Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2013

Quines somos los idiotas en este pas?

Manuel Cabieses Donoso
Punto Final


El diputado Hugo Gutirrez no pudo aguantar la ira que le causaba el discurso del presidente de la Repblica en la tradicional ceremonia del 21 de mayo en que los gobiernos se cantan loas a s mismos. Impulsado por el ardiente bacheletismo que estremece a su partido, apostrof -va Twitter- al mandatario: El muy idiota prepar una cuenta pblica para hacerle bullying a Michelle Bachelet y sta no fue. Este es un buen momento para que Michelle Bachelet no justifique nada. Aunque el Partido Comunista ofreci disculpas por el desmadre de su diputado, una interrogante qued flotando. Es idiota el presidente de la Repblica? O los idiotas somos los ciudadanos de este pas, incluyendo al diputado Gutirrez y a quien escribe estas lneas?

Me inclino por lo segundo. Veamos.

Sebastin Piera Echenique, 64 aos y una de las principales fortunas de Chile (2.500 millones de dlares segn Forbes), se las arregl para ganar la Presidencia de la Repblica en enero de 2010. Era su segundo intento y esta vez hizo saltar la banca poltica con el 51,61% de los votos. La audacia que caracteriza su carrera empresarial y poltica le permiti relegar al purgatorio opositor a la Concertacin de Partidos por la Democracia y sus satlites, que entre parntesis son exactamente las mismas fuerzas que esta vez se presentan como nueva mayora.

Que la derecha poltica y econmica regresara en gloria y majestad a La Moneda -de la que, en rigor, nunca ha salido desde 1973-, convertira en idiota a Piera o a nosotros, los ciudadanos? Quines facilitaron ese retorno de los herederos de la dictadura? En cul sector poltico campe la idiotez? En la derecha o en la Concertacin? O fue en quienes no hemos sido capaces de levantar una alternativa de Izquierda?

Ciertamente es una vergenza nacional que aquella derecha monda y lironda, cmplice del terrorismo de Estado, haya vuelto a gobernar. Pero convengamos que un hbrido poltico como la Concertacin -de leal y devota servidumbre al sistema capitalista-, se convirti en la antesala natural de la derecha que representa Piera. La Concertacin legitim, mediante sus actos, sus errores y demagogia, la herencia institucional y el modelo econmico de la dictadura. Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet, cada uno a su modo, se ocuparon de borrar hasta los vestigios de la lucha de resistencia que amplios sectores populares libraron contra el terrorismo de Estado. Hicieron suyos, con fervor de conversos, la economa de mercado y la Constitucin esprea. Abortaron as un proceso que necesariamente deba culminar en una Asamblea Constituyente para arrancar de cuajo las races del odioso rgimen que tantos sufrimientos caus al pueblo chileno.

Quines son responsables de esta histrica idiotez? Piera y los dos partidos en que militan la oligarqua y los antiguos agentes de los servicios de seguridad? Los grandes empresarios nacionales y extranjeros en cuyo beneficio se gobierna el pas? Por supuesto que no. Los idiotas hay que buscarlos -aunque nos duela- en otro lado. Perfectos idiotas fuimos los ciudadanos que -por accin u omisin- permitimos que esta monumental estafa a la buena fe ciudadana ocurriera sin que se levantara la ola de protesta que mereca. Y ahora, los mismos, con una sonrisa idiota, nos preparamos para que esto suceda otra vez en las elecciones de noviembre.

Queda claro que no son ningunos idiotas los que han convertido a Chile en inagotable vaca lechera que nutre a una oligarqua sin ningn vnculo solidario con la patria y con el pueblo chileno. No son Piera -cuya fortuna ha seguido aumentando segn Forbes-, ni los otros miembros del clan empresarial, los idiotas. Somos nosotros, los incapaces de unirnos y contener la voracidad de esa jaura insaciable mediante un programa que rescate para el Estado el rol protector de la nacin y los ciudadanos.

Ningn idiota -sin la ayuda de polticos como los que han gobernado durante el ltimo cuarto de siglo- habra podido acaparar tanta riqueza como lo han hecho los nuevos dueos de Chile. En ningn otro pas del mundo el 1% ms acaudalado se lleva el 31,1% del ingreso total, como ocurre en Chile. Ese 1% son apenas 125.842 personas. Esta brutal realidad es peor si se considera que el 0,1% -o sea apenas 12.584 personas- se apropia del 19,9% del ingreso. Y todava ms: el 0,01% ms rico -1.258 personas- se lleva el 11,5% del ingreso total. En este olimpo de la opulencia estn los Luksic, Angelini, Paulmann, Matte, Solari, Sahie, Cuneo, Yarur, Piera, etc., las catorce familias que se codean con los multimillonarios del mundo.

Qu anlisis resiste el discurso sobre desigualdad -que se repone hoy con fines electorales- y a la vez el silencio sobre el escndalo de fortunas familiares de 17.400 millones de dlares, como la de Luksic, o de 9.700 millones de dlares, como la de Horst Paulmann? Es posible acumular esas riquezas en una relacin solidaria y respetuosa con ciudadanos a los que se niega el derecho a educacin y salud pblicas? La desorbitada concentracin de la riqueza en Chile supera lejos a pases desarrollados como EE.UU., Canad, Alemania, Japn, Espaa y Suecia(1); y clama por un rgimen tributario y nacionalizaciones que hagan prevalecer la soberana nacional por sobre el inters privado.

En la prctica, Chile se ha convertido -como se propusieron los ex presidentes Ricardo Lagos y Bachelet-, en una plataforma de negocios en Amrica del Sur. Bajo la proteccin del modelo econmico y de las autoridades polticas -cuyas campaas financian las grandes empresas- se ha producido una acelerada transnacionalizacin de la economa, que remesa enormes flujos de ganancias al exterior. Asimismo, a partir de 2012 la mayor parte de los ingresos de las treinta principales empresas chilenas provinieron del extranjero (55,1%) antes que del mercado interno (44,9%)(2). La Cepal corrobora que las empresas chilenas invirtieron de manera directa en el exterior 21.090 millones de dlares en 2012. Hace seis aos ese rubro alcanzaba slo a 2.212 millones de dlares. Asombra la vertiginosa velocidad de este proceso, a lo que hay que agregar los 67 mil millones de dlares de fondos de las AFPs invertidos en el exterior, en especial en EE.UU.

Por su parte la Inversin Extranjera Directa (IED) en Chile obtuvo ganancias que le permitieron remesar 148.000 millones de dlares al exterior entre 2003 y 2011. En otras palabras, las utilidades obtenidas en nueve aos por el capital extranjero alcanzan para financiar todo el plan de inversin que el mismo ha desarrollado en 38 aos, y financiar entre 40 a 70% de un plan adicional de similar magnitud... Las estadsticas oficiales indican que las incursiones del capital extranjero en territorio nacional son inversiones que se pagan solas, y en un horizonte temporal extremadamente corto(3).

Ante este diluvio de millones de dlares que va a los bolsillos de una minora, puede considerarse idiotas a quienes han convertido el pas en colonia del capital extranjero y en capital mundial de la desigualdad?

La depredacin de los bienes con que la naturaleza dot a nuestro territorio continental y ocenico, los siniestros abusos de las AFPs, farmacias, laboratorios, bancos, Isapres, mercaderes del retail, explotadores de la educacin y salud, la corrupcin y el rosario de males que sufre el pas, demuestran que Piera, la derecha y la Concertacin son una partida de idiotas? No ser que los idiotas somos el rebao de corderos que en la Pascua electoral son inmolados en el ara de la demagogia?

Chile, malquerida herencia de nuestros libertadores, es vctima de lo que Roa Bastos llamara un ladronicidio(4), de gente muy lista y que de idiota no tiene un pelo. La clave de este ladronicidio es la economa de mercado, fuente de aberraciones que estn acumulando una rabia que amenaza estallar. Los responsables de esta crisis son los mismos que se preparan a reprimir a los que luchan por romper las cadenas del endeudamiento familiar y dejar atrs el comportamiento social egosta instaurado por el terror. Ninguno de los dos bloques que se turnan en el gobierno plantea una alternativa a esta economa trituradora de valores fundamentales como la solidaridad. La divisoria de aguas no pasa por la economa de mercado. Sus diferencias se reducen al rasguo que proponen hacer a la Constitucin, sin herir su corazn. Ambos conglomerados maniobrarn para bloquear una Asamblea Constituyente, nica solucin cvica a una crisis en aumento. Es evidente que luchar frontalmente contra el modelo mercantil -incluyendo su aparejo constitucional- es tarea de una nueva fuerza poltica que nazca de los movimientos sociales. Sin embargo, esto ocurrir slo cuando los idiotas recuperemos la capacidad de pensar y actuar con independencia de oligarcas y demagogos.

Notas

(1) La parte del len: nuevas estimaciones de la participacin de los sper ricos en el ingreso de Chile. Ramn Lpez, Eugenio Figueroa B. y Pablo Gutirrez C., Departamento de Economa, Facultad de Economa y Negocios de la Universidad de Chile, marzo 2013.
(2) Las consecuencias del boom de los precios del cobre en la economa chilena. Documento de discusin del Colectivo Andamios, mayo 2013.
(3) Id. Ver pgs. 8 y 9 de esta edicin.
(4) Augusto Roa Bastos, Yo el Supremo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter