Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2013

Allamand, Longueira y Bachelet: los candidatos ms serviles al poder financiero

Bruno Sommer
El Ciudadano


A Chile le hace falta un contador y que opere con transparencia. El erario pblico mezquina educacin gratuita y de calidad a los pueblos, y la plata est, pero se la llevan unos pocos gracias a favores pagados.

Las arcas matrias continan siendo a saqueadas con concesiones millonarias sobre los recursos naturales y su explotacin indiscriminada por parte de unos pocos de origen trasnacional y a la par de capitales chilenos de 7 a 10 familias que aprovechan las brechas de un modelo tejido por las urdiembres de la banca y la generacin de deuda en la poblacin, siguen operando.

Desregulados en sus propia crisis, tratan de compensar con sus inmensos parques privados y reas de conservacin de las que han desplazado pueblos originarios, y por otro lado avanzan con una expansin forestal sin precedentes secando la Tierra hacia el sur , y hacia el norte la minera sin escrpulos contaminando el agua dulce detectndose en ltimos estudios niveles mortales de sustancias txicas asociadas a su proceso productivo.

El mar se lo han repartido en desmedro del pescador artesanal y el agua dulce que conservan en el sur ya le han puesto precio mercantilizndola hasta el aire tiene un valor en el mundo etreo del que gozan unos pocos.

Las cuentas a ellos se las llevan organismos contables internacionales expertos en evasin tributaria, mientras el chileno de a pie sigue siendo un contribuyente del 19%, que paga un elevado diezmo incluso por elementos de la canasta bsica como son el pan, la leche, los libros.

Los partidos polticos, los supuestos garantes de la voluntad popular de la representacin del colectivo por sobre intereses particulares atraviesan una crisis de legitimidad que se evidencia, con el pago de sus candidaturas y otros bonos, que les dan y ofrecen las grandes corporaciones para que cuiden sus intereses.

Frente a ello la economa social desde una base social que fue fragmentada, intenta reagruparse con educacin popular y cooperativismo para irrumpir en el escenario poltico para traer directamente sus voces y tratar de elevarlas mediante una papeleta en los prximos comicios presidenciales.

Candidaturas como las de Roxana Miranda de la herramienta poltica llamada Partido Igualdad, reflejan lo sealado. Corrientes polticas surgidas del estudiantado como los Autnomos, Revolucin Democrtica van por cupos para las parlamentarias y entran al juego democrtico. Algunos sern absorbidos, hacia la derecha con dinero, otros darn un paso a la izquierda y ah se sumaran radicales, comunistas, corrientes anarquistas, el sentir mapuche, aymar, el sentir de los pueblos, de facciones regionalistas, socialistas, latinoamericanistas y tantos ms.

Candidaturas presidenciales como la de Marcel Claude tambin recogen el sentir con firmeza y se deja ver su simpata en sectores amplios del estudiantado. Algo ms tibio, no menos despierto aparece, Marco Enriquez-Ominami. Restndole a l, su tocayo Parisi que tambin restar votos a la derecha, si llega a la papeleta .

Velasco, otro servil de los poderes financieros aparece en una DC derechizada donde el nico espritu que podra salvarla es ms bien el cristiano de un Claudio Orrego. Se ve firme a un radical Jos Antonio Gmez que ha salido a dar el golpe de timn en la Concertacin preparando la brjula a Bachelet que ya aterriz tratando de poner orden en las filas pero an sin dar la garanta de fondo, que una Nueva Constitucin solo es legtima si nace de una Asamblea Constituyente amplia y participativa.

Pero como dijimos, el descrdito de los que ya fueron lo crearon ellos y el voto chileno se vuelve cada vez ms informado gracias a las Redes Sociales y la ciudadana despierta. En cuanto los medios de comunicacin masivos, tienen una gran misin tica los colegas periodistas, y los llamamos a que aunque la propiedad del medio no est en sus manos, asuman la rebeiln contra los editores censuradores, es momento de apuntar cmaras y micrfonos para propiciar el profundo debate de lo que nos est pasando como sociedad chilena, mostrar lo que se esconde tras los millones, y elevar los cambios que se estn demandando como sociedad en las calles, en los muros, en nuestras voces.

Es lo nuevo contra lo viejo lo que ya no se quiere ms, y hay que ver quin pueda representar mejor lo que los pueblos queremos. Para nosotros est ms o menos claro, no es Longueira, ni Allamand. Michelle Bachelet tendra que ser exorcizada y solo si los dems se unieran en una candidatura, con cdigo de honor y llama de los pueblos de Chile, podrn competir contra el capital que financiar las siguientes presidenciales amarrando los destinos del pas.

Hey!, Pensar es gratis, actuar unidos, el desafo.


Bruno Sommer C., Director de El Ciudadano

www.elciudadano.cl

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter