Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2013

Contribucin para construir el marxismo del siglo XXI

Miguel Manzanera Salavert
Rebelin


En los aos 60 del siglo pasado comenz un proceso de descomposicin del movimiento comunista internacional, que con el tiempo desembocara en el hundimiento del Bloque del Este en los aos 90 y una nueva hegemona neoliberal en el mundo durante 30 aos hasta nuestros das. Esto hizo que el marxismo quedara completamente desprestigiado a finales del siglo XX. Sin embargo, ante la crisis capitalista actual y el impresionante desarrollo de la Repblica Popular China, parece necesario volver a buscar la explicacin de los procesos econmicos en las teoras de Marx. En lo que sigue voy a intentar exponer las ideas que considero fundamentales para la recuperacin de un marxismo revolucionario, a partir de las investigaciones del filsofo comunista Manuel Sacristn (1925-1985).

En mi tesis doctoral, publicada en varios lugares de la red informtica, he tratado en detalle la vida intelectual de este hombre, que fue uno de los pensadores ms lcidos de su generacin en la cultura espaola. Doctor en filosofa, profesor de metodologa de las ciencias sociales, expulsado de la Universidad de Barcelona por motivos polticos y dirigente del partido comunista, Sacristn dej constancia de esa coyuntura histrica en sus textos, escritos para los trabajadores e intelectuales comunistas del Estado espaol. En su veraz descripcin de la crisis del comunismo en el siglo pasado, reside el principal inters de su trabajo intelectual, y ello explica que los marxistas de este pas sigamos leyndolo tras su muerte; solo conociendo nuestra historia y nuestra tradicin podremos construir una prctica poltica y cultural que proponga un verdadero futuro emancipador para la humanidad.

Si bien el hundimiento de la U.R.S.S. no se produjo hasta la dcada de 1990, las causas de ese proceso se hunden en la historia del siglo XX. No me voy a centrar en las causas remotas, aunque aludir a ellas al final de este trabajo, sino en las ms inmediatas. Los hitos que marcaron la descomposicin del llamado socialismo real se produjeron en los aos 60 del siglo pasado; fueron los siguientes:

  1. la ruptura abierta en 1965 entre los dos principales pases socialistas, La U.R.S.S. y la Repblica Popular China, condujo a peleas intestinas dentro de las organizaciones comunistas acerca de la lnea poltica ms adecuada para avanzar hacia el socialismo; esas divergencias debilitaron la cohesin de los trabajadores en su lucha contra la burguesa.

  2. la revolucin tecno-cientfica del siglo XX permiti al capitalismo recuperar la tasa de beneficio apoyndose en la extraccin de la plusvala relativa; ese desarrollo trajo la automatizacin del trabajo fsico por la computacin, la sustitucin del trabajo intelectual por la inteligencia artificial y la expansin informtica de las comunicaciones.

  3. la incapacidad para la renovacin terica y prctica de las instituciones comunistas, lo que se manifest con claridad en los acontecimientos del ao 68, principalmente el mayo francs y la primavera de Praga, que terminaron ambos con un sonoro fracaso.

La reflexin sobre el comunismo y sus problemas jug un papel fundamental en el pensamiento de Sacristn, y esos tres aspectos reseados aparecen con claridad en su obra. El empeo, al que Sacristn dedic los mejores esfuerzos intelectuales, consisti en reflexionar sobre las causas de la crisis que afect al movimiento anticapitalista en la segunda mitad del siglo XX; lo que le llev a proponer nuevas interpretaciones de la organizacin revolucionaria en sus dos aspectos, terico y prctico: 1. el anlisis epistemolgico del marxismo como teora cientfica, y 2. la renovacin prctica del comunismo como expresin de las aspiraciones a la emancipacin que laten en la humanidad.

El marxismo como filosofa de la ciencia

En el primer aspecto de su trabajo intelectual, Sacristn desarroll el leninismo desde una perspectiva enraizada en la tradicin filosfica espaola. Su racionalismo se alimentaba de las fuentes clsicas de la cultura, el humanismo renacentista y la ilustracin moderna. Una de sus aportaciones fue utilizar el concepto generacin desarrollado por Jos Ortega y Gasset-, para analizar la evolucin del pensamiento comunista. As dedic especial atencin a la tercera generacin de marxistas, entre los que cuentan adems del propio Lenin, pensadores y activistas como Gramsci, Lukcs, Karl Korsch, Bujarin, etc. Ese concepto de generacin viene a interpretar la trasmisin de conocimiento y experiencia a travs de la historia, entre personas que han vivido circunstancias distintas, pero que estn en continuidad unas con otras a travs del tiempo.

De ese modo, desarroll el marxismo como filosofa de la prctica, esto es, como reflexin sobre la accin poltica e instrumento para la crtica de la cultura y la vida cotidiana, desde una perspectiva que enraizaba el materialismo histrico en la larga tradicin de lucha contra el mal. La filosofa de la prctica tiene como misin proporcionar a la ciencia que no es ms que racionalidad instrumental-, sus objetivos racionales, esto es, la racionalidad del sentido para el que se hace la ciencia.

Adems utiliz sus conocimientos analticos para estudiar el legado cientfico de Marx. En la ltima dcada de su vida, a raz de los problemas de descomposicin del movimiento comunista, dedic una especial atencin a la produccin terica de Marx, y present ante el pblico un revelador estudio sobre El Capital, desde el punto de vista del anlisis epistemolgico de la teora social. Para realizar su investigacin, se interes por los modelos de investigacin cientfica, estudi el giro historicista de la filosofa de la ciencia que impuls Thomas Kuhn, y trabaj sobre sociologa de la ciencia desde la perspectiva marxista. En contra de las ideas demaggicas de Popper segn seala Kuhn-, el historicismo de la reciente investigacin metacientfica encaja bien con la perspectiva que el marxismo arroja sobre la ciencia.

Sacristn estaba convencido de que el materialismo dialctico es la filosofa ilustrada de la ciencia, en el sentido de que aporta los criterios filosficos para la interpretacin de la actividad cientfica. El resultado de esa investigacin final fue establecer la posibilidad de una sociologa marxista de la ciencia desde la perspectiva de El Capital, especialmente su Seccin IV dedicada a la distincin entre Plusvala absoluta y plusvala relativa, donde Marx investiga el uso de la tecno-ciencia por la burguesa como un arma para derrotar al proletariado en la lucha de clases. En consecuencia propuso renovar la alianza del movimiento obrero con la ciencia, y un Programa socialista de la ciencia que tuviera en cuenta la sostenibilidad ecolgica de la economa a largo plazo en sus innovaciones tcnicas y productivas.

Un problema filosfico al que dedic especial empeo, fue el de establecer la relacin entre la teora cientfica y la prctica social, un problema clave del materialismo dialctico. Para aclarar el ncleo terico del marxismo, Sacristn se fund en la distincin analtica entre experiencia colectiva e intencin poltica crtica de las falacias metafsicas, idealista o racionalista y naturalista-, tantas veces confundidas en las versiones ideolgicas de la ciencia y la filosofa. La experiencia nos proporciona el conocimiento que tenemos del mundo por haber vivido en l; se refiere por tanto al pasado. Es colectiva cuando viene a fijarse en el lenguaje y la comunicacin. La intencin se refiere a los objetivos que la accin humana pretende alcanzar; se refiere por tanto al futuro. Es colectiva cuando propone objetivos compartidos a la sociedad, a travs de ideales racionales aceptados por todos sus miembros. La libertad humana consiste en que el futuro no ser igual que el pasado, sino que depende de la actividad del propio ser humana. El valor de la ciencia consiste en que proporciona una presentacin sistemtica de la experiencia, til para actuar racionalmente sobre el mundo natural y social.

El marxismo contiene una teora cientfica de la realidad, que debe servir para orientar la accin poltica del proletariado. Esta ciencia social tiene la misin de reconstruir tericamente la sociedad histrica desde la perspectiva de la emancipacin humana. En lnea con la tradicin ilustrada europea, Marx descubri principios fundamentales del desarrollo histrico que deben servir como fundamento para la ciencia social: el desarrollo de las fuerzas productivas a travs de los modos de produccin. Pero ese principio general debe ser concretado para cada sociedad histrica, a travs del estudio emprico de los datos que completan el esquema bsico. No es posible que un hombre solo pudiera realizar completamente esa labor, ni siquiera siendo un genio como Marx, ni siquiera ayudado por su mejor amigo, Engels que era otro genio. Por eso los comunistas se agrupan en partidos, como institucin encargada de realizar la tarea filosfica de reunir el conocimiento cientfico, para establecer el programa poltico de la revolucin emancipatoria.

La teora marxista tiene peculiaridades que la diferencia de la sociologa acadmica, pues para alcanzar sus objetivos polticos, se rige por los principios de la prctica y la concrecin. En primer lugar, hay que tomar en cuenta que el trabajo cientfico de Marx est orientado por una intencin, de la que el propio autor era perfectamente consciente. Y aqu tenemos la primera diferencia respecto de los cientficos normales en el capitalismo, cuyo trabajo se encuentra orientado por los intereses de la acumulacin y el beneficio capitalista; en la mayora de los casos el propio cientfico no es consciente de eso, porque no se ha parado a pensarlo. El cientfico cobra del empresario o del Estado que le piden su investigacin, y raramente se preocupa de ms. Marx, en cambio, pensaba que el primer paso de la ciencia social haba de ser la Kritik, esto es, la crtica de la literatura cientfica, o dicho en palabras ms tcnicas, la crtica de la ideologa subyacente a las formulaciones cientficas; el primer paso de la investigacin cientfica ha de ser descubrir las intenciones con las que una teora se postula como explicacin de la realidad. Pues los valores y los ideales del cientfico determinan la seleccin de los datos y su interpretacin, aspectos relevantes para la formulacin terica. Para que el conocimiento tenga utilidad, tenemos que saber para qu est hecho, exactamente igual que un destornillador o una llave inglesa. Que Marx nos haya descubierto esta realidad, es una prueba de su honestidad humana y cientfica.

Adems Marx quera reconstruir tericamente la enorme complejidad de la realidad social, en su unidad indescomponible e histrica. Se trata de una labor titnica, que pudo realizar en parte, porque su amigo Engels le ayud, tanto materialmente con subvenciones monetarias, como espiritualmente en la redaccin de su obra. Esa reconstruccin de la totalidad es lo que los marxistas entienden por dialctica. Y para qu sirve eso? Se trata de una tcnica poltica, como fundamento de la emancipacin: la creacin de un programa de accin fundado en el conocimiento cientfico.

La ciencia social marxista es holista, se basa en la idea de que la totalidad social es una concreta realidad histrica con su propia dinmica de desarrollo. La sociedad es una estructura de elementos funcionales, basada en la divisin del trabajo. Las tensiones principales dentro de esa estructura se establecen entre las clases sociales, dominantes y subalternas, explotadoras y explotadas, opresoras y oprimidas. Esos elementos objetivos de la realidad social se complementan con la realidad subjetiva, constituida por la conciencia, los valores e ideales, de las personas que componen la sociedad. Significa esto que el individuo no es un mero resultado de las fuerzas presentes en el mundo donde vive, sino que tiene un cierto margen para actuar sobre la realidad, transformarla y cambiarse l mismo en ese proceso de cambio. De ah, el radical contenido tico del marxismo, que fue subrayado por Sacristn en su reflexin sobre la prctica comunista.

El comunismo como prctica emancipatoria

El partido es el Prncipe moderno, en palabras de Gramsci, que ha de realizar la labor poltica de traer el nuevo orden social. El desafo de la razn moderna consiste en alcanzar la emancipacin humana a travs del conocimiento cientfico de la naturaleza y la sociedad. El instrumento para ello se construye mediante el partido comunista como intelectual colectivo; de ese modo se crea una ciencia social en acto, cuyas categoras tericas deben originarse a partir de la reflexin sobre la prctica concreta de la sociedad. El partido comunista se constituye como la suma de prcticas conscientes, reflexivamente interpretadas a travs de la ciencia social. A estas alturas de la historia, podemos pensar que ese desafo ha sido relativamente cubierto por numerosas experiencias, unas ms exitosas que otras.

En los aos 70 el marxismo comenzaba a parecer una teora cientfica obsoleta. A finales del siglo XX ya casi nadie crea en ella. Los sonoros fracasos del llamado socialismo real haban desacreditado completamente las tesis de Marx. Un filsofo anti-comunista como Popper era el gur de los tiempos. El hecho de que Sacristn fuera un autntico comunista y un humanista ilustrado, viene demostrado porque no se rindi ante los contratiempos de la coyuntura; lo que hizo fue repasar la teora para encontrar los fallos. Como se ha sealado, descubri que la nocin de ciencia en Marx es demasiado compleja, y que por tanto requiere un esfuerzo intelectual enorme que slo puede ser completado colectivamente. Se trata de construir la institucin que realice el proceso de la emancipacin sobre el fundamento del conocimiento racional de la realidad histrica. Esa funcin consiste en construir el programa poltico que debe ser implementado por la lucha de las clases trabajadoras; pero los partidos comunistas no fueron capaces de constituirse como el intelectual colectivo capaz de hacer esa ciencia social en acto.

Entre los motivos de ese fracaso de la institucionalizacin comunista en el partido, podemos sealar: 1. la burocratizacin autoritaria impuesta por el estalinismo, 2. la deriva conservadora y oportunista de los cuadros pequeo-burgueses, 3., o bien, en otros casos, los vicios del vanguardismo sectario en los partidos de la izquierda radical. Todos ellos provienen de una mala relacin de la teora con la prctica, que proviene de las confusiones ideolgicas y la falta de claridad epistemolgica entre los cuadros y los militantes.

Siendo consciente de esos problemas, la solucin que Sacristn propuso fue volver a un tipo de trabajo poltico en el seno de los movimientos sociales, en una lnea poltica con objetivos comunistas, y cercana al anarquismo, desarrollando una crtica frontal del poder poltico y el Estado capitalista. Esa actitud de rechazo a las estructuras de poder, que tiene parecido con la crtica del brasileo Frei Betto, por poner un ejemplo latinoamericano, le acerc tambin a los cristianos. Es decir, que el partido comunista inspirado en la ciencia social marxista, es una fuerza para la emancipacin humana, pero no debe considerarse la nica perspectiva posible, sino una voz ms entre las muchas que componen el colectivo humano en lucha por alcanzar la plenitud. No se ha de imponer dogmticamente un punto de vista en la investigacin cientfica de la realidad, o en el debate social sobre las decisiones polticas correctas para alcanzar la justicia.

En el terreno de la prctica, la situacin de los aos 70 peda volver a empezar. En este sentido desarroll crticamente las orientaciones de Gramsci y Lukcs, como representantes del leninismo y su continuacin en el comunismo de Bujarin. Reconoci los errores del estalinismo y su gemelo opuesto, el trotskismo. Se interes por la crtica de la cultura que Gramsci haba impulsado e inspiraba la prctica del Partido Comunista de Italia. De Lukcs tom la idea de una razn armoniosa proveniente de la tradicin clsica, pero adaptada a las condiciones de la modernidad cientfica-, como modelo de la sociedad emancipada.

Sin embargo, la crtica de Sacristn se dirigi contra la teora del Estado obrero como instrumento para la construccin del socialismo, que propugnaba Bujarin en continuacin con el leninismo. Le pareci que la experiencia histrica mostraba su inadecuacin para la tarea propuesta de construir el socialismo, porque con ese modelo se reproduca la aparicin de una nueva clase social dominante a partir de la burocracia estatal, que mantena la explotacin de los trabajadores y desarrollaba una versin ideolgica del marxismo. De ah que optara por una prctica poltica fundada en la participacin de los movimientos sociales, ms preocupada por el control democrtico del poder estatal, que por la conquista y ejercicio directo de ese poder. Se trata de plantear la cuestin leninista del poder poltico como elemento clave para la interpretacin de la prctica social, y deconstruir ese poder poltico desde una democracia radical participativa.

En su giro hacia los movimientos sociales y su encuentro con las fuerzas polticas que laten en el seno de la sociedad, descubri el problema fundamental para la humanidad del siglo XXI: la destruccin de los ecosistemas vivos en el planeta tierra por la industrializacin capitalista. De ah que dedicara los ltimos aos de su vida a promover el movimiento ecologista; seal los problemas ambientales del capitalismo tardo y sus peligros para la humanidad, que podra llegar a extinguirse en las prximas dcadas por causas que el propio ser humano ha creado. Lo que supone una importante objecin al progreso tecno-cientfico. Y aqu encontramos otra importante crtica que Sacristn dirige contra la exposicin de la historia por Marx: su optimismo ilustrado heredero del racionalismo idealista de Hegel. Esa crtica no busca destruir los conceptos marxistas fundamentales, sino que pone el acento en los aspectos negativos del desarrollo humano, lo cual pareca ser requerido por la coyuntura histrica de finales del siglo pasado. Esos aspectos fueron reconocidos y expuestos por Marx en sus trabajos tericos, y pueden ser comprendidos bajo el concepto de alienacin.

En efecto, la cuestin puede plantearse de la siguiente forma: frente al optimismo ilustrado, el progreso en las ciencias y las artes no conduce automticamente a un progreso moral de la humanidad; debido a la forma de la estructura social fundada en la divisin social del trabajo y las diferencias de clase que de sta se deriva-, el aumento de la riqueza se traduce en la explotacin y opresin de los trabajadores. Y un progreso tecno-cientfico sin desarrollo moral de la humanidad, en la actual coyuntura histrica conduce irreparablemente hacia el abismo de la auto-destruccin biolgica con afectacin probable de todas las dems especies por destruccin de los ecosistemas vivos-. Cuando Sacristn propuso la alianza de la clase obrera con la ciencia, como lnea de poltica cultural capaz de allanar el camino hacia el socialismo, estaba pensando en un desarrollo del ecologismo, capaz de convencer a los trabajadores de la necesidad de superar el capitalismo.

Esa poltica cultural debera impulsar, al mismo tiempo, los avances feministas para la emancipacin de las mujeres, como pieza indispensable de la emancipacin humana, y tambin una cultura de paz y entendimiento entre las naciones, que evitara las peligrosas guerras actuales con el uso de armamento sofisticado de destruccin masiva. El principal problema ecolgico, dira, es la carrera de armamentos. La forma social que deba desarrollarse para alcanzar esos objetivos, deba basarse en la comunidad autogestionada, potenciando la descentralizacin econmica. Pero sta ira unida a la centralizacin poltica en el control de las actividades respetuosas con el medio ambiente natural. Esa centralizacin poltica no ira unida a un Estado autoritario y represivo, sino a una democracia basada en el consenso razonado entre los miembros de la sociedad.

Perspectivas de futuro en la actualidad mundial

Sacristn se dio cuenta de que ese proyecto poltico tendra enormes dificultades para realizarse y manifest su pesimismo hacia el final de su vida. La pregunta con la que quiero terminar esta reflexin es si hoy debemos compartir ese pesimismo y cules son las perspectivas en la actual coyuntura. Admitiendo el modelo de comunismo sin Estado, alcanzado a travs de la repblica participativa que es la autntica perspectiva que Marx propone como proyecto para la humanidad-, hay que encontrar las mediaciones para alcanzar tal objetivo. En mi opinin, hoy se podra hacer un balance de las posibilidades del socialismo a partir de las ltimas experiencias histricas. Me refiero a los siguientes datos: 1. La agudizacin de los problemas ambientales en la civilizacin industrial, que no son resolubles por vas clsicas del capitalismo de mercado; 2. La crisis del capitalismo neoliberal y su prdida de hegemona a nivel mundial, as como la deriva fascista de las sociedades occidentales y la OTAN; 3. El fracaso del modelo de la antigua U.R.S.S. ha sido sustituido por el desarrollo de la Repblica Popular China, como capitalismo de Estado que se ha convertido en la mayor potencia econmica de nuestros das.

En primer lugar, la destruccin de los ecosistemas vivos solo puede evitarse con una planificacin cuidadosa de la economa, que supere definitivamente el sistema de competencia mercantil como un sistema inestable y econmicamente ineficiente. Una buena parte de los beneficios capitalista se obtienen de externalizar los gastos de las empresas, vertiendo productos contaminantes, agotando la riqueza natural y destruyendo el patrimonio cultural de la humanidad. Es la destruccin creativa, que quiere producir un mundo completamente artificial, para mayor riqueza y poder de la oligarqua mundial en su dominacin el planeta.

Otra fuente de beneficios es la apropiacin de bienes pblicos en un proceso de acumulacin que esquilma a los trabajadores, empobreciendo a la mayora de la poblacin mundial. No obstante, la imposibilidad de mantener esa dinmica, viene dada por la actual crisis capitalista, que nos indica que el capitalismo neoliberal ha alcanzado sus lmites, en parte por la existencia de un modelo alternativo que se ha estado desarrollando en las ltimas dcadas.

La cuestin es qu estructura social sustituir a la actual ordenacin de las relaciones internacionales. Los dos modelos presentes son el capitalismo de Estado chino, con importantes elementos redistributivos, y el capitalismo privatizado neoliberal en el resto del mundo cada vez ms desequilibrado. Pero ya sea por parte de un Estado mundial, construido sobre la base de las instituciones internacionales desarrolladas ONU, PNUD, TPI, UNESCO, etc.-, ya por parte de las grandes empresas transnacionales que intentan monopolizar el mercado mundial, se har necesaria una planificacin cada vez ms precisa de la economa mundial para garantizar la supervivencia de la especie.

Existen, por tanto, dos alternativas en pugna, cuyos polos respectivos son la OTAN por un lado cuya falta de respeto por los compromisos internacionales es notoria-, y la Repblica Popular China con sus aliados por el otro. El pronstico ms probable es la hegemona del modelo chino de capitalismo de Estado en un plazo de tres o cuatro dcadas, quizs antes, lo que significara el inicio de un proceso de trnsito hacia un futuro sistema socialista. Sin embargo, la OTAN, dirigida por el Pentgono de los EE.UU., ha entrado en una dinmica blica con el objetivo de truncar ese desarrollo. La intensificacin de la guerra forma parte de esa deriva suicida de la economa capitalista, y tiene su raz en la crisis de hegemona del capitalismo neoliberal, una vez agotada la revolucin informtica en la industria.

Por otro lado, para recomponer la tasa de plusvala y los beneficios del capital, el imperialismo liberal se ha propuesto controlar la alimentacin de la poblacin mundial a partir de las grandes compaas transnacionales del agro-negocio; entre ellas la principal es Monsanto, que promueve una agricultura a gran escala basada en los productos transgnicos, o, como ahora les llaman, OMG (Organismos Genticamente Modificados).

El intento de mantener una hegemona mundial por parte del capitalismo neoliberal, tiene por lo tanto dos vertientes. Una intensificacin de la carrera de armamentos y de los conflictos en el mundo, que dar el poder a los fuertemente armados Estados que forman parte de la OTAN. Y una revolucin agrcola con fuertes peligros ambientales, fundada en las nuevas biotecnologas impulsadas por el capital trasnacional, que tiene el objetivo de controlar el mercado de la alimentacin y mantener de ese modo la dominacin sobre las poblaciones humanas.

La conclusin de ese anlisis es que una persona comprometida con la emancipacin de la clase obrera y la humanidad, debe apoyar el crecimiento y desarrollo del capitalismo de Estado como trnsito hacia el socialismo, sin perder la perspectiva emancipatoria, atendiendo a las cautelas crticas y reconociendo los problemas que se van presentando. La situacin se ha vuelto tan peligrosa para la humanidad, que se deben tomar todas las precauciones para evitar un enfrentamiento blico entre las superpotencias.

En lo que respecta al campo anti-imperialista, la evolucin de esos acontecimientos recientes demuestra que Mao llevaba razn en su polmica contra Stalin. Segn Mao, Stalin haba decapitado la dialctica, lo que significaba que su liquidacin de la burguesa para construir la dictadura del proletariado, haba destruido al mismo tiempo el proceso histrico de desarrollo social. No es posible un socialismo en un solo pas, y ni siquiera en un grupo importante de pases. Como dira Horkheimer, el error de Stalin, como el de Hitler, fue el haber querido acelerar el proceso histrico de construccin del socialismo. Por el contrario, la lnea leninista de desarrollo socialista se basaba en la NEP (Nueva Poltica Econmica), que permita una existencia limitada de la burguesa y el mercado.

Esa tesis maosta se tradujo polticamente: la Repblica Popular China se construy sobre una alianza de clases sociales, burguesa y proletariado, de carcter nacional. La teora de las contradicciones en el seno del pueblo, vena a garantizar la existencia de los dos polos sociales en permanente conflicto, como motor del progreso y el desarrollo. Esa estructura social ha permitido a China a adaptarse a las condiciones del mercado internacional, evitar el dogmatismo estalinista y la represin violenta que le acompaaba, e impulsar un desarrollo potentsimo de su economa que est superando todas las previsiones.

La diferencia entre el modelo capitalista neoliberal y el capitalismo de Estado, estriba en la cantidad de recursos que tienen titularidad pblica. Es muy posible que en la Repblica Popular esa cantidad llegue al 90% de la economa. Bancos y sectores estratgicos permanecen en manos del Estado, grandes empresas nacionales dominan la economa sin merma de la productividad econmica, la Constitucin mantiene sin mentira principios fundamentales en la lucha por la paz y la solidaridad internacional, la poblacin china apoya su Estado, y la poltica econmica que ste est implementando consigue una mejora notable de los niveles de vida de la poblacin. Con todas las deficiencias, desequilibrios y errores que se quieran sealar por ejemplo, el problema demogrfico, la corrupcin o las tensiones nacionalistas perifricas-, China es hoy en da un pas con un desarrollo impresionante. Es cierto que en la actualidad la derecha del partido, el sector burgus, est acumulando cada vez ms poder, conforme la economa crece y se desarrolla. No menos cierto es que es un pas donde hay un consenso muy amplio acerca del actual orden poltico, fundado en una interpretacin propia de los derechos humanos, no siempre coincidente con los patrones vigentes en el resto del mundo Amnista Internacional denuncia reiteradamente el uso de la pena de muerte en China y vigila las garantas procesales de los ciudadanos chinos-. Al mismo tiempo, all se producen importantes luchas sociales y existe una notable conciencia ambientalista, lo que se traduce en un activismo social, que proporciona a los trabajadores y el pueblo frecuentes victorias polticas.

La cuestin es saber si ese modelo ser capaz de traer el socialismo a esta humanidad atormentada; las mejoras que deben introducirse para que la sociedad china alcance mayores cotas de igualdad y libertad ciudadanas dependen de la lucha de la clase obrera china, que hoy en da constituye el contingente ms numeroso, fuerte y disciplinado de los trabajadores del mundo. Ser necesario que la clase obrera china sea capaz de controlar democrticamente a su burguesa, para luego superar esa etapa del capitalismo de Estado. Para ello es condicin indispensable la derrota del imperialismo neoliberal. Otra cuestin importante es conseguir que el socialismo sea un progreso en la resolucin de los graves problemas que tiene por delante la humanidad actual, lo que depende del desarrollo del marxismo como teora social, capaz de disear las condiciones sociales para avanzar hacia el modelo de comunismo sin Estado, que es el objetivo histrico de los trabajadores conscientes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter