Portada :: Opinin :: LA IZQUIERDA A DEBATE
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2013

Izquierdismo o hegemona

Diego Farpn
Rebelin


No es mi intencin abrir un debate sin fin sobre ciertas posiciones, que por otro lado siempre han estado presentes en la Historia del PCE y de cualquier otro partido comunista, sin embargo lo considero algo necesario e importante. Sean, pues, estas mis ltimas palabras a Javier Parra, al menos sobre esta cuestin.

Como ya sealaba en mi primer escrito es necesario quiz no lo expres con la suficiente claridad- una historia del PCE que site la historia del Partido en un mbito cientfico para poder analizar los distintos cambios en la lnea poltica de la forma ms objetiva posible.

Lo que yo me limit a esbozar era, por su importancia histrica, la declaracin de 1956, aunque es evidente que si esta es posible es porque cristaliza lo que ya es una realidad del Partido en esos momentos, es decir, que es posible esa declaracin en 1956 porque polticamente es algo asumido aos atrs.

En cualquier caso, es cierto que un anlisis correcto adems de meses de trabajo y decenas de folios- exigira remontarse hasta el mismo nacimiento del PCE; a los enfrentamientos internos de 1931-1932; al desarrollo y los cambios del PCE durante la Repblica; el no apoyo o la orden de retirada de la invasin del Valle de Arn; la poltica de reconciliacin nacional; las expulsiones de Fernando Claudn y Jorge Semprn; el cambio de la poltica del PCE con respecto al PCUS; y desde los aos 70, de los Pactos de la Moncloa a la actualidad. Y todo lo que queda entremedio.

Y naturalmente, es necesario el anlisis de todo, del conjunto, desde los documentos oficiales a las crticas, la coyuntura nacional e internacional, la militancia, los simpatizantes, etc

En cualquier caso, lo que hay es una lnea mayoritaria desde, al menos, los aos cincuenta, que renuncia de forma efectiva a la lucha de clases, esto es, a hacer la Revolucin y a construir el Socialismo. Que en los aos treinta se adoptase la poltica de los frentes populares, como recoge Michael Wolff en el VI Congreso de la Internacional Juvenil Comunista, supone un nuevo debate interno sobre el desarrollo, carcter y objetivo de los mismos, pero no fueron una renuncia de la lucha de clases. La victoria del Frente Popular en 1936 y el golpe de estado es la prueba de ello, pues aunque lo que estuviese en juego fuese la revolucin democrtica y no la dictadura del proletariado, lo cierto es que el desarrollo de la misma revolucin democrtica ampliaba las posibilidades de la dictadura del proletariado.

Por otro lado, la contextualizacin de Javier Parra del abandono del leninismo hablando de 1977 me parece mucho ms errnea que un vistazo a la poltica de la reconciliacin nacional, pues el abandono del leninismo no es ms que un resultado de un proceso histrico. El leninismo no lo pierde el PCE cuando lo quita de sus documentos.

Volviendo al presente, lo cierto es que si el PCE vuelve a declararse leninista eso ser slo atribuible al conjunto de camaradas, y esto slo ser posible (a menos que lo pongamos para negar la realidad y engaarnos sumando el 50,01% de los votos en un Congreso) cuando el Partido sea de vanguardia. Es toda una concepcin de Partido, para la cual es necesario, de entrada, recuperar a Marx y a Engels de una forma muy superior a la que son tratados en la actualidad, instaurar frmulas adecuadas de trabajo

El problema de situar la cuestin del leninismo de forma esquemtica es que podra suponer un retroceso, pues implantado artificialmente en un Congreso supondra vaciarlo de contenido.

La tergiversacin sobre Lenin no es muy distinta a la que, en tiempos del revolucionario ruso, se produjera sobre Marx y que l mismo denunciara: los izquierdistas leen un texto y lo utilizan para justificar sus acciones y ocurrencias; los derechistas leen el mismo texto y lo utilizan de igual modo.

No se produca a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX un acercamiento a Marx con el fin de conocerlo, con el fin de desarrollar marxismo, de crear marxismo, sino que se daba un acercamiento para manipular a Marx y lanzarlo contra el enemigo -enemigo que, por supuesto, habitualmente era otro comunista-.

De igual forma parece que ocurre en la actualidad con Lenin: no hay vocacin por conocerlo y desarrollar el leninismo -que es inseparable del marxismo -. Lenin no existe ms que en la oratoria de los unos y de los otros de unos ms que de otros-, que lo utilizan para criticar y desprestigiar a aquellos que estn en otra lnea.

Que naturalmente, ms temprano o tarde el PCE se denominar, por resultado de un proceso y el avance del marxismo en el seno del Partido, leninista, es algo que tendr que ocurrir a menos que no quiera jugar su papel histrico y la clase obrera construya o se organice en otro partido-, por lo que hacer demagogia sobre la recuperacin del Partido es un freno a la misma, as como un ejercicio de izquierdismo y oportunismo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter