Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2013

Infraestructuras, crecimiento y bienestar: el gran engao de los de arriba

Ral Valls
Alba Sud / CST


No puedo resistir la tentacin de hacerme eco de las noticias que mencionan las evidencias cada vez ms claras de la "capilaridad econmica" entre las grandes empresas constructoras y la derecha, espaola y catalana. No puedo decir que este hecho me sorprenda pero vale la pena que recordemos el "tsunami urbanizador" que vivi este pas, o sufrir segn se mire, durante los "aos de cemento", entre los 90 y 2000.

Cuando miramos fotos de aquella poca nos impactar la gran cantidad de gras que poblaban los paisajes. Estamos hablando de un crecimiento urbanstico tan brutal como innecesario. Cada pueblo revisaba su Plan de Ordenacin Urbanstica Municipal (POUM) y recalificaba terreno rstico y lo converta en urbanizable, en algunos casos doblndolo. Las previsiones de crecimiento demogrfico de cada municipio servan para justificar estas necesidades. Pero cuando se vea en conjunto, cualquier observador atento se poda plantear de dnde saldra toda esta nueva poblacin. La ley del suelo promulgada por Jos Mara Aznar en 2002 lleva la tendencia del crecimiento al paroxismo y la expansin se convirti en burbuja.

A esta explosin de viviendas, muchas de ellas hoy vacas, la acompa una poltica de construccin de nuevas carreteras, desdoblamientos, trenes de alta velocidad, trasvases, aeropuertos,... Cada ao se bata el record de la anterior en produccin y consumo de cemento. Todo ello levant una fuerte resistencia en los territorios afectados, desgraciadamente y a pesar de los esfuerzos del movimiento social, la velocidad de los procesos y la falta de experiencia de los mismos movimientos dificultaron acciones conjuntas suficientemente masivas para detener la ola destructiva. Sin embargo hubieron algunos logros importantes como el paro del Plan Hidrolgico Nacional (PHN) en 2004.

Las consecuencias de estas dos dcadas han sido demoledoras y la transformacin del territorio ha sido tan intensa como desgraciadamente gratuita. Gratuita porque ninguna de las motivaciones que los responsables polticos airearon, cuando la presin popular les obligaba a dar explicaciones, ha sido corroborada por los hechos posteriores. El principal argumento empleado era el de la "competitividad econmica" del territorio beneficiado por la infraestructura de turno. Un caso paradigmtico es el tnel de Bracons, entre las comarcas de Osona y la Garrotxa. Si vamos a las hemerotecas veremos repetida mil veces esta idea. Bracons era estratgico para la economa de la Garrotxa, y tambin para la de Osona, y de paso para toda Catalua. Sin Bracons, dijo un empresario local, "estamos condenados poco ms que cuidar vacas". Bracons abra mercados, posibilidades de negocio, nuevas empresas, puestos de trabajo, etc., etc. Quin poda decir no? Pero la realidad es que ni Bracons, ni la gran cantidad de nuevas infraestructuras que han fragmentado el territorio, ocupado tierras de cultivo, alterado ecosistemas, transformado radicalmente paisajes nos han salvado de una crisis histrica.

El principal argumento para dotarnos de infraestructuras de gran coste de construccin, y mucho ms de mantenimiento, ha sido refutado por la inexorable realidad econmica. Ernest Lluch, nada sospechoso de ecologista, critic Bracons y propona dedicar el dinero a formacin profesional y espacio industrial para nuevas actividades econmicas. Evidentemente no le hicieron ni caso. Formacin? Qu tontera! Si la gente joven puede ganar miles de euros construyendo casas que quedarn vacas y carreteras infrautilizadas, qu narices hace en la escuela!

sta ha sido la manera de ver el mundo de los responsables empresariales y polticos (tanto conservadores como socialdemcratas) que han dirigido este pas a la catstrofe social en la que hoy estamos inmersos. Ser el segundo pas del mundo en nmero de kilmetros de AVE no les sirve de nada a los 6 millones de parados que tenemos. La mejora de la capacidad aeroportuaria slo es til para una juventud obligada a dispersarse por Europa y el resto del mundo en busca de un futuro digno. El hecho es que ninguno de estos responsables empresariales y polticos ha llamado a los ciudadanos movilizados en defensa del territorio para pedir perdn. Sera lo que menos podran hacer despus de habernos tratado directamente como "caverncolas" que queramos parar el pas y retroceder al tiempo de los carros y caballos.

Pero haba ms, y ahora resulta que entre estos "irresponsables" (perdonad pero el trmino "responsable" me parece ms adecuado para la gente que se movilizaba y no para los que tomaban las decisiones) circulaban sobres llenos de dinero. Normal, si una parte, la parte empresarial, de la clase dominante se estaba forrando, que menos que repartir todos esos beneficios entre los que facilitaban polticas y legislaciones para llevarlas a cabo y encima daban la cara cuando un grupo de peludos y nimby criticaban el proyecto de turno.

Alguien hablar de "corrupcin". Personalmente creo que se trataba ms de distribucin de los beneficios entre la clase dominante. Eso s, hecha a escondidas, para no alborotar las aves del corral. Resumen, se han malbaratado recursos, se ha estropeado lo ms preciado que tenemos, el territorio, y nos hemos quedado con una hipoteca de por vida. El crecimiento econmico continuado, no deseable por otra parte, no se ha visto por ninguna parte. Los de arriba han consumado su engao para mayor gloria de sus cuentas bancarias. Las consecuencias sociales son para una mayora cada vez ms empobrecida, las ambientales menos a largo plazo para todos...

Fuente: http://www.albasud.org/blog/es/447/infraestructuras-crecimiento-y-bienestar-el-gran-enga-o-de-los-de-arriba


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter