Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2013

El verdadero secreto de Israel no es la bomba atmica

Bradley Burston
Haaretz

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


El mayor secreto del Estado se oculta a la vista de todos, porque est camuflado y escondido detrs de polticas no dichas.

Qu esconde Israel detrs del muro? Foto de Alex Levac

En un pas donde todo el mundo sabe de todo hay solamente un secreto de Estado genuino. Y no tiene nada que ver con las armas nucleares.

Esta semana, los titulares se refirieron a l de forma indirecta, pero eliminando algunas cuestiones. Se publicaron grandes cantidades de artculos en papel prensa detallando finamente los apocalpticos desafos de seguridad y peligrosa pobreza en Israel, as como las medidas de austeridad que pueden hacer tanto ms difcil de soportar ambas situaciones. Pero, con seguridad, el nico secreto de Estado que permanece firmemente guardado brill por su ausencia.

As que aqu est: nadie sabe cunto dinero se vierte en los asentamientos. Nadie.

Nunca lo ha sabido nadie.

Nadie puede saberlo porque el dinero se oculta a simple vista, camuflado y disimulado en los presupuestos crebles de cada Ministerio, as como es insondable e indiferenciado el presupuesto sin fondo de la oficina del primer ministro.

Un informe que hizo esta semana la Radio del Ejrcito mostr que los mismos ministros del gabinete no saben cuanto dinero de sus propios presupuestos se destinar a subvencionar, fomentar, ampliar, proteger y legalizar retroactivamente los asentamientos, as como a encontrar nuevos incentivos financieros para atraer a miles de nuevos residentes a hogares ms all de la frontera de la lnea verde de 1967.

Y aun as, seala el informe, comits claves de la Knesset y agencias gubernamentales trabajarn entre bastidores para asegurar que la financiacin adicional se canalice, fuera de la vista y de la supervisin, a los asentamientos y puestos de avanzada ilegales de Cisjordania y Jerusaln Oriental.

Que seala a otro elemento oculto de la empresa de asentamiento: la pobreza en Israel es buena para los asentamientos y genial para la ocupacin.

Siempre ha sido as.

Cuando comenz realmente la construccin de asentamientos en la dcada de 1980, los gobiernos del Likud ya haban empezado a desmantelar las redes de seguridad del bienestar social que haba apuntalado la economa y la sociedad de Israel desde su fundacin en 1948.

A medida que la privatizacin avanzaba, muchas personas en los pueblos y barrios urbanos marginales de Israel quedaron atrs ahogadas en una economa plagada por la inflacin y el cierre de industrias locales de larga data, adems de puestos de trabajo.

En lugar de trabajar para fortalecer las zonas afectadas donde disfrutaron del fuerte apoyo de los votantes, los gobiernos del Likud se aferraron a la perspectiva de pasar a los suburbios tipo Emerald City bien financiados, favorecidos por los impuestos, sobre la frontera de rpido desarrollo.

El precio muy accesible de las viviendas irresistiblemente atrajo a miles de compradores, se contaba tambin con fondos excedentes para escuelas y transporte, la ocupacin se fue haciendo realidad en los territorios hilera tras hilera. Surgieron bases del ejrcito en todas las direcciones para proteger a los colonos, bases que a menudo, con el tiempo, se convierten en nuevos asentamientos, autorizados o no.

Con todo esto, y aunque los dirigentes de los asentamientos fueron despedidos por la ideologa, lo que vendan era algo completamente diferente: la buena vida.

Y el precio era el adecuado.

Especialmente cuando nadie en Israel quera enterarse de cul sera el costo real para la nacin. Los asentamientos, creados especficamente para socavar los movimientos de paz, tambin tuvieron un costo econmico indirecto en el comercio y la industria israeles, obligados a luchar contra un creciente levantamiento de aislamiento internacional, un efecto de paria y la prdida de la buena voluntad que haba inspirado el progreso de la paz.

Pero incluso los costos directos, las montaas de fondos que Israel inyect a los asentamientos, la sociedad israel eludi examinarlos por completo.

Como indic el ao pasado el Ministro de Finanzas de entonces, Yuval Steinitz, siempre hay ms financiamiento para los asentamientos del que los ojos del pblico alcanzan a ver.

"Hemos duplicado el presupuesto para Judea y Samaria, dijo Steinitz, refirindose a la Ribera Occidental, a una emisora de radio regional orientada al colono. Lo hicimos de una manera de bajo perfil, porque no queremos que las partes, ya sea en Israel o en el extranjero, puedan impedir la maniobra.

Supongo que debemos estar agradecidos a la hora en la cual la gente pueda ver el engao.

Hace aos, cuando yo era un nuevo recluta del ejrcito israel, mi pelotn fue enviado para proteger a uno de los primeros asentamientos, el recientemente establecido Beit El.

Construido en gran parte en tierras palestinas de propiedad privada, que el gobierno haba tomado "temporalmente" para uso militar, se levantaron all algunas casas precarias y una bella casa de estudios judos de piedras de Jerusaln color crema.

Recuerdo a uno de los estudiantes haciendo la observacin de que el gobierno haba pagado por el edificio. Le pregunt qu ministerio haba proporcionado la financiacin El ministerio de Asuntos Eeligiosos? El de Educacin?

Movi la cabeza. Agricultura.

Qu cultivan exactamente aqu?, pregunt.

Haba un rastro de una sonrisa. Piedras.

Todava siguen cultivando piedras. Cultivan las piedras que los jvenes de las colinas, las tropas de choque del movimiento de los asentamientos, lanzan a los palestinos. Cran las piedras que los palestinos jvenes les lanzan a los judos.

Debera haberlo visto venir en todos esos aos. Los colonos no pagan por las piedras. Pero hay un precio por lo que hacen con ellas. No estamos autorizados a saber cul es, pero de una forma u otra somos nosotros quienes recibiremos la factura.

Fuente: http://www.haaretz.com/blogs/a-special-place-in-hell/israel-s-only-real-state-secret-no-it-s-not-an-atom-bomb.premium-1.524396

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter