Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-08-2013

El inefable Rajoy

Jernimo Ros Sierra
La Razn (Bolivia)

Rajoy ha dado una vuelta de tuerca a la mxima lampedusiana de cambiar para que nada cambie


Ha transcurrido la mitad del mandato poltico de Mariano Rajoy, y este periodo ha sido suficiente para convencer a buena parte de los espaoles que cualquier tiempo pasado fue mejor, incluso el de su predecesor, Rodrguez Zapatero.

Rajoy ha dado una vuelta de tuerca a la mxima lampedusiana de cambiar para que nada cambie. Esto es, cambiar para que empeore. Ello, porque ha pauperizado, como nunca antes en democracia, a la sociedad espaola, a travs de medidas de ajuste y austeridad, que no han tenido otra inspiracin que el desmantelamiento del Estado de Bienestar, con base en la desregulacin, la privatizacin y la supresin. Adems, ha desvirtuado tres de los componentes clave sobre los que se construye toda democracia: primero, el principio de confianza legtima de la ciudadana, al incumplir la mayor parte de su programa electoral; segundo, erigindose incapaz de afrontar una situacin como la del Caso Brcenas, que representa un ejemplo de corrupcin sin precedentes; y tercero, ha contribuido a socavar dos principios indefectibles de la democracia como son la transparencia y la rendicin de cuentas. A todo ello, Rajoy ha respondido con un oscurantismo distante.

Dos conclusiones al respecto. La primera, bastante pobre, pasa por pensar que el gobierno de Rodrguez Zapatero es el que, desgraciadamente, pone el mayor listn de un gobierno democrtico en Espaa; sobre todo si se atiende al pasado, ms corrupto si cabe, del Partido Socialista en los aos ochenta bajo el gobierno de Gonzlez; el bochornoso mandato poltico de Aznar, convencido todava de que los atentados del 11-M fueron obra de ETA y no de Al-Qaeda, y que entre sus muchas hazaas quedar para el recuerdo la abyecta invencin de armas de destruccin masiva en Iraq. Del gobierno de Rajoy queda todo dicho.

La segunda, la necesidad de repensar el sistema poltico espaol. Un sistema secuestrado por elites polticas al servicio del clientelismo y de la connivencia interesada y perversa con el gran capital privado. La experiencia reciente de la poltica espaola nos brinda muchos ejemplos de este binomio indisociable.

Sera deseable un sistema en el que la presencia y protagonismo de la sociedad civil disponga de los instrumentos suficientes para relegar un gobierno que se preste tan inefable como el actual; tal como por ejemplo recoge la Constitucin venezolana, que a mitad de mandato permite convocar un referendo revocatorio para cambiar a su presidente y que, por desgracia, a da de hoy, no es ms que utopa en el colapsado sistema poltico espaol.

Jernimo Ros Sierra. Investigador Doctorando en Ciencias Polticas y Sociologa de la Universidad Complutense de Madrid.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter