Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-08-2013

Las otras claves del conflicto sirio
El fuerte avance de Al Qaeda en Siria replantea el envo de armas a la oposicin

Manuel Martorell
Cuarto Poder


Aparentemente, el reciente llamamiento de Ahmad Jabra, secretario general de la opositora Coalicin Nacional, a todas las fuerzas rebeldes para cerrar filas en torno al Ejrcito Libre de Siria (ELS) parece un acto de autoridad interna en lo que hasta ahora se consideraba principal movimiento armado contra el Gobierno de Bachar al Asad.

Por desgracia, la realidad es mucho ms dramtica y tanto ese llamamiento como la posterior visita del general Idris mximo mando del ELS- a las zonas liberadas en la costa mediterrnea ponen en evidencia lo contrario: el ELS ha perdido ya el control de sus unidades, cada vez ms dependientes de los grupos yihadistas vinculados a Al Qaeda.

Todos los datos que, por distintas vas, salen de Siria al exterior, indican que el Estado Islmico de Irak y Siria, el Frente al Nusra y otras organizaciones similares llevan la voz cantante en la lucha contra el rgimen baasista.

Ms bien, estas declaraciones de la jefatura poltico-militar de la oposicin son la consecuencia de la gira internacional realizada el pasado mes para reclamar el suministro de armas y el apoyo financiero prometido por las grandes potencias occidentales.

En esta gira, los distintos mandatarios europeos con los que Jabra se ha entrevistado y el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, le han planteado sus reticencias al envo de armas ante el temor de que terminen cayendo en manos de Al Qaeda.

Uno de los mayores esfuerzos de Jabra en estos encuentros ha sido demostrar que el ELS y Al Qaeda son enemigos, pero, sobre el terreno, todo indica que sus unidades no solo siguen colaborando con las fuerzas yihadistas sino que no pueden prescindir de ellas debido a su mayor capacidad de combate.


Mapa esquemtico de zonas de influencia. Las flechas y la estrella rojas sealan los ataques contra los kurdos. / M. Martorell

En muchos lugares, son quienes toman las iniciativas y el mando de las operaciones, jugando las unidades oficiales del ELS un papel secundario, e incluso, cuando alguien ha cuestionado su liderazgo, los yihadistas han respondido sin contemplaciones. As ha ocurrido con Kamal al Hamami, del Consejo Supremo del ELS en Latakia, con la brigada Hamza Asad en Idlib, con las brigadas de componente kurdo al este de Alepo, y ahora con la brigada Ahfad al Rasul, en Raqa.

Segn el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, en esta ciudad, convertida en emirato, se suceden las protestas populares exigiendo la liberacin de cientos de civiles detenidos por orden del Emir, entre ellos el conocido jesuita Paolo DallOglio, que acudi a Raqa precisamente para solicitar la liberacin de esos rehenes. Protestas similares se han registrado en Alepo, Deir er Zor y Ras al Ain.

Las horripilantes informaciones sobre secuestros en masa, violaciones, torturas, decapitaciones pblicas y hasta personas quemadas vivas, aunque sean de difcil constatacin en algunos casos, muestran el peligro que supondra consolidar la ya fuerte implantacin de Al Qaeda con nuevas y sofisticadas armas.

Los ltimos testimonios recabados entre personas que han huido de la zona de Tal Aran y Tal Hasel, al sureste de Alepo, hablan de una persecucin, casa por casa, contra integrantes del llamado Jabhat al Akrad (Frente de los Kurdos), que aglutina a varias brigadas de esta y otras etnias minoritarias en el seno del ELS.

Opuesto este frente kurdo al liderazgo yihadista, Al Nusra y el Estado Islmico de Irak y Siria se habran lanzado contra las familias de sus integrantes, ejecutando a decenas de ellos, en algunos casos decapitados y deteniendo como rehenes a unas 200 personas, tal y como confirma el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Una de las consecuencias de estos hechos ha sido que Jabhat al Akrad ha roto su disciplina con el ELS y se ha aliado con las Unidades Populares de Defensa (YPG), dependientes del Partido de la Unidad Democrtica (PYD), vinculado a su vez al Partido de los Trabajadores del Kurdistn (PKK), principal grupo armado de Turqua.

Otra de las consecuencias estriba en que los principales pases de la Unin Europea dispuestos inicialmente a enviar armas en consonancia con lo aprobado a finales de mayo, se muestran ahora ms reticentes a tal opcin. El pasado 24 de julio Ahmad Jabra no logr arrancar una posicin clara a Franoise Hollande cuando se entrevist en Pars con el principal defensor de armar a los rebeldes, mientas que el britnico Cameron ha endurecido su postura, aproximndose a la ya conocida de Merkel. Algo parecido ha ocurrido con Washington tras los escpticos informes del Pentgono sobre la evolucin del conflicto.

Se podra concluir que no habr envos de armas hasta que el ELS no garantice que ese material no caer en otras manos, algo que, al parecer y por el momento, no puede hacer. Sirva solo como botn de muestra que, despus de tres meses, el ELS no ha sido capaz de lograr la liberacin de los obispos de Alepo secuestrados hace cuatro meses pese a que estas destacadas personalidades religiosas, igual que el padre DallOglio, se distinguan por sus esfuerzos humanitarios y de medicin para paliar los efectos de esta cruenta guerra civil.

Precisamente debido a estas crecientes dudas, George Sabra, otro destacado lder de la oposicin, ha aprovechado el nuevo ataque qumico de las tropas de Damasco contra la poblacin para reiterar sus exigencias en el envo de armas, acusando a EEUU y a los dems pases amigos de haberles traicionado.

Fuente original: http://www.cuartopoder.es/terramedia/el-fuerte-avance-de-al-qaeda-en-siria-replantea-el-envio-de-armas-a-la-oposicion/5349



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter