia debe patrocinar la etapa de transicin en Siria, como sucedi en Yemen. Pero Rusia entonces apoy el salvaje ataque militar que comenz contra Baba Amro, y despus contra todas las ciudades y regiones de Siria, partiendo de su miedo al dominio por parte de los combatientes armados sobre las ciudades en caso de que comenzase un traspaso de poder (como declar Lavrov, ministro de Exteriores ruso, en una entrevista con los ministros de Exteriores rabes en la Liga rabe en aquel momento).

Con ello, se meti hasta el fondo en el fango sirio y se convirti en cmplice de la lucha, una lucha que se extiende en vez de retroceder, y donde la fuerza de las brigadas armadas ha aumentado en vez de descender, y ya dominan amplias zonas de Siria.

Tal vez, la estupidez imperialista rusa ha empujado a EEUU a explotar esto para alargar la lucha y expandir la destruccin y la muerte, y as debilitar a Siria como pas y dejrsela destruida a Rusia en herencia. Sin embargo, la poltica estadounidense sigue partiendo de que Siria es una porcin para Rusia.

EEUU se ha beneficiado de la magnitud del papel de las fuerzas armadas y del retroceso de las capacidades de las autoridades, y tambin de la incapacidad rusa de comprender que abandonar a Bashar al-Asad y hacer realidad un proceso de transicin de poder es una necesidad, para convertirse en parte de la solucin. EEUU pidi a Rusia que llevara a cabo el traspaso de poder, pero el fracaso ruso oblig a la vuelta de EEUU como parte de la solucin: Rusia necesita el papel de ayudante de EEUU.

A pesar de las declaraciones que insinuaban la existencia de disputas entre ambos lados sobre la interpretacin de los puntos del acuerdo de Ginebra, haba un plan efectivo para lograr unos puntos del acuerdo. EEUU jug el papel de broker para organizar a la oposicin siria exterior (la interior ya la haban organizado los rusos), lo que le hizo implicarse en una solucin segn el diseo ruso.

Eso es lo que se vio cuando se cre la Coalicin Nacional Siria, y es el papel que juega despus de que los Hermanos dominen la Coalicin, y se haya provocado el fracaso de la iniciativa de Moaz al-Jatib, pues se intenta redisear la situacin para ser parte de la solucin.

Ello ha quedado patente en los intentos estadounidenses de que los Amigos de Siria adoptaran el Acuerdo de Ginebra segn la interpretacin rusa, y de frenar a los pases que han trabajado desde el inicio de la revolucin en conformar una alternativa que sirva a sus intereses, o que ha apoyado a fuerzas fundamentalistas y salafistas para llevar a Siria a una lucha sectaria que aborte la revolucin.

Rusia, por supuesto trabaja para organizar a las fuerzas en el poder que pueden formar parte de la solucin, y quiz trabaje tambin para frenar el papel iran, especialmente porque Rusia es quien protege a Irn internacionalmente, y por tanto, no puede chocar con l.

En este contexto, se conforma el gobierno de transicin con plenos poderes y se echa tierra sobre la era asadiana. Naturalmente, el punto de divergencia que siempre aparece es el futuro de Bashar al-Asad, pues EEUU apuntaba la necesidad de que dimitiera mientras Rusia se negaba a que su dimisin fuera el preludio de la solucin, y parta de la necesidad de dejar el asunto para una etapa posterior.

Estamos entonces ante una solucin cercana?

Quiz. Y as es como parece segn lo que est sucediendo en la prctica, pues parece claro y sin ningn tipo de duda que hay un acuerdo ruso-estadounidense. En cuanto al resto de detalles, pueden ser tratados cuando se haga realidad, ya que no es necesario que dicho acuerdo lleve a una solucin rpida y pueden aparecen complicaciones que retrasen la posibilidad de lograr una solucin. No obstante, el horizonte de la solucin est claro y el camino hacia l ha comenzado a pavimentarse.

Sin embargo, creo que para que la solucin tenga xito, debe de quedar claro que esta exige el fin de Bashar a-Asad, una cuestin importante para lograr dos puntos esenciales. El primero convencer a los sectores principales del pueblo de que se ha logrado un paso importante, pues no es posible una estabilidad sin ello, y tampoco es posible convencerse de que un paso dado traer la calma sin que termine el gobern de la familia Asad. Al menos este paso ha de darse, como en el resto de pases rabes que han presenciado revoluciones y donde se ha acabado con los presidentes.

Lo segundo es rebajar la tensin que se ha acumulado durante la revolucin y que ha puesto a varios sectores del pueblo contra el resto. No discutiremos aqu el contexto que ha impuesto eso, pero las fuerzas del rgimen no podrn mantenerse en el poder (en el marco del gobierno de transicin) sin un paso como este. Esto recaer sobre todos los que empujaron a que se perpetraran todas estas masacres y toda esta destruccin.

A la luz de todo esto, puede decirse que el paso puede darse, pero el objetivo de la revolucin iba ms all de la eliminacin de cargos, y si la realidad objetiva impone ahora este diseo, las peticiones del pueblo seguirn siendo el motor de la movilizacin popular continua, que no se detendr hasta que cambie el modelo econmico y se funde un Estado democrtico y civil.

Publicado por


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter