Portada :: Otro mundo es posible :: Resistencia Global
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2013

Levantamientos aqu, all y en todas partes

Immanuel Wallerstein
La Jornada


Al persistente nuevo levantamiento en Turqua le sigui uno an ms grande en Brasil, que a su vez fue seguido por otro menos difundido, pero no menos real, en Bulgaria. Por supuesto, no fueron los primeros, sino meramente los ms recientes en una serie en verdad mundial de tales levantamientos en los ltimos aos. Hay muchas formas de analizar este fenmeno. Los veo como un proceso continuado de lo que comenz como la revolucin-mundo de 1968.

Con toda seguridad, cada levantamiento es particular en sus detalles y en la compenetracin interna de las fuerzas en cada pas. Pero hay ciertas similitudes que deben apuntarse, si es que pretendemos hacer sentido de lo que est ocurriendo y decidir lo que deberamos hacer todos nosotros como individuos y como grupos.

El primer rasgo comn es que todos los levantamientos tienden a empezar con muy poco un puado de gente valerosa que se manifiesta en torno a algo. Y luego, si prenden, lo cual es en gran medida impredecible, se vuelven masivos.

De pronto no es slo el gobierno que est bajo asedio sino, hasta cierto punto, el Estado como Estado. Estos levantamientos son una combinacin de aquellos que llaman a remplazar al gobierno por uno mejor y aquellos que cuestionan la mera legitimidad del Estado. Ambos grupos invocan la democracia y los derechos humanos, aunque las definiciones que brinden de estos dos trminos sean muy variadas. En general, la tonalidad de estos levantamientos comienza del lado izquierdo de la arena poltica.

Por supuesto, los gobiernos en el poder reaccionan. Cada uno intenta reprimir el levantamiento o intenta apaciguarlo con algunas concesiones, o intenta ambas respuestas. Con frecuencia la represin resulta, pero en ocasiones es contraproducente para el gobierno en el poder, y atrae ms gente a las calles. Las concesiones funcionan con frecuencia, pero algunas veces son contraproducentes para el gobierno, y conducen a que la gente en la calle escale sus demandas. Hablando en general, los gobiernos intentan la represin ms que las concesiones. Y, por lo general, la represin tiende a funcionar en un relativamente corto plazo.

El segundo rasgo comn de estos levantamientos es que ninguno contina a gran velocidad por demasiado tiempo. Quienes protestan se rinden ante las medidas represivas. O se ven cooptados, hasta cierto punto, por el gobierno. O los desgasta el enorme esfuerzo requerido para las manifestaciones continuadas. Este desvanecimiento de las protestas abiertas es absolutamente normal. Esto no indica el fracaso de las mismas.

se es el tercer rasgo comn de los levantamientos. Sea como sea que llegue a su fin, nos brindan un legado. Han cambiado en algo la poltica del pas, y casi siempre para mejorar. Han puesto en la agenda pblica un asunto importante, como por ejemplo las desigualdades. O han incrementado el sentido de dignidad de los estratos bajos de la poblacin. O han incrementado el escepticismo en torno a la verbosidad con la que los gobiernos tienden a enmascarar sus polticas.

El cuarto rasgo comn es que, en todos los levantamientos, muchos de los que se unen, en especial si se unieron tarde, no lo hacen para profundizar los objetivos iniciales, sino para pervertirlos o para impulsar hacia el poder poltico a grupos de derecha, diferentes de quienes estn en el poder pero de ningn modo gente ms democrtica o que impulse los derechos humanos.

El quinto rasgo comn es que todos se ven embrollados en el forcejeo geopoltico. Los gobiernos poderosos fuera del pas en el que ocurre el desasosiego trabajan duro, aunque no siempre con xito, para ayudar a que los grupos que le son favorables a sus intereses se hagan del poder. Esto ocurre con tanta frecuencia que, por ahora, una de las cuestiones inmediatas acerca de un levantamiento particular es siempre, o debera ser siempre, cules sern las consecuencias para el sistema-mundo como un todo. Esto es muy difcil, dado que las consecuencias geopolticas potenciales pueden conducir a que alguien quiera ir en direccin opuesta a la inicial direccin antiautoritaria.

Finalmente, recordemos que en esto, como en todo lo que ocurre ahora, estamos en medio de una transicin estructural que va de una economa-mundo capitalista que se desvanece a un nuevo tipo de sistema. Pero ese nuevo tipo de sistema podra resultar mejor o peor. sa es la real batalla en los prximos 20-40 aos, y el cmo nos comportemos aqu, all o en todas partes deber decidirse en funcin de esta importante batalla poltica fundamental a nivel mundial.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/07/06/index.php?section=mundo&article=021a1mun

Traduccin: Ramn Vera Herrera



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter