Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2013

Abatir el poder desorbitado de los ms ricos

Francisco Morote Costa
Rebelin


La humanidad en su conjunto se halla en una encrucijada histrica. La situacin de emergencia social y ecolgica que vivimos es el fruto del xito del proyecto neoliberal que desde los aos ochenta del siglo XX hasta nuestros das se ha impuesto al mundo. El neoliberalismo ha resultado ser el mejor acelerador de la mquina de desigualdades sociales e internacionales que de por s fue siempre el sistema capitalista. Hoy la polarizacin social en el mundo y prcticamente en la mayora de los Estados es ms aguda que nunca. Una minora, una lite de sper ricos ( 0,5 % ) y ricos ( 7,6% ), inferior al 10% de la poblacin, detenta, segn el caso, la mitad, las dos terceras partes y hasta ms de las tres cuartas partes de la riqueza global y nacional, en tanto que el 90% de la poblacin alcanza porcentajes que van desde menos de la mitad, menos de la tercera parte e, incluso, menos de la cuarta parte de la riqueza total. Las 300 personas ms ricas del planeta tienen acumulada tanta riqueza ( dinero, bienes, propiedades, grandes empresas ) como los 3.000 millones de personas ms pobres. Este estado de cosas es insostenible. Se impone un cambio de poca.

A lo largo de su existencia las crisis han sido inherentes al sistema capitalista y siempre han llevado a la misma consecuencia : reducir el nmero de los ganadores que se enriquecen an ms y ampliar el de los perdedores que se empobrecen sin remedio. La crisis actual, 2008-2013, no es ninguna excepcin. Los ricos se estn haciendo ms ricos y los pobres an ms pobres. No hay, pues, ms alternativa que la de poner fin al poder desorbitado de los ms ricos, suprimiendo la injusticia financiera y fiscal sobre la que descansa su inmensa influencia en los organismos internacionales y en casi todos los gobiernos del mundo.

Es la hora de instaurar un Nuevo Orden Financiero y Fiscal Internacional (NOFFI) que revierta la situacin de enriquecimiento de la lite y de empobrecimiento de la inmensa mayora de la ciudadana. Ese Nuevo Orden Financiero y Fiscal Internacional pasara por la puesta en prctica de dos medidas contundentes: la nacionalizacin de toda la banca privada con nimo de lucro, salvo la llamada banca tica, lo que automticamente conllevara la desaparicin de los parasos fiscales, y la aplicacin de severas reformas fiscales que gravaran los ingresos desmesurados de la lite inferior al 10% de la poblacin que verdaderamente gobierna el mundo.

Desde luego no me cabe la menor duda de que estas medidas sern tildadas, como mnimo, de radicales y rechazadas con indignacin en los numerosos medios de comunicacin que controla en todo el mundo la exigua minora de sper ricos que lo dirige, pero si verdaderamente se quiere acabar con eso que eufemsticamente se llama la dictadura de los mercados y que no es otra cosa que la dictadura de las lites capitalistas mundiales, no hay otra solucin.

La crisis financiera de 2007-2008, origen de todos los males que nos aquejan, fue provocada por la banca privada especulativa y exigi en EE UU y en Europa un rescate cifrado en billones de dlares, euros, libras, etctera, de dinero pblico. Una buena parte de esa banca privada especulativa quebrada fue nacionalizada pero con la expectativa, tpica del neoliberalismo, de ser desnacionalizada y privatizada de nuevo tras su saneamiento financiero con el dinero de todos. En fin, la banca privada especulativa, prcticamente casi toda, no solo tiene el escandaloso privilegio de crear el dinero de la nada (multiplicador monetario o bancario), competencia que debera corresponder exclusivamente a los bancos centrales de los Estados, sino que despus de la crisis sigue actuando, en muchos casos, con los mismos criterios especulativos, y si antes de 2007-2008 lo hizo fundamentalmente jugando con la necesidad de tener una vivienda de millones de ciudadanos, ahora lo hace provocando irresponsablemente el encarecimiento de los alimentos y de las materias primas en el mercado internacional. En cuanto a gravar severamente los ingresos de la lite inferior al 10% de la poblacin mundial que acapara ms del 80% de la riqueza global, hasta un magnate como el estadounidense Warren Buffett, el cuarto hombre ms rico del mundo, el mismo que en su da proclam que la guerra de clases la estaban ganando los ricos, reconoci, tras la crisis de 2007-2008, que proporcionalmente las grandes fortunas, como la suya, tributaban a la hacienda pblica mucho menos dinero que sus propios empleados.

Concluyendo, para que otro mundo mejor social y ecolgicamente sea posible el primer e inevitable paso a dar consiste en abatir el poder de la lite de sper ricos y ricos cuya riqueza les permite el control de los medios de comunicacin de masas, partidos polticos, gobiernos y Estados desde los que dirigen el mundo. Ellos son los enemigos de la democracia, el verdadero obstculo para que la gran mayora de la humanidad pueda construir un mundo socialmente ms justo y ecolgicamente sostenible.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter