Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2013

Entrevista a Martn Almada
Latifundio, Terrorismo de Estado y situacin de Derechos Humanos en Paraguay

Erasmo Magoulas
Rebelin


Martn Almada es un distinguido intelectual paraguayo, y comprometido luchador por los Derechos Humanos. Pionero en su pas de las revolucionarias teoras educativas y de la filosofa de la educacin de Paulo Freire. Tanto su familia, como l mismo, sufrieron el Terrorismo de Estado, desplegado en el Cono Sur por la Operacin Cndor. Por sus logros en el trabajo investigativo e histrico sobre la Doctrina de la Seguridad Nacional y la Operacin Cndor, fue galardonado con el llamado Premio Novel Alternativo, el Right Livelihood Award. Es el fundador y Director de la Fundacin Celestina Prez de Almada.

E.M.: Hace escasamente horas fue asesinado, en forma de ajusticiamiento, Luis Lindstron, un productor ganadero y forestal del Departamento de San Pedro, a 300 kilmetros de Asuncin. Qu lectura podemos hacer, en torno al tema de la seguridad, que se deslinde de la tpica matriz, que sobre el tema, emana del poder econmico y poltico?

M.A.: Este asesinato se comete justo en la vspera de la Audiencia Preliminar para investigar el caso Curuguaty ( 17 personas fueron masacradas -once campesinos y seis policas- en una operacin de desalojo de las tierras llamadas Marina Kue, cuya propiedad reclamaba un grupo empresarial del agro-negocio). Las audiencias estn previstas en Asuncin los das 3, 4 y 5 de junio prximo. La jueza Penal interviniente es Rosa Yanina Ros. Luego de la comisin de este crimen, de un importante representante de la Asociacin Rural (dueos de las vacas y de las tierras), lgicamente el clima ya est creado para condenar a los inocentes campesinos de Curuguaty. Digo inocentes, porque ya est probado, por la opinin pύblica nacional e internacional, que el intruso, el que se apoder de la tierra del Estado fue el recientemente fallecido socio de Stroessner, Blas N. Riquelme. La actuacin criminal del EPP (Ejrcito del Pueblo Paraguayo) normalmente aparece, justo en el momento oportuno, para justificar el TERRORISMO DE ESTADO.

Por su parte, la Coordinadora de DD.HH. del Paraguay (CODEHUPY), y el Captulo Paraguayo de la Plataforma Interamericana de DD.HH., Democracia y Desarrollo (PIDHDD), han manifestado que el asesinato del seor Lindstron es tan grave como los asesinatos de varios dirigentes campesinos de la zona norte, como el del seor Benjamn Lezcano, agricultor y dirigente campesino de Arroyito (Departamento de Concepcin), quien fuera asesinado por sicarios en febrero pasado, frente a su domicilio, y cuyo crimen contina en la absoluta impunidad. As tambin, siguen en la impunidad los asesinatos de otros referentes campesinos ocurridos en los ltimos meses: Sixto Prez, Vidal Vega, Dionisio Gonzlez, Francisco Denis. Estas dos organizaciones de DD.HH., exigen el esclarecimiento del crimen de Luis Lindstron, como as tambin los esclarecimientos de los asesinatos de dirigentes campesinos y el castigo a los responsables de tales hechos.

E.M.: Se cumplir, en pocos das, el primer aniversario de la masacre de Curuguaty. Las vctimas, en este caso, fueron trabajadores rurales sin tierra y miembros de la fuerza policial. En que contexto, deberamos analizar este hecho de violencia, contra sectores sociales marginalizados y desplazados?

M.A.: Esta pregunta tiene vasos comunicantes con la primera, como as tambin las respuestas. Al respecto es interesante ver lo que ha dicho el lder del Partido Comunista y miembro de la mesa de presidentes del Frente Guasύ, Amado Najeeb, quien sostuvo que cada vez que hay atentados del Ejrcito del Pueblo Paraguayo (EPP), o que se le endilgan a ste, se intensifica la persecucin a las organizaciones sociales.

Najeeb dijo que el EPP es una fuerza al servicio de la oligarqua, porque no es el que termina siendo perseguido, sino que lo son las organizaciones sociales, como el recrudecimiento de los controles hacia los campesinos, que se van a intensificar y agudizar. El caso Curuguaty es ejemplar. En Paraguay, el Cdigo es garantista, donde se debiera presumir la inocencia hasta la aparicin de prueba en contrario, pero en la prctica no lo es. Ac no se respeta la legalidad. La condena a los campesinos por el caso de Curuguaty, est cantada, dijo textualmente Najeeb.

E.M.: Durante el gobierno de Fernando Lugo, hubo un avance en la correlacin de fuerzas en favor del campo popular, pero esto pareciera no haber sido suficiente, para consolidar lo logrado en el terreno poltico e ir por una mayor democratizacin de la vida econmica y en pos de mayores logros en la justicia social. Cmo analizara los casi cuatro aos de Fernando Lugo en el gobierno?

M.A.: El triunfo de Lugo anunci la llegada de una primavera poltica en Paraguay, pero Lugo lleg al poder de la mano de la estructura de la derecha ms retrgada, me refiero al Partido Liberal. En ste contexto Lugo intent hacer tmidas reformas que fueron desaprobadas por la burguesa local, las multinacionales y el Imperio de turno. Durante los cuatro aos de gobierno de Lugo, mejor la salud y la educacin, pero cometi el grave error de desmovilizar a los movimientos populares. Se alej de su gente para no irritar a los verdaderos dueos del poder.

E.M.: Durante la cruenta Dictadura de Alfredo Stroessner, surgieron algunos movimientos politico-militares, en el area rural como urbana, que fueron rpidamente desmantelados. Cmo interpreta el surgimiento del EPP (Ejrcito del Pueblo Paraguayo) en tiempos de retorno a la vida constitucional de la Repύblica?

M.A.: Desde mi punto de vista, el EPP es funcional al sistema neoliberal, salvaje y criminal.

E.M.: Uno de los conflictos sociales ms recurrentes en Paraguay, es el conflicto por la tierra. Qu papel han jugado la tradicional oligarqua agroganadera paraguaya, y desde hace 25 aos, el avance de las transnacionales del agro-negocio?

M.A.: El conflicto de la tierra arranca desde la terminacin de la Guerra de la Triple Infamia, -conocida por la historia oficial como de la Triple Alianza-. Argentina, Brasil y Uruguay en 1870 cumplen vergonzosamente instrucciones del Imperio de turno, Inglaterra. Para mantener dividido el pujante pas destruido, Argentina cre el Partido Liberal y Brasil el Partido Colorado, al servicio de ellos hasta la fecha. Hoy Paraguay est a merced de la oligarqua ganadera y del agronegocio, que se niegan a pagar impuestos.

E.M.: En poco ms de un ao de presidencia, Federico Franco, dej en claro sus posicionamientos poltico-ideolgicos, tanto en el orden interno de la poltica paraguaya, como as tambin, en el rea regional y mundial: un radical anti-integracionismo de los pueblos de Nuestra Amrica y una sumisin a la ortodoxia del Mercado y a los dictados de Washington. Cmo analiza usted, las posiciones del actual Presidente Horacio Cartes?

M.A.: Cartes anunci que su gobierno va a volver a ocupar los espacios ganados en MERCOSUR, UNASUR, CELAC, etc. Ojal que no se constituya en un CABALLO DE TROYA, para destruir la integracin latinoamericana en marcha.

E.M.: Usted es una figura emblemtica de los DD.HH., no slo en su pas y el continente sin tambin a nivel mundial. Cmo ha evolucionado el trabajo de los organismos de DD.HH. en Paraguay, a partir del descubrimiento de los Archivos de la Operacin Cndor?, y qu juicio le merece el avance logrado en la Argentina en ese campo, con las polticas de Memoria, Verdad y Justicia, y Juicio y Castigo a los Genocidas.

M.A.: El 22 de diciembre de 1992, luego de una paciente investigacin, logr con el apoyo del Juez Penal Jos Agustn Fernndez encontrar 3 toneladas de documentos secretos de la Dictadura de Stroessner y de la OPERACIN CNDOR. Luego la Comisin de Verdad y Justicia, en el 2008 entreg al entonces Presidente Lugo, 8 tomos de recomendaciones. Desde el momento mismo del cuartelazo del 2 y 3 de febrero de 1989, hasta la fecha, ni la Justicia, en particular el Ministerio Pύblico, tampoco la Procuradura General de la Repύblica, han realizado ninguna investigacin sobre el genocidio cometido, como tampoco en la recuperacin de los bienes mal habidos. Es decir, Paraguay sigue viviendo al MARGEN DE LA LEY, sosteniendo la IMPUNIDAD, hecho que genera ms corrupcin y ms represin.

El nico pas que lidera la defensa y proteccin de los Derechos Humanos en Amrica Latina, es la Argentina.

El Juez Gustavo Santander Dans, que llevaba en Paraguay la causa OPERACIN CNDOR, con autorizacin de la Corte Suprema de Justicia, viaj a Buenos Aires en el 2008 para llevar los documentos de dicha operacin de Terrorismo de Estado, que comprometia a la fuerza represora de la Argentina. Santander se reuni para el efecto con los jueces argentinos Carnicoba Corral y el Juez Urso, tambien con el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores, entonces a cargo del Dr. Jorge Taiana.

NOTA FINAL. El 26 de noviembre de 1974 fui detenido en mi lugar de trabajo, INSTITUTO JUAN BAUTISTA ALBERDI de San Lorenzo y sometido a tortura en el Departamento de Investigaciones de Asuncin, durante 30 das. Fui declarado por los militares de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, TERRORISTA INTELECTUAL, por la tesis que defend en la UNIVERSIDAD DE LA PLATA, titulada PARAGUAY- EDUCACIN Y DEPENDENCIA, trabajo inspirado en la educacin liberadora de Paulo Freire. Uno de mis torturadores tena el apellido Lindstron y entre los propios torturadores se comentaba que el tal Lindstron el temible, haba sido un ex- seminarista. No s si ste Lindstron, mi ex torturador, tendr relacin familiar con Luis Lindstron, la vctima fatal del atentado perpetrado el pasado 31 de mayo.

Juan Luis DStefano, oriundo de Caacup, fue el otro ex-seminarista que me tortur brutalmente, en aquella terrible oportunidad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter