Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2013

Entrevista a Julio Anguita
O Alemania se va del euro o los pases del Sur tendrn que salirse

Alfonso Alba
andaluces.es

En su etapa ms activa desde que dej la primera lnea de la poltica nacional, Julio Anguita afirma que estar en poltica hasta que se muera


Julio Anguita Gonzlez (Fuengirola, 1941) est viviendo su etapa ms activa desde que dej la primera lnea de la poltica nacional, los cargos, como l mismo lo define. Acaba de publicar un libro, junto a la periodista Carmen Reina, de Conversaciones sobre la III Repblica (Editorial El Pramo) que ya ha agotado dos ediciones y que no para de presentar en media Espaa. Tras poner en marcha el Frente Cvico, un movimiento social que renuncia a presentarse a las elecciones pero que aspira a aglutinar a una mayora para la movilizacin, Anguita no para de ser llamado para impartir conferencias y asistir a programas de televisin de mxima audiencia. Pese a su nuevo repunte de una popularidad, que ya era alta, sigue fiel a sus costumbres, al bar al que acude todos los das a tomar caf, donde se desarrolla la entrevista. Es temprano. En la televisin de la cafetera, encendida, se ve a Jos Mara Aznar. El da de antes ha concedido su famosa entrevista que ha sacudido las costuras del PP.

Podramos empezar la entrevista por lo ltimo

lo ltimo es la amenaza de Aznar, que vuelve [risas].

Ah, bueno. Pues pensaba preguntarle por otra cosa, pero me pone en bandeja una pregunta sobre Aznar, que parece que quiere volver a la poltica, no como usted

Yo estoy en la poltica. Lo que no vuelvo es a los cargos. Pero en poltica estoy hasta que me muera. Lo que yo hago es poltica. Pero no institucional.

El amago de Aznar, unido al regreso a la primera lnea de la actualidad de Felipe Gonzlez, es como un regreso a los 90?

Vamos. No quiero entrar en ese debate, que es un problema del seor Aznar y del PP. He hecho un comentario jocoso al principio, pero no quiero entrar en ese debate.

Lo que le iba a preguntar al principio, sobre lo ltimo, es porque la firma de Julio Anguita est encabezando un manifiesto que circula por internet para que Espaa salga del euro.

Mi firma es la tercera, por orden alfabtico.

Usted siempre ha sostenido que la nica salida a la crisis en Espaa es que el pas abandone el euro.

Hombre, siempre no. Pongamos que hace cinco aos, s. Esa posicin se debe a las consultas que uno hace, a las lecturas que uno hace, a las reuniones con compaeros economistas que uno tiene. Somos muchos los que en Espaa siempre hemos mantenido una posicin crtica con el euro, pero el que ha tenido bien arropada su propuesta para la salida del euro ha sido Pedro Montes, que perteneca al rea econmica de Izquierda Unida, fue economista por oposicin del Banco de Espaa, igualmente, con su fallecido compaero Jess Albarracn. Muy crtico con el euro fue tambin otro miembro de IU, Juan Francisco Martn Seco, que es interventor general del Estado y tambin apoya este manifiesto, junto a una serie de economistas. Esta posicin que al principio pareca muy minoritaria se ha ido ampliando. Adems, hoy es un debate. Sobre todo cuando hay un economista ingls que dice que la deuda es impagable [se refiere al economista Jeremy Warner, que ha publicado en The Telegraph una tribuna que plantea que la deuda de Espaa es impagable], tesis que venimos manteniendo. La deuda no se puede pagar, se pongan ustedes como quieran. Entonces, una de dos: o Alemania se va del euro, con lo cual sera una solucin, o los pases del Sur, los famosos PIGS, tendrn que salirse. Le dar un dato. El 20 de mayo de 2012 en el diario El Pas Felipe Gonzlez public un artculo donde se dice textualmente: Cuando construimos la moneda nica se nos olvid que Entonces dice que no haba una poltica financiera en comn, que no hay una fiscalidad en comn. Es decir, el argumento que siempre habamos usado nosotros para rebatirle, l ah lo haba escogido. De modo que la salida del euro es una, hay otras soluciones. Que se vaya Alemania, que se replantee la construccin europea en torno a una entidad poltica y que desde luego lo que se llam la construccin del espacio social europeo se haga.

Qu consecuencias tendra para Espaa su salida del euro?

No ms difciles que las actuales. Obligara a no participar con sacrificios sino con entender que empezamos una etapa difcil porque entre otras cosas el diferencial de la peseta con la moneda nica en torno a la deuda podra elevarse. Pero claro, es que la salida del euro implica otras medidas. Para empezar, una auditora de la deuda. Y si hay una parte de la deuda, que es lo ms importante, que es ilegtima, no pagarla. Y la otra otra de manera unilateral hacer una moratoria. Esas medidas van concatenadas. Salirte del euro sin plantearte una deuda que es impagable no tendra sentido. Luego la segunda medida es no pagar la deuda. Eso lo hizo Argentina, eh? Esto no es nuevo, esto no es nuevo.

Pero plantear esa salida del euro tendra una consecuencia de default sobre el pas. No tendramos dinero para pagar las pensiones, las prestaciones sociales

Cmo que no? Dele usted a la mquina.

Al Banco de Espaa?

Claro. Es que eso es recuperar la soberana monetaria. Y aplique usted una poltica de persecucin del fraude fiscal, de persecucin de la economa sumergida, de erradicacin de los parasos fiscales. Esto no es fcil. Esto es muy difcil, pero el marco existe y el modelo existe. Mire usted a Estados Unidos. La mquina se pone en funcionamiento. Mire usted, es que hay un peligro de inflacin? Evidentemente, pero bueno, ya veremos. En la economa capitalista, el conductor, el poltico siempre ha tenido dos caballos: la inflacin y los dficits. Y tiene que jugar con los dos. Unas veces le dejo a uno que corra ms. En fin, los ritmos.

Y en este caso sera el caballo de la inflacin el que correra.

Pero, vamos, la inflacin tambin se puede cortar, porque obedece a muchas causas. Tenemos la inflacin como consecuencia de que se acua mucha moneda, est la inflacin de beneficios y de esta nunca se habla, cuando los beneficios son bastante numerosos Pero vamos, que evidentemente la inflacin es un riesgo. Yo tengo una manera de trabajar: primero est la poblacin, sino es que lo estamos sacrificando todo a que las cuentas, la mecnica de las cuentas funcione. Y la poblacin tiene que comer todos los das.

El economista ingls al que se ha referido antes es el del diario The Telegraph?

S, lo he dejado para lermelo ahora. Dice que la deuda es impagable, cosa que ya deca hace cuatro aos Pedro Montes. No se pueden pagar cuatro billones de euros, se pongan como se pongan. Lo que estn tirando es balones fuera esperando a que el rbitro pite el final del partido.

Una patada hacia adelante. Aplazando los problemas al futuro.

Es la huida hacia adelante, esperando. Ellos operan el modelo que ya Keynes plante y que es muy viejo: todos los ciclos econmicos tenan un ritmo y ese ritmo va a volver. Lo que pasa es que estamos ya en una situacin en la que no hay ciclos econmicos. El capitalismo ha llegado ya a los ltimos confines de la Tierra y no puede repetir el mecanismo de resistencia. Y eso es lo que esperan, que venga un ciclo alcista. Y no parece, no.

Con esa salida del euro se producira un autntico terremoto poltico en Espaa.

Hombre. La salida del euro la tiene que aplicar un Gobierno. Y un Gobierno con el apoyo mayoritario, luego el terremoto no sera tanto. No podemos aislar la medida de quien la pone en marcha. Cuando me preguntaban ustedes, los periodistas, cuando yo era candidato a la Presidencia del Gobierno, oiga usted, eso que est diciendo cmo se va a aplicar? Miren ustedes, yo a la poblacin le explico lo que voy a hacer. Si me vota, ya est. O sea, un terremoto para el que no ha ganado, por que el que lo aplica es que ha ganado. Cuando planteamos esta medida partimos del supuesto de que eso hay que aplicarlo con la fuerza mayoritaria.

Otra cosa que puede ocurrir es que directamente nos expulsen del euro.

No lo van a hacer. Quin le va a pagar a los bancos alemanes? Son un tigre de papel. Cuando el presidente de Ecuador Rafael Correa anunci que iba a hacer una comisin para estudiar una auditora de la deuda, automticamente la banca le ofreci una quita del 30%. Un 30% inmediatamente. As que no creas que tienen ellos las de ganar. Es que pierden, porque a la banca alemana no se le paga. Qu haces ahora? Esto tambin es riesgo por nuestra parte, porque llega la presin internacional No estoy planteando una medida suave, pero no es ms dura de lo que hay actualmente.

Planteaba que para acometer esa medida lo tiene que hacer un gobierno mayoritario. Usted desde el Frente Cvico rechaza presentarse a unas elecciones. Ese discurso entonces tendra que calar en los partidos que se presentan a las elecciones.

No, no. En la gente. A m me interesa ms la gente. Cuando la gente cree fuerza, los partidos irn detrs. Los partidos no me preocupan a m, me preocupa la gente. Si creamos una fuerza social, los partidos ms ligados a nuestras ideas se pondrn detrs.

Con esta recogida de firmas inicia entonces la batalla de la opinin pblica a la que plantea que la salida a la crisis es la salida del euro, valga la redundancia.

Hombre, mientras estn las cosas como estn. Tambin digo que hay otras. Por ejemplo, que el proyecto de construccin europea retome la baza poltica. Ir hacia un gobierno de Europa, la creacin de una Europa Federal, que eso significa redistribucin entre los territorios para ir a lo que se llama una cohesin econmica social. Otra salida, que se vaya Alemania.

Acaba de publicar junto a la periodista Carmen Reina el libro Conversaciones sobre la III Repblica (Editorial El Pramo). Usted defiende que esa III Repblica no como cambiar al Rey por un presidente sino por una reconstruccin del Estado. En ese Estado volveramos a hablar entonces de que nos regira la peseta?

Si nosotros hemos cedido soberana en nombre de un proyecto de integracin europea, pues esa cesin de soberana tendra que valer de alguna manera que el proyecto fuese as. Si no es as, se recupera esa soberana. Es algo puramente lgico. Lo que pasa es que nosotros hemos cedido soberana con mucha facilidad. Hay parlamentos que exigen los tres quintos, hay otros que exigen un referndum. Aqu, la Constitucin se hizo para entrar rpidamente. La actual construccin europea dista mucho de lo que se anunci cuando se empez a hablar antes del Acta nica. Hay unos hitos en la construccin europea que son las propuestas por ejemplo del diputado italiano Spinelli, el tratado de msterdam de 1984, posiciones incluso de Jacques Delors, del primero, segundo y tercer presidente de la Comisin Europea, que hablaban de la cohesin social. Pero se han arrumbado. Lleg el Tratado de Maastricht y dijeron fuera. Por tanto, esta construccin europea no responde a lo que en principio se pens. Luego, si no es as habr que recuperar soberana. Esa es la lgica que se plante en Espaa cuando se habl de la Repblica. Ustedes no han cumplido con la Constitucin, el pacto no existe.

Aunque ahora los nuevos dirigentes europeos estn hablando de fomentar la unin poltica y, sobre todo, la unin bancaria.

Por qu hablan de la unin bancaria? Porque en el fondo no quieren unin poltica. Una unin poltica significa un gobierno europeo, que no se hace de momento, sino dando unos pasos. Una interconexin entre los distintos parlamentos. Pero esa realidad no se quiere. Lo que quieren es tener una banca como instrumento fundamental de control y una coordinacin de gobiernos, no un gobierno europeo.

Ahora est creciendo en Europa el antieuropesmo, en Grecia, en Reino Unido

En Reino Unido no tiene sentido porque hasta ahora ellos no han hecho nada ms que sacar ventajas. Una de las cosas ms tremendas fue la concesin a la Thatcher del cheque britnico, es decir, el dinero que sobra para m. Gran Bretaa es un movimiento extrao en la construccin europea. Como ellos dicen, Europa es eso que hay ah al otro lado del Canal de la Mancha. Ellos se sienten ms vinculados a Estados Unidos cultural e histricamente. Lo que ocurre es que ese esplndido aislamiento anida en ciertas clases sociales, y de ah salen estos partidos como el UKIP. Pero los que somos anti Maastricht en todo el Sur de Europa es que estamos cargados de razn. Nos decan antieuropeos porque ellos tenan una concepcin dogmtica: o sta es la construccin europea o lo dems no vale. Porqu? Podemos hablar de otras opciones. Y ahora ha llegado el momento de hablar de otras opciones. Lo que ha cado es el discurso dogmtico en el que estuvo Felipe Gonzlez metido hasta el final. l es el responsable de ese discurso de Maastricht.

Tambin como Aznar parece que hace amagos, al menos de marcar el discurso poltico.

Hombre, pues sera interesante que asistiramos a un revival que volvieran ellos dos all, como los dos viejos pistoleros que aparecen despus en el Far West a ajustar sus cuentas. Sera interesante, un espectculo que pedira yo primera fila para verlo.

Bueno, ya vio el de los 90 en primera fila.

No, no. Pero digo ahora. El otro no lo vi, en el otro particip. Particip en el duelo [risas].

Seor Anguita, lo que s estamos viendo ahora, y eso no ocurri en los 90 cuando estuvo en primera fila, es una crisis absoluta del bipartidismo. Al menos, es lo que trasladan las encuestas.

Lo que pasa es que esa crisis del bipartidismo tiene un buen paraguas, que se llama la Ley Electoral. Y si no fjese cmo bajando el PSOE ms que el PP, y tambin bajando el PP todava las dems fuerzas polticas no consiguen aunar un buen nmero de diputados que cuestionen la mayora. Esto indica que el bipartidismo est muy bien consolidado gracias a una Ley Electoral que se hizo para eso. Por ah circula un documento que me han presentado para que d mi opinin, en el que hay un grupo de intelectuales que buscan que se pueda crear una candidatura alternativa. Me temo que es otra vez para apoyar al PSOE. Somos un pueblo que tiene poca memoria. Aqu olvidamos que fue Zapatero el que le pidi a Mariano Rajoy que haba que aprobar la reforma de la Constitucin. Cuando se opta por el Frente Cvico se opta por un camino, el mo: no hay salida desde la mecnica normal. Evidentemente que todo tiene que ser sancionado por las urnas, pero ahora mismo no se resuelve en las urnas. Se resuelve en la construccin de un contrapoder, se resuelve en la movilizacin. Adems, no hay que escandalizarse. La revolucin es algo normal. Yo me baso en la solemne Declaracin de los Derechos Humanos que est hablando de que la rebelin es legtima. Y lo dice Santo Toms de Aquino, y John Locke, y la revolucin francesa, y la revolucin americana. Pero quieren que todo el mundo se meta en el tema electoral. Pues no me da la gana. Usted quiere que me meta en el desfiladero donde estn los indios arriba tirando las flechas. Yo no me meto ah.

Cmo va esa movilizacin del Frente Cvico?

Estas cosas no se deben decir. El Frente Cvico tuvo una arrancada de caballo alazn y va camino de la parada del burro manchego. Espaa es un pas que enseguida que aparece algo nuevo queremos ver los resultados inmediatos. Pero aqu hay dos palabras que son tesn y paciencia. Ahora vamos el 6 y 7 de julio a la constitucin definitiva del Frente Cvico. Espero que si los documentos que hasta ahora han servido de base que han sido mis siete famosas cartas, las siete pastorales [risas], los leen, se darn cuenta de que todos tenemos que irnos con otros, a trabajar, a ayudarnos. Lo nuestro es la movilizacin y, sobre todo, que tenemos la misin de intentar movilizar a la mayora.

En Espaa parece que las movilizaciones no san tan masivas como cabra esperar de una crisis tan salvaje. Tiene miedo la poblacin?

Claro que tiene miedo, porque lo poco que tienen, el que tenga poco, lo pueden perder. Se ha repetido siempre que el hambre produce revoluciones y no es verdad. Si cogemos la historia, las revoluciones han venido en su germen primigenio de los privilegiados. La revolucin francesa se gest en los salones en donde los intelectuales se reunan, hablaban, eso se filtraba a una parte de la calle, la burguesa de entonces, que necesitaba romper las cadenas que les imponan los seores de la aristocracia Pero vino de arriba. El pueblo, los sansculotte, sali, arras y se sum ya. En la revolucin sovitica lo mismo. Comienza en la intelectualidad y en los elementos ms avanzados del poco proletariado que haba en Rusia. Igualmente, la revolucin cubana la inicia un abogado, que es Fidel Castro. Y la revolucin china empieza con un maestro de escuela que es Mao Tse Tung. Entonces, qu ocurre? En esto soy muy duro con la cobarda de los intelectuales. A la gente que no tiene que comer y que necesita el mnimo puesto de trabajo para sobrevivir, no le pidamos la heroicidad. Cuando llegue el momento y le hayamos allanado el camino s. Pero la primera chispa en la rebelin es para los que, y ah me incluyo, hemos podido estudiar, hemos tenido experiencia, percibimos un salario de jubilados Y ah veo que hay mucho apesebrado, mucho pesebre.

Esa intelectualidad es quizs la que ahora le est moviendo el trono al Rey?

Hay un dicho muy antiguo que dice que es preciso que un hombre muera para que se salve el Reino. Naturalmente, la figura del Rey es hoy una pesada carga para el sistema monrquico y para el estatus de la Casa. El Rey nunca ha sido una figura edificante, en absoluto. Pero ahora las cosas que se silenciaban, se saben. El problema es el siguiente: Felipe VI va a acceder a ejercer el papel que ha ejercido el padre? Yo creo que si el Rey abdica y Felipe gobierna, al cabo de dos aos tenemos aqu la Repblica. Pero trada por la derecha. Esta idea la he repetido hasta la saciedad. La Repblica la trae la derecha. Cuando me refiero a la derecha no slo hablo de los partidos polticos, me refiero a los intereses econmicos que tienen que cambiar para que contine el chiringuito. Y si hace falta una repblica, se pone una repblica, eso s, muy conservadora. Entonces, los que solamente tienen de republicanos darle aire a la bandera, incautamente van a caer en el barril. Por eso hace falta un proyecto de repblica.

Sera como escribi el italiano Lampedussa en El Gatopardo, cambiarlo todo para que nada cambie.

Efectivamente. Y sobre eso la Historia nos da ejemplos todos los das.

Cmo asiste Julio Anguita a la tormenta de titulares de casos de corrupcin que vive Espaa? Ya no se salva nadie: banqueros que van aunque sea un da a la crcel, el yerno del Rey, polticos, jueces. Estn todas las instituciones afectadas por la corrupcin.

Cul es el estadio ms grande de Espaa, el Bernabeu o el Nou Camp?

El Nou Camp.

Pues una inmensa sala de juicio con no s cuntas decenas de miles de inculpados sentados all, en el Nou Camp. Todos los que han gestado esta situacin en la que hay que meter a polticos, a banqueros, a medios de comunicacin, a intelectuales que han dicho que esto era la modernidad. En ese inmenso campo habra que juzgarlos a todos. Es un juicio de papel, evidentemente. No estamos hablando de algo en serio. Ahora est pasando lo que vena de antes. Recuerdo los discursos de Solchaga [ministro de Economa con Felipe Gonzlez], y los de Felipe Gonzlez, y los discursos de que los dems ramos unos anticuados mientras se destrua tejido productivo, mientras se vendan las empresas, mientras Espaa era el ladrillo, el turismo y los salarios bajos. Tenemos ms autopistas que nadie, porque eso les generaba el negocio Esto es el juicio a las clases dirigentes del pas. Es un juicio de la Historia. Y hay que sentarlos a todos. Incluido a m, aunque s que me tendran que soltar inmediatamente porque yo no tengo ningn problema en sentarme all tambin.

La poblacin asiste atnita a los juicios porque no acaba de confiar en la Justicia, no la ve justa.

Algo tiene la poblacin tambin de responsabilidad. Cuando la gente vota, tiene su parte de responsabilidad, lo que pasa es que no le gusta que se lo digan. Pero la tiene.

Qu le parece el decreto sobre la expropiacin temporal de viviendas que ha aprobado la Consejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andaluca?

Estoy de acuerdo. No me parece quizs la medida ms avanzada, pero me parece muy bien porque ya apunta, ni ms ni menos, algo que es de justicia: no puede haber gente sin casa y pisos vacos. No puede haber. Porque atenta contra el derecho de la ciudadana. En consecuencia, el derecho natural sancionado por la Declaracin de los Derechos Humanos dice que se pierde la propiedad. As de claro. Punto. No hay que discutirlo. Porque hay un momento en la Historia en el que los derechos se imponen, y punto. Ya no hay ms que discutir.

Aunque slo sea por ese decreto, ha merecido la pena el pacto de gobierno entre el PSOE e IU?

Una persona puede tener una trayectoria nada edificante y en su vida ha habido un momento en el que, bueno, dio amor o se port muy bien.

Qu le parece, como profesor y poltico, la reforma de la Ley de la Educacin que hace que la asignatura de Religin compute en la nota media de un alumno?

Soy un profesor, pero un profesor que tengo ideas y hablo de la enseanza. Como profesor soy el exponente de una trayectoria de enseanza que ha habido en este pas y que es hija de la Ilustracin. Y la enseanza no es independiente. Ahora estamos dominados por una visin de la enseanza clerical con olor a sacrista. Qu vamos a esperar? A m del PP me parece normal. Y que la Iglesia espaola, que siempre ha sido agreste, montaraz y trabucaide, haga esto porque es lo mismo. A m lo que me molesta es el grito en el cielo que pone el PSOE porque l fue el responsable. Cuando su secretario general dice el otro da amenazante que bueno que ellos van a hacer que se cumplan los acuerdos del ao 1979 Hombre! Entonces, la situacin de hoy la trajo el PSOE, que fue tolerante y cedi ante una Iglesia espaola muy mal acostumbrada que cada vez va a pedir ms y ms. Pues ya la tenis aqu. Para m sera muy fcil decir que el PP tal. No, no. El PP es el PP y ya est. Un granado no da nada ms que granadas, y sus alianzas con las sotanas estn clarsimas. Es el otro el que no cambi esta situacin.

Tan fuerte es ese poder fctico de la Iglesia como para marcar la agenda de un Gobierno y cambiar de arriba a abajo una ley tan importante como la educativa?

Cuando los gobiernos no tienen ms contacto que los palacios, las lites, los directores de los medios de comunicacin ms influyentes, s. Porque la Iglesia tiene poder. Pero cuando el Gobierno dice luz y taqugrafos la Iglesia no tiene poder ninguno. Ninguno. Hay una prueba. Las bodas religiosas han ido bajando, los nios no daban clase de Religin, el descremiento de este pas es tremendo. Y salvo los folclores de la Virgen del Roco pues la religin no tiene fuerza. Adems digo una cosa: los profesores de Religin no ensean religin, porque religin tambin es el Islam. Como asignatura la Religin tiene cuatro apartados: la vida sobrenatural, el dogma, la moral y la liturgia. Esa es la asignatura. Y de eso no ensean nada porque eso no se lo cree ya nadie. La dogmtica y la vida moral en esta sociedad no se la cree nadie. Entonces, a qu va la Iglesia? A mantener el poder, a mantener los privilegios econmicos, quedarse con la Mezquita por 30 euros, y ya est. Entonces, la alianza con la calle y la realidad disipa todos esos pactos palatinos. Pero son incapaces porque su naturaleza le tira al pacto palatino se encuentran en inferioridad y hacen lo que diga monseor Rouco Varela. Que diga misa, que es lo suyo [risas].

Ha hablado de la Mezquita de Crdoba, una ciudad de la que fue alcalde. La Iglesia ha inmatriculado a su nombre por 30 euros todo un edificio Patrimonio de la Humanidad tras una reforma de la Ley Hipotecaria impulsada por Aznar. Qu piensa de esa accin y cmo parece que la poblacin ha asistido callada o al margen?

La Iglesia est en la lnea que ha estado siempre. En Espaa ha tenido una unin con el poder siempre, pero desde el emperador Teodosio. Hubo dos momentos muy breves en que no, la Primera y Segunda Repblica, y determinadas cosillas en la poca de Carlos III con la expulsin de los jesuitas en Espaa y en Portugal con el marqus de Pombal. Lo que ha pasado con la Mezquita no s si la poblacin lo sabe, pero aunque lo supiera creo que hara lo mismo. El llamado cordobesismo no es ni ms ni menos que una de las manifestaciones de la pereza mental, exaltado a nivel de filosofa de vida.

Qu le parece el rezo compartido en la Mezquita?

Me parece lo ms normal, porque lo mejor que pueden hacer las tres grandes religiones monotestas, viendo como est el espritu secular que invade al mundo, es juntar los tres chiringuito. El gran Al-Hakem II, que era el prncipe de los creyentes y por tanto el jefe religioso mximo en Crdoba, en un momento dijo: yo creo que cada una de las tres grandes religiones tiene parte de razn. Eso era inconcebible en esa poca, porque era como el Papa de entonces, el califa. Esto yo no creo que ahora lo diga un Papa porque quieren ser los nicos.

Ha vuelto a la Mezquita ltimamente?

No, hace mucho tiempo que no voy. La conozco, algunas veces la he enseado.

La palabra Mezquita ya apenas aparece por ningn sitio.

S, ahora es Catedral.

Es como una nueva catequesis

S, pero adems ellos aplican la historia como quieren. Es verdad que all hubo una iglesia mayor, llamada de San Vicente, y que cosa incomprensible para determinados catlicos se traz un teln y en una parte haba rezos cristianos y en la otra musulmanes. Y despus se le dio dinero para que se fuesen a otro sitio. La persecucin sistemtica de la Iglesia Catlica contra cualquier disidencia, la imposicin del bautismo en Granada violando las capitulaciones que firman los Reyes Catlicos con Boabdil, eso no se dio en Crdoba. No hay cosa peor que tener la religin verdadera. Tremendo.

Y pensar que uno siempre tiene la razn.

S. Claro, claro.

Fuente: http://www.andalucesdiario.es/politica/o-alemania-se-va-del-euro-o-los-paises-del-sur-tendran-que-salirse-no-hay-que-escandalizarse-la-revolucion-es-algo-normal/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter