Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2013

El gobierno colombiano siembra el terror
Los casos de Cajamarca y Castilla (Tolima)

Jos Antonio Gutirrez D.
Rebelin


La jornada de protesta del 29 de Agosto, convocada en Colombia en el contexto del paro agrario y popular que se desarrolla desde el 19 del corriente mes a lo largo y ancho del pas, fue un estallido social que evidenci el malestar profundo que corroe las entraas de la sociedad colombiana. No se trata, como dice Santos, de una mera tormenta pasajera sino de una crisis social que est resquebrajando las bases mismas del rgimen impuesto por la violencia y el engao. Mientras los medios oficiales chillan estridentemente contra encapuchados y vndalos [1], buscando azuzar prejuicios asentados en el subconsciente de las capas medias colombianas contra patirrajados, indios, negros, y otros indeseables que (horror de horrores!) viven del trabajo de sus manos, silencian los verdaderos desmanes hechos por los vndalos en uniforme militar o del ESMAD. Son estos ltimos los que han asesinado y abusado de la poblacin, los que estn violando la privacidad de hogares campesinos, infiltrando las manifestaciones, robando a los ms pobres y destruyendo sus pertenencias.

Como muestra de la violencia inusitada, criminal, con que ha sido reprimida la protesta social, estn los casos de dos localidades en el departamento de Tolima: el municipio de Cajamarca y el corregimiento de Castilla, en el municipio de Coyaima. Hay que recalcar que estos casos no son excepcionales, sino que dos casos ms de una violencia oficial, anti-popular, que se ha tomado por asalto al pas completo. Esta violencia, dicho sea de paso, ha sido exacerbada por las leyes de impunidad que ha impulsado este gobierno: el fuero militar y el marco jurdico para la paz; as como por la ley, tambin impulsada por el gobierno de Santos, para criminalizar la protesta social, la llamada ley de seguridad ciudadana. Tienen la fuerza bruta, y ahora ya no tienen ningn freno jurdico para aplicarla contra el descontento popular.

 

Cajamarca

Cajamarca, que ha sido el epicentro de la lucha contra la multinacional minera AngloGold Ashanti [2], tambin se moviliz en las jornadas de protesta del 29 de Agosto. Desde el da anterior, los campesinos, los dirigentes de las juntas de accin comunal y de otras organizaciones sociales venan reunindose y discutiendo su participacin en el paro agrario y popular. El da 28, los campesinos se concentraron en el corregimiento de Anaime y en la vereda Recreo Bajo (El Chuzo). De esos dos puntos salieron hacia el casco urbano del municipio de Cajamarca, donde se concentraron unas 5000 personas. Al llegar la noche, muchos de los campesinos que venan de las veredas se quedaron en la colonia, algunos pernoctando en la escuela. A las dos de la madrugada, irrumpe el ESMAD en Cajamarca, arrojando gases y granadas de aturdimiento, disparando y golpeando a las personas que se encontraban en los puntos de descanso habilitados para los campesinos. Capturaron a alrededor de 30 campesinos que estaban alojados en la escuela. Esta situacin exacerb los nimos de la comunidad, segn nos relata un dirigente campesino, cuya identidad no podemos revelar para proteger su integridad fsica:

A pesar de que se atravesaron palos y piedras en la va, todo estaba en completa calma hasta la llegada del ESMAD pues llegaron atropellando a los campesinos los campesinos capturados mientras dorman fueron llevados a la estacin de polica iban con las manos en alto y el recibimiento del ESMAD fue con gases lacrimgenos. A estos campesinos los tenan en un camin y la cuadra estaba que no se poda respirar con gases. Muchos nos enfrentamos a los policas exigiendo respeto, furiosos por ese hecho del cual salieron muchos nios y ancianos afectados por los gases. Las casa aledaas a la estacin se llenaron de gas y se encuentran varios nios en el hospital.

Por la maana, nos relata este mismo campesino, la represin sigui, invadiendo casas particulares y dejando varios heridos con balas de goma y otro con una granada de aturdimiento que le fue arrojada a la cara. Fue filmado tambin un video, que ya circula en las redes sociales, en el cual se ve al ESMAD golpeando a patadas, bolillo y con culatazos a un muchacho mientras interviene la comunidad para rescatarlo [3]. Durante el transcurso de la maana se unieron a los campesinos de Anaime otros provenientes de las veredas de El Cedral y El Brasil. Los campesinos hoy temen, particularmente, por la vida del dirigente comunal Julio Vargas, presidente de la Junta de Accin Comunal de la vereda El Cedral, quien ha recibido amenazas y a quien, segn relatos de testigos, la polica le dispar al cuerpo, fallando el blanco.

Un comunicado firmado por los Comits Ambientales y Campesinos del Tolima por la Defensa de la Vida, el Agua y el Alimento, con fecha 29 de Agosto, denuncia que estn circulando boletas con amenazas de muerte contra los dirigentes de la movilizacin. Tambin denuncian el arresto arbitrario en el que todava se encuentran 10 campesinos en Cajamarca:

1. Carlos Mario Fierro

2. Edison Julin Bermdez

3. Rubn Daro Varn

4. Pedro Pablo Crdenas

5. Jos Wilson Fierro

6. Luis Crisanto Rodrguez

7. Edwin Jairson Ferrato

8. Julio Cesar Velanda

9. Adalver Ospitia

10. Jos Alveiro Peralta

En otro comunicado de los mismos comits, se denuncia la infiltracin de las protestas por parte de personas, algunos menores de edad, que aparecan entre los manifestantes para hacer desmanes, y luego aparecan apedreando campesinos al lado de la polica. Se ha visto civiles portando armas de fuego y bombas lacrimgenas. Tambin se ha visto supuestos estudiantes que cuando los compaeros les preguntaban de qu universidad venan, desparecan para luego ser vistos entre los uniformados, fotografiando manifestantes. Denunciamos esta infiltracin, que tiene como objetivo estigmatizar, justificar la represin, crear confusin, desmoralizar. Condenamos la utilizacin de mtodos propios de la guerra sucia en contra de los manifestantes. Condenamos la infiltracin por agentes del Estado de una protesta que ha nacido del pueblo y que solamente convoca al pueblo. Resulta curioso que el gobierno denuncie la infiltracin insurgente en la protesta cuando los nicos que sabemos que estn infiltrando estas manifestaciones son ellos a travs de sus fuerzas represivas. Estos hechos denunciados por los Comits Ambientales y Campesinos de Tolima, tienen un slo nombre: terrorismo de Estado.

La poblacin se encuentra aterrorizada por el trato salvaje que se est dando a la comunidad y el terror que se ha sembrado en el seno de la comunidad. Este sentimiento queda reflejado en la ltima comunicacin que tuvimos con este dirigente campesino, que nos confes su temor:

A estas hora de la noche el municipio de Cajamarca se encuentra incomunicado amigo, la verdad tengo miedo por lo que me pueda pasar, lo que le pueda pasar a mi comunidad, somos gente buena, gente humilde y gente campesina nuestro pecado es ser campesinos, y no tenemos la culpa de las polticas que emplea este Gobierno.

 

Castilla (Coyaima)

En Castilla, la movilizacin se viene dando con creciente fuerza desde el mismo 19 de Agosto, convocando a agricultores, pequeos lecheros, ganaderos, caficultores y arroceros. Desde el da anterior al inicio del paro, llegaron a Castilla unos 1800 campesinos provenientes de varios municipios, principalmente de Chaparral, Roncesvalles, Ataco, Planadas, Roblanco, Prado, Natagaima, Coyaima y Dolores [4]. Esta masa humana fue creciendo hasta llegar a unas 3000 personas hasta el da de ayer, casi todos provenientes del sur y del oriente del departamento de Tolima.

Desde ese primer momento, la represin se ha ensaado con los campesinos movilizados. La polica ha destruido y saqueado las despensas con alimentos de los campesinos, ha invadido viviendas, tumbando puertas, para sacar a la fuerza a campesinos alojados en ellas y ha obstruido la movilidad de las personas por la va pblica. El da 20 se bombarde desde helicpteros a la comunidad con gases lacrimgenos, asfixiando a ancianos y bebs, daando viviendas. En Castilla, hasta el da 28 de Agosto, 46 personas haban sido heridas por la represin policial. Algunos (tres de ellos) por bala [5], otros por piedras arrojadas por el ESMAD y otros intoxicados por gases. Tambin se contaba con tres personas detenidas arbitrariamente: Anderson Pinto (27 de Agosto), Edinson Chaguala y Humberto Montaa (28 de Agosto). Tambin la polica ha infiltrado las protestas: los campesinos descubrieron a diez agentes infiltrados de civil, con gases lacrimgenos escondidos en la cintura, que estaban azuzando a los menores de edad para que hicieran destrozos, para justificar as una arremetida violenta de las fuerzas del Estado. Se vio a estos infiltrados luego reunirse con la polica en otro punto.

Se haba eventualmente llegado a un acuerdo con el alcalde y la gobernacin de Tolima, que el da 29, durante la jornada nacional de protesta, se cerraran las carreteras y luego se abriran de manera intermitente. El acuerdo, sin embargo, fue incumplido por parte de las autoridades: la movilizacin fue atacada por el ESMAD y por agentes de civil, que dispararon indiscriminadamente contra los campesinos. Un comunicado de los Comits Campesinos y Ambientales del Tolima, denuncia que a raz de estos ataques habran sido heridas de gravedad cinco personas (de un total de 24 heridos) y habran muerto dos campesinos. Hemos podido corroborar que hubo al menos un muerto, segn lo informa el corresponsal de semanario Voz, Nelson Lombana. Se tratara de un campesino del municipio de Ataco, llamado Jeiner Mosquera, al que la polica asesin de un tiro a la cabeza [6]. Sin embargo, al parecer, otro de los heridos a bala en estos momentos se debatira entre la vida y la muerte. Tambin se denunci que el ESMAD impidi el paso de una ambulancia con dos enfermos, prueba de la gravedad de la arremetida de la fuerza represiva, que, aplastando todos los derechos de la comunidad, buscar infundir miedo para paralizarla.


FOTO: Herido de bala en Castilla (Tolima)

Esto es slo una muestra del terror utilizado contra los campesinos y la poblacin en apenas dos municipios donde ha habido protestas, en el departamento del Tolima. Esta situacin no es excepcional: hemos recibido noticias de represin brutal en muchos otros departamentos, como el Cauca, Nario, Valle del Cauca, Boyac, Cundinamarca, Antioquia, Meta, etc. donde se est dando un trato militar y abiertamente terrorista por parte del Estado contra los manifestantes. Pese al terror, las protestas siguen en todo el territorio nacional, alimentadas por la indignacin que este proceder y por los justos reclamos de una poblacin hastiada, cansada del irrespeto de Santos, de los abusos de su fuerza represiva y de sus polticas de hambre y exterminio.

 

Algo nuevo est creciendo en Colombia, algo que es a la vez promesa de una vida nueva e indignacin por la vida que el pueblo ha llevado hasta ahora algo que ellos no pueden controlar. Ese es el temor del tirano que, desde la Casa de Nario, miente, amenaza, da papaya, ordena bombardear y asesinar, vuelve a mentir y a amenazar. Ahora ordena militarizar Bogot y saca a 50.000 soldados para despejar las carreteras en todo el pas [7]. No sabe hacer otra cosa. Su violencia es la violencia de un tirano dbil, solo, aislado, autista, temeroso. l sabe, y nosotros sabemos, que pese a su violencia, es impotente. Algo nuevo est creciendo en Colombia, aunque le duela a la estirpe de los que, por derecho hereditario, han sido los dueos de Colombia por doscientos largos aos de soledad.

 

NOTAS:

[1] Ver por ejemplo http://www.semana.com/nacion/articulo/protestas-furia-vandalismo-dos-muertos/355735-3

[2] http://anarkismo.net/article/25101

[3] http://www.youtube.com/watch?v=hOQygU4Bkws

[4] http://prensarural.org/spip/spip.php?article11744

[5] http://prensarural.org/spip/spip.php?article11854

[6] http://www.youtube.com/watch?v=hOQygU4Bkws

[7] http://www.semana.com/nacion/articulo/santos-ordena-militarizacion-bogota/355743-3


(*) Jos Antonio Gutirrez D. es militante libertario residente en Irlanda, donde participa en los movimientos de solidaridad con Amrica Latina y Colombia, colaborador de la revista CEPA (Colombia) y El Ciudadano (Chile), as como del sitio web internacional www.anarkismo.net. Autor de "Problemas e Possibilidades do Anarquismo" (en portugus, Faisca ed., 2011) y coordinador del libro "Orgenes Libertarios del Primero de Mayo en Amrica Latina" (Quimant ed. 2010).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter