Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2013

Algunas aldeas palestinas se convierten en campos de entrenamiento del ejrcito israel

Yossi Gurvitz
972mag

Traducido para Rebelin por J. M.


El ejrcito israel podra construir fcilmente un pueblo ficticio en algunas dunas de mala muerte en el Negev para fines de capacitacin. Pero entrenarse en un pueblo palestino tiene otro (oculto) objetivo: demostrar quin manda.

Los aldeanos de Imatin fueron sorprendidos al final de mayo de 2013, cuando una unidad de envergadura del ejrcito israel -la evidencia muestra que pareca ser del tamao de una empresa- invadi su pueblo en la noche, con las tropas diseminndose entre las casas y conduciendo como lo que aparentemente era la prctica de un combate en un terreno poblado.

Los soldados, por supuesto armados hasta los dientes, se movan de patio a patio por todo el pueblo simulando un campo de batalla. Todo el incidente fue muy estresante para las mujeres, los ancianos y los nios de la aldea. Al da siguiente, el espectculo se repiti: un convoy de vehculos del ejrcito de Israel se junt en el centro del pueblo a la cada del sol, bajaron unos 100 soldados armados hasta los dientes y comenz un simulacro de batalla.

Yesh Din cuenta con varios casos similares documentados. En el ao 2007, un palestino de Tel Rumeida, en Hebrn, se quej de que su casa eligieron su casa como lugar de entrenamiento. Cuando dijeron a los soldados que el entrenamiento poda asustas al hermanos pequeo del hombre le respondieron "no es de tu incumbencia." Y por qu lo sera? Es slo su casa.

Ese mismo ao, el ejrcito israel entren en el pueblo de Beit Lid, donde los soldados tomaron las casas en la noche mientras disparaban y gritaban. En 2012, en el pueblo de Deir Astia, soldados presuntamente entrenados en el pueblo lanzaron (por malicia o accidente) granadas de aturdimiento y gases lacrimgenos dentro una casa habitada. En ese momento, el ejrcito afirm, en respuesta a la queja de Yesh Din, que no se haba llevado a cabo un entrenamiento propiamente dicho sino que fue ms bien un incidente de "ondear la bandera." En el ao 2009, informaron a Yesh Din de que el Abogado Militar General ( MAG) estaba revisando el incidente, aunque la organizacin no ha recibido respuesta desde entonces y la prctica claramente contina.

Entre las injusticias que documenta cotidianamente Yesh Din, la invasin de Amatin con fines de entrenamiento, es sin duda uno de los acontecimientos menos peligrosos. No hubo heridos, los soldados no usaron la violencia contra los habitantes del pueblo ni tampoco saquearon las casas, e incluso se abstuvieron de entrar en ellas. En cambio se ocuparon de intimidar a los residentes en su vagar por sus patios. Aunque puede tratarse de un incidente menor entre los documentados por Yesh Din -terrorismo judo contra los agricultores, incendios provocados, robo de tierras, saqueos, abuso de los detenidos injustamente, intimidacin y ms- es tan importante como el resto para la comprensin de la esencia de la ocupacin israel en la Ribera Occidental.

Su esencia es demostrarles a los palestinos que carecen de los derechos humanos bsicos. Se convierten en participantes involuntarios en la pelcula de guerra que el comandante militar est produciendo. Segn sus caprichos, confiscan los patios sin previo aviso para que sus soldados acten. Cuando as lo desea, la gente deber encerrarse en sus casas y temblar ante los gritos desafiantes en idioma extranjero lanzados por hombres armados entrenados para verlos como enemigos.

Gran parte de lo que hace Israel en la Ribera Occidental se explica por "necesidades de seguridad". Estas necesidades pueden ser notoriamente flexibles, sacar a los nios palestinos de sus camas por la noche, ya que el lanzamiento de piedras es potencialmente mortal. No existe tal necesidad, sin embargo, para los judos que tambin lanzan piedras; sus piedras son muy pacifistas.

Pero lo que sucedi en Imatin no puede ser explicado por "necesidades de seguridad", que son inexistentes. El ejrcito israel controla la mayor parte del Negev, as como buena parte de la hacienda del pas. Si quiere practicar en algn lugar que se asemeje a un pueblo palestino debe construir una rplica de cada uno en los enormes campos de entrenamiento que ya tiene. Y este es el punto as se confeccion el plan para aterrizar en Junia, el suburbio en mxima escala de Beirut, ya que el ejrcito israel no podra imaginar prcticas en Cesarea o Savion. Pero, y las aldeas palestinas? Despus de todo, sus habitantes no son realmente humanos. Como dice la cancin (en hebreo): "No son hombres ni mujeres, solo datos, sombras".

En el siglo XVIII, el primer ministro britnico Pitt el Viejo ruga en el Parlamento que "el hombre ms pobre puede en su casa ofrecer un desafo a todas las fuerzas de la Corona. Puede ser frgil - su techo se puede sacudir - el viento puede soplar a travs - la tormenta puede entrar - la lluvia puede entrar - pero el rey de Inglaterra no puede entrar sus fuerzas no son suficientes para atreverse a cruzar el umbral de la casa en ruinas de la vecindad". El campesino britnico del siglo XVIII tena ms derechos que el agricultor palestino del siglo XXI, siempre y cuando, claro, no fuese en Irlanda, donde nacieron las leyes que se convertiran en los Edictos de emergencia.

El entrenamiento de Imatin termin sin ninguna baja. Eso no es siempre as. El entrenamiento que hizo la Unidad Duvdevan (que significa "cerezo"), cuyos soldados se cubran con vestimentas palestinas en el pueblo de Ramoun en abril de 2012, fue un fracaso catastrfico (hebreo). Los aldeanos sospechaban que los soldados disfrazados que merodeaban por el pueblo eran ladrones y los atacaron. Un palestino muri y otro, que ms tarde fue maltratado por los soldados, resulto herido. La atencin del pblico, tal y como fue, recay en el maltrato de los prisioneros, no en el hecho de que una prctica de entrenamiento del ejrcito israel haba acabado con un palestino muerto. Porque cuando todo est dicho y hecho, lo que preocupa al ejrcito israel es decir cuando le pillan- es lo que concierne a sus "valores" ms que a los resultados inesperados de sus acciones, siempre y cuando estas puedan justificarse como "necesidad militar".

Lo que ocurri en Ramoun pudo haber ocurrido tranquilamente en Imatin. Si algunos jvenes del pueblo hubieran tratado de expulsar a los invasores que entraron en su patio en la noche y los israeles hubieran respondido con fuego vivo en una zona densamente poblada, habra terminado en un incidente con mltiples vctimas. Al parecer, el ejrcito israel no consider la posibilidad de que los palestinos podran reaccionar viendo sus patios invadidas por la noche. Despus de todo no son realmente humanos.

Hay otra razn para el entrenamiento en los territorios palestinos, que el ejrcito no admitir. Se podra construir fcilmente un pueblo ficticio en algunas dunas de mala muerte en el Negev. Pero la prctica en un pueblo de verdad tiene otro objetivo (oculto): mostrar a los palestinos quin es el jefe. El que puede alterar sus vidas slo porque le da la gana y hacer que se encierren en sus casas con su sola presencia. A pesar de que no se expresa en voz alta, al final del da, es el motivo decisivo del entrenamiento. Y as, a pesar de que Yesh Din present una denuncia ante el MAG, exigi una investigacin del incidente de Imatin y el hecho de que el MAG haya estado repasando tranquilamente el tema desde el ao 2009, las cosas no estn mejorando. Intimidar a los residentes de la Ribera Occidental es demasiado importante para que el ejrcito israel simplemente renuncie con facilidad a este fin.

Escrito por Yossi Gurvitz en su calidad de blogger de Yesh Din, voluntarios por los Derechos Humanos. Una versin de este artculo fue publicada por primera vez en el blog de Yesh Din .

Fuente: http://972mag.com/show-them-whos-boss-how-palestinian-villages-turn-into-idf-training-grounds/75218/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter