Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-05-2013

Espacio crtico para la construccin socialista #145
Chavismo, madurismo, GPP, Psuv y unidad revolucionaria?

Nicmer N. Evans
Aporrea


Uno de los legados fundamentales del Presidente eterno Hugo Chvez ha sido poder mantener la unidad dentro de la amplsima diversidad y pluralidad de la izquierda venezolana. Pastor Heydra, dirigente de AD que milit primero en el MAS, escribi un libro que al leerlo en mi adolescencia me impact mucho: " La izquierda; una autocrtica perpetua", que dibujaba claramente la gnesis y divisin permanente de nuestros movimientos. Se deca a manera de broma en aquella poca que para dividirnos slo hacia falta dos izquierdistas juntos.

Estoy absolutamente seguro que esa tendencia divisionista de las dcadas de los 60, 70, 80 y parte de los 90 tena mucho que ver, no con la capacidad autocrtica y crtica, sino por el contrario, con la inoculacin divisionistas de la derecha venezolana, que logr penetrar, aburguesar y confrontar los diversos movimiento de izquierda en nuestro pas. Un ejemplo de ello es el mismo autor ya citado, que escribi una reflexin tan importante para la izquierda venezolana, pasndose del MAS a AD, convitindose en el principal sujeto de su anlisis.

Hoy, dentro del proceso revolucionario, la ausencia del Presidente Chvez ha abierto el debate sobre los liderazgos dentro de la izquierda venezolana, el rol de las diversas organizaciones dentro del Gran Polo Patritico (GPP) su vinculacin con el PSUV. En este sentido, el presidente Maduro de manera reciente ha planteado dos temas de sumo inters para el chavismo: 1. En plena "asamblea" con militantes de diversas organizaciones del GPP en el estado Barinas, instruye a desarrollar la eleccin de los candidatos municipales desde las bases del GPP, no sin antes advertir la necesidad de mantener la unidad ante todo. 2. El da sbado 18 de mayo, tambin desde Barinas plante: "Una de las trampas es decir que ahora existe el madurismo. Aqu no hay madurismo, si lo buscan por m, yo soy chavista compatriota, yo soy Presidente por Chvez y para Chvez, para el chavismo en los siglos futuros..." Sobre estos dos temas quisiera hacer algunos comentarios:

1. La unidad, siendo uno de los principales legados de Chvez, no puede ni debe ser incondicional, debe ser racional, comprometida y leal, pero ante todo, debe ser una unidad respetuosa de la diversidad y pluralidad. La unidad que logr el presidente Chvez, sin l, debe cultivarse como flores, no pisarse como grama, eso implica mucho dilogo, y una verdadera negociacin permanente, no de cargos, sino de polticas pblicas y direccin poltica. Mandar obedeciendo lo llamaba Chvez.

2. El GPP no puede limitarse a un espacio cooptado por el PSUV, debe no slo ampliarse sino, tener su propia direccin, pero adems, no debera ser convocado slo cuando se quiere hablar de elecciones, como es el caso actual de las municipales. En contacto con los diversos dirigentes de las organizaciones del GPP, he recogido una opinin muy clara en cuanto al deseo de ser tomados en cuenta, no para repartir la torta de cargos, que adems ya ha sido repartida entr "los hijos de Chvez", lo que desean en su merecido espacio para tomar decisiones y construir colectivamente un mando poltico revolucionario, las elecciones aunque importantes no puede ser el nico tema en comn.

3. El sobreponer las tendencias sobre las corrientes dentro del proceso, reproduce un personalsimo poco til en estos momentos polticos del chavismo. El nico personalsimo que la revolucin aceptaba como necesaria era la producida por el Comandante Chvez, ya que se cre el consenso de su necesidad para mantener la unidad, pero despus de Chvez dentro del chavismo, slo su legado se convierte en el conductor tico, el resto de las tendencias son subsidiarias y poco pertinentes para el momento poltico que demanda una visin ms colectiva. Las corrientes, guiadas por planteamiento ideolgicos diversos, da mucho ms fuerza y coherencia al proceso que tiene como reto construir el socialismo, las tendencias son proyectos personalistas que tienden al divisionismo, y por ende, son fatales para la construccin revolucionaria.

4. El presidente Maduro, muestra mucha claridad poltica al ponerle un parao al "madurismo", con lo cual frena cualquier otra tendencia personalista. Propongo promover la constitucin de corrientes que promuevan el verdadero debate crtico y propositivo, corrientes orgnicas, que adems faciliten la renovacin de liderazgos, tan necesario para evitar divisionismos, pero que no se den por compadrazgos o jalabolismos, sino, por capacidades, mritos, constancia y formacin poltica.

5. El mtodo para la escogencia de los candidatos del GPP, planteado por el presidente Maduro, debe ser una frmula transparente, desde las bases, directa, que evite los ventajismos de quienes hoy ocupan cargos pblicos, pero que adems supere al nefasto reglamento preexistente en el PSUV para la designacin por cooptacin de los candidatos, disfrazado como mtodo participativo.

La unidad es el reto, pero no se puede mantener por decreto, debe ser por consenso.

Fuente: http://aporrea.org/actualidad/a166199.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter