Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2013

El petrleo y los cereales se negocian en Ginebra
Los gigantes de las materias primas prosperan a orillas del lago Lman

Marc Guniat
Le Monde Diplomatique

Traducido para Rebelin por Susana Merino


El escndalo de corrupcin en el que estuvo implicado un empleado ginebrino de la empresa dedicada al negocio del petrleo Gunvor, al margen un contrato con la repblica del Congo, ha causado cierto revuelo en Suiza. Aunque el comercio de materias primas se halle bien arraigado en el pas se volver tan incmodo para la Confederacin helvtica como el secreto bancario?

En el centro de Ginebra, en las Rues-Basses, slo un ojo avizor podra descubrir la pequea placa dorada en la que figura el nombre de Gunvor, una empresa especializada en el petrleo ruso que alcanz en 2011 un volumen de negocios de 80.000 millones de dlares a partir de una simple oficina de abogados. Al contrario que los relojeros y los banqueros, los comerciantes de materias primas no exhiben carteles luminosos que brillen en la rada de Ginebra, a orillas del lago Lman, como tampoco financian llamativas publicidades en los comercios.

A lo largo de los ltimos diez aos la ciudad de la Suiza francfona se ha catapultado como uno de los ms importantes centros comerciales de materias primas y rivaliza con Londres y Chicago. Poco conocidos por el gran pblico, las grandes figuras del negocio petrolero, minero y agrcola, como Vitol, Gunvor, Louis Dreyfus, Mercuria o Bunge, han establecido sus empresas entre Laussane y la ciudad de Juan Calvino, donde ya hace mucho que se haban instalado otros grupos como Cargill. Las orillas del Lmann se arrogan el primer puesto en los mercados del petrleo, los cereales, el caf y el azcar (1). Solo en Ginebra el sector cuenta con cuatrocientas empresas, con negocios por un monto de 800.000 millones de francos suizos (666.000 millones de euros) y ms de nueve mil empleos directos. Su contribucin al PBI es igual al de la centenaria banca privada. En cuanto a metales, cobre y cinc, quien toma la delantera es Zoug, el cantn alemn. Nestl ya no est a la cabeza en volumen de negocios: en 2011 fue desplazada al cuarto lugar, por detrs de Vitol, Glencore y Trafigura, que alcanzaron los 279.174 y 114.000 millones de francos suizos respectivamente, o sea 232.145 y 95.000 millones de euros respectivamente, segn la clasificacin del 27 de junio de 2012 de Handelszitung, de Zurich.

Este desarrollo se ha producido a espaldas de los ginebrinos y de los suizos. Solo a partir de los aos 2000 comenzaron a interesar a la prensa. Adems de la tranquilidad que les ofrecen las autoridades helvticas, los negociadores rusos, franceses y usamericanos aprecian la proximidad con las oficinas de la ONU y una plaza financiera de primer nivel con qu alimentar el comercio de capitales. En el sitio Whygeneva.ch que asegura la promocin econmica el cantn de Ginebra agrega un elemento decisivo: una tasa impositiva ventajosa complementada por posibilidades de optimizacin fiscal. Todo un eufemismo: cualquier sociedad que realice por lo menos el 80% de sus negocios en el extranjero solo debe pagar un 11,6% sobre los beneficios (comparativamente ese impuesto llega al 33% en Francia y en Blgica). De maravilla para empresas que distribuyen materias primas entre las antpodas del globo y venden apenas alguna cantidad residual en Suiza.

Estos establecimientos, que en principio gozan de opacidad en cuanto al secreto fiscal, han sido objeto de un informe del Control Federal de las Finanzas y posteriormente de una investigacin de la Radio-Televisin suiza (RTS). En febrero se denunci al cantn de Vaux, vecino a Ginebra sobre el arco lemnico, por haber admitido con ligereza la llegada del gigante minero Vale, que en el 2006 (2) estableci una sucursal de negocios en Saint-Prex. No contentos con exonerarlo completamente de impuestos cantonales y comunales, y tambin de una rebaja del 80% de los impuestos federales, las autoridades del Vaux calcularon el impuesto sobre las ganancias en funcin de las estimaciones proporcionadas por la direccin del grupo, sin ningn control posterior De modo que segn su propia declaracin Vale pag 284.000 millones de francos (236.000 millones de euros) de impuestos entre 2006 y 2009. En realidad, en funcin de sus verdaderas ganancias en los 38 pases en los que desarrolla actividades, debera haber pagado 3.000 millones de francos ms (3).

Optimizacin fiscal y disolucin de responsabilidades

El ejemplo no contrara al presidente de la Geneva Trading and Shipping Association. (GTSA). En efecto, Jacques-Olivier Thomann asegur que Suiza se sita fiscalmente en medio del pelotn detrs de otros grandes centros de negocios como Dubai o Singapur. Aade que la fiscalidad de las personas, es decir, de los empleados, no es atractiva en Ginebra. Amparado por el anonimato un comerciante especializado en petrleo contemporiza: Es cierto que el impuesto sobre las ganancias es muy alto en Ginebra, pero los dirigentes cobran la mayor parte de sus remuneraciones en bonos . Ahora bien, generalmente estos se vuelcan en cuentas offshore, al amparo del fisco. Otro agrega: Porqu simples contables llegan a jubilarse millonarios? Porque conocen bien este tipo de cosas.

Ayudados por agudos abogados, los contables participan en la elaboracin de estructuras muy sofisticadas. Y es que aunque a estas empresas les gusta definirse como simples comerciantes al servicio del comercio mundial, que distribuyen fardos de trigo o barriles de petrleo entre un punto A y un punto B, aprecian las jurisdicciones exticas. Conocido por haber fletado el barco Probo Koala, que verti desechos txicos en la Costa de Marfil en 2006, el grupo Trafigura especializado en petrleo cuenta con 40 oficinas establecidas en parasos fiscales (islas Marshall, Bahamas, Chipre, etc.) (4). Trafigura no es una excepcin en esta bsqueda de la optimizacin fiscal y de la exencin de responsabilidades.

La discrecin de estos grupos es inversamente proporcional al poder que ejercen sobre los mercados mundiales. Gracias a la subida generalizada de los precios de las materias primas desde comienzos de siglo van ms all de su histrico papel de intermediarios y extienden sus tentculos con el objeto de controlar los precios de los recursos energticos, de la produccin agrcola y de los minerales. Y compran estaciones de servicios, campos, refineras y minas para remontar la cadena de la oferta hacia la produccin o bajarla hacia la distribucin, explica Emanuel Fragnire, profesor de la alta Escuela de Administracin de Ginebra. Las empresas de negocios se alejan as de su funcin original, la logstica para transformarse en productores, distribuidores, extractores, etc. Inversamente los grupos tradicionalmente dedicados a la produccin, como Total, Xstrata y Vale, establecen sucursales de sus negocios para participar as del conjunto de fletadores y de comerciantes.

Las mayores sociedades ocupan ahora una posicin de formadoras de precios, explica Chris Hinde del Mining Journal (5). As, durante 2010, Vitol y Trafigura han vendido 8,1 millones de barriles diarios en bruto, es decir, tanto como lo que han exportado juntas Arabia Saudita y Venezuela. Glencore no participa en esta carrera de control de precios: maneja el 55% del comercio mundial de zinc y el 35% del cobre. Llegados a este estadio, estos gigantes se convierten en actores geopolticos. En 2011 Vitol provey de bruto tanto a los rebeldes libios en su marcha hacia Tripoli como al rgimen de Bachar al Assad en Siria. Glencore firm tambin acuerdos comerciales con Juba, la nueva capital de Sudn del Sur, tres das despus de su independencia en julio de 2011(6). Este tipo de ejemplos jalonan la historia del comercio. Como contrapartida de estas operaciones que son arriesgadas estas empresas obtienen de los gobiernos contratos de aprovisionamiento.

No veo que existan razones para regular el comercio

Por lo general estos comerciantes nunca se hallan lejos de los puntos calientes del planeta. Dada su funcin de proveedores de los mercados de materias primas, a veces son suministrados por productores situados en pases difciles. Pero la mayor parte de las transacciones se realizan a travs de licitaciones, subraya el seor Thomann. Cuando se le pregunta por el riesgo de que la oferta vaya acompaada de una coima, el antiguo responsable del financiamiento del negocio de BNP Paribas, nmero uno mundial en esta actividad, afirma: El banquero debe conocer la reputacin del proveedor, el precio de compra, a quin se le paga y el contexto de la operacin. Debe asegurarse tambin de que la operacin no viole ni un embargo ni una ley. Pero no puede (o no quiere) saber si algn potentado confunde al banco central con su propia billetera.

Sin embargo, este riesgo no ha motivado a la profesin a impulsar una mayor transparencia en los mercados de materias primas. No veo razn alguna para tener que regular el comercio, asegura, por ejemplo, Torbjrn Tornqvist, presidente y director general de Gunvor. Pierre Barbe, su colega de Totsa, una filial ginebrina de Total, agrega: Tenemos nuestros secretos. Solo le interesan al pas que nos hospeda y a nosotros (7).

Unos secretos que estas empresas tratan de salvaguardar. Glencore viene esquivndolos desde hace mucho tiempo: antes de adoptar este acrnimo de Global Energy and Commodity Resources, la razn social de esta sociedad era en 1994 Marc Rich &Co AG, nombre de su demoniaco fundador. La neutralidad helvtica le permiti a este hombre de negocios de origen belga y emigrante transitorio en los EE.UU. burlarse de los embargos y comerciar tanto con el rgimen de apartheid de frica del Sur y con el Irn de Khomeyni como con la Cuba de Fidel Castro. Figur en la lista de las diez personas ms buscadas por el FBI antes de que Willian Clinton lo absolviera por oscuras razones el ltimo da de su mandato.

Sin embargo, en mayo de 2011 Glencore qued expuesto al pblico al proceder a realizar una entrada parcial en las bolsas de Londres (IPO) y en Hong Kong. Una inyeccin masiva de capitales que permiti a la sociedad Zuguosa compensar la prdida de su tranquilidad a cambio de un frenes de compras. Lo ms notable fue su fusin por 40.000 millones de dlares con el grupo XStrata, un gigante minero igualmente instalado en Zoug. Esta sbita entrada en bolsa de Glencore convirti inmediatamente en millonarios a seis de sus ejecutivos-accionistas que siguen conservando un amplio control. Nada que sedujera a Ian Taylor, presidente de Vitol: la idea de tener que compartir un largo tiempo con accionistas externos y periodistas bast para disuadirlo.

Tras aquella operacin el presidente de Glencore Ivn Glasemberg es dueo de una cartera de acciones cuyo valor equivale a la mitad del PBI de Zambia (16.200 millones de dlares en 2010, segn el Fondo Monetario Internacional). Su empresa posee junto con Mopani Copper Mines (MCM) la mayor mina de cobalto y de cobre de ese pas enclavado en el Africa austral (8). Ubicada en el cinturn del cobre, la provincia minera del norte del pas, esta explotacin dio que hablar el ao pasado tras la desaparicin de una auditora piloto realizada por el fisco de Zambia (9). Entre 2005 y 2008 los bufetes Grant Thornton y Econ Pyry observaron gran cantidad de incoherencias contables que solo se explican por el inters de MCM en reducir sus aportes impositivos. Los mecanismos de transferencias de precios le permitan exportar sus ganancias a Suiza, donde pagaban impuestos en detrimento del Estado de Zambia. En un comunicado del 2 de junio de 2011 el grupo calific de errneo el esquema de sustraccin fiscal que consignaba el documento. Sin embargo, fue objeto de una demanda realizada por una coalicin de ONG ante la representacin suiza de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico (OCDE).

Pero nada indica que la tranquilidad de estos comerciantes est amenazada. Acaso el gobierno helvtico no acaba de renunciar a someter al sector a la ley de blanqueo?. Las operaciones comerciales, sus financiaciones y sus pagos asociados pasan por el sistema bancario que est sujeto a ella. Por otra parte, las sociedades deben respetar la totalidad del cdigo penal suizo que incluye la prohibicin de la corrupcin, agrega convencido el seor Thomann. Esto resulta insuficiente a Mark Pieth, presidente del grupo de trabajo de la OCDE sobre la corrupcin y miembro de la comisin encargada de investigar el programa iraqu de la ONU Petrleo a cambio de alimentos (un escndalo en el que se vieron involucradas muchas empresas domiciliadas en Suiza). Los elementos decisivos que han convertido a Suiza en el centro de las materias primas son el secreto bancario y la muy dbil propensin de nuestra poltica a la regulacin, analiza.

Inquietud por la imagen de la Confederacin

Esta situacin desemboca en una paradoja absolutamente helvtica. Con la mano izquierda la Confederacin promueve los derechos humanos y se vanagloria de su generosidad en la ayuda al desarrollo. Con la mano derecha atrae a las empresas de negocios de materias primas mediante una poltica fiscal agresiva e ignora la actuacin de sus filiales en los pases en desarrollo. Con todo, estas grandes diferencias intelectuales y polticas son difciles de justificar. Y como sucedi con la industria de la evasin fiscal, Berna acept bajo presin investigar el comercio mundial de millones de barriles de petrleo, de toneladas de cobre y de trigo que transitan virtualmente por Suiza. En diciembre de 2011, poco antes del lanzamiento de una campaa que peda al Parlamento legislar para que las empresas que tienen su sede en Suiza respeten los derechos humanos y el medio ambiente en todo el mundo (10), el consejo federal decidi realizar un informe sobre el sector (11).

Mucho ms recientemente todava, el representante de Economa y derechos humanos del departamento federal de asuntos exteriores Rmy Friedmann detall la situacin suiza: Como las empresas suizas aprovechan nuestra imagen de patria de los derechos humanos no queremos que pongan esta imagen en peligro. Y aadi: Deben comprender que la seguridad humana y la seguridad de las inversiones son dos caras de la misma moneda y deben saber que sus actos pueden provocar consecuencias sobre sus propias actividades (12).

Por su parte el seor Pieth estima que debido al comercio de materias primas la reputacin suiza corre peligro de sufrir daos similares a los que ha sufrido con el secreto bancario. Pero los comerciantes no quieren dejarse avasallar frente a las (modestas) veleidades reglamentarias. Algunos ya han amenazado con deslocalizar sus actividades a cielos ms clementes como Singapur o Dubai. Y contrariamente a lo que sucede con los bancos las sociedades de negocios estn compuestas por estructuras ms livianas que les permiten empacar rpidamente a merced de la acogida fiscal y de la reglamentacin que se les reserve.


(*) Marc Guniat es un periodista de Ginebra.

Notas:

(1) Geneva Trading and Shipping Association.

(2) Vase Philippe Revelli, Rvolte globale contre un gant minier, Le Monde diplomatique, octubre de 2010.

(3) Programa Mise au point, Radio-Tlvision suisse, 29 de abril de 2012.

(4) Dclaration de Berne, Swiss trading SA. La Suisse, le ngoce et la maldiction des matires premires, Editions den bas, Lausanne, 2011.

(5) Reuters, 21 de noviembre de 2011.

(6) Vase Grard Prunier, Le rgime de Khartoum bouscul par la scession du Sud, Le Monde diplomatique, febrero de 2011.

(7) Reuters, 24 de abril de 2012.

(8) Lire Jean-Christophe Servant, On achve bien les mineurs zambiens, Le Monde diplomatique, mayo de 2009.

(9) El audio est disponible en www.amisdelaterre.org.

(10) www.droitsansfrontieres.ch

(11) Respuesta del 9 de diciembre de 2011 del Consejo Federal a la peticin 11.3803 de la socialista Hildegard Fssler-Osterwalder, www.parlament.ch

(12) Conferencia pronunciada el 27 de abril de 2012 en la Universidad de Ginebra.


Fuente: http://www.monde-diplomatique.fr/2012/12/GUENIAT/48488

rBMB



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter