Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2013

Bruselas guarda silencio acerca de un tratado que puede permitir que empresas voraces socaven leyes, derechos y soberana nacional
Este acuerdo trasatlntico es un ataque frontal a la democracia

George Monbiot
The Guardian

Traducido para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Se acuerdan de aquel referndum acerca de si debamos crear un mercado nico con Estados Unidos? Ya sabe, el que preguntaba si las corporaciones deban tener poder para revocar nuestras leyes? No, yo tampoco. Fjense, el otro da me pas 10 minutos buscando mi reloj antes de darme cuenta de que lo llevaba puesto. Olvidar el referndum es otra seal de envejecimiento, puesto que deber de haber habido uno, no? Despus de haberle estado dando vueltas a si debamos permanecer o no en la Unin Europea, el gobierno no cedera nuestra soberana a un oscuro organismo no democrtico sin consultarnos. Lo hara?

El objetivo del Acuerdo Transatlnticos sobre Comercio e Inversin es eliminar todas las diferencias reguladoras entre Estados Unidos y las naciones europeas. Lo mencion hace dos semanas. Pero me dej el problema ms importante: la enorme capacidad que concedera a las grandes empresas de emprender acciones judiciales totalmente carentes de escrpulo contra los gobiernos que traten de defender a sus ciudadanos. Permitira a sus hermticos despachos de abogados corporativos invalidar la voluntad del parlamento y acabar con nuestras protecciones legales. Sin embargo, los defensores de nuestra soberana no dicen nada.

El mecanismo a travs del cual se logra esto se conoce como normativa de conflictos inversor-Estado. Se utiliza ya en muchas partes del mundo para acabar con las regulaciones que protegen a las personas y al planeta.

Despus de intensos debates dentro y fuera del parlamento, el gobierno australiano decidi que el tabaco se deba vender en paquetes en los que nicamente aparecieran avisos impactantes referentes a la salud. El Tribunal Supremo australiano aval la decisin. Pero utilizando un acuerdo comercial entre Australia y Hong Kong, la tabaquera Philip Morris ha pedido a un tribunal exterior que le pague una vasta indemnizacin por las perdidas de lo que ella denomina su propiedad intelectual.

Durante la crisis financiera en Argentina y en respuesta a la ira popular por los precios astronmicos de las facturas de la electricidad y del agua, Argentina impuso una congelacin de los precios de estos (les suena familiar?). Argentina fue denunciada por las compaas internacionales de servicios pblicos cuyas enormes facturas haban llevado a actuar al gobierno. Por este y por otros crmenes similares se ha visto obligada a pagar ms de mil millones de dlares en compensaciones. En El Salvador las comunidades locales lograron a un altsimo precio (tres activistas fueron asesinados) convencer al gobierno de que denegara el permiso a una vasta mina de oro que amenazaba con contaminar sus enormes recursos de agua. Una victoria para la democracia? Puede que no por mucho tiempo. El empresa canadiense que trataba de abrir la mina ha denunciado a El Salvador por 315 millones de dlares por las perdidas de sus futuros beneficios.

En Canad los tribunales revocaron dos patentes que posea la empresa estadounidense de frmacos Eli Lilly basndose en que la compaa no tena pruebas suficientes de que estos tuvieran los efectos beneficiosos que afirmaba. Ahora Eli Lilly ha demandado al gobierno canadiense por valor de 500 millones de dlares y exige que se cambien las leyes de patentes de Canad.

Estas compaas (y muchas otras) estn utilizando la normativa de los conflictos inversor-Estado incluida en los acuerdos comerciales firmados por los Estados a los que estn demandando. Unos tribunales que no tienen ninguna de las salvaguardas que esperamos de nuestras propios tribunales hacen que se cumpla esta normativa. Los juicios se celebran en secreto. Los jueces son magistrados de las corporaciones, muchos de los cuales trabajan para compaas del tipo de aquellas cuyos casos se estn juzgando. Las comunidades y los ciudadanos afectados por sus decisiones carecen de estatuto jurdico. No existe el derecho a apelar. Sin embargo, estos casos pueden de derrocar la soberana de los parlamentos y las sentencias de tribunales supremos.

No se lo cree? Esto es lo que dice uno de los jueces de estos tribunales acerca de su trabajo: Cuando me despierto por la noche y pienso en el arbitraje, no deja de asombrarme que Estados soberanos hayan accedido al arbitraje de la inversin. [...] Se otorga a tres individuos privados el poder de revisar, sin ninguna restriccin o procedimiento de apelacin, todas las acciones del gobierno, todas las decisiones de los tribunales y todas las leyes y regulaciones emanadas de los parlamentos.

No existen los derechos correspondientes para los y las ciudadanas. No podemos utilizar estos tribunales para exigir una mejor proteccin de la codicia de las corporaciones. Como afirma el Democracy Centre, es un sistema de justicia privatizado para las corporaciones globales.

Incluso en el caso de que estas demandas no prosperen, pueden ejercer un efecto de intimidacin sobre la legislacin. Un alto cargo del gobierno canadiense seal al hablar de las normas introducidas por el Acuerdo de Libre Comercio Norteamericano: He visto cartas provenientes de empresas jurdicas de Nueva York y de Washington DC destinadas al gobierno canadiense referentes a casi cada nueva regulacin y proposicin medioambiental en los ltimos cinco aos. Se refieren a productos qumicos para el lavado y secado, medicamentos, pesticidas, leyes de patentes. Casi todas las nuevas iniciativas fueron objeto de ese ataque y la mayora de ellas nunca vieron la luz. En esas circunstancias la democracia, como propuesta significativa, es imposible

Este es el sistema al que estaremos sometidos si prospera el tratado trasatlntico. Estados Unidos y la Comisin Europea, ambos captados por las corporaciones a las que se supone regulan, estn presionando para que la normativa de conflictos inversor-Estado se incluya en el acuerdo.

La Comisin Europea justifica esta poltica afirmando que los tribunales nacionales no ofrecen a las corporaciones proteccin suficiente porque pueden ser parciales o carecer de independencia. A qu tribunales se refieren?A los de Estados Unidos?A los de sus propios Estados miembros? No lo indica. De hecho, no proporciona un solo ejemplo concreto que demuestre la necesidad de un nuevo sistema extrajudicial. Precisamente porque generalmente nuestros tribunales no son parciales ni carecen de independencia, las corporaciones quieren evitarlos. La Comisin trata de sustituir tribunales transparentes, responsables y soberanos por un sistema cerrado en el que dominan los conflictos de intereses y los poderes arbitrarios.

La normativa inversor-Estado se podra utilizar para acabar con cualquier intento de salvar el sistema de sanidad del control corporativo, de volver a regular los bancos, de frenar la codicia de las compaas de electricidad, de volver a nacionalizar los ferrocarriles, de dejar las energas fsiles ah donde estn. Esta normativa paraliza las alternativas democrticas y proscribe las polticas de izquierda.

Esa es la razn por la que el gobierno de Reino Unido no ha hecho intento alguno de informarnos acerca de este ataque monstruoso a la democracia y menos an de consultarnos. Esta es la razn por la que estn callados los conservadores que vociferan acerca de la soberana. Despertad, nos estn jodiendo.

Fuente: http://www.theguardian.com/commentisfree/2013/nov/04/us-trade-deal-full-frontal-assault-on-democracy?CMP=twt_gu



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter