Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Uruguay. Millones de columnas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2013

El antes y el despues del discurso de Richard Read en Uruguay
Abordando eso gris, que parece la teora

Jorge Aniceto Molinari
Rebelin


El primero de mayo en Uruguay sorprendi particularmente por la oratoria del dirigente sindical compaero Richard Read.

Read no es un recin llegado al movimiento obrero, es si se quiere tambin un dirigente histrico constructor en la lucha contra la dictadura: del PIT.

Es por lo tanto tributario de un proceso histrico tremendamente traumtico donde en Uruguay se retoma a un nuevo nivel, el desarrollo de los movimientos sociales, y en particular el sindical y luego acontecera lo mismo con el movimiento poltico. Los servicios de inteligencia del Imperialismo luego de su fracaso en domesticar la guerrilla cubana, apostaron abiertamente en toda Amrica a la tctica del aborto, alentado los movimientos guerrilleros para desarticular los movimientos sociales. La debilidad social de EE.UU. ayud a dar fin a este proceso, que ahora como contrapartida conoce el auge de los movimientos progresistas apoyado en mltiples corrientes sociales.

A esto se agrega la debacle del capitalismo de estado frente al desarrollo de los complejos empresariales multinacionales, que supeditaban y sometan a sus necesidades prcticamente a todos los estados del planeta, el stalinismo ya no tena horizonte.-

El discurso de Read, por momentos emocionantes, particularmente en las referencias a la preparacin del 1 de mayo de 1983, se da en medio la mayor crisis del sistema capitalista en el mundo. Y sin una sola respuesta a la misma, sus referencias al programa desarrollado por Marcelo Abdala no pasan de los buenos deseos que comparten todos los dirigentes de la Central, y preocupados porque ello no pasa de ese plano y con la amenaza del deterioro de las condiciones internacionales.

Somos un pas de laburantes y construido por laburantes que tuvo durante muchos aos en Batlle y Ordoez, por resumirlo en una figura, la esperanza de progreso que plasmaron muchas de nuestras familias, que no importaba trabajar por un mendrugo, si la salud, la enseanza, la vivienda permitan que nuestras familias progresaran.

Mucho an queda, pero la fractura social es cada vez ms profunda, y no porque no se hagan esfuerzos por mitigarla, sino porque el capitalismo viene degradando el trabajo a nivel universal, y lo que es progreso para un sector de la sociedad es trabajo en cada vez peores condiciones para la inmensa mayora.

Por eso la arenga de Richard le debe haber cado bien a los pichones neoliberales, pero incomprensible para aquellos que desde sus ancestros familiares siempre adoptaron una cultura de trabajo, sin la cual sera inexplicable el Uruguay de hoy.

Y esto sin desaprobar lo dicho por Read, que debe ser el santo y sea de la construccin sindical y en particular para nuestros dirigentes.

El tema se plantea sobre cul es el programa que hoy abre la esperanza, el que levanta la central es insuficiente, en primer lugar porque solo atina a verlo dentro de las fronteras nacionales.

Defender la mano de obra agregada, que para los empresarios supone bajar el salario, no debe ser ver al trabajador de los otros pases como enemigo, sino como se articula un programa que defienda el trabajo en el mundo.

Millones de trabajadores en EE.UU. y en Europa estn en la misma y sin una respuesta adecuada. Como dijo en alguna oportunidad el compaero Cr. Danilo Astori: el capitalismo no tiene respuesta; el desafo es que nosotros si tenemos que tenerla.

Desde que inici esta nota, a ahora, ya hay muchos ms dlares y euros en el mercado mundial (se licua la crisis con emisin), y mientras tanto se crea un conflicto social por las diferencias monetarias, particularmente en las fronteras. Es hora de hablar sin tapujos de la necesidad de que la economa en el mundo sea medida por una unidad de medida universal, impidiendo los manejos que contra la gente se hacen y avanzar en un sistema impositivo basado en la circulacin del dinero, eliminando los parasos fiscales y los impuestos al trabajo, a las pensiones y al consumo.

Necesitamos ayudar a morir en paz al capitalismo, la amenaza fascista del uso de armas nucleares est latente, necesitamos reformas que inicien la transicin hacia una sociedad sin explotados ni explotadores.

Este primero de mayo como nunca antes se sinti la fuerza de la consigna: Trabajadores de todos los pases Unos!!!!!


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter