Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2013

La creciente catstrofe
El nuevo Fascismo Fukushima de Japn

Harvey Wasserman
CounterPunch

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Fukushima sigue expeliendo radiacin. Las cantidades parecen aumentar, as como los impactos.

El sitio ha sido infiltrado por el crimen organizado. Hay horrendas seales de desastre ecolgico en el Pacfico e impactos en la salud humana en EE.UU.

Pero dentro de Japn, una nueva Ley de Secretos de Estado hace que hablar del tema sea punible con hasta diez aos de crcel.

Taro Yamamoto, un legislador japons, dice que la ley representa un golpe de Estado que conduce a la re-creacin de un Estado fascista. El poderoso peridico Asahi Shimbun la compara con las leyes conspirativas promulgadas por el Japn totalitario que prepar el terreno para Pearl Harbor, y advierte que podra terminar con la informacin independiente sobre Fukushima.

El primer ministro Shinzo Abe ha estado conduciendo a Japn en una direccin cada vez ms militarista. Las tensiones con China han aumentado. Masivas manifestaciones han sido denunciadas hablando de traicin.

Pero es Fukushima la que representa la amenaza ms peligrosa para la nacin y el mundo.

Tokyo Electric Power ha iniciado el descenso de las barras de combustibles suspendidas en lo alto sobre la fuertemente daada Unidad Cuatro. Las primeras ensambladuras que fueron extradas pueden haber contenido barras no usadas. stas pueden haber sido extremadamente radiactivas.

Tepco ha tomado medidas drsticas contra la cobertura meditica y se queja por los helicpteros de los medios noticiosos que filman la remocin de las barras de combustible.

Segn la nueva Ley de Secretos de Estado, el gobierno podra prohibir y detener todos los medios independientes bajo cualesquiera condiciones en Fukushima, cubriendo con un manto oscuro un desastre que nos amenaza a todos.

Sin lugar a dudas, cualquier posible limpieza durar dcadas. La ciudad de Fairfax, California, ha llamado ahora a una apropiacin global de Fukushima. Ms de 150.000 firmantes han solicitado a la ONU una intervencin semejante.

Como corporacin privada, Tepco est orientada a ahorrar, reducir salarios y convertir la limpieza en un centro de beneficios privados.

Tendr amplias oportunidades. La piscina de combustible en la Unidad Cuatro plantea inmensos peligros cuya eliminacin puede tardar aos. Pero lo mismo vale para los peligros existentes en la Unidad Uno, Dos y Tres. En general el lugar est lleno de miles de barras intensamente radiactivas y otros materiales cuya potencial contaminacin es miles de veces mayor que la que afect a Hiroshima en 1945.

Poco despus del accidente, Tepco redujo la mano de obra disponible en Fukushima. Desde entonces la ha restaurado en parte, pero ha reducido los salarios. Sospechosos contratistas llevan a cientos de jornaleros sin capacitacin para que trabajen en horribles condiciones. Reuters dice que el lugar est fuertemente infiltrado por el crimen organizado, creando el espectro de materiales radiactivos robados para bombas sucias y otros usos.

Miles de toneladas de agua radiactiva se encuentran ahora en depsitos permeables construidos por trabajadores temporales que advierten de la mala calidad de su construccin. Es seguro que se derrumbarn en caso de un fuerte terremoto.

Tepco dice que en todo caso podra verter el exceso de agua al Pacfico. El experto nuclear Arjun Makhijani ha propugnado que el agua sea almacenada en superpetroleros hasta que pueda ser tratada, pero la sugerencia ha sido ignorada.

Cientos de toneladas de agua tambin fluyen a diario de las montaas a travs del lugar contaminado y hacia el Ocano Pacfico. El ingeniero nuclear Arnie Gundersen solicit hace tiempo a Tepco que cavara una zanja repleta de absorbentes para desviar ese flujo. Pero se le dijo que costara demasiado dinero.

Ahora Tepco quiere instalar un muro de hielo. Pero no puede ser construido hasta por lo menos dentro de dos aos. No es claro de dnde provendr la energa para mantener congelado el muro, o si funcionar definitivamente.

Mientras tanto, la radiacin est llegando a niveles rcord en el aire y el agua.

La lluvia radiactiva ya ha sido detectada frente a la costa de Alaska. Circular a lo largo de la costa oeste de Canad y EE.UU. hacia el norte de Mxico a fines de 2014. Se informa de la desaparicin masiva de cachorros de leones marinos, sardinas, salmn, ballenas asesinadas y otras formas de vida marina, junto con una aterradora desintegracin masiva de estrellas de mar. Un marinero ha documentado una masiva zona muerta a ms de 3.200 kilmetros de Fukushima. Ya se han documentado impactos sobre seres humanos en California y otros sitios.

Sin intervencin global, istopos de larga vida de Fukushima seguirn entrando a la biosfera durante dcadas.

La nica energa que ahora se produce en Fukushima proviene de un nuevo masivo molino de viento que fue recientemente instalado mar adentro.

En medio de un desastre que no puede manejar, el gobierno japons sigue presionando para volver a abrir los 50 reactores que fueron cerrados desde las fusiones. Quiere evitar la repercusin pblica en medio de una poblacin aterrada, y en los Juegos Olmpicos de 2020, planeados para una regin de Tokio que ahora est cubierta de manchas radiactivas. Por lo menos una cmara en el lugar ha dejado de funcionar. Al parecer el gobierno tambin ha detenido el monitoreo de radiacin basado en helicpteros.

Hace un ao un profesor japons fue detenido durante 20 das sin proceso por pronunciarse contra la incineracin al aire libre de desechos radiactivos.

Ahora el primer ministro Abe puede hacer algo mucho peor. The Times of India informa que la Ley de Secretos del Estado es impopular, y que la tasa de aprobacin de Abe ha bajado debido a su aprobacin.

Pero la nueva ley puede convertir la democracia de Japn en una reliquia de su pasado anterior a Fukushima.

Es la marca cancerosa de un rgimen nuclear que trata de controlar todo conocimiento de una catstrofe letal global que ahora aumenta incesantemente.

[Harvey Wasserman edita el sitio en la web NukeFree.org y es autor de SOLARTOPIA! OUR GREEN-POWERED EARTH.] Es co-fundador de Msicos Unidos por una Energa Segura y edita el sitio nukefree.org web. Para contactos: [email protected]

Fuente: http://www.counterpunch.org/2013/12/12/japans-new-fukushima-fascism/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter