Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2013

Francia, Espaa, Italia y Portugal: las cuatro aeromozas de los yankees

Milson Salgado
Rebelin


La madrugada del 17 de junio de 1972, fue el escenario del mayor caso de espionaje mediatizado en la historia poltica de los Estados Unidos. Frank Wills, guardia del complejo de edificios Watergate, denunci a la polica sobre un supuesta penetracin al edificio de varias personas, y en el acto fueron arrestados cinco hombres que trabajaban en la operacin 40 de la CIA al servicio de la reeleccin del Presidente Nixon, y se internaron en la oficina del Comit Nacional del Partido Demcrata principal opositor del candidato a la reeleccin.

Las personas detenidas fueron acusadas de tentativa de robo y de haber intentado intervenir las comunicaciones a travs de la utilizacin de grabadoras por cintas magnetofnicas. Antes de soportar la lista de delitos que preparaba el Senado para la substanciacin del juicio poltico "impeachment", Richard Nixon renunci en 1974.

Hoy, a punto de cumplirse los 39 aos de aquella dimisin, otro escndalo asola la poltica inveterada de espionaje y escuchas ilegales por parte de una administracin estadounidense liderada por Barack Obama, que en su campaa consciente de que estas prcticas nefastas denunciadas, y que con el sabor retrico de la demagogia reditan en los porcentajes electorales, prometi darles fin.

Como las radiograbadoras y las cintas magnetofnicas pasaron al mundo del museo y del ready made, ahora Google, Facebook, Yahoo, Hotmail, Skipe y You Tube son los espacios que el gobierno de los Estados Unidos a travs de los mismos actores de la CIA, ha instrumentalizado para meterse a las alcobas de los usuarios ms extranjeros que nacionales, y se ha apoderado de sus ms ntimos secretos, en el afn de que sus leyes con territorialidad limitada al norte de Amrica, pueden impunemente privar del derecho a la intimidad a las personas que viven en otros pases. Este es el Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, este es el 1984 de George Orwell, este es el Panptico inventado por Jeremas Bentham y reivindicado por Michael Foucault como un ojo avizor, ubicuo que mide cualquier coordenada de la vida e incluso con el coyuntural eufemismo de una defensa nacional con pretensiones de universal, que no se limita a su propio pedazo de tierra. Esto es burdamente el cumplimiento de profecas milenaristas, la humanidad espiada por un juez del planeta, por un gobierno que se ufana de ser pueblo escogido de Dios o tierra prometida de donde mana leche y miel.

Podramos esperar una renuncia de Obama? Richard Nixon espiaba al partido demcrata. Obama espa a la humanidad entera, entre ella podemos comprender a sus frreos enemigos y sus ms dciles aliados.

La lgica de los 70 del siglo XX trajo como consecuencia en la comprensin de la representacin del mundo real, a un hroe de la zaga representado en el denunciante Frank Wills y a un villano encarnado en Richard Nixon. Pero un imperio no siempre debe dar lecciones de tica, y los hroes pueden podrirse en el mundo absurdo de las historietas, por mientras la real politik cambia los roles morales.

En este contexto difuso y antojadizo de una moral que suele cambiar sus dispositivos cuando se le viene en gana, entra el atentado contra la vida del Presidente del Estado plurinacional de Bolivia, Evo Morales.

Francia, Portugal, Espaa e Italia, las cuatro aeromozas transidas de historia universal milenaria y de gloria pretrita, hoy arrodilladas ante el ms indigno servilismo a un gobierno de apenas 337 aos, han negado su espacio areo al avin presidencial de Bolivia que regresaba de Rusia a su pas, atendiendo a la sospecha de la misma Ca de que transportaba a Edward Snowden, el joven muchacho ex agente de la Ca., que dio a conocer los extremos de la conspiracin. Independientemente de la veracidad o no de lo acotado, lo cierto es que estas maniobras no tienen ningn asidero en el derecho internacional, y ante la inminencia de un combustible que se limita a un itinerario y a un plan de vuelo previsto, estas negativas pusieron en peligro la vida de un jefe de Estado.

Lo ms increble de todo es que el embajador de Espaa en Austria pretendi revisar como perro sabueso la nave del Presidente Evo en suelo austriaco, y en el propio pas donde se aprob la Convencin de Viena sobre inmunidades diplomticas, cuando sus funciones no son ni de polica ni se extralimitan ms all de su territorio ficticio de la embajada. Este acto constituye el subdesarrollo y el enanismo de una poltica exterior espaola de tercer mundo, que no respeta el derecho internacional y consuetudinario de inmunidad absoluta de una aeronave presidencial, confiando en las rdenes pragmticas de un jefe estadounidense que manda y si se equivoca vuelve a violar.

Paradjicamente estas naciones saquearon el continente americano y exterminaron a millones de indgenas, y con la presuntuosa generosidad de haber concedido el alma a los indgenas por decreto de Roma, hoy siguen creyendo que los pueblos de Amrica del sur son todava sus colonias. Se equivocan, y sobre todo, causa risa o da lstima comprobar que por debajo de este ropaje de nobles y de blasones imperiales, las cadenas del neoliberalismo ciegan sueos y asesinan ilusiones, y por culpa de sus ejecutorias oficiales sus pobres pueblos se debaten en el subdesarrollo que un da y todava hoy nos adjudican con desprecio.

Las pobres aeromozas del neoliberalismo de la Merkel y de Obama no dieron espacio a Evo Morales, un hombre bueno, humilde, sencillo, con el desprecio que causa el que un presidente Indgena sea mejor estadista que ellos, pero su abyecto servilismo solo servir para despertar el deseo de libertad de sus pueblos oprimidos que ya comprendieron con Bob Dylan que Dios no siempre est del lado de los Yankees.

El Joven Edwart Snowden representante preclaro de una consciencia juvenil estadounidense que ya ha demostrado sus nimos de inconformidad en las calles, se decidi por el bien de la humanidad, y su nombre en los crculos oficiales del poder estadounidense ha reemplazado al mismsimo satn. Republicanos y demcratas se unen en la cruzada de salvar su poltica exterior de un pobre muchachito de 29 aos, que en su decisin irresponsable omiti comprender que el confort estadounidense, que los grandes niveles de vida reservado a unos millonarios de xtasis y anfetaminas, que las islas de prosperidad en medio de desiertos de hojalata y que el american way of life convertido en pesadilla de zetas, equis y Deas tiene un precio tan alto que importando un bledo las razones se traduce palmariamente en la retrica de In God We Trust.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter