Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2013

La cobertura del New York Times sobre Venezuela y Honduras: Un caso de mala conducta periodstica

Keane Bhatt
revista-amauta.org


El da despus de la muerte del presidente Hugo Chvez, una reportera del New York Times, Lizette lvarez, hizo una descripcin compasiva sobre las las efusiones de celebraciones ruidosas y, para muchos, optimismo cauteloso por el futuro en el Condado de Miami-Dade, en Florida. Su artculo, Expatriados venezolanos ven una razn para celebrar (Venezuelan Expatriates See a Reason to Celebrate) expres que muchos haban ido a Miami a escapar de la garra de hierro de Chvez en la nacin y cit a un consultor venezolano de software de computadoras, que dijo francamente: tenamos a un dictador. No haba leyes, ni justicia. (1)

Un lector ingenuo del reporte de lvarez no tendra idea de que desde 1998 Chvez haba triunfado en 14 de las 15 elecciones y referendum, todos los cuales fueron aprobados como libres y justos por monitores internacionales. Las elecciones ms recientes de Chvez, las cuales gan por un margen de ms de 11 puntos, tuvieron una tasa de participacin de 81%; el ex presidente Jimmy Carter describi el proceso electoral en Venezuela como el mejor del mundo de los 92 casos que ha evaluado el Centro Carter (un hecho que, hasta la fecha, nunca ha sido reportado por este diario). (2)

En contraste a lvarez, a quien se le permiti que su cita describiendo a Chvez como un dictador se le mantuviera sin contestar, otra reportera del Times, Neela Banerjee, en 2008 cit las falsas acusaciones lanzadas en contra del presidente Obama por sus opositores -es un musulmn que asisti a una madraza en Indonesia cuando era nio y se le jurament para su cargo ante el Corn-, pero inmediatamente las invalid: de hecho, es cristiano y se le jurament con una Biblia, escribi en la siguiente oracin. (3) Tal parece que para este diario los hechos se despliegan a diario.

La junta editorial del Times fue aun ms deshonesta luego de la muerte del presidente Chvez: la administracin de Bush da la reputacin de Washington en Amrica Latina cuando bendijo de manera imprudente el fallido intento en el 2002 a un golpe militar en contra de Chvez, escribi el diario, ocultando el propio rol de su junta editorial en bendecir dicho golpe en ese momento. Un editorial del Times publicado en el 2002 indic que con la renuncia [sic] del presidente Hugo Chvez, la democracia venezolana ya no est amenazada por un dictador potencial, y agreg estrafalariamente que Washington nunca demoniz pblicamente a Chvez, que el verdadero dictador Pedro Carmona simplemente era un respetado lder empresarial y que el golpe de dos das apoyado por Estados Unidos fue meramente un asunto venezolano. (4)

La junta editorial campeona inicial del rgimen de facto que emiti un decreto para disolver prcticamente todos los poderes del Estado, incluyendo la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Venezuela- criticara descaradamente 11 aos despus a Chvez luego de su muerte por haber dominado la poltica venezolana durante 14 aos con mtodos autoritarios. El diario argument que el gobierno de Chvez debilit la independencia judicial, intimid a sus opositores polticos y a defensores de los derechos humanos e ignor la violencia rampante, y muchas veces mortal, de la polica y los guardias carcelarios. Luego de arremeter contra el rcord de Chvez, el editorial concluye diciendo que Estados Unidos debera ahora aclarar su apoyo a una transicin democrtica y civil en una Venezuela post Chvez como si Chvez no fuese un lder electo justamente con un aplastante mandato popular.

Sin embargo, hay un pas que actualmente se ajusta mucho ms a la representacin de un gobierno no democrtico e ilegtimo que la junta editorial de este diario usa para Venezuela: Honduras, que en 2009 fue vctima de un golpe de Estado que depuso al presidente libremente electo, y de tendencia de izquierda, Manuel Zelaya.

A pesar de que el New York Times critic a Chvez por debilitar la independencia judicial, no se molest en siquiera informar sobre el extraordinario rompimiento institucional que se produjo en Honduras, cuando en diciembre del 2012, el Congreso de ese pas despidi a cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia que votaron en contra de una ley propuesta por el presidente Porfirio Lobo, quien lleg al poder en 2009 a travs de unas elecciones represivas realizadas a la sombra de una dictadura militar en poder despus del golpe y boicoteadas por la mayora de los observadores electorales internacionales.

Cuando se trata de intimidar a los oponentes polticos y a los defensores de derechos humanos, los problemas de Venezuela son casi imperceptibles comparados con los de Honduras. Durante 14 aos bajo Chvez, Venezuela no tiene registros de desaparecidos o asesinatos de ndole poltico. En la Honduras despus del golpe, tal prctica es ahora endmica. Solo en el ao 2012, al menos cuatro lderes del partido de oposicin Libre, organizado por Zelaya, fueron asesinados, incluyendo el candidato a alcalde, Edgardo Adalid Motio. Adicionalmente, dos docenas de periodistas y 70 miembros de la comunidad GLBT han sido asesinados desde el golpe, incluyendo los prominentes lderes activistas anti-golpe GLBT como Walter Trchez y Erick Martinez (ninguno de estos casos fue lo suficientemente notable como para recibir una mencin en el Times).

Y aunque los editores del Times condenan la violencia poltica en Venezuela, la polica hondurea se ve sistemticamente involucrada en asesinatos extrajudiciales en contra de sus propios ciudadanos. En diciembre de 2012, Julieta Castellanos, la rectora de la universidad ms grande de Honduras, present los hallazgos de un informe donde detalla los 149 asesinatos cometidos por la Polica Nacional Hondurea durante los ltimos dos aos de Porfirio Lobo. Ante el hecho de seis asesinatos mensuales cometidos por la polica, ella advirti que Es alarmante que la Polica misma sea la que est matando personas en este pas. La ciudadana est en un estado de indefensin e impunidad (5). Tal alarma es ms que justificada por el nombramiento por Lobo de Juan Carlos El Tigre Bonilla como director de la Polica Nacional, a pesar de informes de que una vez supervis a escuadrones de la muerte. (6)

Finalmente, el equipo editorial del Times lament la violencia carcelaria en Venezuela. Pero considere como contexto que la organizacin no gubernamental Observatorio de Prisiones, consistentemente crtica de Chvez, inform de 591 muertes en prisin en el ao 2012 para un pas de 30 millones. (7) En Honduras, un pas con un poco ms de un cuarto de la poblacin de Venezuela, murieron ms de 360 presidiarios en un solo incidenteun fuego que ocurri en una prisin de Comayagua en el 2012. En esa prisin las autoridades impidieron que los bomberos realizaran su trabajo durante 30 cruciales minutos mientras las puertas de los presos permanecan cerradas. Segn algunos sobrevivientes, los guardias ignoraron sus ruegos de ayuda mientras muchos se quemaban vivos. (8)

Dado el contraste en los credenciales democrticos de los dos pases y su rcord de derechos humanos, surgen preguntas obvias: Cmo ha presentado el New York Times a Venezuela y a Honduras desde el golpe de estado en Honduras del 2009? Si en ambos casos en sus noticias y pginas de opinin, el Times publica regularmente acusaciones sobre el autoritarismo en Venezuela, qu terminologa ha empleado el Times para describir al gobierno militar dirigido por Roberto Micheletti, el cual asumi el poder despus del derrocamiento de Zelaya, o el ilegtimo gobierno de Lobo que lo sustituy?

La respuesta es reveladora. Durante casi cuatro aos, el New York Times ha mantenido un doble estndar que literalmente no falla. Ninguno de los escritores del New York Times en ms de 100 artculos de noticia y opinin se han referido al gobierno de Honduras como autocrtico, no democrtico o autoritario. Tampoco los escritores del New York Times han tildado ni una sola vez a Micheletti o a Lobo de dspotas, tiranos, hombres fuertes, dictadores, o caudillos.

Al mismo tiempo, desde el 28 de junio de 2009 al 7 de marzo de 2013, el peridico ha publicado por lo menos 15 artculos de prensa y opinin en los cuales los mismos autores han usado cualquier cantidad de eptetos contra Chvez. (Esta metodologa no incluye las normalmente virulentas entradas de blog antichavistas que el peridico publica en su sitio web, as como los artculos publicados como el de Lizette Alvarez, donde se cita a otro que describe a Chvez como un dictador).

Durante este periodo, los mismos reporteros del peridico se han referido a Chvez como un dspota, lder autoritario, y autcrata; sus articulistas de opinin lo han tildado de petrodictador, hombre fuerte indomable, neoautoritario brutal, guerrerista y un coronel convertido en sultn petrolero. En la vspera de las elecciones de octubre, un artculo de opinin calific al gobierno de Chvez de autoritario no menos de tres veces en 800 palabras. Y con la muerte de Chvez no ces esta tendencia: El 6 de marzo, el periodista Simn Romero escribi sobre la muerte de Chvez que se iba como el hombre fuerte en una novela de caudillos, y concluy que se haba convertido, de hecho, en un caudillo.

Estas violaciones de los estndares ms bsicos de periodismo que hacen referencia a un lder democrticamente electo como si fuera un gobernante con poderes absolutos- no termina con sus articulistas. El 24 de julio de 2011, Bill Keller, el entonces editor ejecutivo del peridico, escribi el artculo Porque los tiranos aman el escndalo de Murdoch, el cual incluy una foto de Robert Mugabe al lado de Chvez. Keller se refiri a ambos cuando concluy, autcratas sern autcratas.

Pero si el despotismo, definido como el ejercicio cruel y opresivo del poder absoluto, tiene algn significado, debera aplicarse al gobierno hondureo, cuyas fuerzas armadas no solo su polica- han asesinado constantemente a civiles inocentes. El 26 de mayo de 2012, por ejemplo, las fuerzas especiales hondureas mataron a Ebed Ynez, de 15 aos, y se alega que oficiales de alto rango lograron encubrir el hecho enviando a seis u ocho soldados enmascarados y en uniformes oscuros al cuerpo del adolescente, tocndolo con fusiles y recogiendo los cartuchos vacos de las balas para encubrir las evidencias que pudiese vincular a las fuerzas armadas, segn el Associated Press.

La paradoja del New York Times su postura hacia lo que considera las tendencias antidemocrticas en Venezuela al mismo tiempo que evita usar el mismo tratamiento a la indiscutible represin en Honduras- solo se puede explicar mediante un hecho crucial: Honduras ha sido un aliado firme de Estados Unidos desde el derrocamiento de Zelaya.

El historial escrupuloso e inequvoco del New York Times de evitar caracterizaciones despectivas del gobierno violador de los derechos humanos de Honduras podra explicar por qu nunca ha hecho referencia a la solicitud de marzo de 2012 de 94 miembros del Congreso que exigieron que la administracin Obama retuviera la ayuda de EE.UU. a los militares y a la polica hondureos. El peridico tampoco inform de la carta de los 84 miembros del Congreso a la Secretaria de Estado Hillary Clinton ms tarde ese mismo ao, condenando la crisis institucional de Honduras y la impunidad judicial.

Al evaluar el relativo silencio del peridico respecto a Honduras, cabe imaginar si Chvez hubiera ascendido al poder en tan dudosa forma como Lobo; si durante aos el gobierno de Venezuela hubiese permitido a su aparato de seguridad matar de forma contnua a civiles; o si el gobierno de Chvez hubiese mantenido condiciones de impunidad en las que desaparecieran, torturaran y asesinaran a opositores polticos y activistas de derechos humanos.

Como revela un examen cuidadoso del lenguaje y la cobertura de casi cuatro aos de artculos de prensa del New York Times, la libertad y la democracia en Amrica Latina no han sido una preocupacin sincera de las instituciones de prensa liberales. La firme conformidad del peridico a la postura del Departamento de Estado de EE.UU., el cual consistentemente vilipendia a un enemigo oficial de EE.UU., mientras que minimiza sistemticamente los crmenes de un aliado, demuestra que su principal objetivo es subordinarse a las prioridades de Washington.

 

Notas

1. Lizette Alvarez, Venezuelan Expatriates See a Reason to Celebrate, The New York Times, March 6, 2013.

2. Keane Bhatt, A Hall of Shame for Venezuelan Elections Coverage, Manufacturing Contempt(blog), nacla.org, October 8, 2012.

3. Neela Banerjee, Obama Walks a Difficult Path as He Courts Jewish Voters, The New York Times, March 1, 2008.

4. Hugo Chvez Departs, The New York Times, April 13, 2002.

5. Policas de Honduras, Responsables de 149 Muertes Violentas, La Prensa, December 3, 2012.

6. Katherine Corcoran and Martha Mendoza, Juan Carlos Bonilla Valladares, Honduras Police Chief, Investigated In Killing, Associated Press, June 1, 2012.

7. Fabiola Snchez, Venezuela Prison Deaths: 591 Detainees Killed Countrys Jails Last Year,Associated Press, January 31, 2013.

8. Hundreds Killed in Hellish Fire at Prison in Honduras, Associated Press, February 16, 2012.

9. Authors research, using LexisNexis database searches for identical terms in reference to the two countries. For a detailed list of examples, contact him at [email protected]

10. Francisco Toro, How Hugo Chvez Became Irrelevant, The New York Times, October 6, 2012.

11. Simon Romero, Hugo Chvez, Leader Who Transformed Venezuela, Dies at 58, The New York Times, March 6, 2013.

12. Bill Keller, Why Tyrants Love the Murdoch Scandal, The New York Times Magazine, July 24, 2011.

13. Alberto Arce, Dad Seeks Justice for Slain Son in Broken Honduras, Associated Press, November 12, 2012.

14. Martha Mendoza, US Military Expands Its Drug War in Latin America, Associated Press, February 3, 2013.

15. Office of Representative Jan Schakowsky, 94 House Members Send Letter to Secretary Clinton Calling for Suspension of Assistance to Honduras, March 13, 2012. Correspondence from Jared Polis et al. to Secretary of State Hillary Clinton, June 26, 2012.

Fuente: http://revista-amauta.org/2013/06/la-cobertura-del-new-york-times-sobre-venezuela-y-honduras-un-caso-de-mala-conducta-periodistica/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter