Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2013

Yo, ciudadano terrorista

Marga Tojo
eldiario.es


En mal momento se ha quedado el Gobierno sin el principal canalizador al que desviar las preocupaciones ciudadanas. A dnde asir su viejo discurso del enemigo, sin ETA de comodn a mano? Cmo llenar ese marco semntico y emocional del adversario que en Espaa ha sido durante dcadas el terrorismo, precisamente ahora que la legitimacin gobernativa se ha resentido? Cmo convencer a los 6,2 millones de parados de que el peligro sigue siendo el otro? Est seguro de que nada de lo que usted hace lo convierte en objetivo policial? Es usted un ciudadano de bien o un terrorista de nuevo cuo?

A pesar de las discusiones internas en el seno del PP, todo parece indicar que el nico punto cumplido del programa electoral de Rajoy terminar siendo la reforma de la ley del aborto. Mientras, existe un qurum en el Gobierno y sus medios de comunicacin afines sobre cul es el modo discursivo y operativo que debe imperar. Por una parte, aplicar el Derecho Penal del enemigo, el populismo punitivo, y, por otra, las respuestas represivas a los movimientos sociales, sostiene Raimundo Viejo Vias, doctor en Ciencia Poltica y de la Administracin y profesor de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Si bien la estrategia no es novedosa, su verosimilitud resulta en el contexto actual mucho ms ardua. La lectura de Jos ngel Brandariz, profesor de Derecho Penal de la Universidade da Corua (UDC), es que por primera vez desde la muerte de Franco, la construccin retrica de uno o varios enemigo -una de las maneras ms cmodas, aunque menos democrticas, de administrar la conflictividad social y poltica- supone una tarea poco sencilla. El cambio en la situacin de Euskadi ha llevado al ejecutivo a tener que actualizar el sistema de control, solo que la sociedad ridiculiza su estrategia; porque, adems, hay algo que todava se escapa a su control: la redes sociales. An han logrado inventar un patrn eficaz para ello.

Mentiras preventivas. El teorema de Thomas

Para obtener su propsito, el Estado tiene dos opciones: ser reactivo o preventivo. Pero la reactividad no siempre es til, llega tarde y suscita fcilmente la crtica. Por eso en ocasiones lo que hace es adelantarse con mentiras preventivas, explica Raimundo Viejo. Sucedi cuando el ministro de Interior, Jorge Fernndez Daz anunci que convocar concentraciones por internet sera considerado delito de integracin en organizacin criminal. Esto es imposible, legalmente inviable, pero al lanzar esta mentira se consigue generar un estado de tensin y un efecto inhibitorio. Como platea el Teorema de Thomas, lo que es credo como verdad, se convierte en real en sus consecuencias.

As, la polica visit el pasado mircoles los domicilios de los fotgrafos Ral Capn y Adolfo Lujn para detenerles por presuntas "agresiones a la autoridad". Segn el abogado de los reporteros grficos, tras la decisin, hay un aviso a navegantes a la prensa, principalmente-, para evitar testigos incmodos. Horas despus Capn y Lujn eran puestos en libertad con cargos.

Segn el profesor Raimundo Viejo, ha llegado un punto en que el abanico de enemigos se est haciendo demasiado grande y cualquier ciudadano podra entrar a ser considerado terrorista. Frente a la gente de bien nuestros votantes- est el que protesta y coquetea con organizaciones prximas a ETA -en palabras de Rafael Hernando (nmero tres del PP)-.

Son, por ejemplo, los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, cuyo escrache le pareci al ex lder del PP vasco, Antonio Basagoiti, calcadito a como lo hacan los del mundo abertzale". En consonancia, Interior inst a sus agentes a eliminar el trmino y substituirlo por "acoso, coacciones o amenazas, para convertirlos por obra y gracia lxica en una vulneracin de la legalidad. Pese a ello, el viernes 10 de mayo, el juzgado de instruccin nmero 4 de Madrid archiv la causa contra 27 imputados por la protesta ante el domicilio de Soraya Senz de Santamara al no encontrar delito ni falta.

Viejo etiqueta el escrache como el catalizador ms importante de la democracia en dcadas; una prctica poltica a la altura de una ruptura constituyente. Por eso, si la desobediencia a los desahucios era hasta cierto punto defensiva, apremiada por la urgencia de la solidaridad con las vctimas, el escrache se sita en el horizonte de una contraofensiva de una sociedad que ha comprendido el doble rasero para los sobres y quienes los dan-, y los desahucios y quienes los padecen. Por ello no le sorprende que haya sacado a relucir toda la artillera retrica del mando, desde las ms ramplonas amenazas fascistas a Ada Colau, hasta los ms exquisitos argumentos sobre la inadecuacin a los preceptos de la democracia liberal, la misma que, curiosamente, nos ha trado hasta aqu.

Durante las movilizaciones del 15M se han producido un total de 447 detenciones. Sobre esas actuaciones policiales no ha sobrevenido, por el momento, ni una sola condena. La mayora de las sanciones estn siendo arbitrarias e injustificadas, segn los letrados. El siguiente vdeo fue tomado en las movilizaciones en torno al congreso de los diputados. En l un polica nacional exige la documentacin a dos jvenes con el siguiente argumento: "yo tengo la obligacin de pedirles la documentacin por si estn ustedes incumpliendo algn artculo de la Ley". A las palabras del polica el joven responde: "Acabo de bajar ahora mismo y me tengo que ir a mi casa". El agente armado insiste: "Usted deme su documentacin y luego si qu iere presentar un pliego de descargo se lo cuenta a la delegacin del Gobierno". Uno de los dos jvenes fue trasladado posteriormente a uno de los furgones policiales en donde se comprobaron sus datos, alejado de las miradas de cmaras y vecinos.

Si le damos la razn al politlogo Sami Nar y el lenguaje es siempre un instrumento totalitario y fascista, pues la relacin entre objeto designado y palabra es imposible, la nica proteccin posible es la consciencia del receptor. En eso este gobierno ha facilitado la tarea, al sistematizar de un modo tan notorio la apropiacin del lenguaje, su performatividad, y moralizacin del discurso para lograr que cualquier conflicto social puede convertirse en un asunto de seguridad y de orden pblica.

Ftima Bez dice que la emigracin de jvenes de Espaa se llama movilidad exterior", los derechos han pasado al epgrafe de privilegios, el concepto de libertad se ha fundido con el de seguridad, el derecho a manifestacin necesita ser modulado. Todo en virtud del sentido comn, mantra del partido.

Las cuatro mujeres asesinadas por violencia machista en 48 horas son tratadas como hechos coyunturales, no estructurales, sobre los que no se toman medidas. Qu pasara si esos crmenes recibiesen el nombre de atentados? Qu sucedera si, por ejemplo, un presunto lobo solitario la tan socorrida nueva especie terrorista-, hubiese matado a cuatro ciudadanos en 48 horas? Qu pasara si hubiese sido ETA? Por qu la retrica est siendo en los crmenes contra las mujeres tan intencionadamente flcida?

Revisitando a Lakoff

Como en el no pienses en un elefante de George Lakoff, el Partido Popular le echa el lazo al recurso de la conversin en smil de ETA a todo antagonista.

Es seguramente lo que condujo al director de ABC, Bieito Rubido, a asegurar que el socialista Eduardo Madina -que sufri la amputacin de su pierna izquierda por una bomba lapa de la banda terrorista- simpatiza ms con lo que representa ETA que con lo que representa el Partido Popular. O, en un modo ms naif, explica el perseverante argumento que el presidente de la Xunta de Galicia, Nuez Feijo, emplea para descalificar al lder de la Alternativa Galega de Esquerdas (AGE), Xos Manuel Beiras, de quien dice con desprecio que toca el piano. Con esto lo convierte en indigno de confianza, pues tiene conocimientos de los que, en Espaa, tras un rosario de infructuosas reformas educativas, la gente carece. As, Beiras, es igual a raro, y raros siempre son los otros, el enemigo.

La ltima deriva de este postulado es la que soslaya la semejanza entre las mujeres que abortan y la banda armada. Fue expresada por el responsable de Interior, reconocido miembro del Opus Dei que encontr la fe tras un fin de semana en Las Vegas, para quien Dios, el gran legislador del universo, que est muy presente en el Congreso ha sido el encargado de trazar su camino hasta el Ministerio, el lugar donde quiere que est.

La demonizacin ha alcanzado glosas inverosmiles, como la que en la que el edil de Economa de Castelln, Juan Jos Prez Macin, asegur que los miembros del 15M son hbridos de hiena y rata. Y en los planes del gobierno hasta el sexo puede adquirir la esencia de adversario.

La consecuencia de instalarse en un modelo punitivo encaminado a juzgar enemigos, ms que en un derecho penal garantista sustentado en los principios del Estado de derecho, es la dicotomizacin social en dos bandos, y el permiso autoconcedido en virtud de ello para aplicar sobre el adversario condenas mucho ms duras, de mayor duracin, en peores condiciones, alejadas del modelo de reinsercin social que, se supone, rige el sistema penitenciario espaol.

As mismo, hace necesario elevar el gasto carcelario y el encaminado a la represin de la protesta y de la inseguridad urbana suscitada por la desinversin social y la deficiente gestin de la crisis econmica. As, por ejemplo, la partida para material antidisturbios y equipamiento de proteccin de la Polica Nacional se ha multiplicado por 18 en 2013, hasta los 3,26 millones de euros, segn se recoga en el Proyecto Presupuestos Generales del Estado para este ao. A su lado, se han hecho recortes de plantilla y se ha congelado la inversin en Polica Cientfica.

Invencin de un imaginario terrorista en Galicia

La ltima cortina de humo se est deslizando sobre Galicia en forma de banda armada. Segn el Partido Popular se llama Resistencia Galega y el peridico ABC ha hecho incluso un detallado croquis de su estructura y funcionamiento pese a que ninguna sentencia admite su existencia.

Entre otras afirmaciones, ABC atribuye su financiacin a los nada desdeables ingresos que obtienen a travs de la venta del refresco denominado Galicola. Segn los impulsores de esta bebida refrescante -una asociacin cultural legal y sin nimo de lucro que destina sus ingresos a la promocin de proyectos que apoyan la lengua gallega a travs de un concurso de etiquetas- se vende un mximo de 1.250 botellas al mes, al precio de un euro por unidad para el consumidor. Los clculos son sencillos.

En los aos ochenta corra la leyenda de que el refresco KAS financiaba a ETA, debido a que sus siglas se correspondan con las de la Koordinadora Abertzale Socialista. Y tal vez haya algo de ese espritu en el relato de ABC sobre la Galicola: Se sirve en la gran mayora de los centros sociales del mbito independentista gallego, inspirados en la red de herriko tabernas de la izquierda abertzale () lugares de captacin y adoctrinamiento de los jvenes aspirantes a formar la trama terrorista de Resistencia Galega. La bebida se comercializa, entre otros locales nada susceptibles de responder a la descripcin del peridico, en el restaurante de nueva cocina gallega Abastos 2.0, recomendado por la revista de referencia Eater.com, o en la cafetera de un tradicional colegio privado de Santiago de Compostela.

Segn la normativa internacional y lo fijado como decisin marco por la Unin Europea despus de los atentados del 11M, el elemento medial del terrorismo debe ser siempre la comisin de delitos graves. Lo subraya Benet Salellas, abogado de uno de los seis gallegos que actualmente estn en prisin provisional a la espera de juicio por supuesta relacin con una "organizacin terrorista" a la que nadie dice pertenecer y que se desconoce socialmente. Para m existe un elemento muy importante: que nunca se han encontrado armas.

Si se utilizasen los conceptos de los aos ochenta, los tradicionales en nuestra legislacin de organizacin armada o de banda armada, no podramos aplicrselos a ellos. Cuando hablamos de terrorismo hablamos de un concepto jurdico, no tico ni social. Pero en la Audiencia Nacional se usan los conceptos penales de forma expansiva, extensiva y hasta analgica. Existe en Galicia colectivos intimidados por acciones terroristas? La respuesta es no. De hecho, eso es lo que se deduce del ltimo barmetro del CIS, segn el cual menos de un 0,2% de la poblacin gallega considera la existencia del problema.

Frente a esta situacin, el blog http://devoltaparaloureda.wordpress.com/ acaba de recibir el X Premio Roberto Vidal Bolao como reflexin colectiva a la garanta de los derechos humanos. Se trata de una web de apoyo a los presos preventivos a quien la justicia vincula con el terrorismo gallego y que se encuentran en prisin a la espera de juicio. Los responsables de esa pgina de internet realizaron una encuestra a las puertas de un centro comercial de la capital gallega para comprobar los datos del CIS. Las pregunta eran sencilla: "Cul es el principal problema social? Le preocupa el terrorismo en Galicia?


A principios del mes de abril, en el Parlamento gallego, el portavoz del BNG, Francisco Jorquera insisti en negar la existencia de terrorismo gallego: "Negamos la mayor, la existencia de terrorismo en Galicia". De aquella sesin sali un consenso histrico entre la oposicin con las firmas de BNG, AGE y PSdeG-PSOE a una iniciativa de los primeros. En la iniciativa parlamentaria se peda poner fin al uso abusivo del rgimen de incomunicacin durante las detenciones y a la dispersin penitenciaria, modificar la legislacin de excepcin, o garantizar la aplicacin del denominado 'protocolo Garzn' contra la tortura. La mayora absoluta del PP tumb la propuesta. Orgenes: Operacin Castieira

Fue en el ao 2005 cuando se inici el proceso, con la detencin de once miembros de AMI (Asamblea da Mocidade Independentista) durante la Operacin Castieira.

Sobre ello escribe el decano del Colegio de Xornalistas de Galicia, Xos Manuel Pereiro, en De volta para Loureda: Jaume Matas, con una condena de seis aos encima, anda libre por razones que se me escapan y que pretender entender me costara bastante tiempo y una minuta considerable. Carlos lleva ocho meses en prisin por pertenencia a una organizacin terrorista. A cul? A la que usted quiera, y si no le gusta esta, tenemos otra. Recuerdo la presentacin en sociedad de la 'Operacin Castieira', en una poca en que an haba preguntas. Quiero decir, en la que los periodistas hacamos preguntas y los preguntados las respondan. La 'Operacin Castieira' fue la detencin, con un montn de watios de luz y sonido, de ocho o nueve chavales pertenecientes a AMI. 'Cul es la acusacin?', le habamos preguntado al entonces Delegado del Gobierno. 'Bueno, son de AMI'. 'Pero no es ilegal, no?', 'Bueno, el juez ya determinar si hay algo'. Efectivamente, no haba nada. Nada ms que un ridculo absoluto para quien orden la operacin y un mal trago considerable para quien la sufri. Desde entonces han perfeccionado el sistema. Ya nadie se pone a tiro de micrfono. Y los detenidos hablan hngaro".

Sin embargo, el ltimo informe de la Oficina Europea de Polica (Europol) Terrorism Situation and Trend Report incluye una breve resea de la actividad de Resistencia Galega. Europol especifica que la supuesta organizacin "ha continuado perpetrando ataques terroristas en Galicia en 2012 en un nmero similar a 2011 y considera que la eficacia antiterrorista "parece haber reducido significativamente las capacidades operativas".

Para el profesor de Derecho Penal Jos ngel Brandariz los informes de Europol son manifiestamente selectivos y tendenciosos. Cualquier persona que conozca el tema, y los haya ledo, como es mi caso, lo sabe. Hacerse una idea de la realidad de la violencia poltica y del terrorismo en Europa con ese informes es inviable. Seleccionan aquello que les resulta mas cmodo para su narrativa de anlisis, y en eso hablar de Resistencia Galega parece encajarles muy bien, tanto para el contexto espaol como para el europeo. En todo caso, es extremadamente revelador de por donde van a ir las cosas en esta materia.

Joam Peres, de la organizacin legal y transparente- Causa Galiza, que tambin figura en el organigrama terrorista de ABC, contra el cual han anunciado una querella, denuncia un seguimiento obsesivo a la ideologa independentista, que es legal y legtima; vigilancia 24 horas, y una estrategia de desgaste econmico, al generar procesos judiciales, y la prctica sistemtica de crear antecedentes con pequeas condenas. As la reclamacin de la soberana poltica se equipara a una cuestin de orden pblico. En su opinin, si en el ao 2005 no haba consenso, a da de hoy la Audiencia Nacional le colocar al independentismo gallego la etiqueta de terrorismo que recompuso en 2012.

Los prximos das 24 y 25 de junio se sentarn en el banquillo Eduardo V.D, Roberto R. F, Antn S. P y Mara O. L, para los cuales la Fiscala de la Audiencia Nacional pide penas que suman 64 aos de crcel. Ser el primer juicio contra la presunta Resistencia Galega. Actualmente hay diez gallegos - detenidos desde finales de 2011 y hasta enero de 2013- a los que se le mantienen los cargos por supuesta pertenencia a organizacin terrorista. Seis de ellos permanecen en prisin preventiva y cuatro estn en libertad provisional, todos ellos a la espera de juicio.

Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/ciudadano-terrorista_6_135846428.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter