Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2013

Tres despachos desde Polonia

Maciek Wisniewski
La Jornada


La realidad ignorada. Antes de que Zygmunt Bauman pudiera empezar su ponencia en la Universidad de Wroclaw (22/6/2013) para conmemorar los 150 aos de la socialdemocracia alemana Ferdinand Lassalle, uno sus padres, naci en esta ciudad (antes Breslau), en la sala irrumpi un grupo de nacionalistas que con gritos le reclam su servicio (1945-1953) en una unidad del ejrcito estalinista que combata a los partisanos de derecha. Ms all de la historia personal de Bauman (que siempre subrayaba que slo redactaba panfletos y que luego tambin se convirti en un blanco del gobierno comunista y tras una purga antisemita y nacionalista en 1968 fue expulsado del pas), el incidente, otro en una serie de ataques a las conferencias de figuras asociadas con izquierda o liberalismo, es un producto de procesos ms amplios: 1) el fracaso de la izquierda (el mismo Bauman analiz en Wroclaw sus razones: la claudicacin de la socialdemocracia, la guerra cultural ganada por la derecha, el triunfo del imaginaire burgus, el crecimiento del precariado a costa del proletariado organizado), 2) la crisis como fuente de frustracin sobre todo entre los jvenes, 3) el auge del nacionalismo que la acapara, y 4) la derechizacin de la historia, que primero iguala los dos totalitarismos y luego ve en toda la izquierda un brote de estalinismo. En el mismo tiempo: mientras la centroderecha repite ms y ms En Polonia no hay fascismo!, ms le abre la puerta.

El ejemplo incmodo. Incluso a 70 aos del levantamiento en el Gueto de Varsovia (19/4/1943), el heroico gesto de un puado de combatientes para no morir de rodillas, ni en las cmaras de gas de Treblinka, sino con una pistola en la mano en palabras de Marek Edelman (1926-2009), uno de sus comandantes y de los pocos sobrevivientes, resulta incmodo para la mayora del mundo: 1) en Polonia el recuerdo de que en la capital hubo dos levantamientos cuestiona la visin derechista de la historia donde el posterior alzamiento de Varsovia (1/8/1944) tiene el monopolio para el herosmo; revive tambin la historia del antisemitismo polaco, la indiferencia a la tragedia del gueto y la escasa ayuda militar a sus combatientes, 2) en la historiografa occidental dominante que en las ltimas dcadas vivi un giro conservador, el levantamiento fue oscurecido por las narrativas sobre vctimas donde ya no hay diferencia entre el atacante y el atacado, el ocupante y el ocupado, Leningrado o Dresden; como apunta Enzo Traverso en este giro, mientras se prestaba ms atencin estril al exterminio (salvo, por ejemplo, las contribuciones como la de Bauman en Modernidad y Holocausto, 1989) y a los judos como sus vctimas pasivas, se ignoraba ms la historia de la resistencia juda activa, como si el recuerdo de las vctimas no pudiera coexistir con la memoria sobre sus luchas (segn Traverso el culto de las vctimas va de la mano tambin con la rehabilitacin del fascismo y el nacionalismo antisemita), 3) finalmente en Israel la memoria del levantamiento desafa su ideologa fundacional: gente como Edelman u otros miembros de Bund que no queran migrar y preferan cultivar la cultura juda en Polonia y el yiddish en vez del hebreo (el ex comandante se mud a Lodz y trabajo como mdico) demostr que la alternativa sionista la vctima en dispora o el ocupante en Palestina fue falsa (Przemyslaw Wielgosz, Niewygodne powstanie, en: Le Monde Diplomatique, edicin polaca, abril de 2013).

El legado negado. La primera rebelin obrera armada en el imperio ruso parte de la ola revolucionaria de 1905 el levantamiento de Lodz, un gran centro textil (22/6/1905) siempre tuvo una suerte trgica: la historiografa comunista la ignoraba por su espontaneidad, el componente bundista y lumpenproletario; la historiografa despus de 1989 lo ignoraba por comunista, tratando de enfatizar sus demandas nacionalistas (el polaco en las escuelas), por encima de las laborales y universales (la jornada de ocho horas). Pero ya fue una farsa cuando justamente en junio pasado (13/6/2013) el Parlamento polaco derog la jornada de ocho horas para mejor combatir la crisis y aprovechar la coyuntura por venir (sic!). Ni en Lodz (hoy desindustrializada, sumergida en desempleo), ni en toda Polonia (un pas sin izquierda), nadie sali a manifestarse por la eliminacin de aquella normativa fundamental (el precariado ni lo notar). Y apenas el siglo pasado Lodz era un punto de referencia para la izquierda: Rosa Luxemburgo (que frente al reformismo de Lassalle representaba la socialdemocracia revolucionaria) estudiando la lucha entre el capital y el trabajo en Lodz y la ola de 1905 escriba sobre su huelga de masas; para Edelman y para miles de socialistas de Bund o Poalej Syjon (una rica tradicin poltica que pereci en las ruinas de guetos y en los campos de exterminio) el levantamiento de Lodz era el ms importante suceso en la historia de Europa.

Coda. Los tres casos se juntan en una imagen ms grande no slo de Polonia, sino de la modernidad: el auge de la ultraderecha y de los nacionalismos, el fracaso y la falta de la izquierda, la derechizacin de la historia, el ataque al mundo del trabajo y sus conquistas.

Aunque el panorama parezca poco alentador, nos llama a aprender de los viejos sucesos y a prestar atencin a los nuevos.

Para Lenin la rebelin de Lodz era un gran ejemplo del herosmo revolucionario y de las formas superiores de lucha ( The struggle of the proletariat and the servility of the bourgeoisie, 1905).

Para Traverso el levantamiento en el Gueto de Varsovia es un smbolo tico y el mejor ejemplo de la dignidad para todas las luchas emancipadoras, un mensaje universal por el humanismo y la esperanza ( Understanding the nazi genocide, marxism after Auschwitz, 1999).

Para nosotros el ataque a Bauman debera ser un aviso de incendio ante el retorno del fascismo.

*Periodista polaco

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/07/05/opinion/017a1pol 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter