Portada :: frica :: Revueltas en el norte de frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2013

Sin ingresos del petrleo, sin seguridad, sin agua, sin electricidad
Bienvenidos a la nueva Libia, un pas liberado por la OTAN

Abdel Bari Atwan
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


Bienvenidos a la nueva Libia, un pas liberado por la OTAN que ahora se encuentra sin los ingresos del petrleo que podran hacerle rico, sin seguridad ni estabilidad y con unos niveles sin precedentes de asesinatos y de corrupcin.

El viernes pasado [13 de septiembre de 2013] la revista The Economist public un informe acerca de la implosin de Libia. Me llamaron la atencin las fotografas que lo ilustraban, particularmente una de una pitada en una pared del paseo martimo de la capital, Trpoli: El nico camino al cielo es el camino al aeropuerto, deca.

Esta pintada es indicativa de la difcil situacin en la que se encuentra Libia actualmente tras la liberacin por parte de los bombarderos de la OTAN por aire y de la revolucin por tierra que derrocaron el rgimen dictatorial de Muammar al-Ghadafi.

Recientemente me he entrevistado con muchas personas que visitan Londres procedentes de Libia y cuentan unas historias que son difciles de creer.

La capital Trpoli estuvo una semana entera sin agua o electricidad.

Las milicias armadas dominan las calles y gobiernan en ellas en ausencia de un gobierno viable, de una institucin de seguridad nacional y de servicios municipales bsicos.

Onoud Zanoussi, la hija de 18 aos de Abdullah Zanoussi, ex jefe de la seguridad de Ghadafi, fue secuestrada al salir de la crcel donde haba estado siete meses acusada de haber entrado ilegalmente en el pas. Fue secuestrada frente a la puerta de la crcel y el secuestrador era uno de los guardas de la crcel!

Hace dos aos la comunidad de los negocios britnica y francesa se afil los dientes y se frot las manos regocijada pensado en su participacin en la reconstruccin de Libia. Ahora no hay ni un solo hombre de negocios en Trpoli, todos ellos corrieron a ponerse a salvo tras el asesinato del embajador estadounidense y los ataques a varias embajadas y consulados extranjeros.

Durante los bombardeos de la OTAN las noticias sobre Libia dominaban las portadas y eran la primera noticia de los telediarios de todas las televisiones occidentales y rabes. Haba una cobertura de 24 horas del milagro de la liberacin libia y de la gran victoria lograda por la OTAN y los revolucionarios. Ahora es muy raro encontrar en Libia a un periodista occidental y todava ms raro leer un reportaje decente acerca de Libia y de lo que est ocurriendo ah.

El petrleo era el principal objetivo y la verdadera razn de la intervencin de la OTAN, pero se ha detenido la produccin de petrleo debido a una huelga de los guardias de seguridad de los campos de petrleo y de las terminales de exportacin. La razn aparente de la huelga es la exigencia de un aumento de sueldo, pero existe otro motivo igual de poderoso: protestan por la reivindicacin de varios movimientos separatistas que piden el autogobierno para la rica en petrleo regin de Barca (Cirenaica) con su capital en Bengazi. La mayora de las reservas de petroleo de Libia estn situadas ah.

Ms que el gobierno local o nacional, es una milicia la que controla la mayora de los campos de petrleo y la terminal de exportacin. Ha empezado a vender enormes cantidades de petrleo en el mercado negro y est tratando de expandir estas actividades, lo que ha llevado al primer ministro libio Ali Zidan a amenazar con bombardear cualquier tanque de petrleo que vaya a cualquier lugar cerca de estos emplazamientos.

La irona es que ahora est ocurriendo lo mismo en el este de Siria donde las milicias y las tribus locales controlan los campos de petrleo de Deir Al-Zour, refinan ellos mismos el petrleo a mano y lo venden ilegalmente. Lo mismo sigue ocurriendo en el sur de Iraq.

Iraq y Libia, por supuesto, se han beneficiado de la intervencin occidental y Francia y Gran Bretaa han repetido orgullosamente lo que la madre de Occidente, Estados Unidos, sola decir acerca de Iraq. Lo han repetido primero en Libia y ahora en Siria: la intervencin conferir una enorme sofisticacin al pas concernido, el cual se convertir inmediatamente en un modelo de prosperidad y de estabilidad, y abrir el camino para otros pases rabes gobernados por dictadores para que inviten y den la bienvenida a la intervencin militar. De hecho, este modelo ha generado el peor tipo de anarqua, el fracaso de la seguridad, el colapso poltico y la desintegracin del Estado.

El caos gobierna Libia. El asesinato de polticos y de periodistas se ha convertido en una noticia cotidiana en la Libia de hoy en da hasta el punto de que el propio coronel Yussef Ali al-Asseifar, el encargado de investigar la avalancha de asesinatos y de detener a las personas que estaban detrs de ellos, fue asesinado el 29 de agosto cuando unos hombres de un grupo no identificado pusieron una bomba bajo su coche.

En el aniversario del 11 de septiembre la semana pasada una enorme bomba destroz en edificio del ministerio de Exteriores de Bengazi.

Human Rights Watch ha destacado otra atrocidad que sucedi en Tripoli el 26 de agosto de 2013 en la Institucin Principal del Correccin y Rehabilitacin, conocida con su antiguo nombre de al-Roueimy, donde estaban encarceladas unas 500 personas, incluidas cinco mujeres. Los presos estaban en huelga de hambre para protestar por el hecho de estar encarcelados sin cargos y sin un juicio justo. Al no poder presentar su propio destacamento de seguridad, el gobierno llam al Comit de Seguridad Suprema, compuesto por ex milicianos en contra de Gadafi, para sofocar el levantamiento. Estas fuerzas asaltaron la crcel, dispararon contra los presos e hirieron a 19 personas.

El 4 de agosto dimiti el primer ministro de Libia Awadh al-Barassi y fue sustituido por Ali Zeidan. Entonces, el 18 de agosto, el ministro del Interior Mohammed al-Sheikh dimiti despus de solo tres meses en el cargo. Mencion la falta de apoyo de Ali Zeidan y el fracaso del gobierno en hacer frente al descontento y a la violencia, en ganarse la confianza del pueblo o en financiar adecuadamente a las agencias del Estado para proporcionar los servicios ms bsicos.

Libia simplemente se est desintegrando en lneas divisorias tribales y geogrficas. La mayora de su poblacin est furiosa, incluidos los bereberes en el sur, y la perspectiva de la reconciliacin nacional se ve muy lejana.

La frustracin popular es extrema. Cuando los manifestantes tomaron las calles en el exterior de las poderosas Brigadas del Escudo Libio para protestar por el injustificado poder de la milicias murieron bajo los tiros 31 personas. Las milicias actan completamente al margen de la ley.

Suleiman Kjam, miembro del Comit Parlamentario para la Energa, declar a un periodista de Bloomsberg que ahora el gobierno est gastando sus reservas financieras despus de que la produccin de petrleo descendiera de 1.4 millones de barriles al da a principios de este ao a menos de 160.000 barriles al da. Advirti que de seguir esta situacin el gobierno no podr pagar los sueldos de sus funcionarios en los prximos meses.

El rgimen de Gadafi era una dictadura opresiva, y lo afirmamos por la millonsima vez, pero es difcil de aceptar o de entender la Libia actual, con un grado sumo de corrupcin y una no existente seguridad. Especialmente cuando recordamos que Libia fue liberada por los pases ms sofisticados y avanzados del planeta, segn los criterios occidentales.

El ministro de Exteriores libio Mohammad Abdel Azziz sorprendi a muchas personas tanto de Occidente como del mundo rabe cuando el da 4 de septiembre se opuso a los inminentes ataques areos estadounidenses contra Siria en una reunin especia de la Liga rabe presidida por l para discutir la posible intervencin.

Puede que Abdel Azziz, como muchos de sus compatriotas libios, haya modelado su opinin a consecuencia de la experiencias de su propio pas tras la intervencin militar occidental.

Esperamos que los pueblos de los pases rabes y Siria particularmente aprendan del ejemplo libio.

Es cierto que algunas personas sugieren que es una situacin provisional para Libia y que tras este periodo de transicin reinar la estabilidad. Nos aconsejan ser pacientes.

Esperamos que su profeca resulte ser correcta, pero somos escpticos con Afganistn e Iraq tambin ante nuestros ojos.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/welcome-to-the-new-libya-a-country-liberated-by-nato-no-oil-revenues-no-security-no-water-no-electricity/5350861




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter