Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2013

Varios pases europeos cierran su espacio areo al avin presidencial boliviano
Piratera area sobre Europa

John Pilger
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Imaginemos que el avin del Presidente de Francia fuera obligado a aterrizar en Latinoamrica por sospechas de que transportara un refugiado poltico y no solo cualquier refugiado sino alguien que ha suministrado al mundo la prueba de actividad criminal en una escala pica.

Imaginemos la reaccin de Pars, ni qu decir de la comunidad internacional, como se autodenominan los gobiernos de Occidente. Mientras se levanta un coro de aullante indignacin de Whitehall a Washington, de Bruselas a Madrid, heroicas fuerzas especiales seran enviadas para rescatar a su lder, y de pasada, aplastar la fuente de semejante gansterismo internacional. Editoriales los animaran, recordando posiblemente a los lectores de que ese tipo de piratera fue exhibido por el Reich alemn en los aos treinta.

El aterrizaje obligado del avin presidencial del presidente Evo Morales de Bolivia al que se le cerr el espacio areo en Francia, Espaa y Portugal, seguido por su estada obligada de 14 horas mientras funcionarios austracos exigan inspeccionar su avin en busca del fugitivo Edward Snowden fue un acto de piratera area y de terrorismo de Estado. Fue una metfora del gansterismo que rige ahora en el mundo y de la cobarda e hipocresa de espectadores que no se atreven a pronunciar su nombre.

Mientras visitaba Mosc para una cumbre de naciones productoras de gas, preguntaron a Evo Morales por Snowden que sigue confinado al aeropuerto de Mosc. Si hubiera una solicitud [de asilo poltico], dijo, por cierto, estaramos dispuestos a discutirla y considerar la idea. Fue suficiente provocacin para el Padrino. Hemos estado en contacto con una serie de naciones que enfrentaban la posibilidad de que Snowden aterrizara o viajara por su pas, dijo un funcionario del Departamento de Estado de EE.UU.

Los franceses que haban chillado por el espionaje de Washington de cada una de sus acciones, como revel Snowden fueron los primeros en actuar, seguidos por los portugueses. Los espaoles hicieron su parte imponiendo un cierre de su espacio areo, dando a los secuaces vieneses del Padrino suficiente tiempo para establecer si Snowden estaba invocando el artculo 14 de la Declaracin Universal de Derechos Humanos, que dice: 1. En caso de persecucin, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de l, en cualquier pas.

Los que son pagados para poner las cosas en su lugar han jugado su papel en un juego meditico del gato y el ratn que refuerza la mentira del Padrino de que este heroico joven est escapando de un sistema de justicia, en lugar de un encarcelamiento predeterminado, vengativo, que equivale a la tortura, como en el caso de Bradley Manning y de los fantasmas vivientes en Guantnamo.

Los historiadores parecen estar de acuerdo en que el ascenso del fascismo en Europa podra haber sido impedido si la clase poltica liberal o de izquierdas hubiera comprendido la verdadera naturaleza de su enemigo. Los paralelos en la actualidad son muy diferentes; pero la espada de Damocles que amenaza a Snowden, como el cuasi-secuestro del presidente boliviano, debieran llevarnos a reconocer la verdadera naturaleza del enemigo.

Las revelaciones de Snowden no tienen que ver solamente con la privacidad, ni las libertades civiles, ni siquiera el espionaje masivo. Tienen que ver con lo inmencionable: que las fachadas democrticas de EE.UU. ocultan apenas actualmente un gansterismo sistemtico identificado histricamente, aunque no sea exactamente lo mismo, como fascismo. El martes, un avin a control remoto estadounidense mat a 16 personas, en Waziristn del Norte, donde viven muchos de los militantes ms peligrosos del mundo, dijeron los pocos prrafos que le al respecto. Que los drones fueron lanzados por militantes que son de lejos los ms peligrosos del mundo, no fue mencionado. El presidente Obama los enva personalmente cada martes.

En su aceptacin del Premio Nobel de Literatura de 2005, Harold Pinter se refiri a una vasta tapicera de mentiras, de la que dependemos. Pregunt por qu la brutalidad sistemtica, las atrocidades generalizadas de la Unin Sovitica eran bien conocidas en Occidente mientras los crmenes de EE.UU. son superficialmente registrados, menos an documentados, menos an reconocidos. El silencio ms duradero de la era moderna cubre la extincin y el desposeimiento de innumerables seres humanos por un EE.UU. incontrolado y sus agentes. Pero no lo sabrs, dijo Pinter. Nunca ocurri. Incluso mientras estaba ocurriendo nunca ocurri. No importaba. No interesaba.

Esta historia oculta no verdaderamente oculta, por supuesto, sino excluida de la consciencia de sociedades entrenadas en mitos y prioridades estadounidenses nunca ha sido ms vulnerable a la denuncia. La delacin de Edward Snowden, como las de Bradley Manning y Julian Assange y WikiLeaks, amenaza con romper el silencio descrito por Pinter. Al revelar un vasto aparato de Estado policial orwelliano al servicio de la mayor maquinaria belicista de la historia, iluminan el verdadero extremismo del Siglo XXI. Inaudito, Der Spiegel, alemn, ha descrito al gobierno de Obama como totalitarismo suave. Si os dais cuenta, todos debemos examinar de cerca nuestra propia casa.

La pelcula de John Pilger sobre Australia, Utopia, se estrenar en otoo.

Fuente: http://www.counterpunch.org/2013/07/05/air-piracy-over-europe/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter