Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2013

Erdogan, "a Dios rogando y con el mazo dando"

Alex Larragoiti
Gara


Las protestas populares de la plaza Taskim, en opinin de los autores, han revelado al mundo el rostro ms sangriento de Erdogan y del Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP) que lo sustenta. Defienden que pretenden asentar su poder a travs del terror generalizado haciendo del pretendido crecimiento econmico turco -basado en la burbuja inmobiliaria- la contrabalanza que se glorifica en la prensa oficial europea. Analizan tambin el giro en la poltica internacional de Turqua y su sumisin total al Gran Hermano.

Una vez ms el rgimen turco acaba de mostrar su rostro ms sangriento frente a las protestas populares iniciadas hace ms de un mes en la plaza Taksim de Estambul. Desde hace dcadas, y ms concretamente despus del ltimo golpe de estado (1980), la represin ms salvaje se ha abatido en contra de cualquier disidencia y sobre todo en contra del pueblo kurdo, si bien el paradigma de dicha represin se ha alcanzado desde la ascensin al poder del AKP (Partido de la Justicia y del Desarrollo) en el ao 2002.

Las detenciones masivas, las torturas y masacres generalizadas han hecho palidecer a lo que ya exista con los gobiernos anteriores. Segn el informe de la Asociacin de Derechos Humanos (IHD), durante el ao pasado se registraron ms de 20.000 casos de violacin de derechos humanos, o sea tres veces ms que en el ao 2006. Ms de 10.000 personas, en su mayora polticos kurdos miembros del BDP, fueron detenidos, as como decenas de abogados, profesores, sindicalistas y estudiantes. La Turqua de Erdogan ostenta el triste rcord de periodistas encarcelados en el planeta: 67; por si fuera poco, ocho diputados (seis del BDP), 36 alcaldes (todos del BDP) y ms de 230 concejales estn encarcelados. Para completar este cuadro tan siniestro, cabe decir que en la actualidad existen ms de 12.000 presos polticos, 600 de ellos menores de edad.

El AKP pretende asentar su poder a travs del terror generalizado. Esos mtodos ya fueron utilizados por gobiernos anteriores, si bien el partido de Erdogan se ha propuesto mejorarlos. Aun y todo, la sociedad turca o la kurda no pueden ser gobernadas a travs del miedo, y eso es lo que precisamente han demostrado y siguen demostrando los diversos activistas tanto en la plaza de Taksim como en distintos lugares del pas. Dichas protestas ya se han llevado cinco vidas, 7.822 heridos y ms de 2.800 detenidos.

Los acontecimientos de la plaza Taksim (secundados en mltiples lugares del pas) han sido la gota que ha colmado el vaso, siendo el producto del hartazgo de las clases populares (incluyendo parte de la clase media) frente a la poltica dspota y reaccionaria del Gobierno de Erdogan.

El pueblo, y sobre todo la juventud, est harto de ser tratado como vulgar ganado y de ver que solo tiene un derecho: el de otorgar o callarse.

Si bien la prensa liberal europea no ha cesado de glosar la salud econmica de Turqua, el AKP desde el principio ha llevado a cabo una poltica econmica ultraliberal, de alumno aventajado del FMI, creando ingentes desigualdades entre unos pocos ricos y una gran mayora de pobres. La mayor parte de las empresas pblicas han sido privatizadas (telecomunicaciones, lneas areas, tabacalera, red elctrica, bancos, recursos hdricos, terrenos pblicos, autopistas, peajes, sectores alimenticios...), propiciando el despido de centenares de miles de trabajadores.

El pretendido crecimiento econmico reposa fundamentalmente en el sector de la construccin y el inmobiliario, y tambin en unas inversiones procedentes de las petromonarquas. Cabe preguntarse qu pasar si la burbuja se desinfla o si las inversiones disminuyen.

Si bien la tasa de desempleo oficial es del 18%, debemos de resear la importancia de la economa sumergida, por no hablar del trabajo infantil. Teniendo en cuenta la inexistencia de cualquier tipo de tejido industrial en la zona kurda, la tasa de desempleo supera all con creces el 50%.

La ralentizacin econmica, unida a profundos recortes sociales y bajos ingresos, ha aumentado notablemente el malestar de las clases populares; as mismo, debemos sealar que la deuda pblica de Turqua supera los 350 mil millones de dlares, gravando el PIB en un 42%.

Los proyectos faranicos que pretende llevar a cabo el AKP (tercer puente en el Bsforo, nuevo canal en ese estrecho, macroaeropuerto, construccin de dos nuevas ciudades de ms de un milln de habitantes en cada una de sus orillas) tienden a cambiar la faz de la ciudad, destrozando el medio ambiente, obviando los intereses de las clases populares y, sobre todo, beneficiando a la cpula financiera afecta a ese partido.

Las protestas masivas llevadas a cabo tanto en Taksim como en otras grandes metrpolis del pas (Ankara, Izmir, Adana...) fueron reprimidas de la forma ms salvaje, con la utilizacin de todo tipo de material anti-disturbio. Centenares de personas han perdido la vista debido a esos disparos efectuados a bocajarro. Tal fue la violencia policial que algunos hoteles en los aledaos de la plaza Taksim fueron convertidos en hospitales de campaa para tratar de socorrer a las cantidades ingentes de heridos.

Esas protestas no tenan la finalidad exclusiva de cuestionar al primer ministro turco, sino ms bien la de criticar su poltica autoritaria y neoliberal, independientemente de que Erdogan tiene la facultad de concitar el odio de buena parte de la sociedad turca debido a su actitud desafiante y provocadora. No podemos dejar de citar las grandes limitaciones en la esfera privada: restricciones para el aborto, introduccin de la asignatura religiosa obligatoria en la enseanza, consumo y venta de alcohol restringido, mayor censura en los medios hablados y escritos... llegando a exhortar a las mujeres turcas a que tuviesen como mnimo tres hijos y a los hombres a beber ayran (yogur batido) en lugar del rak (alcohol nacional).

Durante aos, el Gobierno del AKP se jact de tener cero problemas con sus vecinos, si bien con su sumisin total a su protector y aliado (EEUU), a da de hoy y exceptuando Georgia, Turqua tiene problemas con todos sus vecinos. El ao pasado accedi, y ello a pesar de la oposicin de la opinin pblica turca, a instalar el escudo antimisil americano apuntando hacia Irn y resguardando a... Israel, pas con el cual mantiene excelentes relaciones econmicas, sobre todo en lo que se refiere a la adquisicin de material blico para combatir a la guerrilla kurda. Ms recientemente Ankara, miembro de la OTAN desde 1952, solicit el despliegue de los misiles Patriot en la frontera con Siria, supuestamente para defenderse de la agresin de aquel pas...

Esa sumisin total al Gran Hermano y el apoyo logstico a distintas facciones yihadistas en el conflicto sirio exacerban a millones de ciudadanos turcos que ven a su primer ministro como a una simple marioneta del imperialismo, inspirado por el idelogo de la poltica exterior turca: Fetullah Glen, jefe espiritual de la Cofrada homnima y residente en Pensilvania (EEUU).

El desenlace de las protestas aun es incierto y estas persisten a pesar de la brutalidad policial. Todo el mundo se pregunta en Turqua si el primer ministro habr sabido sacar alguna conclusin de lo sucedido o si seguir a Dios rogando y con el mazo dando. Al pueblo, claro.

Fuente original:http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130705/411641/es/Erdogan-a-Dios-rogando-mazo-dando?inprimatu=1


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter