Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-05-2013

Una semilla lista para germinar
Hambre de Justicia

Irene Piedrabuena
Rebelin


Cinco personas de Huesca iniciaron el 14 de abril una huelga de hambre de 29 das. Otras 140 se sumaron de manera temporal. El objetivo? Mostrar, una vez ms, el rechazo a las polticas actuales y a la inaccin del Gobierno. Qu proponen? Medidas justas que terminen con el ahogo social.

La iniciativa parte del mdico naturista ngel Borruel, que ya realiz un ayuno de 40 das para protestar contra la guerra de Irak, y de un grupo de personas que se integran en la plataforma Hambre de Justicia. Sindicatos, grupos polticos, colectivos y la ciudadana en general se ha sumado a la protesta. "Uno de cada 30 habitantes (de Huesca) ha firmado nuestro manifiesto", explica ngel en conversacin telefnica.

Los apoyos a su manifiesto tambin llegan desde fuera de la ciudad oscense. El sindicalista y docente Agustn Moreno asegura que le parece un acto de una heroicidad y sacrificio tremendo: "Demuestran una generosidad extraordinaria".

La plaza de Navarra (Huesca) se ha convertido en el escenario principal de su protesta. All aflora un vergel de propuestas informativas y divulgativas que abren el debate. As, por ejemplo, se ha tratado el tema de la reforma laboral y fiscal, el trabajo digno, la deuda pblica, la necesidad de los servicios pblicos y de un proceso constituyente.

"Pedimos que se establezca un tipo impositivo progresivo, el fin de los parasos fiscales, la apuesta por los servicios pblicos...", entona Borruel ejemplificando las alternativas que proponen. El conjunto de medidas las recogen en un dossier que entregarn a la Subdelegacin del Gobierno con copia a la presidenta de la comunidad autnoma de Aragn y al Ejecutivo de Rajoy.

Sus expectativas apuntan lejos pero saben que el resultado no es inmediato. "Al Gobierno le importamos un comino al igual que la gente que se suicida", expresa indignado Borruel. El pasado 8 de mayo se concentraron en la puerta del Congreso de los Diputados. Ms tarde, se reunieron en una de las salas del hemiciclo con representantes de las formaciones polticas Izquierda Unida, Comproms-Equo e Izquierda Plural para explicar sus reivindicaciones

DEFENSA DE LO COLECTIVO

"No hago huelga de hambre solo por m sino por el conjunto de la sociedad. La mejor herencia que podemos dejar es un sistema social, tico y justo", argumenta ngel. "A qu venimos al mundo: a ser agentes econmicos o individuos ticos desarrollados?"

ngel ha parado de trabajar durante este mes. Otros huelguistas combinan el ayuno con su jornada laboral. Es el caso de la profesora de bachillerato de un instituto oscense Elisa Len. Por las maanas acude a su centro de trabajo y el resto del da lo pasa entre charlas, conferencias y actividades del colectivo. "No comer da mucho tiempo libre", bromea. Con hambre pero sin callar.

"Estamos en un momento de emergencia nacional", sentencia Elisa. "El ayuno sirve para generar debate y que se ponga de manifiesto que se pueden hacer las cosas de otra manera", expresa cansada de presenciar a diario la desesperanza de su alumnado.

"Tenemos antiguos alumnos que cuando terminan sus estudios universitarios se pasan por el instituto con un mensaje desolador". Una realidad que tambin vive muy de cerca en su ncleo familiar. Su hija mayor, Blanca, harta de una situacin prolongada de paro opt por emigrar a Inglaterra. All ha intercambiado su trabajo en granjas a cambio de comida y techo. El 65% de la juventud espaola dice que emigrara, segn un informe de InfoJobs y Esade.

ESTALLIDO

Ms de 6.000.000 de personas paradas evidencian que el malestar de Hambre de Justicia representa el del grueso de la poblacin. Pero, por qu no hay un estallido? Borruel apunta a las redes solidarias familiares. "Los abuelos nos ayudan con sus pensiones y los padres cobijamos a los hijos con nuestro trabajo", argumenta. Aunque si el Gobierno contina con sus medidas de ahogo a la poblacin este esquema no se podr reproducir en las generaciones venideras.

Por su parte Agustn Moreno acusa a la falta de una alternativa poltica esperanzadora. "En su construccin deben de participar todos y todas las personas, movimientos ciudadanos, miembros de organizaciones y sindicatos, partidos polticos que sientan la urgencia de cambiar la situacin poltica, econmica y social en Espaa".

El ayuno de Hambre de Justicia termin el 12 de mayo, coincidiendo con la celebracin del mayo global, pero el trabajo continuar. "Debemos conquistar espacios de participacin y esto requiere del esfuerzo de todas. Tenemos que convertirnos en personas y no en sbditos", aade Elisa.

Habr servido de algo la huelga de hambre? La semilla est lista para germinar

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter