Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2013

El concepto de hegemona en la obra de Gramsci

Valentino Gerratana
Matricola7047


El concepto de hegemona es central en el desarrollo del pensamiento poltico y educativo de Antonio Gramsci. Tanto si se sirve del trmino hegemona, como si utiliza trminos equivalentes (por ejemplo, direccin intelectual y moral), lo que ms le interesa a Gramsci es la importancia esencial del marco de referencias en el cual el concepto se enraza (141).

Gramsci se refiere a menudo a Lenin como el terico de la hegemona, refirindose a los escritos de Lenin en defensa de la hegemona del proletariado en la revolucin democrtico-burguesa.

En un texto leniniano de este perodo se encuentra una definicin terica que parece escrita a propsito para justificar las posteriores tesis gramscianas. En polmica con V. Levitski, que contrapona a la idea de la hegemona la idea del partido de clase, Lenin afirmaba de modo perentorio: Desde el punto de vista del marxismo, una clase que niegue la idea de la hegemona, o que no la comprenda, no es, o no es todava, una clase, sino una corporacin [es decir, un mero sindicato de oficio] o una suma de diversas corporaciones. Y es, aada Lenin, justamente la conciencia de la idea de la hegemona la que ha de transformar una suma de corporaciones en una clase (Obras completas, XVII) (141).

No es fcil encontrar una definicin ms incisiva para subrayar la diferencia entre corporaciones y clase, y es precisamente la conciencia de esta diferencia la que sostiene toda la teora gramsciana de la hegemona (141-142). En el ensayo sobre la cuestin meridional, el ltimo de sus escritos antes de su encarcelamiento, Gramsci puede aclarar perfectamente la cuestin de la hegemona del proletariado, sin que necesite usar el trmino: El proletariado, para ser capaz de gobernar como clase, debe despojarse de cualquier residuo corporativo, de todo prejuicio o incrustacin sindicalista. Qu significa esto? Significa que no slo deben ser superadas las distinciones que existen entre profesin y profesin, sino que es necesario [...] superar algunos prejuicios y vencer ciertos egosmos que pueden subsistir y subsisten en la clase obrera como tal, incluso cuando ya han desaparecido de ella los particularismos profesionales. El metalrgico, el carpintero, el albail, etc. deben pensar, no slo como proletarios y no ya como metalrgico, carpintero, albail, etc, sino que deben dar un paso ms adelante todava: deben pensar como obreros miembros de una clase que tiende a dirigir a los campesinos y a los intelectuales, de una clase que puede vencer y puede construir el socialismo slo si es ayudada y seguida por la mayora de estos estratos sociales (La quistione meridionale, 1926). (142).

En ese momento, de acuerdo con las perspectivas del movimiento internacional nacido de la revolucin de Octubre,Gramsci poda hablar de la cuestin de la hegemona del proletariado como de la cuestin de la base social de la dictadura proletaria y del Estado obrero. [...] Sin embargo, ambos conceptos [el de hegemona y el de dictadura del proletariado] permanecen distintos (142). Luego, en la crcel, en un momento de reflujo del movimiento revolucionario y de abandono por la III Internacional del concepto de hegemona, la meditacin de Gramsci lo lleva, por el contrario, a profundizar en ese concepto y a hacerlo ms complejo; as podr servirle como llave maestra para desarrollar la teora adecuada para conceptualizar el proceso que pudiera llevar a la clase obrera a la toma del poder del Estado.

En efecto, Gramsci retoma la idea leniniana de la hegemona del proletariado [...] y la pone en el centro de una nueva investigacin (143). Ya en la carta de octubre de 1926 dirigida al Comit Central del Partido Comunista Sovitico, la idea de la hegemona del proletariado sirve de hilo conductor de la argumentacin que sostiene, tanto las crticas dirigidas al grupo de oposicin, como las dudas y las reservas que se refieren a la conducta de la mayora. El leninismo es definido aqu como la doctrina de la hegemona del proletariado, mientras que el concepto de hegemona aparece siempre contrapuesto al espritu corporativo, incapaz ste de sacrificar los intereses inmediatos a los intereses generales y permanentes de la clase. En el mismo sentido, Lenin haba diferenciado el concepto de clase del de corporacin (o suma de corporaciones). Ese concepto de hegemona del proletariado es igualmente vlido tanto para cuando la clase obrera, excluida del poder, lucha por conquistarlo, como para cuando, despus de haberlo conquistado, lucha por mantenerlo (143).

En la reflexin carcelaria, Gramsci confirma esta interpretacin suya del leninismo y la desarrolla haciendo de ella el punto de partida de su investigacin terica. El ms grande terico moderno de la filosofa de la praxis como llama Gramsci a Lenin en los Cuadernos de la crcel-, en el terreno de la lucha y de la organizacin poltica, con terminologa poltica, en oposicin a las diversas tendencias economicsticas ha revalorizado el frente de la lucha cultural y construido la doctrina de la hegemona como complemento de la teora del Estado-fuerza (Quaderni, 1235). A diferencia de una tradicin consolidada que atribua a Lenin el mrito de haber revalorizado el concepto marxiano de dictadura del proletariado, para Gramsci la importancia terica de Lenin est en otra parte: en el haber integrado este concepto (la teora del Estado-fuerza) con la doctrina de la hegemona. Es sta, segn Gramsci, su contribucin terica ms importante, y en esta direccin hay que desarrollar la investigacin. (143).

Estando Gramsci convencido de que la fuerza por s sola no basta para gobernar el Estado, es decir, que es insuficiente para asegurar un dominio estable de clase, se esfuerza por aclarar qu otros elementos contribuyen a mantener en equilibrio la dinmica del poder. Y es precisamente la teora de la hegemona, estimulada por la reflexin sobre el leninismo, la que va a ofrecerle un camino de acceso a una temtica tan compleja, explorada en los Cuadernos en las ms diversas direcciones. Pero, puesto que una clase no puede conocerse a s misma si no conoce a todas las dems clases sociales, es evidente, en este sentido, que el concepto de hegemona del proletariado, para ser aclarado hasta el fondo, tena necesidad del soporte de una teora general de la hegemona; esto es, una teora que se pudiese referir tanto a la hegemona proletaria como a la hegemona burguesa; o bien, en general, a cualquier relacin de hegemona. Es ste el camino seguido en la reflexin de los Cuadernos de la crcel. (143-144).

Este concepto general de hegemona se constituye, en el pensamiento de Gramsci, a travs de la diferenciacin de las funciones de la direccin respecto de las funciones del dominio. La supremaca de un grupo social escribe Gramsci- se manifiesta de dos modos, como dominio y como direccin intelectual y moral. Un grupo social es dominante de los grupos adversarios, a los que tiende a liquidar o a someter incluso con la fuerza armada, y es dirigente de los grupos afines y aliados. Un grupo social puede y, an ms, debe ser dirigente ya antes de conquistar el poder gubernativo (sta es una de las condiciones principales para la propia conquista del poder); despus, cuando ejercita el poder, e incluso si lo tiene fuertemente empuado, se convierte en dominante pero debe continuar siendo tambin dirigente (Q, 2010-2011). Son dos los elementos que, diferencindose, se entrelazan al mismo tiempo y se combinan en la vida de todo Estado; que aparecen, por tanto, siempre, segn las frmulas generales usadas por Gramsci: dictadura + hegemona (Q, 811) o hegemona acorazada de coaccin (Q, 764) (144).

Para Gramsci, las formas histricas de la hegemona no son siempre las mismas, y deben variar segn lo haga la naturaleza de las fuerzas sociales que ejercen la hegemona. La hegemona del proletariado y la hegemona burguesa no pueden tener la misma forma ni pueden utilizar los mismos instrumentos. As, el llamado transformismo, que ha sido, segn Gramsci, un eficaz instrumento para la hegemona moderada en la historia del Risorgimento italiano y en el perodo histrico inmediatamente sucesivo, a travs de la absorcin, gradual pero continua, [...] de los elementos activos salidos de los grupos aliados y, tambin, de los que eran grupos adversarios y parecan irreconciliables enemigos (Q, 2011), no podra encontrar una nueva encarnacin esperable en la hegemona del proletariado (144).

Analizando las formas como la burguesa italiana haba conseguido ejercitar la propia hegemona a travs de la poltica de los moderados, Gramsci no poda ciertamente pensar en identificar con ello un modelo ejemplar para la clase obrera en su propia lucha por la hegemona. Hegemona, en general, es slo capacidad de guiar, en la medida en que esta capacidad se traduce en efectiva direccin poltica, intelectual y moral. Pero una clase que consigue dirigir, y no slo dominar, en una sociedad basada econmicamente sobre la explotacin de clase, y en la cual se quiere perpetuar tal explotacin, est obligada a servirse de formas de hegemona que oculten esa situacin y mistifiquen esa explotacin: tiene necesidad, por tanto, de formas de hegemona apropiadas para suscitar un consenso manipulado, un consenso de aliados subalternos. Una relacin de alianza en una sociedad estructurada sobre la explotacin de clase no es posible de otra forma. (144-145).

Diversa es la situacin de la clase obrera en lucha por la propia hegemona. Mientras la hegemona burguesa, tratando de conciliar intereses opuestos y contradictorios, es estructuralmente incapaz de transparencia, porque debe enmascarar el antagonismo de las relaciones econmicas y esconder de algn modo la realidad, el primer inters del proletariado es, precisamente, el desvelamiento de los engaos ideolgicos que ocultan la dialctica de la realidad. sta es justamente la marca distintiva del marxismo en cuanto filosofa de la praxis: el marxismo no tiende a resolver pacficamente las contradicciones existentes en la historia o en la sociedad, sino que es la teora misma de tales contradicciones; no es el instrumento de gobierno de los grupos dominantes para conseguir el consenso y ejercer la hegemona sobre clases subalternas: es la expresin de estas clases subalternas que quieren educarse a s mismas en el arte de gobierno y que tienen inters en conocer toda la verdad, tambin la desagradable, y en evitar los engaos (imposibles) de la clase superior y, tanto ms, de s mismos (Q, 1320). (145).

Por eso, pensando en clases subalternas que tratan de educarse a s mismas en el arte del gobierno, Gramsci puede hablar de una relacin de hegemona que es tambin, necesariamente, una relacin pedaggica. Se trata, sin embargo, de una prctica pedaggica en la cual el vnculo entre maestro y escolar es una conexin activa, hecha de relaciones recprocas y [en la que], por tanto, todo maestro es siempre escolar, y todo escolar, maestro (Q, 1331). Son as concebibles relaciones de paridad entre aliados, a diferencia de lo que sucede en la hegemona burguesa, donde hay siempre un superior que prevalece sobre un inferior, y donde a menudo este prevalecer se resuelve en brutal prevaricacin (de esto deriva quizs el uso del trmino hegemona entendido como sinnimo de prepotencia). Esta conversin del vnculo de hegemona en una relacin educativa recproca se verifica, segn Gramsci, no slo en el interior de una nacin entre las diversas fuerzas que la componen, sino en el entero campo internacional y mundial, entre complejos de civilizacin nacionales y continentales (Q, 1331). (145)

Una hegemona sin engaos es, por tanto, lo que distingue la hegemona del proletariado de la hegemona burguesa: por eso, Gramsci no se cansa de subrayar que en la poltica de masa decir la verdad es una necesidad poltica (Q,700). Es, claramente, el principio opuesto al bien conocido de la tradicin burguesa, segn el cual es esencial para el arte de la poltica la habilidad para mentir, el saber astutamente esconder las propias opiniones verdaderas y las verdaderos fines a los que se tiende (Q, 699). (146)

La capacidad de dirigir no se ofrece a la clase obrera como un don del cielo: por el contrario, debe ser conquistado en la prctica poltica a partir de la experiencia primitiva de la que Gramsci llama la fase econmico-corporativa (cuando la clase obrera, segn la expresin de Lenin, no es todava propiamente una clase, sino un corporacin o una suma de corporaciones). Se puede hablar de una idea de la hegemona del proletariado slo cuando elementos de conocimiento de la realidad social comienzan a entrar en la conciencia de la clase obrera, que llega a ser capaz, as, aun sacrificando intereses inmediatos particularistas, de aprovechar la convergencia de los propios intereses permanentes [...] con los intereses de los otros estratos sociales, y se encuentra, por tanto, en situacin de construir una poltica de alianzas. Es en este sentido como Gramsci puede decir que el marxismo, en cuanto filosofa de la praxis, concibe la realidad de las relaciones humanas deconocimiento como elemento de hegemona poltica (Q, 1245). (146)

Puesto que la realidad social est en continua transformacin, la hegemona del proletariado no podr nunca ser conquistada de una vez para siempre. Si es verdad que se es capaz de conocer y de comprender, deriva de ello que esta labor de conocimiento debe ser continuamente renovada para estar en situacin de continuar dirigiendo. La hegemona del proletariado no es perseguible ahora, por tanto, sobre la base de los conocimientos especficos adquiridos por Gramsci con las experiencias y los anlisis de clase de su poca, sino slo renovando los esfuerzos de conocimiento necesarios para comprender la realidad de hoy. Tales esfuerzos no seran, sin embargo, ni siquiera posibles, o seran inadecuados e insuficientes, si se hubieran perdido los logros permanentes de la investigacin terica gramsciana. Entre estos logros tericos notable por las implicaciones prcticas que se derivan de l- est la diferencia cualitativa que distingue la hegemona del proletariado de la hegemona burguesa.(146)

Es necesario, en este sentido, subrayar la importancia que tiene para Gramsci, a los fines de la actividad hegemnica del proletariado, el mtodo de decir la verdad en poltica. El mtodo contrario, en cambio, vale para la hegemona burguesa. Una consecuencia de esta diferencia es la diferenciacin de la calidad del consenso buscado en los dos tipos de hegemona.

Mientras para la hegemona de una clase que tiende a ocultar el antagonismo de los intereses es suficiente obtener un consenso pasivo e indirecto la forma normal del consenso poltico en los regmenes democrtico-burgueses o autoritarios-, en la perspectiva de la hegemona del proletariado, escribe Gramsci, es cuestin de vida, no el consenso pasivo e indirecto, sino el activo y directo; la participacin, por consiguiente, de los individuos, incluso si esto provoca una apariencia de disgregacin y de tumulto (Q, 1771). El mtodo de decir la verdad no es para Gramsci un acto de iluminacin venido desde arriba, que pueda ser recibido pasivamente por los de abajo. La verdad no es algo que se revele de improviso o que se posea pacficamente: de hecho, a la verdad estn siempre ligados intereses individuales que deben confrontarse y moderarse recprocamente. Los momentos de lucha son inevitables, por tanto, para que la verdad se forme y sea reconocida con el consenso activo de los interesados. Una conciencia colectiva, es decir, un organismo vivo, no se forma sino despus de que la multiplicidad se ha unificado a travs de las fricciones entre los individuos (Q, 1771). Segn Gramsci, una efectiva hegemona del proletariado no puede abrirse camino de otra manera. (146-147).

Bibliografa:

Antonio Gramsci e il progresso intellettuale di massa, ed. de Giorgio Baratta y Andrea Catone, Miln, Unicopli, 1995, 141-147). [Las citas de los Quaderni del carcere proceden de la edicin de Gerratana: Roma, Einaudi, 1975] Edicin y traduccin de Salustiano Martn.

Fuente: http://matricola7047.wordpress.com/2013/10/13/el-concepto-de-hegemonia-en-la-obra-de-gramsci/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter