Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2013

El ELN emprende una nueva marcha El camino de la paz

Carlos Medina Gallego
camega.org


Hace 49 aos, el 4 de Julio de 1964, el ELN emprendi su primera marcha guerrillera despus de varios meses de preparacin y defini esa fecha como la de su nacimiento como guerrilla revolucionaria, hacindola coincidir con el da de la independencia de los Estados Unidos. Sin embargo, el pacto de sangre y compromiso, de liberacin o muerte, se haba producido meses antes en La Habana, donde un grupo de jvenes revolucionarios decidi entregar su vida de manera irreversible con la causa de la revolucin en la que `por entonces se llam Brigada Pro-Liberacin Jos Antonio Galn, la que dara con el tiempo origen al primer Frente Guerrillero de la organizacin en las montaas de Santander, en donde los jvenes rebeldes abrazaron la consigna comunera de Ni Un Paso Atrs Liberacin o Muerte (NUPALOM).

Han pasado casi medio siglo de esfuerzos y sacrificios, de duras travesas y fuertes golpes, de pequeos avances, que han ido marcando la historia de esta organizacin, que se ha sostenido, contra viento y marea, sobre las turbulentas y enrarecidas aguas del conflicto armado colombiano y que, en los ltimos 20 aos, ha colocado en su agenda poltica el tema de la solucin negociada al conflicto armado, el discurso de la humanizacin de la guerra y de la paz con justicia social.

El ELN ha tenido a lo largo de las ltimas dcadas cambios significativos que la trasformaron en una organizacin poltica en armas, cuyas caractersticas son mucho ms societales que la de las organizaciones armadas que funcionan como ejrcitos itinerantes. El ELN se construye como autoridad y sujeto poltico en las reas de influencia, que no son necesariamente reas de operaciones militares, sino, ms zonas de desarrollo poltico y autodefensa. Es por la naturaleza de su trabajo una organizacin cultural, poltica y militarmente diferente a las FARC-Ep lo que se ha hecho explcito en los no pocos conflictos y enfrentamientos en que las dos organizaciones se han visto envueltas, cuando comparten territorios, sin que ello implique que sus proyectos polticos sean sustancialmente diferentes. Incluso han compartido procesos unitarios, en la Coordinadora Guerrillera Simn Bolvar y se han acercado a mesas de negociacin de manera relativamente unificada como lo hicieron en Caracas y Tlaxcala.

La cumbre de comandantes realizada el pasado mes de junio entre Timolen Jimnez y Nicols Rodrguez Bautista, mximos dirigentes y representantes de las FARC-EP y el ELN respectivamente, resulta relevante en el actual momento poltico del pas por cinco razones esenciales:

Primera, acorta la distancia y coloca fin a las confrontaciones entre las dos organizaciones que por lo general tienen efectos imponderables en vidas, seguridad y tranquilidad para los habitantes de las zonas donde operan simultneamente, esto significa que ponen fin a la guerra entre guerrillas acabando con una de las varias guerras que soporta el pas;

Segundo, hacen explicito reconocimiento de que la paz definitiva del pas pasa por un proceso en el que estn todas las insurgencias que operan en el territorio nacional y, que ello implica abrir espacios para que el ELN y el EPL puedan irse sumando desde sus propias iniciativas al proceso en marcha. En esta declaracin leda con cuidado le estn dando una mano al gobierno para que la solucin del conflicto armado con la insurgencia sea global y definitiva. Desde luego, tambin estn haciendo evidente la necesidad de sumar esfuerzos para que las propuestas que se estn presentando en la mesa de conversaciones se revistan de mayor fortaleza y legitimidad.

Tercera, se fijan como propsito comn convocar a sus militancias, a los movimientos sociales y polticos y en general a sociedad Colombiana a trabajar por la unidad y a comprometerse en la lucha democrtica en la realizacin de cambios profundos en la economa, la poltica y la institucionalidad

Cuarto. Reconocen que hay un camino distinto al de la lucha armada al sealar que en Nuestra Amrica soplan hoy poderosos vientos hacia la democracia, la soberana, la justicia social, el buen vivir y la integracin de nuestros pueblos y que los colombianos no podemos permanecer al margen de este proceso histrico. Y,

Quinto, tal vez el aspecto ms importante del pronunciamiento es la decisin delELN y las FARCEP, de comprometerse y marchar unidos en el objetivo de alcanzar una sociedad democrtica, incluyente, soberana y en paz para los colombianos, propsito al cual invitan a toda la sociedad movilizarse en esa direccin.

Pese al nfasis que le colocan al tema de la paz y de la unidad poltica en trminos de encontrar un camino diferente para alcanzar los cambios sociales, econmicos y polticos que requiere el pas y realizar los ajustes institucionales para conseguirlo, las dos organizaciones refrendan ese compromiso en una declaracin conjunta por la paz, comenzando por afirmar que L a paz es la ms noble, justa y legtima aspiracin del pueblo .

La Delegacin de Paz de las FARC-EP ha sealado la complacencia que le produce poder contar con la experiencia de los elenos en el desarrollo de la actual agenda de paz y se colocan a disposicin de que se pueda hacer efectivo un proceso conversaciones entre el ELN y el gobierno colombiano.

Todo parece estar madurando para que el ELN encuentre conjuntamente con el gobierno un escenario de conversaciones; al conmemorarse un aniversario ms de la fundacin de la organizacin un nutrido grupo de intelectuales, personalidades polticas y Organizaciones sociales y organismos no gubernamentales han dado a conocer una carta en que convocan al presidente Juan Manuel Santos y a la dirigencia del ELN en cabeza de su comandante, Nicols Rodrguez Bautista a hacer lo que este a su alcance para que se haga realidad una mesa de conversaciones.

El ELN tiene que ponderar el momento poltico que atraviesa el pas, el proceso de paz con las FARC-EP y las experiencias de construccin democrticas de las trasformaciones sociales y polticas que se vienen produciendo, no sin dificultades en Amrica latina y tomar decisiones fundamentales en materia de compromiso con la paz del pas; no puede votar por la borda las seales que le est dando la sociedad civil con grandes sacrificios para que la solucin poltica negociada sea una realidad. Tiene que valorar las movilizaciones regionales y nacionales de paz, la marcha multitudinaria del 9 de Abril, los Congresos Regionales y Nacional de Paz, el clamor nacional de paz !!! Y, determinar si sacrifica ese clamor y un posible proceso paz, manteniendo la retencin de un Canadiense, que no le preocupa a nadie, y cuatro ttulos mineros de los miles de ttulos mineros que hay en el pas o, por el contrario, coloca en su agenda de conversaciones el problema de los recursos naturales, minero - energticos y ambientales de la nacin y la explotacin inequitativa e irresponsable que desarrollan las transnacionales, convocando al pas entero a pensar el problema y a encontrar soluciones realistas al mismo .

Estoy absolutamente convencido de la necesidad que el ELN inicie, al conmemorar sus 49 aos de existencia en el conflicto armado colombiano, una nueva marcha hacia la paz y hacia los cambios sociales, econmicos y polticos en el marco de las instituciones democrticas. El gobierno nacional tiene la obligacin de esforzarse en la construccin de una etapa de acercamientos con esta organizacin echando mano de los buenos servicios que pueden prestar distintas personalidades, as como, La Comisin Facilitadora Civil entre el Gobierno y el ELN, que ya en otras ocasiones ha mostrado su efectividad.

El camino est abierto, hay que despejarlo de dudas e incertidumbres y comenzar a transitarlo sin otro propsito que alcanzar una paz estable y duradera para colombianos en una ambiente de bienestar general, democracia real y convivencia pacfica.

Fuente: http://www.camega.org/inicio/index.php/perfil/inicio/463-el-eln-emprende-una-nueva-marcha-el-camino-de-la-paz

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter