Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-09-2013

Guatemala
Mundos opuestos

Carolina Vsques Araya
Prensa Libre


Cuando la rutina cierra las compuertas y nos condiciona el tiempo y el espacio, tendemos a creer que as es el mundo. Absorbidos por las actividades diarias no percibimos ms all del entorno inmediato y nos acomodamos en ese pequeo cascarn, desde el cual fingimos una sensacin de seguridad tan frgil como falsa. Guatemala y gran parte de nuestro continente ha vivido bajo la influencia de intereses ajenos a su naturaleza. Nos han convencido de necesitar objetos, bienes y servicios de los cuales podramos prescindir sin dolor, as como nos han inculcado ideologas cuyos principios tienen raigambre en otras culturas, en otras latitudes, ancladas en otros tiempos.

Aunque hemos avanzado de manera notable, nuestras sociedades parecen ir a tropezones hacia un futuro cambiante de cuyas bondades no hay certeza alguna.

Sin duda una consecuencia de esa dicotoma entre necesidades reales y entrenamiento mercadolgico, es la falsa idea de haber alcanzado cierto grado de desarrollo a partir del paisaje urbano y capitalino, as como de una vida diseada bajo la premisa de que el consumo es bienestar. A esto se debe aadir el aderezo de una ilusin de prosperidad impresa en cifras macroeconmicas, en volmenes de exportacin o en los informes sesgados de algunas organizaciones internacionales que ven el panorama desde una ptica estrictamente cuantitativa.

Pero hay otra realidad. Y es aquella de la pobreza extrema, de la violencia bajo cuya amenaza vive todo un segmento de la sociedad carente de medios de proteccin es decir, la abrumadora mayora y de los grupos humanos vulnerables a las agresiones, tanto por las actuaciones de funcionarios corruptos, como de organizaciones criminales o compaas poderosas que se han apoderado de su entorno. Esta otra perspectiva es la que obliga a pensar en el mito del tal desarrollo y nos vuelve a enfrentar al retroceso en la calidad de vida y en las posibilidades de avance en aquellos aspectos ms relevantes para el ser humano, como son la educacin y la cultura, la salud y la estabilidad laboral.

Sin embargo, quienes deciden sobre cada accin determinante para el futuro del pas parecen creer que el atraso en aspectos fundamentales es culpa de los pobres. Incluso lo afirman sin ambages. De ah que en estos reductos de poder se consideren tan indeseables las organizaciones comunitarias, los sindicatos, la prensa, las cooperativas y los grupos de vecinos en defensa de su territorio. De hecho, se los combate con una fuerza desproporcionada que demuestra de manera palpable la falsedad de los conceptos de democracia y desarrollo.

Solo es cuestin de salir de la burbuja capitalina con sus ostentosos centros comerciales, sus enormes edificios de lujo medio vacos y su pequea burguesa ciega y sorda al caos que la rodea, para ver que un poco ms all del kilmetro 20 en cualquier direccin, el mundo es otro. All est la verdadera muestra de que los preceptos econmicos procedentes del mundo desarrollado y mal aplicados por gobiernos corruptos con la venia de los sectores ms poderosos han dado como resultado una miseria poco menos que irremediable y que, para salir de ella, es absolutamente indispensable revisar conceptos.

Fuente original: http://www.prensalibre.com/opinion/Mundos-opuestos_0_985701434.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter