Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2013

Israel y Arabia Saud, tradicionales aliados de EE.UU, son los grandes beneficiados por el golpe de Estado egipcio
Una oportunidad o cien para los generales de Egipto

Olga Rodrguez
eldiario.es


Esta semana el presidente de Francia Franois Hollande recibi en Pars al ministro de Exteriores de Arabia Saud, el prncipe Saud al-Faisal. Ambos hablaron de los acontecimientos en Egipto y acordaron dar a la hoja de ruta en Egipto una oportunidad para asegurar la seguridad y elecciones tempranas, en palabras del saud, quien defendi el derrocamiento de Mohamed Morsi.

Poco importa que los creadores de esa hoja de ruta, los perpetradores del golpe de Estado en Egipto, estn impulsando la caza de sus opositores polticos de la Hermandad musulmana, la matanza de manifestantes, la imposicin del toque de queda, el arresto de periodistas. Eso es lo de menos. Hay que darles una oportunidad. O cien. Los intereses que confluyen en Egipto son demasiados como para arriesgarse a perderlos.

Lo sabe bien Estados Unidos. Lo experiment en carne propia en los aos cincuenta, cuando se neg a entregar al presidente egipcio Abdel Gamal Nasser la ayuda econmica militar que l solicitaba. Aquella negativa termin facilitando el acercamiento de El Cairo a la Unin Sovitica y su posicionamiento como pas neutral. As lo admitira tiempo despus, en 1963, el secretario de Estado estadounidense de John F Kennedy, Robert Komer:

Nosotros mismos habamos contribuido a esta situacin por nuestra poltica a mediados de los aos cincuenta con respecto al presidente egipcio Nasser. Gir hacia Mosc como reaccin a la poltica britnica y estadounidense y no queramos cometer la misma equivocacin otra vez.

A partir de entonces Washington se propuso recuperar Egipto. Impuls un acercamiento que desemboc en una amistad con el presidente egipcio Anuar el Sadat en los aos setenta y en los pactos de paz de Camp David entre El Cairo e Israel. Con ello Estados Unidos arrastr a los egipcios a su rbita, con la voluntad de no perderlos nuevamente.

Algo mucho ms complejo

Ahora, ante un nuevo vaivn en suelo egipcio, Estados Unidos se niega a llamar golpe de Estado al golpe de Estado y no congela las ayudas a El Cairo.

Ms lejos ha ido el representante del Cuarteto de Paz para Oriente Medio, Tony Blair, (s, el de las Azores y la invasin de Irak), quien ha defendido el golpe de Estado egipcio diciendo que solo haba dos opciones, intervencin o caos y respaldando nuevamente el neocolonialismo en nombre de la estabilidad: Traer la estabilidad a Oriente Medio no es responsabilidad de nadie ms, sino nuestra.

El propio representante de la UE en Oriente Medio, el malagueo Bernardino Len, evitaba esta misma semana hablar de golpe de Estado, diciendo que lo ocurrido en Egipto es algo mucho ms complejo que una simple intervencin militar.

 Hay mucho en juego. Egipto es el pas rabe ms poblado del mundo y por su territorio pasa el canal de Suez, va martima que une Asia con el Mediterrneo, de vital importancia estratgica y comercial. Por ella transitan barcos mercantes que trasladan materias primas, en especial petrleo (unos 2,5 millones de barriles diarios), as como buques militares estadounidenses o israeles, entre otros. Esta misma semana lo ha cruzado un portaaviones estadounidense que se diriga a Afganistn, y se calcula que lo transitan unas 40 naves militares de EE.UU al ao.

Egipto tambin es estratgico debido a que comparte frontera con Israel. Hubo un antes y un despes en la regin tras la firma de los acuerdos de paz de Camp David entre El Cairo e Israel en 1979. La importancia de Camp David fue subrayada por la embajadora estadounidense en El Cairo en octubre de 2011, hablando de las relaciones que los Hermanos Musulmanes deberan tener con Israel cuando gobernaran Egipto:

Los acuerdos de paz de Camp David son absolutamente fundamentales para la paz en toda la regin. Si no tienen xito, las dems cuestiones sern inmateriales. Es realmente importante, no tiene por qu ser una gran historia de amor, pero tiene que ser una relacin pacfica.

El papel de Israel

Para analizar los acontecimientos es por tanto imprescindible observar el papel de Israel, un pas que cuenta con el Ejrcito ms poderoso en la zona y que necesita el mantenimiento del statu quo para perpetuar su ocupacin ilegal en los territorios palestinos.

Como escrib en julio en el artculo Israel y Egipto, una relacin forjada en Washington, la gestin de la seguridad en el Sina egipcio, fronterizo con Gaza e Israel, fue en estos ltimos meses causa de importantes tensiones entre Morsi y el Ejrcito egipcio.

Desde los aos setenta los generales egipcios e Israel han sido grandes aliados. La estabilidad con Israel ha sido una prioridad del Ejrcito de Egipto. Por eso Israel contempl con temor la cada de Mubarak en 2011 y por eso ha sido uno de los grandes defensores de los militares egipcios. Dicho en palabras de un alto representante israel, citado hace unos das por The Wall Street Journal, los militares egipcios, Arabia Saud e Israel son el eje de la razn en Oriente Medio.

Tambin por eso el gobierno israel ha pedido una vez ms a Estados Unidos que no retire la ayuda econmica que destina a las Fuerzas Armadas egipcias -1.300 millones de dlares anuales- iniciada como recompensa a los acuerdos de paz entre El Cairo e Israel en 1979 y que simboliza de algn modo el compromiso de los generales egipcios con el Estado israel, segn escriba en 2009 la propia embajada estadounidense de El Cairo.

Arabia Saud

El papel de Arabia Saud, gran aliado del Egipto de Mubarak, es fundamental tras el golpe de Estado. Solo horas despus del derrocamiento del presidente egipcio Mohamed Morsi, la monarqua saud ya mostraba su apoyo al nuevo statu quo en Egipto y celebraba el fin de los Hermanos Musulmanes en el poder.

El ministro de Exteriores saud, con el que el presidente francs se reuna esta semana, se ha referido a Egipto como nuestro segundo hogar, ha subrayado que Arabia Saud nunca permitir su desestabilizacin y ha prometido ms respaldo econmico (tras el golpe de Estado, tres pases del Golfo -los saudes, Kuwait y Emiratos rabes Unidos- ya anunciaron un paquete de 12.000 millones de dlares para Egipto) en caso de que otras potencias decidan retirar su respaldo econmico a El Cairo.

Arabia Saud ha sido, junto con Israel y los generales egipcios, importante aliado de Estados Unidos y otras potencias occidentales. Y lo sigue siendo. De hecho la mayor venta de armas de la historia estadounidense a un solo pas, por valor de 60.000 millones de dlares en 15 aos, es precisamente a Arabia Saud, un pas donde la libertad brilla por su ausencia, sobre todo para las mujeres, donde las autoridades reprimen cualquier conato de protesta y en el que se acogen las tesis ms retrgadas y fundamentalistas del Islam. Esta misma semana, sin ir ms lejos, han sido decapitados dos hombres acusados de robo y asesinato.

Por eso resulta cuanto menos hipcrita escuchar cmo desde algunos sectores occidentales se apela a la defensa de los derechos humanos para justificar el golpe de Estado en Egipto.

Los Hermanos Musulmanes

Los errores de los Hermanos Musulmanes han sido muchos, pero entre ellos no est abrazar las tesis islmicas ms radicales. A pesar de lo que han llegado a sostener algunos analistas, en Egipto no haba una teocracia, ni se cortaba la cabeza a los ladrones ni se lapida a las mujeres. La Hermandad es una organizacin islmica conservadora menos radical y fundamentalista que los salafistas del partido Nour a los que la coalicin pro golpe de Estado acogi en su seno y a los que apoya y financia Arabia Saud.

Morsi no busc satisfacer las demandas de las revueltas de 2011 y gobern de espaldas al resto de las fuerzas polticas, sin tener en cuenta, adems, que haba ganado las elecciones con un raspado 51% de los votos y una elevada abstencin.

Adems, como presidente impuls una Constitucin que no prohiba de forma explcita la discriminacin por razones de gnero, sexo, origen o religin, que permita juzgar en tribunales militares a civiles, que pona serios obstculos a la creacin de sindicatos independientes y que segua limitando, como el rgimen anterior, la libertad de expresin e informacin.

Durante su mandato se registraron nuevos casos de represin y persecucin contra activistas y periodistas. No era representante de una fuerza revolucionaria defensora de las libertades, como tampoco lo son los generales golpistas.

A pesar de lo ocurrido estas ltimas semanas en Egipto, Estados Unidos no ha cancelado su ayuda militar a El Cairo -la segunda mayor ayuda que Washington entrega a unas fuerzas armadas- y la Unin Europea solo ha recomendado suspender la exportacin de armas a Egipto, dejando la decisin final a cada pas miembro, y manteniendo las ayudas. La apuesta por el dilogo con el gobierno golpista egipcio sigue vigente.

Son das oscuros para Egipto. Se est imponiendo el terror, la guerra sucia, la justificacin de la violencia en diversos sectores. Ante ello las potencias occidentales dan una oportunidad a la hoja de ruta de los golpistas y no parecen molestas con sus amigos del Golfo, los grandes valedores del nuevo rgimen egipcio. Nuevamente los gobiernos de Europa y Estados Unidos optan por defender los intereses de la minora a la que representan.

Fuente original: http://www.eldiario.es/zonacritica/oportunidad-cien-Egipto_6_167343274.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter