Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-07-2013

Prepotencia, chauvinismo y arrogancia, caractersticas de una cultura hegemnica

Jorge Vital de Brito Moreira
Novas Pensatas

Traducido para Rebelin por Catherine Bryan


Dos amigos, jvenes estudiantes estadounidenses, viajaron a Europa para conocer Portugal, Espaa, Francia e Italia. Un da, cuando estaban comiendo en un restaurante portugus al aire libre, un extranjero, un joven europeo que necesitaba informacin se les acerc a ellos. l les dijo: Bom dia, poderiam me informar onde se encontra a Praa de D. Pedro IV?(Buenos das, podran ustedes informarme dnde se encuentra la Plaza D. Pedro IV?)

Uno de los estudiantes le mir al otro y le pregunt: What did he say? (Traduccin: Qu dijo?)

El amigo le contest: I didnt understand anything that he said. (No he entendido nada de lo que dijo.)

Sin estar seguro de lo que suceda, el joven europeo decidi primero averiguar, preguntando: Vocs falam portugus?(Hablan ustedes portugus?)

Percibiendo que los dos estadounidenses no entendan la lengua portuguesa, decidi cambiar a la lengua castellana. Para estar seguro, comenz con la pregunta: Hablan ustedes espaol?

Los dos colegas gringos se miraron y, simultneamente, preguntaron el uno al otro: What did he say? (Qu es lo que dijo?)

Constatando que los dos norteamericanos no entendan el espaol, cambi inmediatamente a la lengua francesa y pregunt: Parlez vous franais?

Una vez ms, los dos se miraron preguntando simultneamente: What did he say?

Uno de ellos contest: Once again... I didnt understand anything that he said. (Nuevamente no he entendido nada de lo que dijo.)

Confirmando que los dos norteamericanos tan poco entendan el francs, cambi rpidamente a la lengua italiana y pregunt: Parlate voi italiano?

Ellos se miraran y volvieron a preguntar: What did he say? y uno de los colegas respondi: Shit, I didnt understand anything that he said. (Mierda, no entend nada de lo que dijo.)

Concluyendo que los dos no entendan portugus, espaol, francs o italiano, el joven europeo decidi agradecerles y despedirse de ellos en los cuatro idiomas: Obrigado, adeus Gracias, adis. Merci, au revoir Grazie, arrivederci.

Pero los estudiantes estadounidenses no respondieron porque tan poco entendieron lo que el europeo haba dicho. Quedaron callados por algunos minutos. Despus, uno de ellos rompi el silencio y pregunt asu colega: Dont you think that we should learn a foreign language? (No crees que deberamos aprender a hablar un idioma extranjero?)

Pero el otro, presumido, concluy el dilogo: What for? That European guy knew how to speak four foreign languages and that didnt help him communicate well with us at all. It was totally worthless. (Para qu? Ese joven europeo saba hablar cuatro idiomas extranjeros y no le ayudaron a comunicarse con nosotros. No le sirvieron para nada.)

Esta ancdota, ilustra y resume mi experiencia con la cultura hegemnica y con la actitud de una parte significativa de los estadounidenses hacia las personas y las lenguas extranjeras. En pocas palabras, esa parte de los estadounidenses est convencida que la nica lengua que tiene importancia en el mundo es la lengua inglesa. As, ellos se comportan como individuos ignorantes, arrogantes y prepotentes, olvidando (convenientemente) que la importancia y la hegemona de su lengua inglesa fueron impuestas a las diferentes culturas por la fuerza, la violencia, las invasiones, las guerras contra los pases de Amrica Latina, de frica y de Asia.

Soy brasileo y estoy casado con una estadounidense. Adems de ser la madre de nuestras dos hijas, es una persona maravillosa que sabe y ensea literatura latinoamericana y lengua espaola a nivel universitario. Actualmente, tengo ciudadana norteamericana y he vivido en los EEUU por ms de 20 aos. Durante todo ese tiempo, me he relacionado con estadounidenses de diferentes status sociales (principalmente la clase media), razas, gneros socio-sexuales y religiones, y he observado las siguientes caractersticas de la cultura dominante: ignorancia, arrogancia y prepotencia.

Partiendo de mi experiencia personal, dar un ejemplo que ayudar a ver lo que la ancdota arriba ilustra y resume tan bien. Es un ejemplo tomado de situaciones que se repiten frecuentemente por donde he vivido; y la frecuente repeticin sugiere que la falta de conocimiento y la presuncin (de que ellos son propietarios de la verdad) se configuran como caractersticas profundamente arraigadas en la cultura hegemnica de la mayora de los estadounidenses.

Mister John Philip de Sousa, uno de los ms famosos msicos estadounidenses, tiene ascendencia portuguesa como se puede notar por su apellido: el de la familia Sousa. Los estadounidenses acaban de celebrar el da de la independencia el pasado 4 de julio y, en esta fecha, enaltecen la figura de John Philip Sousa pues l es el compositor de una marcha oficial de los EEUU The Stars and Stripes Forever. Es llamado el Rey de las Marchas , por haber compuesto decenas de marchas que son muy conocidas y tocadas, no solamente en este pas sino en todos los pases sometidos al dominio econmico, poltico y cultural del imperialismo de los EEUU.

Frecuentemente cuando pronuncio el ltimo nombre del compositor Sousa en frente de los estadunidenses, ellos me corrigen pronunciando inmediatamente Suza. No quieren tomar la consciencia de que el apellido de l es un nombre portugus.

Hace algunos aos, entr en el restaurante de la University of Minnesota y me encontr con un profesor de literatura portuguesa, director de mi tesis doctoral. Me sent a su lado y empec a quejarme de esa actitud ignorante/prepotente de los estadounidenses. Despus de escucharme , l habl tranquilamente:

No fique zangado. Como voc sabe, sou filho de portugueses mas nasci nos EUA e tenho morado aqui toda minha vida. Falo portugus, mas o ingls minha primeira lngua. Pronuncio as palavras inglesas de um modo natural, fluente e corretamente como todo nativo-falante daqui. Mas, frequentemente me deparo com pessoas que me chamam R. Suza. Mas quando eu lhes informo que sou portugus e que a pronuncia correta do meu nome Sousa, no Suza, eles fazem uma cara de surpresa, mas no me fazem caso: ignoram o que eu digo e continuam me chamando Suza. Tenho atualmente 48 anos mas faz pelo menos 40 anos que corrijo meus compatriotas e no me fazem caso. (No quedes enojado. Como t sabes, soy hijo de portugueses pero nac en los EEUU y he vivido aqu toda mi vida. Hablo portugus, pero el ingls es mi primera lengua. Pronuncio las palabras inglesas de un modo natural, fluente y correctamente como todo nativo-hablante de aqu. Frecuentemente me encuentro con personas que me llaman Suza. Cuando les informo que soy portugus y que la pronunciacin correcta de mi nombre es Sousa, no Suza, ellos muestran una cara de sorpresa, pero no me hacen caso: ignoran lo que digo y siguen llamndome Suza. Tengo actualmente 48 aos, pero hace por lo menos 40 aos que corrijo a mis compatriotas y no me hacen caso.)

Despus de hablar con el profesor qued ms tranquilo, sin embargo la misma cosa contina sucediendo cuando digo el nombre de un lugar o de una persona de origen extranjera (juda, italiana o francesa). Inmediatamente me corrigen, ignorando torpemente que el nombre de las personas mencionadas no son nombres de races de la lengua inglesa.

Por otro lado, he sido profesor en los EEUU y he enseado lengua, literatura, cultura brasilea y latinoamericana (en portugus y espaol) para estudiantes de los EEUU. Y de vez en cuando aparece en el saln de clase un alumno o alumna estadounidense que se recusa a aceptar mi pronunciacin de ciertas palabras de lengua portuguesa.

Segn su parecer mi pronunciacin brasilea est errada. Cuando les pido una razn del por qu mi pronunciacin est errada, el alumno o alumna me explica que su profesor/a de portugus anterior era un(a) norteamericano(a) y que el/la profesor(a) pronunciaba aquellas mismas palabras de un modo diferente. As, el/la estudiante conclua que su profesor(a) anterior tena razn y que yo, un profesor brasileo, estaba equivocado.

Es casi increble que un nmero significativo de personas de este pas puedan llegar a un nivel tan escandaloso de prepotencia y chauvinismo. Recusar o corregir la pronunciacin de un profesor (nativo hablante) de su propia lengua por el hecho de que l/ella no pronuncia las palabras de la misma forma que un(a) profesor(a) estadounidense (no nativo hablante) es simplemente ridculo.

Pero eso no acontece exclusivamente con la lengua portuguesa o castellana. Estoy informado que esa situacin se repite en la relacin entre estudiantes y profesores de otras lenguas extranjeras tambin.

A veces tengo la voluntad de rerme, ironizar y burlarme de las personas y los estudiantes portadores de actitudes tan ignorantes y prejuiciosas, pero, en la mayora de los casos, me contengo. Otras veces, no; otras veces no me contengo y prefiero ironizar para que dejen de ser imbciles; para tomar consciencia de su ignorancia, prepotencia, arrogancia en su relacin con otras culturas, religiones y lenguas extranjeras.

Fuente: http://novaspensatas.blogspot.com/2013/07/prepotencia-chauvinismo-e-arrogancia_6563.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter